Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 5

Interludio 1: La Media Vida de la Semi Elfa

 

 

“Anna. ¿Me prestarás tu fuerza para ayudar a hacer nuestro reino más fuerte?”

Todavía recuerdo el rostro de esa persona, su mano cuando me la tendió hacia mí.




***

 

 

El Amo Schlain parecía algo preocupado por mí, pero en realidad no tengo muchos recuerdos desagradables de este pueblo.

Al menos, no que yo pueda recordar.




Mis recuerdos de mi tiempo aquí sin vagos, incompletos.

Imagino que mi subconsciente estaba haciendo todo lo posible para rechazar esos recuerdos tan dolorosos.

Y, sin embargo, por extraño que parezca, todavía puedo recodar claramente la ideología de los llamados elfos.

Los elfos tienen una perspectiva completamente deformada del mundo.

Para ellos, las otras razas son vulgares e inferiores.

Esta creencia, la cual podría llamarse esencialmente supremacía élfica, es adoctrinada desde una edad muy temprana.

Personalmente, creo que se desarrolló para encubrir un complejo de inferioridad.

Los elfos respetan una estricta monarquía, con Lord Potimas en la cima como su jefe.

Desde el nacimiento, los elfos son destinados a dedicar toda su vida a servir a Lord Potimas, trabajando hasta el día en que mueran.

Aunque pueda ser duro expresarlo de esta manera, ellos son esencialmente esclavos de Lord Potimas.

Creo que es por eso por lo que menosprecian a otras razas: para poder hinchar su sentido personal de estatus social.

Nunca me había dado cuenta de ellos hasta que dejé la aldea de los elfos.

Los elfos son la raza suprema. Servir a Lord Potimas es el orden natural de las cosas. Y los semi elfos están destinados a ser oprimidos.

Mientras viví aquí, creí en todas estas cosas sin un atisbo de duda.

Era simple sentido común, tan obvio como la ley de la gravedad.

Para los elfos, es natural despreciar a otras razas, por lo que tener hijos con alguien de una raza inferior es inconcebible.

Cualquier niño nacido de tal unión está destinado a ser el blanco del odio y del asco.

A menudo fui objeto de desagradables insultos, y hubo veces en que llegó a la violencia física, también.

Lo más probable es que la única razón por la que no fui asesinada es que cualquier cosa relacionada con los elfos, incluso una semi elfa como yo, es propiedad de Lord Potimas.

Los otros elfos no podían sencillamente destruir las propiedades de su amo sin su permiso.

Entonces, mientras estuve sometida a este terrible abuso, se me permitió vivir.

Esa fue mi vida en la aldea de los elfos, por lo que puedo decir por los fragmentos reconstruidos de mi tiempo aquí.

Mis padres no se encuentran por ningún lado de esos recuerdos.

Como nunca los conocí, no tuve forma de saber qué circunstancias llevaron al nacimiento de una semi elfa como yo.

Esta fue probablemente decisión de Lord Potimas.

Cada elfo es propiedad de Lord Potimas, y sus vidas están a merced de sus caprichos.

Fui desterrada, forzada a deambular sin rumbo de un lugar a otro.

Hasta mi exilio, no era diferente a una muñeca.

Si los elfos eran esclavos de su amo, Lord Potimas, entonces yo era incluso algo más bajo que eso.

Un saco de arena con vida.

Después de ser expulsada de la aldea de los elfos, ni siquiera yo entiendo por qué elegí seguir viviendo.

¿Por qué una muñeca la cual nunca había sentido la felicidad, quien ni siquiera podía reconocer la desesperación como algo más que normal, trataría de vivir por su cuenta?

Casi habría sido más natural el simplemente no hacer nada y dejarme morir de hambre.

Pero no morí.

En cambio, encontré una razón para vivir.

La primera persona que me concedió esto fue el Rey Analeit de hace unas generaciones.

Se enteró de mi destreza mágica por la que me di a conocer durante mis andanzas, y dijo que me quería acoger.




Esa fue la primera vez en la que había sido apreciada por nadie.

Ahí pudo haber sido donde mi corazón realmente nació.

Y así, viajé al Reino de Analeit, donde serví devotamente desde entonces.

Lamentablemente, el rey que me llamó por primera vez falleció demasiado joven. Pero en su lecho de muerte, me confió el cuidado de su hijo.

Siempre estaré agradecida al rey que confió en una forastera como yo. Nunca olvidaré el orgullo que sentí cuando me di cuenta de que mis servicios se habían ganado tal confianza.

En ese momento, me sentí realmente afortunada de haber podido servirle.

Decidí seguir siendo fiel al reino desde entonces.

Una vez que tomé esta decisión, empecé a sentir pena por la raza de los elfos.

Desde el momento en que nacen, ya se ha decidido dónde deben residir sus lealtades.

Ellos nunca tienen la posibilidad de elegir por ellos mismos o incluso de cuestionarse la autoridad.

Sí, así es exactamente como me sentía cuando viví en la aldea de los elfos.

Afortunadamente, me encontré con alguien a quien podía servir por mi propia voluntad.

De lo cual estaba profundamente orgullosa.

No obstante, mi orgullo fue aplastado más tarde.

Cuando fui manipulada por el Príncipe Hugo del imperio.

El Amo Schlain insiste en que no soy la culpable.

Sin embargo, aferrándome a esas amables palabras tan sólo estaría huyendo de mi culpabilidad.

Debo mostrarle mi valía al Amo Schlain para expiar los problemas que le he causado.

Y aún así, no hago más que frenarlo.

Incluso mi fuerza mágica, la cual una vez fue una fuente de confianza, es tenue en comparación con la fuerza del Amo Schlain y sus amigos ahora que han crecido.

En lugar de expiarme, tan sólo estoy causándole más inconvenientes.

Aunque siento que no se puede permitir que las cosas continúen de este modo, no parece que haya nada que pueda hacer.

No puedo ser de ayuda en batalla, y ahora incluso en mi vida cotidiana, es el Amo Schlain quien me cuida.

Él sabe que fui perseguida en la aldea de los elfos porque soy una semi elfa, haciendo que él esté aun más preocupado desde que llegamos aquí.

A pesar de que tiene problemas mucho más importantes de los que preocuparse que de los míos.

Me he convertido en una carga para el Amo Schlain.




Esta realidad me pesa mucho.

¿Quizás debería simplemente haberme quedado en el reino?

He pensado en esto incontables veces, pero aún así vuelve a resurgir.

No puedo seguir retrasando al Amo Schlain por más tiempo.

Juro ser útil en la próxima batalla, pase lo que pase.

4.8 13 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
22 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios