Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

Capítulo 6: Estoy Perdida

Parte 2

 

 

No sé qué pasó ni por qué.

Todo lo que sé es que es doloroso.




Duele.

Todo mi cuerpo duele pero especialmente mis brazos.

No solo eso, sino que mi visión está llena de nieve blanca y pura.

Justo cuando me doy cuenta de que debo estar tendida boca abajo en el suelo, un frío brutal asalta todo mi cuerpo.

¡Q-q-que frío!




Debo estar fuera del iglú.

No sé que estoy haciendo aquí fuera, ¡pero me estoy congelando el trasero!

¡Tengo que volver a entrar!

Pero cuando me siento y miro a mi alrededor, no veo el iglú por ninguna parte.

En cambio, veo dos grandes trozos de hielo que debe ser lo que queda del iglú.

Como lo que quedaría si cortaras por la mitad una cúpula, justo en el medio.

De hecho, eso tiene que ser exactamente lo que ha pasado.

Pero en lugar de concentrarme en el iglú destrozado, mis ojos se dirigen a lo que hay más allá de eso.

¿Una persona?

Hay una persona ahí.

Específicamente, un hombre, que parece estar medio desnudo en este horrible frío.

En realidad, más que medio. La única cosa que lleva puesta es un trozo de tela hecho jirones para cubrir sus partes más vitales.

¡¿Eres una especie de pervertido?! Espera, ¡este no es el momento!

Pero en serio, ¿no tienes frío?

Bien, ahora no es el momento para reaccionar así, especialmente no una vez he visto su cara.

Parece totalmente humano, excepto por los dos cuernos que salen de su frente… pero no es por eso.

Es su cara lo que de verdad me sorprende.

Conozco esa cara.

“¡Sael! ¡A por él!”

Mientras estoy paralizada del shock, escucho la voz de Vampy gritar.

Inmediatamente, Sael salta sobre una de las dos piezas del iglú.

El bebé chupasangre se asoma por el otro, mirando alrededor.

Afortunadamente, parece que ellas estaban en las partes más seguras del iglú, por lo que no salieron heridas.

¿Hmm? Quiere eso decir que lo que sea que destruyera el iglú me atrapó y me lanzó hasta aquí?

Cuando me doy cuenta de lo que realmente sucedió, me quedo más pálida que lo que ya soy.

La única razón por la que sobreviví debe ser porque tenía mi guadaña lista.

Estoy segura de que habría muerto si no me hubiera defendido.

Eso también explicaría por qué me duelen tanto los brazos.

La guadaña debe haber usado algún tipo de barrera para reducir el daño.

De otro modo, con mi débil constitución, nunca habría podido sobrevivir un ataque que pudo destruir el iglú de ese modo.

Ataque… Eso es.

Debemos haber sido atacados.

¿Por quién? Bueno, eso es obvio.

Solo hay una persona nueva aquí.

Así que el hombre con los cuernos debe haber sido quien nos atacó.

No es de extrañar que el bebé chupasangre le ordenara a Sael que lo atacara.

Sael saca sus seis brazos ocultos y sus respectivas armas mientras carga contra el hombre con cuernos.

Sus estadísticas increíblemente altas significan que puede atacar súper rápido, una persona normal como yo ahora ni siquiera puede seguir sus movimientos.

Sabía que había sacado sus brazos y sus armas solo porque estoy familiarizada con sus movimientos, no porque haya podido verlo.

Es como cuando incluso alguien que sabe mucho sobre armas no puede seguir la bala disparada a simple vista.

Y no fuera capaz de parar esa bala, tampoco.

Antes de que pudiera decirle que se detuviera, Sael ya había empezado su ataque.

O más bien, supongo que ella acabó antes incluso de que yo pensara el hecho de intentar pararla.

Así de rápido se mueve.

Y ninguna persona normal podría sobrevivir a un monstruo como Sael.

Pero de alguna manera…

“¿Eh?”

Vampy murmura con asombro.

El hombre de los cuernos logra bloquear el ataque de Sael con la katana que sostiene con ambas manos.

No me lo puedo creer.

¿Cómo ha podido defenderse de Sael?

