Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 5

S1: Dos Días Antes de la Batalla

Parte 2

 

 

“Esta es la barrera.”

Los elfos se detuvieron en frente de lo que parecía una delgada membrana transparente.




Se extendía hacia izquierda y derecha hasta donde podía ver y también hacia arriba.

Si miro el suficiente tiempo, puedo ver la curva de una tenue cúpula que nos cubre.

Es tan transparente que no me había dado cuenta de que estaba aquí hasta ahora, pero la barrera había estado sobre nosotros todo el tiempo.

“¿También se extiende bajo tierra?” preguntó Tagawa.

“Sí, del mismo modo que en el cielo”, respondió uno de los elfos.

Lo que significaba que nadie podía invadir la aldea haciendo túneles por debajo.

“¿Está bien si la toco?”

“Adelante.”

No parecía ser el tipo de barrera que te electrocuta ni nada, así que la alcanzo y con cuidado la toco.

La superficie se siente muy extraña, algo como tocar un cristal que no tiene temperatura.

Contrariamente a su apariencia delgada, en realidad se siente bastante dura.

“¿Os importa si pruebo lo resistente que es?”

El elfo asiente a la petición de Tagawa.

Mientras observo con curiosidad, Tagawa saca su katana, y la espada chispea con un rayo púrpura.

Un sonido de crujido llena el aire, y una poderosa energía converge de la espada.

Un poco alarmado, advierto a todo el mundo que se alejen de Tagawa.

Una vez que estamos a una distancia segura, Tagawa desliza si katana por el aire.

El rayo acumulado en la hoja se dispara y se estrella contra la barrera.

Un destello de luz brilla a través del área con un fuerte boom, y el aire caliente se convierte en un vendaval.

Supongo que debería haber esperado tanto de una espada mágica hecha con partes de dragón y del espadachín que ayudó a matar a ese dragón.

Aun simplemente mirándolo de cerca, ya podría decir cuán poderoso es Tagawa…

Y aun así…

“Maldita sea.”

Tagawa silbó de admiración.

Su ataque con todo su poder ni siquiera le hizo un rasguño a la barrera.

“No hay forma de que puedan romper esto, ¿cierto? Es demasiado complicado”, remarcó, envainando su katana.

Debió sentir tan pronto como atacó que era inexpugnable.

“¿Quieres probar también, Fei?”

“Nah, no me molestaré. Si ese pequeño movimiento no ha funcionado, yo tampoco voy a ser capaz de romperla.”

Fei tiene el poder ofensivo más alto de ninguno de nosotros, y ella decidió que es irrompible sin siquiera probar.

En cierto modo, eso solo confirma lo impresionante que es esta barrera.

Tagawa asintió. “No hay forma de que Natsume pueda atravesar esto—”

“Pero ellos no necesitan romperlo, ¿verdad?” interrumpió Katia inesperadamente.

“¿Qué quieres decir?”

“Es simple. Ellos tan sólo necesitan desactivar la barrera desde dentro o quizás entrar de la misma manera que nosotros.”

Mis ojos se abren ante el tono calmado de Katia.

Ella tenía razón. Si ellos pudieran hacer eso, no necesitarían romper nada.

Pero para desactivarlo desde el interior o usar un punto de teletransporte para entrar, deberían necesitar un guía en el interior.

Obviamente, no puedes desactivar una barrera a no ser que estés dentro de ella.

Y no puedes usar un punto de teletransporte como el que nosotros usamos para llegar sin la ayuda de alguien que sepa dónde está.




La localización del punto de teletransporte es tan secreta que la Srta. Oka nos hizo jurar que no se la contaríamos a nadie.

Los elfos deben ser los únicos que saben dónde está.

“¿Estás insinuando que podría haber un traidor entre nosotros?” preguntó bruscamente uno de los elfos a Katia.

Los otros elfos también fruncieron el ceño. No parecían estar muy contentos con su implicación.

“Es estrictamente hipotético. Como estoy segura de que sabéis, Hugo tiene la habilidad de lavar el cerebro a otros. ¿Podéis estar absolutamente seguros de que ninguno de todos vosotros tiene el lavado de cerebro?”

“Imposible. Nunca sucumbiríamos a tal cosa.”

La respuesta del elfo es totalmente despectiva.

Sin embargo, si me preguntaras, ellos estaban subestimando el poder de Hugo.

No es el tipo de cosas que puedas resistir simplemente porque tus estadísticas sean altas.

Como a Katia le lavaron el cerebro una vez, ella sabe muy bien cuán aterrador es ese poder.

No puedo evitar estar irritado por la forma en que los elfos se burlan de ella a pesar de eso.

“Ya veo”, responde Katia igualmente. “No obstante, propondría cerrar temporalmente los puntos de teletransporte. Incluso aun si nadie ha sufrido el lavado de cerebro, no es imposible que alguien pueda filtrar alguna de sus ubicaciones.”

Ella estaba en lo cierto. No importa cómo de cuidadosos puedan ser los elfos, no podían garantizar que la información no se hubiera filtrado.

Entre la influencia de largo alcance del imperio y la generalizada religión de la Palabra de Dios, el enemigo seguramente tenga una fuerza de inteligencia impecable.

Ellos podrían haber monitoreado los movimientos de los elfos fuera de la aldea para descubrir la ubicación de un punto de teletransporte.

“No hay necesidad.”

La corta respuesta nos sorprendió a todos.

“No importa qué trucos empleen, ningún simple humano podría ser más listo que nosotros.”

El tono del elfo no podría haber sido más arrogante.

Y está dejando claro que también nos menosprecia a nosotros, no solo al ejército imperial.
La tensión que nos afectaba era aún peor que antes.

Fei parecía ser la más enfadada de todos.




La forma en que ella estaba cruzando los brazos y mirando a los elfos me recordó a cómo estaba ella justo antes de desatar su enfado con Wakaba en nuestro antiguo mundo.

A este ritmo, ella podría destrozar a un montón de ellos.

Probablemente sintiendo esto también, Hyrince puso una mano sobre el hombro de Fei silenciosamente y sacudió su cabeza.

Fei se detuvo a regañadientes.

Di un suspiro de alivio. Gracias a Dios que tenemos a alguien tan maduro como Hyrince con nosotros.

Mis ojos también se desplazaron hacia Anna, que había estado bajando su cabeza en silencio todo este tiempo.

Como media elfa que ha sido perseguida por los elfos en el pasado, probablemente estaba pasando un mal rato con esta disputa.

“En cualquier caso, ahora que sabemos que la barrera no puede romperse. Volvamos a discutir como podría hacer su movimiento el ejército imperial.”

Hyrince se dirigió al resto del grupo.




Todo el mundo estuvo de acuerdo, y volvemos por donde vinimos.

“¿Realmente vale la pena defender a estos tipos?”

Fingí no escuchar los murmullos de Fei en el camino.

Las misteriosas acciones de las Srta. Oka y la actitud de estos elfos…

Si pienso sobre todo eso durante demasiado tiempo, estaré tentado a estar de acuerdo con sus quejas.

4.6 19 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
21 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios