Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

Capítulo 6: Estoy Perdida

Parte 1

 

 

Me despierto con el crepitar de un fuego.

Buenos días.

“Oh, estás despierta.”

Mientras yacía allí aturdida, Vampy se da cuenta de que me he despertado.

Entonces recuerdo todo lo que pasó antes de desmayarme, y ahora estoy completamente despierta.

“¿Cómo te encuentras? ¿Está todo bien?”

Al oír eso, investigo el estado de mi cuerpo por un momento.




Nada parece estar fuera de lugar.

Creí recordar el brazo de Sael agarrándome roto en astillas, pero ahora está perfectamente bien.

El bebé chupasangre debe haberme curado mientras estaba inconsciente.

Asiento para indicar que estoy bien.

“De acuerdo entonces.”

Su respuesta es corta, pero puedo decir que está aliviada.

Dado que me ha salvado y todo eso, me armé de valor para agradecerle.

“Gracias.”

Puede que no sea muy habladora, pero incluso yo tengo los suficientes modales para mostrar un poco de aprecio en un momento como este.

“¡N-no ha sido para tanto, está bien!”




Guau. ¿Qué pasa con esa reacción?

Pensé que se suponía que eras un personaje de acosadora loca, no una chica agresivamente tímida.

Bueno, da igual.

En cualquier caso, no desperté en el cielo, así que parece que he sobrevivido.

Eso es un alivio.

Me incorporo levemente y miro a mi alrededor.

Todo lo que puedo ver son paredes de hielo.

La bebé chupasangre debe haber usado su Magia de Hielo para hacer un iglú en el que refugiarnos, supongo.

Hay un pequeño fuego en el centro del iglú, y Vampy, Mera y Sael están sentados alrededor.

“Ahora que Lady Blanca está despierta, ¿cuál debería ser nuestro próximo movimiento? Preguntó Mera, mirando hacia el bebé chupasangre.

“Nos reuniremos con la Señorita Ariel y los demás, por supuesto.” Respondió ella sin dudarlo. “Pero sería una tontería salir corriendo a buscarla. Dado que fuimos arrastrados por la avalancha, ni siquiera sabemos dónde estamos ahora. Nuestra mejor apuesta es dar con algún tipo de señal de nuestra ubicación para que la señorita Ariel venga a por nosotros.”

Por supuesto. Esa es la primera regla cuando te pierdes así.

No ir a ningún lado.

De lo contrario, sólo te pierdes más, y será más difícil que tus rescatistas te encuentren.

Afortunadamente, la magia de Vampy puede hacernos una base y fuego.




Eso ayuda con lo peor del frío, y podemos usar el fuego para derretir la nieve para tener agua.




La comida es un problema más grande, pero debemos confiar en que el Señor Demonio nos encontrará pronto.




Esa es la esencia de la conversación del dúo chupasangre de todos modos.

Sael y yo simplemente estamos sentadas escuchando.

¿Qué más se supone que debemos hacer?

Soy inútil en la batalla y Sael es Sael.

“Si lo peor se pone en lo peor, ¿tal vez podamos comernos esto?”

Vampy sostiene… un mono.

Ah, es el que se agarró a ella antes.

Espera, ¡esa cosa está tiesa como una momia!

¡¿Eso no significa que sus amigos monos van a venir a por venganza?!

“Bueno, si eso pasa… ya sabéis.”

Como si sintiera mis preocupaciones, Vampy lanza una mirada significativa hacia Sael.

Todos los ojos en el iglú se concentran en la araña marioneta.

Sí, eso tiene sentido.

Ella es la luchadora más fuerte del grupo, por lo que si alguna cosa ocurriera tendríamos que contar con ella.

Con todos los ojos sobre ella, la expresión de Sael no cambia, pero sin duda está emitiendo unas vibraciones en plan ¿Yo? ¡¿En serio?!

Em, ¿estaremos bien?

¿Con Sael siendo como ella es y todo eso?

Nah, está bien, sin problema.

Estoy segura de ello. Probablemente. Tal vez.

“Entonces emitiré una señal. Si lanzo un hechizo hacia el cielo, no tengo duda de que Lady Ariel lo verá.”

“Perfecto. Gracias.”

Mera sale del iglú.

Por cierto, este iglú no tiene ni entrada ni salida.

Si quieres salir, tienes que usar Magia de Hielo para crear una salida.

Tan pronto como Mera hace eso, la razón de la elección de este diseño tan molesto se vuelve absolutamente clara.

¡Iiiiiiiik!




¡¿Qué es esto?!

¡Está congelado!

Mera lanza un hechizo contra el cielo y se apresura a regresar dentro, cerrando la entrada tras él.

Esto es una locura, colega.

Hace demasiado frío ahí fuera. Si dejamos una salida abierta, casi al cien por cien moriríamos de frío.

No creo que pudiéramos dejar este lugar aunque quisiéramos.

Vampy y los demás podrían arreglárselas ahí fuera, pero yo no.

Nope. Si yo saliera, estoy segura de que me quedaría más tiesa que el mono de antes.

Mi defensa contra el frío, mi manta, estaba congelada incluso antes de que la perdiera en la avalancha.

Parece que también perdí todas mis piedras calientes mágicas en la conmoción.

En otras palabras, estoy totalmente desarmada.

Técnicamente, mi ropa está destinada a ser algo resistente al frío, pero eso no es nada contra este páramo helado.

Por lo que supongo que nuestra única opción es esperar hasta que el Señor Demonio y los demás vengan corriendo a salvarnos.

Todavía quedaban mantas extra y piedras mágicas en el carruaje, así que podría arreglármelas con ellas.




Sin nada más que hacer, nos calentamos alrededor del fuego.

Vampy está pinchando al mono muerto, oliendo la sangre alrededor de su boca y esas cosas.

Sabes que esas cosas tienen un sabor asqueroso, ¿verdad? Confía en mí esta vez.

Verás, después de que me convirtiera en aracne, confirmé que mi mitad araña y mi mitad humana tenían diferentes sentidos del gusto.

La mitad araña podía comer todo tipo de cosas desagradables sin mucho problema, pero en el caso de la mitad humana, algunas cosas eran demasiado asquerosas como para tragarlas.

Por lo que si ese mono ya sabía horroroso en mi cuerpo de araña, será mejor que creas que será asqueroso para un humano.

Comí toneladas de esos como araña, y odié cada bocado.

No hay manera de que un humano pueda comerse uno.

Gentilmente, tomo las manos del bebé chupasangre y las aparto del mono.

Cuando ella me mira confundida, simplemente niego con la cabeza.

No puedes comer eso.

El significado de mis actos parece llegarle. Arruga la nariz y suelta al mono.

No puedo evitar notar una expresión de alivio en el rostro de Mera.

Ya, tú tampoco querías comértelo, ¿verdad, amigo?

Tal vez él simplemente pensó que momentos desesperados requieren medidas desesperadas, y por eso no paró a Vampy.

Puede que sea un sirviente, pero aún podría advertir a su señora cuando está a punto de cometer un error.

Supongo que durante nuestro viaje, debe haberse acostumbrado tanto a comer monstruos que veía a este mono como una posible fuente de alimento, incluso aunque sea dolorosamente obvio lo asqueroso que sería.

No estoy segura de si quedarme impresionada por su resistencia o molesta por su falta de feminidad de nuevo.

Quiero decir, fíjate en la cara de Mera, ¿quieres?

Él está completamente como, Joven Señorita, ¡de ninguna maneeeraaa podemos comernos eso!

Vampy se ha hecho más poderosa y adaptable, pero sus instintos de doncella han decaído seriamente.

Hmm. Bueno, eh, buena suerte con el romance, chica.

Mientras le doy al bebé chupasangre una mirada poco entusiasta, mi mano toca el suelo—y un escalofrío recorre mi espalda.

Algo tocó mi mano cuando la puse en el suelo.

Una enorme guadaña blanca.

Mi arma personal que creé con mi propio cuerpo.

Incluso se podría decir que es mi otra mitad.

Pensé que seguía estando en el carruaje, pero de alguna manera, aquí está.

Cuando absorbí toda la energía de aquella bomba y me convertí en una deidad, sólo que mi cuerpo no era capaz de absorber ese poder, por lo que algo de él fluyó hasta esta guadaña. Como resultado, consiguió algunos pocos poderes misteriosos más.

Incluso antes de evolucionar, sus habilidades generalmente se basaban en mis propias habilidades, pero lo que hacía y cuándo lo hacía variaba bastante, y en modos en que ni yo misma acababa de comprender.

Por no mencionar, que hizo todas esas cosas sin mi permiso, como si tuviera voluntad propia.

Justo como está haciendo ahora.

Pero no hace las cosas al azar—siempre hay alguna razón.

En este caso, probablemente vino a mí a través de teletransporte, pero eso significa que algo causó que esto pasara.




Hay alguna razón por la que necesito tener mi guadaña conmigo ahora mismo.

En ese instante, ni siquiera me pregunto qué hacer.

Un instintivo sentido de peligro me abruma, así que confío en mis instintos, agarro mi guadaña, y me pongo de pie con ella frente a mí.

Pero de algún modo, esa acción terminó salvando mi vida.

Con un fuerte BUM, el mundo a mi alrededor de golpe cambio.

5 15 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
8 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios