Assassins Pride (NL)

Volumen 1

Lección 03: Lo que Significa Vigilar

Parte 6

 

 

Llevando a Melida, regresaron hasta el espacio de espectadores de antes, por fortuna sus asientos aún seguían vacíos.

La chica de cabello rojo que parecía la modelo de una pintura también estaba sin cambios, pero solo una cosa era diferente.

Una señora anciana llevando un vestido con delantal, estaba de pie frente a Rosetti.

–… Rosetti-sensei. Eso es diferente a las normas de enseñanza que estaba esperando. ¿Aún no te desprendes de ese estado de ánimo displicente? Estoy preocupada de que por descuido no se despierte.

–A-Aunque te dije que ya está despierta. ¡Solo estoy haciendo a mi manera lo que pienso que es mejor para esa chica…!

Una pelea—no, la escena de la anciana que estiraba su espalda y la chica que se acurrucaba sobre su silla, solo podía verse como una niña regañada resistiendo con todo lo que tenía.

Finalmente, la anciana vistiendo el vestido con delantal notó a Kufa y los demás y con gestos refinados como una máquina, se dió la vuelta. Mientras pasaba por un lado de ellos, les dió un saludo como haciendo un espejo con Emy.

–Pero si eres tú, Melida-sama. Lo de antes fue un gran espectáculo, ¿No?

Sus palabras eran corteses, pero desde su voz y actitud, podían sentirse las espinas. Viéndola marcharse así, Kufa le preguntó a Rosetti.

–¿Quién era la de ahora?

–… La jefa de sirvientas.

Frunciendo sus labios, ella solo respondió eso y se movió hacia el asiento de al lado. Kufa, dándole las gracias se sentó allí e intercalándola con Emy, sentó a Melida justo entre ambos.

–¿Ocurrió algo, en la casa de Elly?

–No. Elise-sama, o mejor dicho, el problema es de los empleados. Lo siento, no tienes que preocuparte.

Rosetti sonrió irrazonablemente así y añadió, “La segunda batalla está por comenzar”, tomando conciencia de esa al parecer compleja información, Melida de trece años no pudo seguir presionando más.

Instantáneamente, Emy abrió la canasta con el almuerzo e intercedió entre ambas.

–Entonces, Ojou-sama. ¡Te hice muchos sándwiches de pollo que tanto te gustan!

Mientras estaban en eso, finalmente, junto con la melodía de la trompeta, los participantes del segundo enfrentamiento entraron a la arena. Al instante, una gran ovación estalló entre los asientos de invitados.

–¡Mira! ¡Esa es Elise Angel-sama!

–¡Ese magnífico cabello plateado! Esa linda figura… ¡Justo lo que se espera de una <Paladín>!

Su atención estaba en una estudiante que entró hacia la arena sobre el lago. Sujetaba una espada larga que casi alcanzaba su propia altura y vestía un especialmente esplendoroso vestido de combate. Mientras que su cabello plateado se mecía, sin embargo, su expresión era tan inexpresiva como siempre.

Desenfundando su espada rápidamente, como si esa fuese su deber, la giró por sobre su cabeza. fué solo un movimiento ligero, pero desde los espectadores estallaron aún más aclamaciones.

Vaya, vaya, el grado de expectativa es bastante diferente con Ojou-sama, ¿No es así?

Kufa se molestó un poco.

–Increíble, ¿No?

Melida susurró, seguramente estaba pensando en algo ante la figura de Elise a la distancia. Desde su perfil no podía captar sus verdaderos pensamientos, pero había una sola cosa que sabía.

–Ojou-sama, tienes salsa del sándwich en la boca.

–Fuwawa, puedo limpiarme por mi misma… Mugugu.

Después de limpiar los nobles labios de Melida, Kufa volvió a mirar hacia la arena.

–Ojou-sama, si mantienes tu corazón en mejorar, todo lo que está en tus alrededores se volverá material de estudio. Mientras nos rellenamos de comida, analicemos a los participantes de este segundo encuentro.

–Cuento contigo, sensei.

Al mismo tiempo que Melida respondía, rápidamente resonó la señal para el inicio del encuentro.

Junto con el sonido de la trompeta, los participantes de todas las arenas comenzaron a moverse. El lugar donde Kufa y las demás estaban enfocando su atención, naturalmente era la arena sobre el lago.

La arena sobre el lago era una profunda piscina llena de agua, puentes conectaban las pequeñas islas colocadas por aquí y por allá, creando un campo similar a un laberinto. Como los puntos de apoyo limitaban extremadamente las pocas rutas de avance, si no estructuraban un plan en su primer movimiento, antes de que se dieran cuenta, caerían en un callejón sin salida.

La Unidad de Elise tropezó en ese primer movimiento. Tal vez porque la líder de la Unidad le dió más importancia a la velocidad, hizo avanzar a cada una de los miembros por cada uno de los puentes que continuaban desde su base. Era una forma de marcha que no mostraba mucha planificación.

–El dividir tu poder de combate ciegamente, no parece demasiado bueno, ¿No?

–Si, el acabar todo en un solo movimiento no es algo malo, pero en esta arena lo que se requiere es un poco más de calma. Ojou-sama, por favor mira la orilla opuesta de la arena.

Enfrente del dedo índice de Kufa, la Unidad oponente aún no había movido a ninguno de sus miembros de su base. Ellas, sacrificando diez segundos, captaron la estructura de la arena y se dividieron en tres. La líder de la Unidad que poseía la Clase <Clérigo> se movió sola, la <Artillera> que era una Clase de ataques a largo alcance también estaba sola y entonces una <Gladiadora> y dos <Espadachines>, formando una formación triangular, se movieron hacia el puente del centro. En este punto del tiempo, la Unidad de Elise estaba encendiendo dos de los pequeños candelabros.

Sin embargo, la Unidad oponente quienes comenzaron su marcha, eran realmente veloces. La líder de la Unidad cruzó rápidamente por el laberinto y encendió un candelabro, la <Artillera> que se movía aparte, le disparó a dos más, revirtiendo la situación en un parpadeo. Y entonces, las tres restantes, hicieron su base en la pequeña isla central.

–Esa isla central es un punto de intersección. No podrán alcanzar más de la mitad de los candelabros si no cruzan por esa isla. A pesar de esta estrecha arena, tienen una muy buena intuición para haber notado eso en menos de un minuto.

–L-La Unidad de Elly está en problemas.

Las miembros de Unidad de Elise quienes deberían haber corrido en diferentes direcciones, sin darse cuenta, se encontraron y giraron en el mismo lugar, completamente perdidas. Incluso en ese momento, la <Artillera> de la Unidad oponente estaba encendiendo un candelabro, haciendo que la brecha se expandiera a más y más.

Las cuatro miembros de la Unidad que se habían perdido, excluyendo a Elise, se miraron y asistieron entre ellas. Después de eso, todas alinearon sus pasos y comenzaron a correr, apuntando hacia algún lugar.

–Llegado a esto, solo existe un método, ¿No? El rápido cambio de mentalidad es algo realmente bueno.

El lugar a donde se dirigían era la pequeña isla central. Atravesando a las tres que estaban estacionadas allí, apuntarían directamente al gran candelabro del oponente. Excluyendo eso, no existía otra forma de darle la vuelta a la situación.

Sin embargo, la Unidad oponente naturalmente tambien viendo a través de eso, estaba distribuyendo sus miembros. Cuatro atacaban desde el puente y tres protegiendo la isla. En el estrecho puente, la Unidad de Elise estaba alineada sin poder atacar, mientras que, por el contrario, las tres que estaban en la isla, cambiando sus posiciones en relevos, estaban repartiendo daño.

Quien estaba dando la señal de intercambio con un gesto de su dedo, era la <Clérigo> líder de la Unidad quien estaba moviéndose en solitario. Ella misma también demostraba preciso poder de observación mientras apuntaba a los pequeños candelabros.

–Ya que en la Clase <Espadachín> existe una habilidad llamada <Sólido> que obstruye el movimiento del enemigo, no podrán romper atraves de esa pequeña defensa. Existe el miedo de que, si ponen un pie allí irrazonablemente, se convertirán en un saco para golpear. Veamos, ¿La Unidad de Elise-sama también nos mostrará su fuerza desde ahora…?

Cubriendo esa frase final, un ruido agudo resonó.

Las miradas de Kufa y el resto de la audiencia fluyeron en esa dirección. Lo que pudieron ver delante, era un mosquete volando por el aire. La <Artillera> quien debería cargarla, estaba levantando sus manos frente a la espada larga que era empujada frente a sus ojos.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

–¡M-Me rindo!

–…

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Sin darle siquiera una mirada, la dueña de la espada larga comenzó a correr velozmente. Esa, era Elise.

Delante de donde corría con una velocidad como un relámpago, estaba la isla central que era el eje del campo de batalla. Elise le dio una señal de “Abran el camino” a sus aliados con la mano izquierda y con ese mismo ímpetu atravesó la formación enemiga. Penetró por la fuerza a través de la <Gladiadora> que estaba a la cabeza, pero a causa de la doble habilidad <Sólido> de las <Espadachines> que estaban en espera en la retaguardia, sus piernas fueron detenidas.

–¡Eso es absurdo! Con eso—

Justo después de que Kufa lo dijera, su presentimiento se volvió realidad.

Elise quien estaba parada justo en el centro de la formación enemiga, recibió ataques desde las tres direcciones. Dos espadas y una estrella de la mañana con agudas protuberancias, rasgaron su vestido de batalla incrustándose en su piel.

*¡Zugagaa!*

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

El sonido del choque de <Mana> resonó y Melida cubrió su boca.

Mientras que Elise inclinaba su cuerpo, bajo sus caderas.

–… «Sol Brandis.»

En su espada larga que posiciono a la altura de su hombro, broto una violenta luz. Llamas puras como la manifestación de un relámpago blanco, hicieron retroceder a los tres miembros de la Unidad enemiga mediante una presión abrumadora.

Sin mostrar ni el más escaso entusiasmo, Elise, junto con un pequeño paso, le dió un giro a su cuerpo. Su espada larga dibujó una línea espiral y golpeó al mismo tiempo el pecho de las tres que la rodeaban. Un instante después las llamas puras de <Mana> se dispararon mientras trazaban un circulo perfecto. Las tres fueron enviadas a volar por el impacto y cayeron al lago.

¡Tres con un ataque…! ¡Está en una escala diferente con las otras participantes!

¡Un poder defensivo que no se vio afectado incluso por un ataque concentrado, una Habilidad de Asalto que activo como si fuese natural y entonces ese poder! Está sobrepasando largamente el <Estado> promedio de alguien de primer año. ¿Esto es el potencial de una Clase <Paladín>?

Al pensarlo, Kufa sintió un ligero temblor.

Las tres que habían caído al lago, gracias a las altas capacidades defensivas de su Clase terminaron sin ahogarse. Sin embargo, al recibir la Habilidad de Asalto de Elise estaban terriblemente agotadas y era imposible que continuaran peleando. La propia Elise, sin siquiera comprobar eso, comenzó a correr nuevamente.

En este punto del tiempo, los pequeños candelabros prácticamente habían caído en manos del enemigo, pero si lograba derribar el indefenso gran candelabro, sería la victoria de Elise y las demás. La <Clérigo> quien era la única que quedaba, regresó desesperadamente hacia su base. Pero la distancia era demasiada y no lo hizo a tiempo.

En ese momento, Elise quien había llegado frente al gran candelabro del enemigo, por alguna razón se quedó allí de pie.

Dándose la vuelta, esperó a la <Clérigo> de la Unidad oponente que se acercaba corriendo desesperadamente.

–¿¡Te estas burlando de mí!?

La <Clérigo>, mientras corría, apretó su báculo con ambas manos. La distancia entre ambas se cerró y al mismo tiempo, chocaron un sonido metálico resonó. Recibiendo el ataque de su oponente con su habitual rostro inexpresivo, Elise empujó de vuelta su espada ligeramente. La presión de <Mana> en una dimensión diferente empujó enormemente hacia la <Clérigo>.

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

–Kuh… ¡¡Haaaa!!

La <Clérigo> grito con un fuerte espíritu y golpe duramente. Sin embargo, incluso cuando puso todo su ímpetu, incluso cuando la golpeó muchas veces con su báculo, Elise la rechazó con una sola mano.

Reconociendo que todo su poder claramente no la alcanzaba, por un instante la desesperanza cruzó por el rostro de la <Clérigo>. Como si se abriera paso a través de ese instante, Elise osciló su brazo. La espada larga golpeó con precisión el pecho de la <Clérigo> y la arrojó al lago.

En el momento que el pilar de agua se elevaba, Elise ya le había dado la espalda. El gran candelabro que parecía un manantial que escupía llamas en lugar de agua, como un Rey sin soldados que lo protegieran, emitía una atmósfera de soledad. El deber moral de esperar hasta que los miembros de la Unidad oponente se arrastraran fuera del agua, como se esperaba, no existía en Elise.

Con movimientos perfectos, Elise dió un paso y liberó su espada. Las llamas que estaban ascendiendo desde el gran candelabro desaparecieron en un suspiro y en ese punto, el duelo se decidió.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme