Assassins Pride (NL)

Volumen 1

Lección 01: El Despertar del Ave Dorada

Parte 3

 

 

La Academia de chicas Saint Frideswide a la que Melida asistía, con un edificio escolar tipo castillo y una catedral adjunta, era una academia que poseía historia y estilo. Estaba situada en la Avenida Sur Albert, con muros elevados alrededor del vasto campus. Desde lejos, se podía ver la punta del edificio de la escuela apuntando hacia el cielo.

En toda Flandor había un total de 13 academias de formación donde los hijos de los Nobles—los <Usuarios de Mana>, asistían y aprendían a desarrollar sus conocimientos. Una de ellas era la Academia para chicas Saint Frideswide, que prestaba especial atención a que sus estudiantes se convirtieran en damas apropiadas, era una academia con una larga historia.

Una vez que se acercara la hora de las clases, las calles se llenarían naturalmente de estudiantes. Cada escuela tenía su propio uniforme, algunos eran túnicas tradicionales, y otros eran lindas faldas.

Melida quien dentro de esos estudiantes vestía el uniforme de estilo gótico de la Academia de chicas Saint Frideswide, tenía la cabeza baja y miraba el piso mientras caminaba.

Sus delgadas manos sostenían una bolsa de cuero llena de cosas.

–Eso parece pesado, Ojou-sama. ¿Me permites cargarla?

–¡N-No! ¡Está bien!

Melida no miró a Kufa, solo sacudió la cabeza.

¿Qué demonios hay dentro?

No mucho después, al acercarse a la avenida Albert, más chicas con el mismo uniforme aparecieron. El impresionante uniforme militar de Kufa, sin importar si era el color o su altura, de vez en cuando reunía miradas curiosas. Melida, como si avanzara a traves de una alfombra llena de agujas, encogia sus hombros más y más.

La entrada a Saint Frideswide era un largo y estrecho túnel que combinaba roles con la entrada a un castillo. A sus costados podían verse algunas chicas con el mismo emblema de primer año que Melida.

Después de confirmar que Melida se acercaba, una chica que tenia atado el cabello en dos coletas levantó la mano.

–¡Por fin llegaste! ¡Eres demasiado lenta, Melida!

Cuando Melida levantó la cabeza, por alguna razón, mostro una actitud como si le preocupara la reacción de Kufa.

Luego forzó una sonrisa y corrió hacia las estudiantes.

–Bu-Buenos días a todas.

–¡Buenos días! Entonces, ¿Y las cosas que pedimos?

La chica con coletas extendió la palma de su mano. Las demás se rieron.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Melida abrió su bolsa y sacó dos libros gruesos y pesados.

Esa era la última colección de historias de amor escritas por un escritor famoso en toda la región. Kufa recordó lo que algunas personas pensaban sobre ese trabajo “Su contenido era demasiado extremo, no apto para estudiantes”, era un tema candente dentro del Santo Reino.

La chica de coletas tomó los libros de las manos de Melida como si los estuviera robando.

–¡Este es! ¡El libro más nuevo de Chris Lattwick-Sensei! ¡Siempre quise leerlo!

–¡Nerva-sama, por favor préstamelo después de que hayas terminado!

–¡Yo tambien lo quiero! ¡Por favor, déjame leerlo!

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Las chicas se agolparon mientras discutían en voz alta sobre las novelas. La chica de coletas llamada Nerva, sonrió mientras giraba hacia Melida.

–¡Esto es genial! Mi familia es estricta, el cartero ni siquiera se atreve a enviar algo como esto a mi casa. ¡Tienes mucha suerte, Melida, en tu casa no tienes a tu madre ni a tu padre!

Melida asintió con una expresión ambigua, y le devolvió una sonrisa rígida.

En ese momento, Nerva notó al hombre con uniforme militar parado detrás de Melida.

–Oh, Melida, ¿Quién es?

–Ah… Vendrá desde hoy, es mi tutor privado…

–¡Melida-sama tiene un tutor privado!

Nerva quien parecia ser la líder de las chicas que estaban en una discusión acalorada sobre la novela romántica, levantó la mano de inmediato para atraer su atención.

Caminó hacia Kufa y se inclinó con elegancia.

–Encantada de conocerle. Soy Nerva de la familia Martillo. Melida es mi <Blumen>, somos muy cercanas.

–¿<Blumen>?

–<Blumen Blatt>… es una unidad, Sensei.

Nerva sonrió ridículamente mientras lo decía.

Una unidad eran organizaciones militares que se encargaban de la protección de Flandor—en resumen, entre los Gremios organizados por <Usuarios de Mana>, era la forma más pequeña.

Una “Unidad” se formaba como máximo por 5 personas. Una “Legión” estaba conformada por varias unidades. Ya sea defensa o ataque, estas unidades o legiones, componían las bases de cualquier estrategia.

Supuestamente para las sesiones de simulacro, estas academias que educaban a estas hijas de nobles sugirieron usar este sistema grupal desde sus tiempos de aprendizaje para permitirles que se acostumbren al ejército de antemano.

Nerva explicó orgullosamente.

–En Saint Frideswide llamamos <Blumen> que significa “Jardín”, a las unidades. Sin importar dónde estemos en los terrenos de la escuela, nunca nos separaremos, realizaremos sesiones de estudio, merendaremos o dormiremos… somos tan cercanas como hermanas biológicas.

–Ah, ya veo, qué maravillosa costumbre.

–Fufu, Aprendió algo, ¿No, Sen-sei~?

Ante el tono sarcástico de Nerva, Kufa no retrocedió, sino que respondió con una sonrisa relajada.

–Recordaré tus enseñanzas, soy Kufa Vampir, por favor cuídame de ahora en adelante.

–Vampir… no he escuchado de ese apellido.

Nerva pensó en ello por un tiempo, pero tal vez pensando que no valía la pena, se dió la vuelta.

En ese momento alguien del grupo—no, de las hermanas (Blumen) dijo como si fuese divertido.

–Saben, hablando de eso, Elise-sama también contrató a un tutor privado, ¿No es así?

–¿¡Eh!?

Los hombros de Melida repentinamente se sacudieron.

Desde lejos había una chica de primer año que estaba oculta detrás de algunas chicas. Su cabello plateado puro y su piel blanca como la nieve. Su mirada fría como el hielo miraba directamente a Melida.

De alguna manera ambas se parecían. Los labios de Melida se pusieron blancos, y se movieron pareciendo temblar.

–Estabas aquí, Elly.

Su voz que era tan suave que parecía que desaparecería en cualquier momento, solo Kufa la escucho.

La chica llamada Elise respondió con un rostro inexpresivo.

–… Hoy en la mañana, llegó a la mansión.

–¡Y al parecer, ese tutor, es una elite que se unió a la Legión Crest como la más joven!

–¡Está en un nivel totalmente diferente!

Nerva dijo y todas excluyendo a Elise se echaron a reír. A pesar de que no dijo a qué se refería con un “nivel diferente”, los hombros de Melida cayeron.

–Entonces, llegaremos tarde a clases, vámonos.

Nerva las llamo y las chicas de primer año que estaban rígidas comenzaron a caminar. Melida no tenía ganas, pero siguió de todos modos.

Era obvio que Melida estaba tratando de mantenerse al margen de la chica llamada Elise. Ese nombre también estaba en el informe que Kufa había leído antes de la misión. Elise Angel—también una de las integrantes de la familia del Duque Caballero, llevaba la sangre de la familia secundaria. Ella y Melida eran primas.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

A diferencia de Melida cuya identidad estaba en duda, Elise ya había despertado su Clase <Paladín> hace mucho tiempo, y no mucho después de la inscripción comenzó a hacerse un nombre por sí misma.

Una miembro inútil de la familia principal y la excelente miembro de la familia secundaria—no solo la relación entre los jefes de las familias, sino que las dudas que los diversos adultos enmarañaban no eran difíciles de imaginar.

Nerva, quien estaba caminando en la parte delantera, se dio la vuelta para mirar a Kufa, quien dejo que sus pensamientos vagaran en la última fila. Sonriendo con algún significado oculto detrás, lanzo una pregunta hacia sus “hermanas”.

–Hablando de la Legión Crest, ¿Han pensado en lo que harán después de graduarse?

–Vaya, Nerva-sama. Me pregunto si es demasiado pronto para pensar en eso. Nos inscribimos en la academia no hace mucho, ¿No es asi?

–No hay tal cosa, tres años pasarán muy rápidamente. ¿Cierto, Melida?

–¿E-Eh…?

Después de ser llamada tan inesperadamente, Melida quien estaba a distancia de todas en la esquina más alejada del grupo, se quedó en shock.

Nerva continuó triunfantemente.

–Siempre lo he pensado. ¿Qué tipo de grupo tendría una basura tan inútil como tú? Estoy preocupada, porque somos amigas, ¿Cierto? También estás estudiando en una academia formadora de <Usuarios de Mana>, por supuesto que entraras a un Gremio, ¿No?

–S-Sí…

–He pensado en el lugar más adecuado para ti, Melida. ¿Qué tal el Gremio Jack Raven?

Después de que Nerva dijera eso, un alboroto ocurrió entre las chicas.

La organización militar de Flandor que estaba formada por cientos de legiones, es decir, el poder total de la humanidad era llamado por el nombre de Gremio Fénix. Las misiones que se le entregaban se dividían en cuatro tipos. Para mantener la ley y el orden de los Canvell—<Mantención de la Seguridad>, para defender el círculo de supervivencia de la humanidad—<Defender el territorio>, para eliminar a los enemigos que habían pasado más allá de la línea de defensa—<Eliminación de Enemigos> y entrar en peligrosos territorios que habían sido consumidos por la noche—Exploración del Mundo Nocturno>.

Aquellos quienes habían obtenido buenos resultados durante las misiones, o quienes habían ganado durante los grandes torneos de artes marciales, de acuerdo con las reglas, serían invitados a la fuerza de élites llamada
<Legión Crest>, con la misión especial de vigilar el santo reino, serian la “Guardia del Santuario”.

Sin embargo, había un rumor que había estado esparciéndose por las calles y callejones. En el lado oscuro de Flandor, en oposición al Gremio Fénix que simbolizaba la paz, existía un Gremio oscuro—

Por lo que se decía, eran una organización secreta que estaba activa en las sombras de la sociedad. Los nobles y grandes comerciantes les temían. Durante lo tratos secretos, debían sospechar de su existencia del otro lado de la pared. Además, un grupo armado en las áreas residenciales más bajas que quiso lanzar un golpe de estado, pero en su lugar fueron aniquilados en una noche… había muchos rumores sobre ellos.

Un nombre para llamarles era requerido. De esa forma, en algún momento el título de “Gremio Jack Raven” se había difundido. Ese nombre, alineado con fantasmas y desastres naturales, era un símbolo de terror, o también era relacionado a “lo que realmente no existe”.

En otras palabras, incluso sin pensarlo profundamente, era fácil entender que Nerva se estaba burlando de Melida.

–Ah, pero ya has decidido sobre tu futuro, ¿No es asi, Melida? Lo sé.

— —¡¡…!!

Como si sintiese una sentencia decisiva, Melida se detuvo en seco.

En contraste, las otras chicas, esperando el clímax del espectáculo, se acercaron.

–¡Por favor dinos, Nerva-sama!

–¡También estoy interesada!

–Cálmense. Cuando estuve en la entrevista de ingreso, coincidentemente estaba en el mismo grupo que Melida, y esa vez escuché lo que le dijo al entrevistador—”Mi objetivo es ingresar a la Legión Crest, y entonces convertirme en la espada de esperanza para las personas, ese ha sido mi sueño desde la niñez”. ¡Cuando supe que esas palabras provenían de la legendaria “chica sin talento”, no pude parar de reír…!

Las <Blumen> incluyendo a Nerva rieron agudamente con un “¡Kyahahaha!”.

Aquí era el centro del camino hacia la escuela. Alrededor de ellos había estudiantes de la Academia Saint Frideswide, y si hablaban en voz alta, todos los que los rodeaban las escucharían alto y claro.

¿Cuán humillado estaría alguien cuando se expusieran sus pensamientos más internos?

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

–……

Incluso mientras su cuerpo entero temblaba, Melida mordía su labio para resistirlo, pero—

–Entonces, ¿Qué piensas, Elise-sama?

— —¡…!

Cuando la conversación fluyó hacia la chica de cabello plateado, los delgados hombros de Melida temblaron.

Elise, quien estaba en el lado opuesto del grupo, no se unió al círculo de risas y permaneció inexpresiva.

Después de recibir la atención de todas sobre ella, finalmente abrió su boca lentamente.

–… Yo—

Assassins Pride Volumen 1 Capítulo 1 Parte 3 Novela Ligera

 

En este momento, Melida comenzó a correr. Su destino no era el edificio académico. Probablemente ni siquiera ella misma sabia hacia donde iba.

Muchas de las miradas que la vieron marcharse eran de compasión. Incluso si no había maldad en ellas, para Melida era como estar sentada en una cama de agujas.

Nerva sonrió con satisfacción, como si la escena fuera una de las mejores pinturas.

–Ah, qué divertido… siempre seremos amigas, ¿No es asi, Melida?

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

Cuando murmuro sádicamente, otra chica dejó el grupo.

–Vaya, Elise-sama, ¿A dónde vas?

–…

Dándole una mirada en silencio, Elise también comenzó a correr. Su dirección era la misma que la de Melida.

Kufa hasta ahora había sido una sombra, pero como tutor privado y sirviente, debía seguirla. Después de hacer una ligera reverencia hacia Nerva y las otras, las persiguió a ambas.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme