Kuitsume Youhei no Gensou Kitan (NL)

Volumen 1

Capítulo 1: Aceptando la Solicitud

Parte 1

 

 

Loren sabía poco sobre los goblins.

Los goblins eran criaturas horripilantes, con ligeros cambios en sus tonos de piel, que variaban desde un verde claro hasta uno más oscuro, y de una estatura que no superaba a la de un niño humano.

Suelen actuar de manera desenfrenada, y su inteligencia era escasa, por lo que incluso una persona común y corriente podría derrotarles; su verdadera fuerza residia en su aterradora capacidad de reproducción, haciendo que sus números se convirtieran en una verdadera amenaza.

Como prueba de ello, a pesar de que suelen ser cazados constantemente por aventureros novatos, sus números siguen sin mostrar signos de disminución, esto se debe principalmente a que los goblins son criaturas con la capacidad de aparearse con cualquier ser vivo, con el único propósito de dar a luz a un infante, el cual a los pocos días de nacido ya tendría la misma habilidad que los adultos de su especie; se rumorea que incluso podrían ser capaces de derrotar a un dragón tan solo con sus números.

“No es de extrañar que piense así, después de todo parece ser algo sencillo”, pensó Loren al apoyar sus codos sobre la mesa a la que había sido guiado por el joven espadachín de antes, mientras observaba al resto de los miembros del equipo.

El hombre frente a él se presentó como Safe, un aventurero novato que llevaba poco tiempo de registrarse en el gremio de aventureros, quien esperaba unirse eventualmente a las filas de aquellos que eran llamados héroes, después de haber conseguido la experiencia necesaria para ello. Loren, por su parte, se encontraba tentado de preguntar qué era lo que le motivaba a tanto, pero al ver que Safe no dejaba de hablar sobre leyendas de espadachines famosos, supuso que no deseaba ser interrumpido y guardó silencio, escuchándole de manera muy desinteresada.

Sentada junto a Safe, vistiendo un atuendo de ladrona, se encontraba una joven de cabello corto color castaño, la cual no dejaba de mirarle con unos ojos resplandecientes y un ligero rubor en el rostro mientras Safe aún contaba sus sueños de convertirse en un héroe.

Loren recordó que ella había sido presentada como Naron, amiga de la infancia de Safe, que junto a él partió del pueblo donde nació hacia la ciudad para convertirse en una aventurera y poder apoyarle como una ladrona del equipo por su rapidez y destreza.

Aunque eran llamados ladrones, estos no eran criminales, ya que existía una clara diferencia entre los que eran delincuentes y los que formaban parte del gremio de aventureros, y mientras estos últimos estuviesen registrados, no serían detenidos repentinamente por referirse a sí mismos como tales; por supuesto que, si estos intentaban infringir la ley, serían igualmente condenados.

Su rol consistía en descubrir y desactivar trampas, o abrir cerraduras, pero Loren no lograba comprender por qué se les llamaba de la misma forma que a un criminal, y al darse cuenta de que no podía encontrar un nombre más apropiado para la especialización de la pequeña, decidió apartar la mirada.

Junto a Naron se encontraba una hechicera vestida con una túnica de color azul que se encontraba apoyada sobre su báculo con una expresión aburrida al escuchar la historia de Safe. Loren logró percatarse que, a pesar de lucir algo molesta, la joven miraba ocasionalmente cada vez que Safe arreglaba su cabellera rubia, dejando escapar un ligero suspiro en cada ocasión; era obvio que ella no se encontraba interesada en la historia si no en él.

Su nombre era Oxy y, a pesar de no ser una vieja conocida de Safe o Naron, ésta se había unido a ellos el mismo día que habían pasado la prueba para convertirse en aventureros, y a pesar de lucir igual de joven que los otros dos, ella ya había culminado sus estudios en una escuela de magos, siendo el bastón a su lado una prueba de ello.

Safe le había comentado a Loren que ella era capaz de utilizar tres hechizos por día, pero Loren, al no tener conocimiento previo, incluso de mercenario, no podía entender lo genial que eso era. Por lo general, los magos suelen ser contratados por aristócratas o la realeza, y en caso de no serlo, ellos elegirían recorrer el camino de un aventurero, por lo cual no fue sorpresa que Loren no conociera a ningún mago con antelación, ya que estos no suelen convertirse en mercenarios.

Loren estaba seguro de que ella era una gran maga, ya que la expresión de orgullo en el rostro de Safe al decirlo lo hizo evidente, era solo que no podía evitar preguntarse realmente cuán útil serían solo tres hechizos por día, pero después de haber vivido como mercenario la mayor parte de su vida, había aprendido a leer el ambiente y creyó que el hacerlo no sería del agrado de Safe, quien lo había dicho con tanto o más entusiasmo que la misma Oxy.

Finalmente, los ojos de Loren se posaron sobre la mujer que vestía una túnica blanca de sacerdotisa junto a Oxy, la cual tenía su cabello negro recogido en una cola de caballo.

Su nombre era Lapis, una joven sacerdotisa que servía al dios del conocimiento; sonreía incómodamente cada vez que volteaba a ver a Loren, algo avergonzada. Al igual que la maga, había sido invitada al grupo por Safe al llegar a la ciudad, y a pesar de que los conocía más que a Loren, su relación no podía ser considerada tan estrecha como la de Oxy.

A Loren le resultaba extraño que, a pesar de haber sido nombrada recientemente como una sacerdotisa oficial, esta hubiera preferido convertirse en una aventurera para ganar conocimiento y experiencia, antes que formar parte de la iglesia.

Al ser presentada, explicó que sus artes divinas no eran sobresalientes, ya que estas necesitaban de oraciones a su dios para poder manifestarlas. Además, añadió un tanto avergonzada que su habilidad se limitaba a dos usos por día.

Loren no comprendía del todo por qué se avergonzaba, a pesar de no poder usar sus habilidades tantas veces como Oxy.

Los sacerdotes, al igual que los magos, son escasos en las filas de los mercenarios, por lo cual Loren desconocía si su capacidad era aceptable. Esto se debía a que principalmente los sacerdotes no actuaban fuera de la iglesia y los pocos que lo hacían no participaban voluntariamente como mercenarios.




A pesar de que Loren nunca había visto un milagro, sabía de antemano que estos podrían curar heridas y eliminar efectos negativos, tales como los de envenenamiento. Debido a eso, cuando Loren aún era parte de su antiguo grupo de mercenarios, pensó en más de una ocasión que hubiera sido conveniente tener a uno entre sus filas, pero en estos momentos Loren reflexionó sobre ello y llegó a la conclusión de que incluso si hubiesen conocido a uno en el pasado, su destrucción igual sería inevitable.

“¿Podríamos empezar a hablar sobre la misión?”

En un principio, Loren había pensado que tarde o temprano Safe se cansaría de platicar, pero al ver que no se detenía, entendió que de no interrumpirle él mismo, nadie más lo haría. Ya sea porque la historia se acercase a su clímax o no, la expresión del hombre se tornó algo decepcionada, incluso cuando había tratado de ocultarlo, mientras que Naron no intentó disimular su disgusto al ver que la historia había sido detenida a la mitad; al ver sus expresiones, Loren tuvo la vaga sensación de que sería difícil trabajar con el resto de los miembros del equipo, pero a pesar de ello, todavía necesitaba solucionar sus problemas económicos.

La principal razón para pensar así era que ninguno de los miembros del equipo parecía tener experiencia alguna como aventurero; además, a excepción de Safe, el resto de los integrantes eran mujeres, y si bien es cierto que los roles se encontraban bien distribuidos, la equidad de género no.

Por lo general, no suelen haber muchas mujeres trabajando como mercenarios, pero Loren había escuchado de sus antiguos compañeros que estas solo traerían problemas. Si alguna mujer los hubiese escuchado, probablemente hubiese fruncido el ceño en respuesta, pero ello no eran historias infundadas, puesto que Loren había visto en más de una ocasión cómo grupos de mercenarios terminaban siendo destrozados o disueltos debido a ellas.

Desde ese punto de vista, Loren sabía de antemano que seguir con ellos por más tiempo del necesario solo le traería problemas. Entonces, Loren, dirigiendo su mirada a Safe, se convenció de que no estaría con ellos por demasiado tiempo y que solo lo hacía para conseguir algo de dinero.

“Solo digo que, si seguimos hablando así, no llegaremos a ningún lado. Es posible que puedan permitírselo, pero a diferencia de ustedes, me encuentro en una situación desesperada, y como me invitaron a trabajar, me gustaría hablar sobre ello, o ¿hay algún problema al respecto?”

“No, tienes razón. Ya que nos hemos presentado, deberíamos volver al tema principal”, dijo Safe.

“Oye, Safe, ¿de verdad piensas llevar a este sujeto con nosotros?”, fue Naron quien interrumpió a Safe antes de que este pudiera seguir hablando. Continuó sin ocultar su desagrado por Loren. “Este tipo solía ser un mercenario ¿no? ¿De verdad crees que estaría bien llevar con nosotros a alguien que haría cualquier cosa por dinero?”

Loren sabía que todo se debía a un malentendido causado por algunos pocos mercenarios que, de hecho, sí harían cualquier cosa por conseguir algo de dinero, por lo que decidió no decir nada al respecto, pero si se le preguntara acerca de ello, él diría que no todos actúan de la misma manera.

Al igual que en su grupo anterior, existían grupos de mercenarios que podían darse la libertad de elegir o rechazar trabajos según su conveniencia, y a pesar de que solían ser la gran mayoría, también era cierto decir que por culpa de unos pocos que se dejaban cegar por su codicia, traerían la mala reputación para todos en general, ya que por alguna razón era más sencillo esparcir rumores negativos que positivos.

“Habíamos acordado incluir a alguien más en la vanguardia, ¿o no, Naron?”




“Lo hicimos, pero ¿no tiene por qué ser él, cierto?”

“Es inevitable”, contestó Oxy al ver que Naron seguía insatisfecha, “ningún otro aventurero se uniría a nosotros ya que carecemos de experiencia, y a pesar de que él tampoco tiene práctica como aventurero, la tiene en combate, por lo que considero que puede ser beneficioso que se una a nosotros.”




“Puede que sea cierto, pero ¿qué piensas tú, Lapis?”, preguntó Naron, no dándose por vencida.

La mirada de la sacerdotisa pasó sobre Naron hasta finalmente detenerse en el rostro de Loren, y mientras esta inclinaba ligeramente su cabeza, dijo:

“¿Qué es lo que opino? No luce como una mala persona para mí.”

“¿Eh? Solo una sacerdotisa como tú que no ha conocido a ninguno previamente podría decir tales palabras.”

“Bueno, es cierto que crecí en la iglesia, pero aun así confío en mi habilidad para juzgar a las personas.”

Naron se burló de Lapis sin responderle.

“Tampoco les estoy pidiendo que me dejen unirme a su grupo permanentemente”, interrumpió Loren.




A pesar de sentirse incómodo, Loren había decidido evitarse la molestia de tener que encontrar a otro grupo de aventureros. Además, había tenido experiencias similares en el pasado, por lo que sería sencillo para él soportarlo.

“Solo les pido que sean pacientes, ya que estaré, temporalmente, trabajando con ustedes en esta misión.”

“Si está bien para ti, no me molestaría dejar que te unas nuestro grupo de manera formal”, comentó Safe.

Pero Loren no respondió, ya que no tenía intención de formar parte de un equipo donde no le quisieran, además de que no podía encontrar beneficio alguno en unirseles, por lo cual decidió que, una vez que terminara la misión, buscaría nuevos compañeros. Al ver que no hubo respuesta por la otra parte, Safe continuó.

“Un pueblo a tres días de aquí mandó una solicitud para cazar goblins que descubrieron recientemente en los alrededores de su aldea.”




“En el pueblo de Ain ¿verdad? En lugar de tomar solicitudes sencillas deberíamos de elegir alguna más complicada”, interrumpió Naron.

Al ver a Safe rascándose la cabeza con una expresión preocupada, fue Oxy la que intervino diciendo:

“Te refieres a explorar las ruinas descubiertas recientemente, ¿no? No hay forma de que el gremio nos permita tomar ese tipo de misiones, es obvio que preferirán a equipos más experimentados que nosotros.”

“Aun así, a este ritmo nunca podremos tomar buenos encargos, sin importar cuanto tiempo pase”, se quejó Naron.

“Solo tendremos que ser pacientes, Naron, si aceptamos misiones como estas y las completamos, en poco tiempo estaremos realizando misiones más difíciles”, después de que Safe argumentara, Naron, con una mirada insatisfecha, dejó de opinar.

‘Qué equipo más desorganizado’, pensó Loren, y al ver que las cosas se habían calmado un poco, preguntó:

“Entonces, ¿tienes alguna idea de cuántos goblins habría en el lugar?”

“No lo sé, aparentemente, algunos cazadores de la aldea los descubrieron mientras deambulaban por el bosque, pero escaparon de regreso tan pronto como los vieron; aunque no importa, después de todo, estos siguen siendo tan solo unos goblins”, respondió Safe de una manera despreocupada.

A pesar de que Loren se encontraba preocupado por actitudes relajadas como la de Safe, este decidió no decir nada, ya que, a final de cuentas, el tema de conversación seguía siendo los goblins.

“Si no hay objeción, me gustaría partir el día de mañana, ¿qué les parece?”, continuó Safe.

“Claro, no creo que haya ningún problema, ¿cierto?”, agregó Naron.

“Entonces, ¿está bien si nos preparamos para el viaje y nos reunimos por la mañana frente a la puerta este?”

No hubo objeción alguna por parte de las mujeres del equipo.




Loren, en cambio, no había prestado atención a la plática ya que se encontraba pensando en sus problemas financieros, y a pesar de que su monedero se encontraba casi vacío, pensaba que aun así sería suficiente como para comprar raciones de comida por los próximos seis días, pero preferiría no hacerlo ya que sin duda se quedaría sin dinero, además, estaba seguro de que podría cazar algo para comer en el camino.

Luego pensó que tal vez estaría bien si sacrificara una o dos comidas para poder comprar una manta, y con eso en mente, le dijo a Safe que no tenía ningún problema, y el grupo finalmente se separó para prepararse para el próximo viaje.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

4.8 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios