Uchi no Musume no Tame naraba, Ore wa Moshikashitara Maou mo Taoseru kamo Shirenai

Volumen 6

Capítulo 4: Precuela, El Fin, el Inicio y un Encuentro

Parte 1

 

 

Era el octavo otoño después de la llegada de Chrysos y Platina al mundo. Esas gemelas, que nacieron a principios de verano, tenían ahora siete años.

Como siempre, sus apariencias eran totalmente idénticas fuera de sus ojos dorados y platino. Pero para sus padres, que las cuidaban todos los días, las diferencias en sus personalidades crecían día a día.

- Gracias ( ◠‿◠) -

Ciertamente había muchos inconvenientes en este pequeño mundo, parecido a un jardín en miniatura, en el que vivían junto a su madre, Mov, que era tan mimada como sus hijas. Smaragdi quería mostrar el mundo a aquellas chicas, que sólo conocían las profundidades del templo.

Aun así, sus días juntos fueron lo suficientemente felices como para que él también deseara seguir pasando un tiempo tan tranquilo y apacible juntos para siempre.

Uchi no Musume no Tame Volumen 6 Capítulo 4 Parte 1 Novela Ligera

 

Al entrar en otoño, la ciudad de Vassilios se llenó de un aire brillante y alegre.

El clima en Vassilios era implacable, por lo que la temporada de cosecha, cuando los vientos fríos comenzaron a soplar y a hacer las cosas más cómodas, fue muy apreciada, aunque el país no era muy adecuado para la agricultura.

[… Así que es hora de la fiesta de la cosecha de Quirmizi, ¿No? Y pensar que ya es esa época del año…]

Smaragdi murmuró para sí mismo mientras caminaba por la ciudad y miraba a su alrededor.

El templo de Banafsaj tuvo la mayor influencia en Vassilios y estuvo a cargo del gobierno. Sin embargo, no era como si al país le faltara la fe en los otros dioses. Como Vassilios tenía un clima agreste, sus cosechas eran siempre limitadas. Por lo tanto, nunca dejaron de celebrar festivales para Quirmizi, el dios que gobernaba la tierra y las cosechas.

El pueblo tuvo una sensación radiante de alegría al prepararse para la fiesta para agradecer a Quirmizi y celebrar la cosecha que se les había dado.

La vista inspiró una idea en Smaragdi. Me gustaría… mostrarle esto a Chrysos y a Platina, también. Y en su imagen mental, Mov también estaba naturalmente a su lado.

Sus hijas y su madre no estaban familiarizadas con el estado normal de la ciudad, pero cuando vieron el espectáculo aún más brillante de la fiesta, sus expresiones también brillaron.

Smaragdi era consciente de que las circunstancias en las que se encontraban esas chicas significaban que no podían relajarse tan fácilmente.

Y así, cuando Smaragdi dejó pasar casualmente ese deseo, Mov lo miró con una expresión perdida.

[Puedes considerar eso como una charla inútil. Sólo quería que la escucharas.]

Solo estaban ellos dos, puesto que sus hijas ya se habían quedado dormidas. Esta fue la única vez que pudo mostrar sus propias expresiones personales, en lugar de las de la gran sacerdotisa o de una madre, y cuando escuchó las palabras de Smaragdi, inclinó la cabeza en el mismo ángulo que sus hijas.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

[No eres el tipo de persona que expresa una idea sin razón alguna.]

Dijo, lo que provocó que Smaragdi diera una risa tensa. Sin embargo, la expresión de Mov era seria.

[¿Pasa algo?]

[Sabes lo que pienso, Mov.]

Pensando en ello, el tiempo que había pasado junto a Mov no podía considerarse corto, incluso para alguien que había vivido tanto tiempo como él. Y no sólo fue largo, sino también un tiempo rico en felicidad. Y así, terminó teniendo ese pensamiento.

[En algún momento, me separaré de esas chicas… No sé cuándo será eso, pero… Quiero dejar a esas chicas con muchos recuerdos antes de que llegue ese momento. Y no quiero que piensen en esos recuerdos como algo doloroso o amargo.]

En algún momento, sacrificaría su vida por sus hijas. Llevaba ya bastante tiempo preparado para ello. Y a medida que sus amadas hijas se volvían cada vez más irremplazables para él, cualquier duda sobre ese hecho desapareció completa y totalmente. Incluso sin la protección de Mov, como su padre, con gusto arriesgaría su vida para proteger a esas niñas.

Pero quería dejar a sus hijas recuerdos tan poderosos que cuando llegara el momento, aunque su muerte dejara heridas en el corazón de sus hijas, las gemelas lo superarían. Quería que ambas pudieran decir claramente que eran felices. Ese era su deseo.

[Puede que ni siquiera llegue a ver a esas chicas convertirse en adultas. Pero cada vez que llega esta temporada… pueden terminar recordando estos momentos. Así que he estado pensando… si es posible, me gustaría que fueran recuerdos felices.]

Dijo Smaragdi con una sonrisa un poco preocupada, entendiendo que podría haber actuado puramente para su propia satisfacción.

Lo que debería priorizar era la seguridad de Mov y sus hijas. Y considerando la importancia de su existencia, nunca debería hacer algo así.

Pero, aun así, quería contarle sus sentimientos a alguien, así que se había abierto a Mov.

Sintió que se conformaría con que ella escuchara sus palabras con sus ojos dorados mirándolo directamente, y no con una pizca de malicia en su expresión.

Lo que Smaragdi había olvidado era que Mov era una cabeza hueca natural que era inusualmente buena para tomar la iniciativa.

Mov primero consiguió abrigos del tamaño de un niño con la ayuda de una fuente no revelada. Para que no se interpusieran en el camino al cubrir sus cuernos, había formas de orejas de gato adheridas a las capuchas. También se tiñó su largo cabello purpura.

Realmente había un límite en cuanto a la decisión con la que se debía actuar.

Cuando vio a Mov con el cabello castaño oscuro, Smaragdi quedó sin palabras. Si alguien del templo hubiese visto como la Dama Oráculo había arruinado ese precioso color de Banafsaj, podrían desmayarse.

[M-Mov, ¿Qué hiciste…?]

Preguntó Smaragdi sonando desconcertado.

[Quedan algunos puntos, pero si me pongo maquillaje encima, entonces nadie me notara en la oscuridad.]

Respondió Mov, rebosante de confianza mientras hinchaba su pecho orgullosa. No se dio cuenta de que no había dado una respuesta a su pregunta.

[Um… ¿Mov?]

[Si dices que no podemos, entonces me llevaré a esas dos afuera por mi cuenta.]

[¿Qué clase de amenaza es esa?]

Era la primera salida para aquellas jóvenes con la cabeza hueca que no sabía nada del mundo exterior. No podía imaginar que sería algo más que un evento lleno de incidentes.

Cuando se recuperó de la conmoción inicial, Smaragdi se dio cuenta de que, al parecer, Mov había hecho planes para sacar a sus hijas fuera. Ella había tomado medidas para darse cuenta de lo que él había murmurado. Se alegró por la consideración, pero no podía dejar que lo hiciera.

Mientras estos pensamientos tan sensibles pasaban por la cabeza de Smaragdi, la expresión de confianza en la cara de Mov no se desmoronaba en lo más mínimo, y ella continuó:

[Con mi protección divina, puedo lograrlo sin que te des cuenta.]

Quería evitar que se repitiera el ‘incidente del cementerio’. No era de extrañar que tal pensamiento surgiera inmediatamente en la mente de Smaragdi. Sin embargo, cuando Smaragdi abrió la boca para detener a Mov, la miró y la volvió a cerrar.

Mov alegremente se puso un velo de seda en la cabeza y se enfrentó a Smaragdi. Tales cosas eran una moda común para las mujeres en esta tierra caliente y reseca, destinada a protegerse de los fuertes rayos del sol. Incluso sus ojos dorados y cuernos que brillaban del mismo color no destacaban cuando estaban ocultos por el velo de color oscuro. Seguro que nadie se daría cuenta de que ella poseía esos raros colores de la Dama Oráculo de un vistazo.

Ciertamente estaba actuando por consideración al deseo de Smaragdi mientras pensaba en sus hijas. Sin embargo, vio una emoción más allá de eso en su expresión. Al verla, las palabras de objeción de Smaragdi lo abandonaron.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Sus hijas no eran las únicas que se habían criado en secreto en las profundidades del santuario, sin conocer el mundo exterior. No era de extrañar que ella también se interesara por esas cosas.

[Entonces, ¿No hay peligro para ti, Ryso, o Latina?]

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

En ese caso, debe darlo todo para que las cosas salgan bien, teniendo en cuenta los riesgos. Después de decidirse, Smaragdi recuperó la calma y sonrió. Probablemente tenía una tendencia a ser blando no sólo con sus hijas, sino también con Mov, que era más joven que él.

[No puedo decir que no hay peligro alguno. Sin embargo, es posible tomar decisiones para reducir la posibilidad de que ocurran futuros más peligrosos, haciéndolos ineficaces. Cambiar el color de mi cabello fue una de esas opciones.]

Contestó Mov, resaltando los abrigos del tamaño de un niño que había preparado mientras lo hacía.

[Por eso también elegí capuchas que escondían sus cuernos en vez de las que los dejaban mostrar.]

También fue por eso que había tomado la importante decisión de elegir orejas de gato triangulares en lugar de orejas de oso redondas. Ciertamente no fue sólo porque eran adorables.

[Vengan aquí Latina, Ryso.]

[¿Qué pasa?]

[¿Huuuh?]

Sin embargo, también era un hecho que cuando las gemelas se acercaron a su atractiva madre y se pusieron los abrigos y las capuchas, eran aún más adorables de lo que Smaragdi había esperado. La forma en que saltaban alegremente, entusiasmadas por esta ropa nueva y desconocida, las hacía lucir tan lindas que él podía llegar a declarar que los verdaderos gatitos ni siquiera se les comparaban.

Uchi no Musume no Tame Volumen 6 Capítulo 4 Parte 1 Novela Ligera

 

Una vez que sus hijas estaban listas, Mov salió de la habitación como si fuera algo natural. Después de haber renunciado a detenerla, Smaragdi tomó las manos de sus hijas y la siguió.

Como alguien que carecía de tal cosa, Smaragdi no entendía realmente el gran poder que poseía en forma de su protección divina. Se podía pensar que su interferencia podría tener un impacto negativo. Con ese pensamiento en mente, todo lo que podía hacer era vigilar las acciones de Mov.

Normalmente no se les permitía pasar por la puerta que conectaba las profundidades del templo con sus otras secciones. Aparentemente, las niñas sintieron que se encontraban en una situación diferente a la normal. Las dos niñas inteligentes se miraron y fruncieron los labios.

Mov caminó con paso seguro, parando ocasionalmente, y a veces dando un rodeo mientras avanzaba por el vasto templo. Mientras lo hacían, no encontraron ni un solo sacerdote, aunque debería haber habido muchos de ellos por ahí.

A Smaragdi no le gustaba la forma en que el templo hacía las cosas, confiando todo a las profecías y nunca pensando por sí mismo, pero en momentos como éste, no podía evitar sentir asombro ante esas palabras de un dios. (Se refiere a como Mov está usando su bendición para evitar ser descubiertos)

Había el poder de ver a través de todo dentro de los ojos dorados de Mov. Ese hecho era ineludible.

Smaragdi y sus hijas siguieron después de Mov mientras ella se deslizaba suavemente a través de los vastos terrenos del templo.

El portero que cuidaba el exterior del templo no se dio cuenta de que Mov, con los raros colores que poseía ahora escondidos, era la propia Dama Oráculo. Eso era aún más cierto en el caso de las gemelas, cuya existencia sólo era conocida por una parte de la élite del templo. Se mezclaron con la multitud que visitaba el templo y se dirigieron a la ciudad.

Lo que los esperaba era un paisaje de colores brillantes que se extendía ante ellos. El cielo por encima de todo estaba coloreado de rojo a púrpura claro debido a la puesta de sol. Era un espectáculo perfectamente normal, pero las niñas sólo habían visto el cielo cortado por las paredes del templo, así que ambas se detuvieron y lo miraron, sus bocas se abrieron de par en par. Sólo eso hizo que valiera la pena llevarlas afuera.

Mov de repente se dio la vuelta y miró a Smaragdi con una sonrisa pícara en su cara. Aunque no dijera nada, era evidente por su expresión que se sentía contenta de haber actuado. Mientras se veía un poco preocupada, Smaragdi le devolvió la sonrisa, como su cómplice.

Había manantiales artificiales construidos aquí y allá en toda la ciudad. En lugar de ser naturales, estos manantiales fueron llenados con magia por aquellos que se ganaban la vida haciéndolo. Aunque había poca lluvia en el país, la gente de este pueblo no tenía necesidad de competir por el agua. Los alrededores del manantial fue enfriado por el agua, lo que lo convirtió en un buen lugar para descansar, así que mucha gente se detuvo allí para hacerlo. Gracias a la necesidad de evitar el calor del mediodía, esta hora de la tarde fue la más próspera para el pueblo.

La gente de la ciudad se detuvo allí ahora por más razones que la habitual, sin embargo. Numerosas flores de color blanco puro flotaban en la superficie del agua. Eran ofrendas a Quirmizi, ya que se creía que simbolizaban la porción de las bendiciones proporcionadas por ese dios.

La visión de esas brillantes y grandes flores, de una especie que no florecía en el jardín del templo, hizo que apareciera una mirada sorprendida en los rostros de las dos niñas bajo sus respectivas capuchas. Corrieron hasta el altar y se acercaron a las flores, que estaban flotando tentadoramente fuera de su alcance. Sin embargo, las niñas no se desanimaron por eso, y en vez de eso, jugaron salpicando el agua. Incluso el solo hecho de ver los pétalos balancearse sobre el agua fue aparentemente suficiente para alegrarlas, mientras las niñas se reían en tándem.

Chrysos y Platina se dieron la vuelta para confirmar que sus padres aún las estaban cuidando, con expresiones gentiles en sus rostros. Sus sonrisas se hicieron más brillantes al ver a Smaragdi y a Mov, y no mostraron signos de preocupación por la primera vez que salieron del templo. Tenían absoluta confianza en sus padres. Así que mientras estuvieran al lado de las niñas, no tenían motivos para sentirse incómodas.

Estaban llenas de curiosidad por naturaleza y el pueblo rebosaba de cosas que nunca habían visto, y combinadas con la gran emoción en el aire, sus sonrisas no mostraban signos de disminuir.

Smaragdi llamó a una persona con una canasta al lado del manantial y le entregó algunas monedas. Las cuatro flores que recibió a cambio eran del mismo tipo que las que flotaban en la superficie del manantial, blancas puras con muchos pétalos en capas.

[Las colocamos en el manantial con oraciones de agradecimiento por nuestro sustento diario.]

Smaragdi entregó una flor a Mov y sus hijas, y luego colocó la suya suavemente en el manantial. Chrysos y Platina siguieron obedientemente su ejemplo, cada una dejo caer su flor sobre la superficie del agua con una mirada seria en su rostro.

Encontrando extraño que Mov no hiciera lo mismo, Smaragdi la miró. Mov estaba sosteniendo la flor contra su pecho, con una mirada un poco vacilante.

[¿Mov?]

Smaragdi la llamo sonando perplejo.

[Sé que no se puede evitar ya que es un ritual], dijo Mov, dejando que su flor entre en el manantial. Después de pensar un poco en sus acciones pasadas, Smaragdi llegó a una respuesta satisfactoria.

[Ahora que lo pienso, nunca antes te he dado una flor, ¿Verdad?]

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Al parecer, había dado en el blanco. Tenía una expresión antipática, hacia pucheros como una niña. En lugar de negar sus sentimientos, la abrazó.

[Estaba equivocado. ¿Qué tipo de flores son tus favoritas, Mov? Nunca antes te lo había preguntado, ¿Verdad?]

[En el templo, nunca tuve la oportunidad de experimentar tales cosas…]

[Ya veo. En ese caso, tendré que pensar en qué tipo de flor te queda mejor.], dijo Smaragdi con una sonrisa, moviendo su mano desde la cintura hasta la mano de ella.

[No estás familiarizada con la ciudad, así que no quiero que te pierdas.]

Mov se sonrojó un poco y agarró con fuerza su mano. Luego cada uno ofreció sus manos libres a sus hijas. Sosteniendo las manos de su padre y de su madre, Platina y Chrysos miraron a sus padres con sonrisas en sus rostros.

Hoy, las esquinas de las calles de la ciudad estaban decoradas con flores, creando una atmósfera magnífica. Incluso las sombras de las paredes teñidas de rojo por la luz del sol poniente se sumaron a los hermosos colores de la ciudad.

Platina y Chrysos se detuvieron y miraron todo. Ellas señalaban algo y luego les preguntaban a sus padres. Levantaron las manos mientras miraban sus propias sombras en una extraña especie de danza. Sus padres las miraban cariñosamente todo el tiempo mientras esto sucedía, encontrando adorable todo lo que hacían.

En poco tiempo, llegaron al templo de Quirmizi. Era un edificio modesto, ni siquiera se comparaba con el gran templo de Banafsaj donde vivían. Estaba decorado con ornamentación metálica. Al ver los muchos diseños por primera vez, las chicas quedaron completamente cautivadas.

[Rag, ¿Qué es eso?]

[Ah, esa imagen representa el favor de Quirmizi… Hay muchas plantas que no existen en este país, mostradas allí.]

El brillo de sus hijas era claramente el brillo de la curiosidad. El relieve metálico mostraba plantas de todas las edades y naciones con gran detalle. Smaragdi también era consciente de que cada relieve presentaba una estación o región, lo que le permitía servir de referencia ilustrada para las plantas.

[Ryso quiere ver más! Rag, carga a Ryso!]

[Cálmate, Ryso. Ah, no me mires con esa cara también, Latina.]

[Carga a Latina también!]

Para alguien tan delgado como Smaragdi, cargar a sus dos hijas al mismo tiempo cuando lo pedían se hacía más y más difícil cada día. Aun así, nunca sería capaz de rechazarlas cuando están rogando así.

[Wow, increíble!]

[Por ahí, Rag, por ahí!]

Con sus hijas parloteando de alegría mientras las cargaba, Smaragdi caminaba sin parar. Mov caminó a su lado, como si se estuviera acurrucando a él. Como las dos manos de Smaragdi estaban ocupadas por sus hijas, ella se acercó aún más de lo normal.

Mov volvió a levantar gentilmente la capucha de Chrysos, que estaba a punto de caer debido a que la niña se excitaba demasiado. No importa cómo la miraran, era una madre amable y cariñosa.

Mientras caminaban, dieron vueltas alrededor del edificio. Normalmente era un lugar tranquilo sin mucha gente alrededor, pero como hoy era un festival, hubo muchos visitantes.

Como era el festival de la cosecha, la recompensa de este año se acumuló sobre el altar del templo. Precisamente porque el ambiente era tan duro, limitando los cultivos que podían obtener, este ritual se realizaba por pura fe y agradecimiento a dios.

[Supongo que empezará pronto.], murmuró Smaragdi.

[¿Hmm?]

[¿Qué cosa?]

Las dos chicas en los brazos de Smaragdi inclinaron la cabeza. Mov también parecía estar confundida. Viendo sus reacciones, Smaragdi sonrió e hizo un gesto a Mov para que se dirigiera a un lugar un poco más alejado de donde se reunía la multitud.

[El baile de la ofrenda está comenzando. Harán un baile, comenzando desde aquí y recorriendo toda la ciudad, hasta llegar a lugares como ese manantial en el que estábamos antes. El baile de primavera será más llamativo, pero más gente se reunirá allí, así que pensé que este lugar sería mejor para observar tranquilamente.]

Poco después de que Smaragdi terminara su explicación, numerosos sacerdotes comenzaron a aparecer desde el interior del templo. Tomaron el control de los alrededores mientras tocaban salvajemente sus instrumentos de percusión y flautas, haciendo sonidos que diferían mucho de lo que se podía oír en el templo de Banafsaj y despejando la oscuridad que provenía de la ahora muy tenue luz natural.

Las gemelas se aferraron a su padre al principio por los ruidos fuertes, pero cuando vieron a las sacerdotisas en sus brillantes trajes, las miradas de las niñas se fijaron en ellas. Mientras veían el elegante baile, era como si se hubieran olvidado de parpadear.

Smaragdi miró a Mov y se dio cuenta de que estaba admirando a sus embelesadas hijas más que el baile en sí. Al darse cuenta de su mirada, ella le devolvió la mirada y se sonrieron el uno al otro.

Sería difícil intercambiar palabras en este momento, ya que se verían ahogadas por la interpretación musical. Mientras Smaragdi pensaba eso, Mov enredo su propio brazo alrededor del suyo. Como sostenía a sus dos hijas en ese momento, no pudo hacer nada en respuesta, pero miró a Mov, cuyas mejillas estaban un poco sonrojadas por la vergüenza de estar tan cerca.

[… Estoy muy contento de haberte conocido.], susurró Smaragdi en voz baja, pensando que no le importaría que ella no lo oyera. Mov le devolvió una sonrisa feliz.

[No importa lo que pase a partir de ahora… estos sentimientos míos no cambiarán.]

[…Cierto.]

Mov cerró los ojos y apoyó la cabeza en el hombro de Smaragdi. Sintió su calor, junto con ese peso tan ligero sobre él.

[También me alegro de que seas tú el que esté a mi lado, Smaragdi.]

Al escuchar los gritos de alegría de sus hijas, sus miradas volvieron al baile. El baile en el templo estaba llegando a su clímax. Las bailarinas se habían estado moviendo en perfecta sincronía, pero ahora crearon un ligero retardo entre sus movimientos. Sus manos con finos anillos dorados revoloteaban como si crearan ondulaciones, y sus deslumbrantes trajes anaranjados, el color del dios al que adoraban, se extendían como flores.

La percusión sonó lo suficientemente fuerte como para sacudir los tímpanos. A medida que el eco se prolongaba, el silencio volvía al templo y la danza llegaba a su fin, lo extraordinario volvía a dar paso a lo ordinario.

Se dieron cuenta ahora de que el sol poniente ya se estaba hundiendo más allá de las dunas del desierto. Los últimos vestigios de rojo desaparecieron del cielo, y fueron reemplazados por un mar de estrellas centelleantes.

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

La emoción del baile que acababan de ver aún no había disminuido, así que sus dos hijas parecían estar más saltando que caminando. Para que las niñas no tropezaran en la oscuridad, Mov proyectó una gentil luz mágica.

Smaragdi y Mov caminaron lentamente tomados de la mano, cuidando a las niñas mientras se divertían.

Seguramente había un gran pánico en el templo alrededor de ahora. Aun así, querían que este tiempo durara sólo un poco más.

Con el poder de la protección divina de Mov, no fue una tarea difícil regresar al templo. Al igual que cuando se habían ido, ella los llevó fácilmente a las profundidades del templo. Gracias a la habilidad de Mov, era como si simplemente estuvieran ignorando a los chambelanes, que corrían a buscarla a ella y a las niñas que no estaban en su habitación, ya que no podían causar un alboroto por el asunto.

Viendo que las gemelas se habían adormecido, cansadas de jugar, Mov ignoro completamente las preguntas y reprimendas.

1
Deja un Comentario

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilos
1 Seguidores
 
Comentario más comentado
Hilo de Comentario más popular
1 Autores de Comentarios
DKP Autores de Comentarios Recientes
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificarme
DKP
Invitado
DKP

Muy adorable ver a latina y ryso ahora si que estoy satisfecho pude ver 2 imagenes llenas de dulzura que necesitare insulina por tanta dulzura