Y como para probar que no fue solo casualidad, sigue parando cada uno de los ataques sucesivos de Sael.

No parece que vaya a poder contraatacar, pero los ataques de Sael tampoco lo están tocando.

Están igualados.

Supongo que este tipo con cuernos no es una persona común.

De hecho, creo que sé exactamente quién es en realidad.

Después de haber oído tanto sobre él, sería una locura no darse cuenta.

El ogro. El que eliminó a todos los aventureros de aquel pueblo, al que persiguió el ejército imperial, y causó todo este clima anormal al enfrentarse a los dragones de hielo.

Honestamente, parece más un humano que un ogro, pero luce unos cuernos, así que probablemente sea seguro apostar que lo es.

Tal vez experimentó alguna evolución especial desde un ogro o algo así.

De todas formas, por el momento, lo llamaremos Sr. Oni.

Y si mis suposiciones son correctas, el Sr. Oni probablemente sea—

“¡Merazophis!”




Un grito de Vampy interrumpe mis pensamientos.

¡Uf, me zumban los oídos!

Girándome al origen del grito, veo a Mera con aspecto de haber sufrido daño y al bebé chupasangre corriendo hacia él en pánico.

Ahora que lo pienso, Mera estaba sentado frente a mí en el iglú, el cual se partió por la mitad.

Si ese ataque me hizo volar por los aires, entonces también debió hacerlo con Mera.

Pero mientras que yo tenía mi guadaña para defenderme, Mera no tuvo nada para suavizar el golpe.

“Mis más sinceras disculpas. No estaba preparado.”

Em, venga ya.

¿Cómo se supone que ibas a estar preparado para un ataque completamente por sorpresa?

No tiene sentido, pero conociendo la personalidad seria de Mera, probablemente esté avergonzado de haber sido victima de un golpe a traición imprevisto.

Supongo que él piensa que debería haberse dado cuenta antes de algún modo.

“No, está bien. Vamos a curar tus heridas.”

El bebé chupasangre empieza a lanzar Magia Curativa en Mera.

Eh, ¿holaaaa? Él no es el único que está herido, ¿sabes?

¿Me vas a ignorar?

Ya veo lo que pasa…

Sin ninguna otra opción, uso mi guadaña como bastón para ponerme de nuevo de pie.

Me duele todo el cuerpo, probablemente por haber sido derribada por ese ataque inicial.

Mis brazos me están matando. No me sorprendería que me hubiera roto algún hueso.

Y además de todo este dolor, el frío lo empeora diez veces,

Hmm, esto no pinta bien.

No moriré inmediatamente, pero si las cosas se quedan como están durante mucho tiempo, estaré en graves problemas.

Podría morir por congelación en una hora.

Por supuesto. Tenemos que hacernos cargo de este problema y hacer un nuevo iglú para escondernos en él.

Sin embargo, ¿cómo se supone que debemos resolver este problema exactamente?

Miro hacia el Sr. Oni, aún enfrascado en la batalla con Sael.

Es realmente impresionante cómo de bien está aguantando el tipo, pero creo que Sael ganará al final.

Sael parece que tenga mucha más energía de sobra que él.

Cada una de las estadísticas de Sael están por encima de los diez mil, empuña seis espadas, puede moverlas de formas imposibles debido a que es una marioneta, y ella tiene incluso Magia Oscura y Venenosa como cualquier monstruo araña que se precie.

Entre sus altas estadísticas, su fuerza sólida y sus estrategias engañosas, las arañas marioneta son difíciles de enfrentar, especialmente si no has visto nunca ninguna con anterioridad.

Hasta ahora, ellas se han enfrentado sobre todo a monstruos tan débiles que los podían matar con un solo golpe o enemigos como el tanque de hace dos años que era tan fuerte que a penas pudieron defenderse, por lo que las arañas marioneta no han tenido muchas ocasiones como para mostrar sus habilidades, pero realmente tienen muchos talentos.

Tienen las habilidades de los monstruos araña, y como controlan títeres con forma humanoide, también pueden imitar los movimientos humanos.

Sin mencionar que estos títeres pueden moverse de una manera en que los humanos no pueden y no necesitan preocuparse por hacerse daño.

Francamente, siempre que sus estadísticas estén igualadas, las arañas marioneta pueden vencer a casi cualquiera.

Son aliadas valiosísimas.

… Incluso es fácil olvidar que fueran tan inútiles la mayor parte del tiempo al principio.

De todas formas, si esta pelea continua como ahora, mis apuestas van con Sael.

Ha pasado tanto tiempo desde que se enfrentó a un oponente igualado que casi parece que esté entrando en pánico y no esté usando sus habilidades al máximo, pero estoy segura de que es solo mi imaginación.

Sí, dale ahí.

Una vez Sael se calma, las cosas se volverán aún más a su favor, estoy segura.

¿Pero realmente está bien eso?




Quiero decir, este oni sin duda se parece a—

“Indudablemente lo has hecho ahora.”

Interrumpiendo mis pensamientos de nuevo, Vampy se pone de pie poco a poco.

Casi se puede sentir la rabia por la herida de su querido Mera saliendo de su cuerpo.

En realidad creo que puedo ver un aura negra a su alrededor.

Em, ¿holaaa? ¿Vas a seguir ignorándome incluso después de haber curado a Mera?

Me las arreglé para levantarme de alguna manera, pero sigo estando en una situación bastante precaria, ¿sabes?

¿Así que no me has mirado en absoluto? Ya veo…

Pero eso va a ser un pequeño problema.

Tengo que evitar que la chupasangre cargue contra el Sr. Oni, así que empiezo a tambalearme hacia ella.

“¡Lady Blanca!”

Mera, bendita sea su alma, me percibe primero.

Se pone de pie, su cuerpo ya está curado con la magia de Vampy y su propia autocuración automática.

Su ropa se rompió en el ataque, por lo que se ve un poco salvaje y sexy, como la portada de una novela romántica.

Entre él y el Sr. Oni, son dos hombres los que ahora están muy mal vestidos como para estar aquí en el frío.

“Ah.”




El bebé chupasangre me mira sin comprender.

¡¿Qué quieres decir con, ah?!

Te habías olvidado de mí, ¿eh? ¡Te habías olvidado completamente de que yo existía!

“¡Oh querida! ¡Tenemos que curarte ya mismo!”

Tras la mirada momentánea de ¡Ups! Vampy rápidamente cambia a una expresión de pánico y corre hacia mí.

Ya, estoy segura de que realmente entraste en pánico, ¿pero no es un poco porque te olvidaste de mi por unos minutos?

Mientras comienza la curación algo torpemente, no puedo evitar mirarla un poco con el ceño fruncido.

Pero ahora no es el momento para pensamientos tan mezquinos.

“Mira.”

Mientras Vampy me cura, señalo al oni, enfrascado en la batalla con Sael.

Sé que es de mala educación señalar, pero no puedo preocuparme por eso en este momento.

“Oh, sí. Ese debe ser el ogro del que tanto hemos oído hablar. Los ogros parecen mucho más humanos de lo que imaginas, ¿no crees?”

No, ya me sé esa parte.

Sin embargo, eso no es lo que estoy intentando decir ahora.

Espera, ¿podría ser que ella no se ha dado cuenta?

No tengo más remedio que decir en voz alta lo que me ha estado molestando.

“Sasajima.”

La cara de este oni me resulta muy familiar.

Pero no es ninguna que haya visto en este mundo.

Su cara está entre los recuerdos de Hiiro Wakaba.

Junto con el nombre de Kyouya Sasajima, un chico de secundaria japonés.

“¿Qué?”

Aparentemente, estaba en lo cierto: Ella no se había dado cuenta. El bebé chupasangre me mira como si fuera una loca.

Por lo que me veo obligada a señalar al Sr. Oni otra vez y decir su nombre en voz alta.

“Kyouya Sasajima.”

 

“¡GRAAAAAAAH!”

 

Parece que ese nombre lo enfureció.

El rugido del oni resuena por la zona.

Es un sonido inhumano, el aullido de un ogro.

Sorprendida por el ruido repentino, Sael se queda congelada en el lugar por un momento.

Y el oni blande la espada de su mano derecha sin dudarlo.

La espada está envuelta en llamas, obviamente diferente de los ataques hasta ahora.

Sael se recupera rápidamente de la sorpresa y salta hacia atrás, evitando por poco el ataque.

Cortando el aire, el ataque del oni se estrella contra el suelo.




¡Y luego un enorme crujido llena el aire!

Las llamas surgen del centro del impacto, acompañadas de una onda expansiva.

Las llamas derriten el hielo, ¡y la onda expansiva rompe la mismísima tierra!

A juzgar por el hecho de que el Sr. Oni estaba igualado con Sael, ya había pensado que sus estadísticas deberían estar alrededor de los diez mil.

Dado que el dragón Araba podía usar la magia para crear pilares de tierra al instante, y sus estadísticas sólo estaban alrededor de los cuatro mil, se puede decir que las estadísticas altas básicamente otorgan la capacidad de crear desastres naturales a voluntad.

Entonces, sus estadísticas están por encima de los diez mil, solo golpeando el suelo literalmente lo puede abrir.

Pero los resultados de esta fractura son mucho más salvajes de lo que imaginaba.

Fisuras gigantes se empiezan a extender de la espada clavada en el suelo.

Son tan profundas que a penas puedo ver el fondo.

Y al mirar a una de ellas, aprendo la causa de este inesperado nivel de destrucción.

Había asumido que este era un terreno normal, pero no es cierto.

En realidad está hecho de hielo.

En otras palabras, estamos sobre un glaciar.

El ataque basado en llamas del oni rompió el glaciar formó una grieta gigante.




Afortunadamente, el dúo de vampiros y yo estamos en tierra firme.

Pero Sael comienza a ser tragada.

Por supuesto, Sael tiene Maniobras Dimensionales, por lo que puede manejarse rápidamente en el aire.

Pero eso sería sólo si no hubiera alguien atacándola.

“¡Sael!”

Vampy le grita una advertencia, pero es un segundo demasiado tarde. El Sr. Oni lanza un ataque directamente contra Sael en medio del aire.

Usó la otra katana, no la que tenía en su mano derecha que rompió el glaciar.

¡La espada produjo un rayo que golpeó directamente en Sael!

Una vez que el destello cegador y el fuerte estruendo se han despejado, Sael no está a la vista.

Ella debe haber caído en la grieta.

No creo que esté muerta. Si hubiera sido un enemigo como el tanque, cuyos ataques pudieran romper sus resistencias, habría sido otra cosa, pero eso definitivamente fue un rayo.

Sael tiene Resistencia contra el Rayo, y sus estadísticas de resistencia mágica están por encima de los diez mil.

No morirá tan fácilmente.

Pero probablemente tampoco esté ilesa, y no sabemos cómo de profunda es esa grieta, por lo que no hay forma de saber cuánto tiempo le llevará volver arriba.

Nuestra aliada más poderosa está temporalmente fuera de servicio.

“¡GRAAAAAAH!”

Y luego está el oni, que está cargando contra nosotros con lo que indudablemente no parecen intenciones amistosas.

Estamos en graves problemas.

 

 

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 8 Capitulo 6 Parte 2 Novela Ligera

DEMONIO DE LA ESPADA, IRA: Ira no es el nombre que le dieron en su nacimiento, sino un nombre que él mismo se dio con la habilidad Nombrar. Un ogro especial que apareció en la frontera noroeste del imperio. Él es una reencarnación que retuvo los recuerdos de su vida pasada como Kyouya Sasajima, un estudiante de secundaria japonés. Aunque él parecía un chico tranquilo y bajito, tenía un lado extremo por el cual estaba dispuesto a recurrir a la violencia con tal de defender sus creencias. Cuando fue reencarnado como un goblin, admiró la forma de vida sencilla y resistente de los goblins a pesar de su duros alrededores, y se comprometió a vivir una vida pacifica entre ellos. Sin embargo, las tropas del ejército imperial lideradas por Buirimus aniquilaron su aldea. Buirimus lo esclavizó y lo obligó a crear espadas mágicas hasta que finalmente consiguió la habilidad de Ira y la usó para liberarse de sus cadenas. No obstante, la habilidad de Ira amenaza ahora con robarle la cordura.

4.9 15 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
12 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios