Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

R1: El Viejo Está de Luto

Parte 3

 

 

“Pido disculpas de que me tengan que ver en tal estado.”

La voz de la esposa de Buirimus todavía tiembla mientras se recompone para disculparse.




Tiva y yo le aseguramos rápidamente que no tenía nada de lo que disculparse.

Después de su racha de mala suerte, no había duda de que su corazón había llegado a su límite.

Y entonces estas terribles noticias.

Sólo podía imaginarme sus sentimientos.

“¿Qué… le pasó?”

“Aún no conocemos los detalles. Pero cuando fui a ver cómo estaba, descubrí que toda su tropa había sido eliminada.”

Debido a ciertas circunstancias, me han degradado a un puesto en una fortaleza del norte.

Está relativamente cerca de las Montañas Místicas, por lo que recibí información sobre el escuadrón de Buirimus allí.

Cuando supe que sus comunicados regulares habían cesado repentinamente, rápidamente fui a investigar, yo mismo, sólo para encontrar una destrucción total.

“Aunque no es seguro, creemos que la causa fue un ogro único que apareció por la zona casi al mismo tiempo.”

Buirimus era muy hábil, por lo que no había muchos monstruos que pudieran acabar con toda su tropa fácilmente.

Y por aquellos momentos, acababa de comenzar a correr el rumor de que un poderoso ogro había matado a varios aventureros.

Seguramente esto no era una coincidencia.

“Se ha decidido que pronto yo lidere una fuerza especial para encontrar y derrotar a ese ogro. Aunque pueda ser de poco consuelo, me aseguraré de vengar a su marido.”




“Y yo haré todo lo que esté en mi poder para que su hijo vuelva a casa tan pronto como sea posible”, prometió Tiva.

“… Gracias.”

La esposa de Buirimus inclinó la cabeza débilmente.

***

 

 

“¿Cree que estará bien?”

Mientras nos sentábamos en el carruaje de regreso desde la mansión, Tiva miró por la ventana.

No especificó a qué se refería, pero sin duda se refería a la esposa de Buirimus.

“¿Quién sabe?”

Ni siquiera yo sabía a respuesta.

Por mucho que lo intentara. No podía esperar entender los sentimientos de una mujer que justo acababa de saber que su marido había fallecido y cuyo hijo había sido secuestrado.

No me correspondía el decir descuidadamente: Ella estará bien.

“Eso depende de tu trabajo, buen Tiva.”

Algunos dicen que una madre recupera su vigor si se le devuelve a su hijo perdido, así que puede que también la esposa de Buirimus pudiera recuperarse si las cosas fueran bien.

“Ahora mismo debes afrontar esto con todas tus fuerzas.”

Tiva asiente intensamente.

Por supuesto, no creo que en ningún momento haya estado manejado esta situación a medias.

Tiva siempre ha sido un gran trabajador, y tiene sus propias razones para tomar este caso seriamente.




“Juro que traeré a esos niños de vuelta. Lo juro.”

Su voz contiene una angustia que no puede apenas disimular.

Va más allá de sólo la furia contra los secuestradores a una rabia más profunda y personal.

Verás, Tiva tiene un hijo.

O quizás debería decir tenía.

Su hijo tenía una esposa, e incluso le habían dado un nieto.

El bebé nació más o menos la misma época del año que el hijo de Buirimus.

Era el primer bebé de su hijo y el primer nieto de Tiva.

Una felicidad incomparable.

Pero después de un fatídico día, su hijo y su familia desaparecieron y nunca regresaron.

Su carruaje había sufrido un accidente.

Sin embargo, en una investigación posterior, se descubrió que la tragedia no fue un accidente sino que había sido todo manipulado por alguien.

De hecho, los métodos se parecían mucho al modus operandi de la organización de secuestradores.

¿Habían puesto como objetivo al nieto de Tiva y accidentalmente mataron a los tres?

¿O tenían alguna otra razón?

Eso no lo sé, pero significa que Tiva perdió a su hijo, a su nuera y a su nieto a la vez.

Por lo tanto, este hombre tiene una razón muy poderosa para perseguir a la organización de secuestradores.

Estoy seguro de que él lo siente tanto como la esposa de Buirimus.

“Te ayudaré lo mejor que pueda.”

Ahora que ha llegado a esto, no puedo simplemente sentarme en silencio.

Tengo un terrible presentimiento sobre esta organización.

Siento que si se les deja solos, podría dirigir a algo verdaderamente terrible.

“… ¿Incluso después de su degradación?”

Tiva me mira con indiferencia.

¡Por qué, pequeño bast…!

Frunzo el ceño ante ese golpe bajo.

Por razones que se escapan completamente a mi control, he sido enviado al norte en este momento.

De hecho, no tenía permiso para estar en la capital hoy, por lo que no puedo moverme libremente.

“¡Ejem! ¡Mira que enviarme lejos por una razón tan ridícula!”

“No, creo que es un castigo natural por casi matar a un héroe. De hecho, debería estar agradecido de que no le ejecutaran.”

“¡Eso fue sólo un minúsculo entrenamiento! ¡Casi matarlo es una absoluta exageración!”

La razón de mi degradación fue simplemente que estaba entrenando a Julius, mi primer aprendiz.

Él me pidió que lo tomara bajo mi protección, así que lo entrené.

Sin embargo, la tierra natal de Julius y la religión llamada la Palabra de Dios se opusieron a mis métodos, y el Imperio de Renxandt accedió desafortunadamente, así que fui desterrado a un lejano puesto en el norte por no hacer nada malo.

Supongo que ni siquiera el imperio no podría cubrirme si otras naciones estaban enfadadas conmigo.

¡¿Pero por qué deberían enfadarse tanto solo por un poquitín de entrenamiento?!

“No, eso difícilmente podría llamarse entrenamiento. Según los estándares de cualquier otra persona, eso fue tortura, entiende? Debe darse cuenta, Sir Ronandt, que su ideal de sentido común no coincide con la del resto del mundo.”

“¡Hmph!”




¡Eso es ridículo!

¡Simplemente le golpeé con una mínima cantidad de magia para aumentar su resistencia!

¡No tiene ningún sentido castigarme por tal cosa!

“Muy bien entonces. Haré todo lo que pueda. Empezando por vengarme de la muerte de Buirimus.”

Sentado en el carruaje, mis pensamientos ya estaban en el ogro que mató a Buirimus.

5 12 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
14 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios