Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

Capítulo 3: Estoy Llena

Parte 1

 

 

En estos momentos, estoy enfrascada en una batalla desesperada.

Las cosas no pintan bien.




Ha pasado mucho tiempo desde que me enfrenté a una situación como esta.

¡Pero eso no significa que me vaya a rendir!

¡Ganaré!

¡Cueste lo que cueste!

“¡U…urgh!”




“Señorita, no necesita forzarse para acabarlo, ¿de acuerdo? Si está llena, no pasa nada por dejarse algo en el plato.”

Muy amable por su parte, señora, ¡pero ni de broma!

¡Me niego a dejar una pizca de comida en este plato!

Así es. Estoy comiendo mi almuerzo en el comedor de la posada ahora mismo.

¡Y comiendo y comiendo y comiendo!




“¡Burp!”

“¿Vee? ¡Claramente ha alcanzado su límite, señorita! Lleva con esto casi una hora, pero si no puede comérselo, ya está.”

Hay comida deliciosa ante mis ojos.

Como habrás adivinado por la presencia de esos aventureros caraculo de antes, esta posada es para todos los públicos, por lo que no es tan elegante como el tipo de lugar donde los nobles podrían quedarse.

¡Y toda la comida enfatiza la cantidad sobre la calidad!

¡Pim! ¡Toneladas de pan!

¡Pam! ¡Toneladas de verduras!

¡Pum! ¡Toneladas de carne!

Y así.

Pero esta señora debe ser muy buena cocinera, porque incluso aunque la comida sea humilde, también es sorprendentemente sabrosa y abundante.

Así es. Es deliciosa.

¡Está deliciosa, pero no puedo terminarla!

“¡Urrrrrgh!”




Gimo muy a mi pesar.

¿Cómo puedo dejarme esta deliciosa comida sin terminar?

¡No! ¡Noooo! ¡No lo haré!

Pero mi estómago ha alcanzado su límite, mi garganta se ha cerrado y mi boca se niega a dar otro mordisco.

Mi cuerpo no me escucha. ¡He sido traicionada!

¡¿Qué locura es esta?!

¿Cómo puedo permitir una tragedia tan terrible?




¡No puedo, obviamente!

“Wehhh…”




“¡¿Señorita?! ¡Por favor, no llore, señorita! Venga, venga, ya está. ¿Vale?”

La agradable señora me consuela, pero eso no cambia la realidad de que no puedo acabarme la comida frente a mí.

La mayor desgracia que me ha sucedido desde que me convertí en dios es el hecho de que ya no puedo comer tanto como antes.

¿Poder de batalla?

¡Eso no es tan importante como la comida!

Hasta ahora, con mi cuerpo de monstruo y mi habilidad de Saciedad, podía comer mucho más de lo que creerías posible con solo mirarme.

Gracias a ello, hace años desde la última vez que experimenté la sensación de estar demasiado llena como para dar otro bocado.

Tan sólo bebía y comía todo lo que quería.

Pero ahora que soy un dios, ¡la mínima cantidad de comida me hace sentir totalmente llena!

Pensando en ello, es bastante obvio que, sin la habilidad de Saciedad, podría comer sólo la misma cantidad que una persona normal.

En todo caso, el cuerpo de Hiiro Wakaba siempre tuvo poco apetito, así que sólo necesito como la mitad de comida que necesitaría la mayoría de gente para sentirme llena.

Ya. Si mal no recuerdo, un tazón de ramen o una caja de bento de un supermercado son suficiente como para satisfacerme.

Dependiendo de qué tipo, a veces ni siquiera podía acabarme la caja de bento.

Así que como mi cuerpo actual está basado en eso, no es de extrañar que de repente tenga tan poco apetito.

Mi corazón quiere seguir comiendo, pero mi cuerpo se niega a aceptarlo.

¡¿Tienes idea de lo horrible que se siente?!

Incluso ahora, no importa lo mucho que quiera acabarme la comida, ¡sólo mirarla hace que mi cuerpo quiera vomitar!

Uuuurgh, esto es lo peor.

¿Dios, qué he hecho yo para merecer esto?

Vale, ya sé que he hecho un sinfín de cosas malas, pero aun así.

Sin mencionar que dios en este mundo se refiere principalmente a este horrible ya-sabes-quién…

Surrealista.

Absoluta y positivamente surrealista.

Con el corazón roto, empujo la comida fría frente a mí a Sael, que está sentada frente a mí.

Sael ya se ha zampado su plato gigante ella solita, pero como la mayoría de los monstruos araña, tiene la habilidad Saciedad, por lo que puede comer mucho más de lo que esperarías.

Incluso aunque su cuerpo real sea una araña del tamaño de un palmo. La habilidad le permite comer varias veces su propio peso corporal en un santiamén.

Puede que se haya comido lo mismo que yo, pero apuesto a que todavía se puede comer mis sobras.

De hecho, ha pasado ya un rato desde que Sael acabó de comer, por lo que ya le estaba entrando hambre otra vez.

Uf, ¡pensar que yo entre todas la gente tendría que ceder mi comida a otra persona!

Sael me mira a la cara, luego a mi plato de comida, luego a la chef, luego otra vez a mí y a mi comida…

Uf, no te quedes atascada en un bucle infinito, ¿vale?

¡Sólo cómetelo ya, maldita sea!

Sael no parece capaz de salir del bucle, por lo que le meto algo de comida en la boca.

¿Por qué son estas niñas tan peculiares?

¿No deberían ser todas más como su madre, el Señor Demonio?

Como ella las creó con la habilidad de Desovar, ellas son básicamente clones inferiores de ella, ¿sabes?

Entonces, ¿cómo pudo producir a estas friquis?

Sí, lo dije. Friquis.

Son raras, ¿vale?

Excepto quizás por Ael. Gracias a Dios por ella.

A veces siento como que Ael es la única que mantiene unida al resto de marionetas.

Por un segundo, se me ocurre que podría haber habido más individuos como Ael entre las arañas marioneta que maté hace mucho tiempo.

Cuando el Señor Demonio y yo todavía estábamos en guerra, maté a no menos que siete arañas marioneta.

Las cuatro que hay por aquí ahora no son más que las supervivientes de aquella batalla.

Cuando lo pienso de esa manera, mi relación con la idiota que se está llenando la cara de comida sin pensar frente a mí (también conocida como Sael) es realmente bastante complicada.

Afortunadamente, todas ellas excepto Ael son idiotas, lo que significa que no piensan realmente en ese tipo de cosas y se encariñaron conmigo bastante rápido, pero apuesto a que Ael y el Señor Demonio tenían algunos pensamientos al respecto cuando nos unimos por primera vez.




Supongo que Ael simplemente calculó que lo mejor para ella era aceptarme cuanto antes.

En ese sentido, definitivamente es la hermana mayor con talento.

Es totalmente posible que alguna otra araña marioneta de las que maté fuera tan talentosa como Ael o incluso más.

Si ese fue el caso, podría haber sido más fácil mantener a estas idiotas a raya.

Lo imagino por un momento.

Imagínate esto: un total de diez niñas pequeñas dando vueltas por ahí.

Cada una de ellas actuando por su cuenta, por lo que Ael simplemente tira la toalla y les deja hacer lo que quieran.

¡¿Qué se supone que es eso, una guardería?!

… Vale.

Odio decirlo, pero me alegro de que solo sean cuatro.




Ya que sólo hay tres niñas problemáticas, Ael las puede controlar perfectamente.

Sí. Sólo tengo que mantener una actitud positiva.

Sael me mira con confusión mientras se acaba lo que queda de mi comida.

Bueno, ya que es una araña marioneta, su cara realmente no cambia, pero podría decir en este punto como se siente de todas formas.

Mirando la expresión en blanco de Sael, me encojo de hombros y le doy una palmadita en la cabeza.

4.8 19 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
10 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios