The Death Mage Who Doesn’t Want a Fourth Time (NL)

Volumen 1

Prólogo: El Final de la Primera y la Segunda Vida

Parte 2

 

 

En el mundo ‘Origen’, Amamiya Hiroto nació en un estado militar, el equivalente europeo de la Tierra.

De acuerdo con las palabras de Rodkorte no iba a poder vivir una vida bendecida, por lo que había estado sufriendo de malos tiempos desde su nacimiento.




Su madre era una prostituta y su propio padre la abandonó antes de que él naciera. Por lo que su madre encontró a un hombre nuevo, que no se opuso a la  idea de su madre de vender al bebé Hiroto por dinero para comprar más alcohol.

El hombre que compró a Hiroto, pertenecía a un instituto de investigación que estaba al margen del gobierno. Durante las pruebas que le realizaron allí, se reveló que Hiroto poseía mucha más aptitud para la magia, que cualquier persona común de ‘Origen’.

Estaban seguros de que podrían encontrar una manera de aprovechar al máximo su potencial en el futuro. Aparte del viento geotérmico que posee el mundo, ‘Origen’ utilizaba para su subsistencia el poder de los siete atributos mágicos, incluyendo los atributos de la Luz, Vida y Espacio. También era de conocimiento común que al menos uno de entre esos sietes atributos era compatible con cualquier persona de este mundo.

Sin embargo, lejos de ese conocimiento, Hiroto no tenía ni un solo atributo con el que fuera compatible, ni siquiera resultaban adecuados para él. Comparado a otras personas comunes de este mismo mundo, era una persona inferior, muy por debajo de la media, tan bajo que superaba el sentido común.

Pero aun así, la gente del instituto logró notar que Hiroto tenía una reserva de poder mágico tan grande, que superaba con creces a las personas promedio.




Su poder mágico era muy grande, a pesar de que no tuviera compatibilidad con ningún atributo. Esto fue una gran contradicción para los investigadores. Hasta que a uno de ellos se le ocurrió una idea.

“Esto debe significar que, no es que este sujeto no tenga ningún atributo compatible con él, sino que aún no hemos descubierto algún atributo desconocido que sea compatible con este sujeto”.

Fue durante este tiempo que la investigación real comenzó y Hiroto recuperó las memorias de su vida anterior.

Después de varios años de experimentos humanos realizados en él, lograron descubrir el octavo atributo, ‘Muerte’. Los investigadores hicieron que Hiroto aprendiera todo lo relacionado con el atributo Muerte, modificaron su cuerpo, incluido su cerebro, y repitieron sus investigaciones realizando más experimentos.

Sin embargo, el entorno en que habían colocado a Hiroto sólo podía describirse con una palabra, miserable.

Cuando logró recuperar los recuerdos de su vida anterior, un explosivo ya había sido insertado en su cuerpo, y su vida ya no estaba en sus manos. Y a su alrededor sólo había investigadores que no sólo no veían a  Hiroto como un humano, sino como a un animal experimental.

Aunque pudo recibir una educación básica en lo que respecta al lenguaje, alfabetización y escritura de este nuevo mundo, que desde su punto de vista ya no era algo que necesitara aprender, no tenía libertad en absoluto.

Por el contrario, si tomaba una actitud rebelde, no tenía otra opción que caer al suelo después de recibir una intensa descarga eléctrica y convulsionar.

Todo lo que tenía permitido hacer era comer la dieta nutritiva, pero escasa destinada a un prisionero, y seguir sometiéndose a las órdenes de los experimentos diarios que le realizaban los investigadores.

Incluso después de que Hiroto despertó su ‘magia’ del atributo muerte, continuó siendo incapaz de escapar del laboratorio.

Después de que Hiroto adquirió el atributo muerte, entró en un frenesí y logró adquirir un gran poder. Esto fue posible gracias a los esfuerzos del propio Hiroto y a la característica principal del atributo muerte, donde sólo las personas que no eran compatibles con ninguno de los siete atributos podían lograrlo.

Con el desarrollo de una serie de hechizos, Hiroto había contribuido mucho al instituto, a sus investigadores y a la nación en el que residía. Sin embargo, nunca compensarían el trabajo de Hiroto hasta el final.

Todos ellos reconocieron la utilidad de Hiroto, pero al mismo tiempo le tenían terror a su rebelión. Cuanto más útil era Hiroto, más crecía el terror.

Los explosivos fueron incrustados no sólo en su corazón sino también en su cerebro, un GPS fue implantado en su torso para evitar que escapara, su globo ocular derecho fue reemplazado con un ojo protésico, integrado con una cámara especial, dispositivos especiales de escucha fueron implantados en sus oídos y boca, para asegurarse de que no pasaran por alto ni siquiera el más pequeño susurro sin ser escuchado.

Su dieta fue aún más restringida para que no pudiera acumular más fuerza física de la necesaria. La habitación en la que lo encerraron fue aún más pequeña y no se le permitía salir excepto para los experimentos.

Para aprovecharse aún más de su poder mágico del atributo muerte, y con el fin de aumentar aún más su poder mágico, su cuerpo fue modificado cada vez más, bajo varios pretextos.

Con el fin de que no pudiera hacer amigos e intentar escapar o rebelarse, se reemplazaron regularmente a los operadores, a los cuales se les dieron instrucciones directas para evitar que ciertas personas lograran quedarse a su alrededor por mucho tiempo, y para que los espías de otros países no lograran entrar en contacto con él.

Al final, terminaron realizándole un último trato inhumano en su cerebro, cortando el vínculo del control de su poder mágico y su propio cuerpo, y finalmente lo convirtieron en su propia marioneta.

Cuando eso ocurrió, Hiroto tenía menos de diez años. A partir de ese momento, tuvo que pasar más de diez años en el infierno, donde no podía mover ni un dedo por su propia voluntad. 

Su espíritu como persona no fue capaz de colapsar bajo tal situación, porque recibía constantemente el consuelo de las almas de los muertos que se reunieron atraídos por su atributo muerte, y la esperanza de que en algún momento alguien pudiera rescatarlo de este infierno.

Sin embargo, la vida de Hiroto acabó así.

Su cuerpo ya exhausto no pudo soportar la nueva ronda de experimentos imprudentes de un nuevo investigador, que trató de superar a su predecesor.

Pero irónicamente, fue la muerte la que le permitió a Hiroto recuperar su libertad. El control de su poder mágico regresó al alma de Hiroto junto con la muerte.

“¡Mi poder, mi poder está creciendo! ¿Es esta una alegría por poder ejercer una vez más mi magia libremente, o es un sentimiento de liberación que me hace sentir el retorno de mi poder como una emoción?”

Impulsado por su odio, Hiroto convirtió su propio cuerpo en el de un no-muerto y comenzó a llevar a cabo un desastre.

Aniquiló a los que habían arruinado su vida, exprimió como si fuera un trapo al investigador que rogaba por su vida, y torturó al personal militar que lo vigilaba hasta la muerte.

“¡Aún restan algunos con vida!”




En su estado a un paso de la completa locura, corroyó la puerta de una las habitaciones fuertemente aisladas e irrumpió en ella. Pero lo que encontró del otro lado no eran nuevas presas.

Frente a él, más de una docena de hombres y mujeres estaban acostados en camas, y animales experimentales estaban encerrados en jaulas. Cuando Hiroto los descubrió, notó que todos estaban en un estado extraño.

“Pensándolo bien, en este lugar había otras personas aparte de mí”.

Entre los espíritus que se habían reunido a su alrededor, estaban los espíritus de estos sujetos experimentales distintos de Hiroto. Todo indicaba que los investigadores querían crear una fuente de poder mágico del atributo muerte, aparte del mismo Hiroto.

“No puede ser”.

Muchos de ellos parecían ya ser incapaces de moverse, pero una chica de pelo oscuro y piel blanca enfermiza logró mirar a Hiroto, mientras yacía acostada en la cama. Una figura fea perteneciente a un no-muerto se veía reflejada en sus ojos negros, pero no parecía estar asustada.

Sin prestarle atención a eso, Hiroto esparció y envolvió con su magia del atributo muerte a todos los sujetos experimentales, incluyendo a la chica.

“Haré que te puedas mover una vez más. Si quieres escapar, sígueme”.

Si no podía moverse por sí misma, lo retrasaría más. Así que aplicó su magia de muerte sobre ella borrando todos los factores que le robaban la vitalidad para que pudiera moverse, y también para mejorar su cuerpo distorsionado por las drogas y las remodelaciones corporales.

Lo que hizo fue un acto de simpatía y compasión, como también lo fue de gratitud por recordarle que no era el enemigo natural de los seres vivos.

“Si quieres seguirme, mantén tu distancia. Puede que aún queden algunos enemigos”.

La magia y las balas de los guardias no funcionaban en Hiroto, pero la chica no parecía querer quedarse atrás ni un poco. No había nadie más con vida aparte de la chica, así que debería estar segura mientras mantuviera una corta distancia.

Hiroto que había concluido eso, pasó corriendo por el corredor deshabitado, destruyó la salida bloqueada, y finalmente salió al mundo exterior por primera vez después de recuperar las memorias de su vida anterior.

“¡¡Uuo–…!!”

El grito de alegría de Hiroto, fue ahogado por la aparición de personas que lo rodearon en forma semicircular, como si ya hubieran estado esperando que saliera desde antes. O por lo menos eso fue lo que pudo pensar al ver que algunos de los rostros presentes le resultaban familiares.

Aunque sus rostros habían cambiado ligeramente, Hiroto descubrió que muchos de ellos eran compañeros de clase de su vida anterior, estudiantes del mismo grado y los profesores que les enseñaban.

¡Junpei Murakami, Miyaji Konoe, Asagi Minami, Hijiri Rokudo y Naruse Narumi!

Amigos que se habían reencarnado en ‘Origen’, al igual que Hiroto. Ellos eran la esperanza que había albergado Hiroto durante su triste vida.

Él pensaba que si incluso Dios, no le había dado un destino que cumplir en este mundo, sus amigos lo lograrían encontrar algún día, y seguramente vendrían en su ayuda. Eso era lo que Hiroto había estado creyendo durante los últimos veinte años. 

Hiroto, temblando lleno de alegría y esperanza, se acercó a ellos.

“¡¡Todos, comiencen el ataque!!”

Sin embargo, el joven que parecía ser el líder de sus amigos les dio una orden en contra de Hiroto, y al mismo tiempo, se desataron sobre él una gran cantidad de hechizos de ataque.

“¡¡Esperen!! ¡¿Por qué me atacan?! ¡¡Soy uno de ustedes, uno de ustedes!!”




Sin embargo, esos gritos también fueron ahogados por el fuego propinado por sus propios ex compañeros, las hojas de viento lo cortaron, el aire frío logró invadirlo y el trueno lo mandó a chocar contra el suelo. Cuando se acercó a sus compañeros de clase sin previo aviso, fue herido y destinado a caer bajo los hechizos atacantes.

“Esto es bastante fácil. Escuché que hubo un atroz brote de no-muertos y aun así parece que ni siquiera necesitaré utilizar mis habilidades”.

“Hey, no es porque estamos aquí treinta de los ‘Cien Héroes’, no debería presentarse ningún problema, ¿No es así, maestro Murakami?”

“No me llames maestro”.

Hubo un intercambio de palabras entre las voces familiares sobre la cabeza caída de Hiroto.

(¿Cien? ¿Cien personas? ¡¡No, no, no!! ¡Son ciento un personas, soy la centésima primera persona contándome también!)

Eso es lo que quería decir, pero no podía ni quejarse porque su garganta ya había sido cortada.

Su brazo derecho ya había sido quemado hasta ennegrecerse y carbonizarse, y su brazo izquierdo voló hacia alguna dirección distante. Su pierna derecha se rompió antes de que me diera cuenta, y su pierna izquierda se convirtió en un montón de pedazos de carne que pude ver en una esquina de mi rango de visión.

Su cabeza y torso llegaron a un estado terrible.

“La única razón por la que no luché con todo, fue porque este no-muerto se relajó y bajó la guardia. Con que magia del atributo muerte… De verdad que es una magia aterradora”.

Cuando miró en dirección de esa voz familiar con su único ojo móvil, pudo ver a Naruse Narumi de pie a poca distancia. Había pasado de ser una niña a una mujer adulta, más madura que en su vida anterior.

“Oh, pero parece que él es una víctima más de este instituto de investigación también”.

Junto a ella estaba un joven, llevaba un casco de líder y era el que había emitido aquella orden. Desde el sentido de distancia entre los dos, una conclusión intuitiva se manifestó en la mente de Hiroto, una que indicaba que la relación entre el joven y Narumi era íntima.

“Estoy seguro de que querría que lo matáramos”.

“Bien, Hiroto”.

¡¿Hiroto…?! ¿Hiroto? ¿Amemiya Hiroto? ¿Este es Amemiya Hiroto?

“Por lo menos, hagamos que desaparezca de este mundo para que no sufra más”.




“Es lo único que podemos hacer. Narumi, hazlo por mí”.

(¡¡Es una maldita broma!! ¡¿Qué rayos está haciendo él aquí?! ¡Tú fuiste el que tomó mi poder, mi destino y mi fortuna, y ahora ¿Planeas hacer esto por mí?! ¿Por qué tratas de impedir que me convierta en un héroe?)

(¿Por qué tú, de todas las personas, por qué tienes que ser tú?)

(¡¡Mi segunda vida fue completamente miserable y todo se debe a tu culpa!! ¿Cien héroes? ¿Planean matarme y que desaparezca?!!)

Incluso cuando gritó con voz y sin ella, fue incapaz de resistir la cegadora luz en las manos de Hiroto y Narumi, y al final Hiroto desapareció convirtiéndose en polvo que arrastró el viento.

***

 

 

“—do, ¡Todo eso fue culpa tuya! ¿Qué Dios? ¿Cuál segunda vida? ¡¡Me empujaste a un infierno peor que mi vida anterior!!”

El puño de Hiroto estaba cubierto por algo parecido a una niebla negra, pero ni siquiera pudo rozar a Rodkorte. Esa era la diferencia fundamental que existía entre el Hombre y un Dios.

“De verdad creo que te he hecho algo muy malo”.

Mientras repetía las palabras que había dicho antes, Rodkorte le explicó a la furiosa alma de Hiroto las circunstancias que estaba enfrentando. Esa información le fue transmitida directamente mediante el poder divino de un Dios, penetrando e integrándose con la mente de Hiroto en un instante.

“……¿Quieres decir que habrá una tercera vez?”

“Sí. Esto ya era algo que había preparado cuando te reencarnaste en Origen. No tendrás la oportunidad de rechazarlo esta vez, y no puedo dejar que te detengas ahora”.




Su historia sonaba muy irrazonable. Sin embargo, esa misma historia para Hiroto era una buena oportunidad.

“¡Bien!… ¡Entonces los mataré a todos en el próximo mundo! ¡Voy a matarlos a todos, a todos y cada uno de ellos, porque se atrevieron a matarme!”

“Yo debí ser el que murió primero, ¿Cierto? Me reencarnaré por segunda vez primero que los demás, y entonces tendré una mayor ventaja, ¡Y esta vez seré yo el que los mate!”

(¡Me fortaleceré primero, aumentaré mi fuerza, y luego encontraré y mataré a Amemiya Hiroto y a los otros reencarnados cuando aún sean niños! Eso debería ser posible para mí, que no tuve ningún poder especial.)

“Ya, date prisa y realiza el ajuste que me toca Dios, y déjame ir. Esta vez debería poder recibir una buena fortuna y un buen destino, ¿Verdad? Debido a que fui el primero en morir, no hay forma de que me puedas confundir con alguien más”.

“………No tengo ningún poder para darte…”

Antes de terminar de hablar, Rodkorte movió su palma y presionó ligeramente el alma de Hiroto.

“…¿Eh?…”

Sólo con ese ligero toque, el alma de Hiroto cayó en dirección a algún lugar, acelerando su descenso gradualmente.

“… pero el único ajuste que te puedo conceder es agregarte algo nuevo. Sólo que no será ningún poder”.

“¡¡¿POR QUÉ?!! ¡¡¿POR QUÉ TENGO QUE SER EL ÚNICO QUE NO TENGA NADA?!!”

“Es porque no puedo dejar que mates a los otros seres humanos reencarnados”.

Rodkorte se disculpó con un pequeño ‘Lo siento’ mientras le hablaba a Hiroto, que se hacía cada vez más pequeño.

“Tu muerte y la de las otras almas reencarnadas obstaculizaría el desarrollo del mundo. Tu muerte en Origen fue una completa serie de desgracias. La razón por la que Amemiya Hiroto y los demás no notaron tu existencia, ni siquiera hasta el final, fue porque en ese momento fuiste igualmente ignorado. Pero sé que decir eso no te convencerá de nada”.

Hiroto se había quedado al borde del lugar donde todas las almas que habían muerto en el incidente del barco se habían reunido, antes de que fueran reencarnadas en Origen después de sus muertes. Por lo tanto, nadie lo había visto.

Además, en ese momento hubo una persona que había rechazado la oportunidad de reencarnarse.

Y en ese momento, Hiroto también había sido la última persona en reencarnarse.

Por lo tanto, todos pensaron que Amamiya Hiroto ‘logró sobrevivir por casualidad y no murió junto con ellos’ o ‘rechazó la reencarnación como lo hizo aquella alma’.

Además, cuando se volvió a reunir con todos los demás, su rostro ya había sido modificado y cambiado por completo, debido a los varios experimentos inhumanos que le habían realizado, y Narumi tampoco pudo darse cuenta.

“Todo lo que te pasó fue una desgracia causada por mi incompetencia. Deseé de verdad que no te dieras por vencido a vivir, que no te resintieras con nadie, y que intentaras vivir una vida positiva, pero te hice imposible vivir siquiera una vida. En Origen, contribuiste con el desarrollo del mundo a través del descubrimiento del atributo muerte, y el desarrollo de una nueva rama de la magia. Sin embargo, tampoco puedo darte ninguna recompensa por eso, y espero que me perdones por dejarte reencarnar sabiendo, que esta tercera vida que vivirás también será infeliz”.

Rodkorte podía sentir la voluntad de ‘no perdonar nada’ emanando del alma de Hiroto, mientras se alejaba.

“Por ello, todo lo que puedo hacer es animarte a renunciar a tu tonta venganza, y a que te suicides antes de que cometas algún crimen con intención”.

Mientras Hiroto descendía, de algún lado apareció la mano de Rodkorte sosteniendo algo parecido a una porción de lodo. Y al momento siguiente ese lodo fue presionado contra el alma de Hiroto.

“¡¡¿…?!!”




(Esta es una maldición. Nunca podrás romperla. Esta maldición no te permitirá ganar más poder en el nuevo mundo. Pero te prometo que en tu cuarta vida, te liberaré de todos tus recuerdos dolorosos y te devolveré al samsara normal.)

Sin tiempo para que pudiera refutar la promesa no deseada de Rodkorte, la conciencia de Hiroto se apagó.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

4.3 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
8 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios