Assassins Pride (NL)

Volumen 1

Lección 01: El Despertar del Ave Dorada

Parte 2

 

 

Después de lo sucedió antes en la entrada, Kufa finalmente fue guiado hacia el interior de la mansión.

La habitación personal de Kufa estaba situada entre el segundo piso y el ático, se podría decir que era mitad habitación y mitad ático. Amy abrió la puerta situada a mitad de las escaleras, inclinando levemente la cabeza, disculpándose.

–Hasta ahora, no había una habitación para hombres después de todo, así que hice que limpiaran una habitación vacía con urgencia. Por favor, perdóname si te causa algún inconveniente.

–No, imposible.

Kufa llevó su pesado equipaje a la habitación en la que se alojaría durante los próximos tres años.

Dejó escapar un suspiro de alivio mientras colocaba su equipaje en el piso. A pesar de que Amy hablaba con humildad, esta habitación, comparada con el destartalado departamento en el que vivía en las afueras del Santo Reino, era como un paraíso.

No había ni un indicio de hipocresía en las palabras de Kufa, pero Amy no parecía haber aceptado sus palabras por su valor nominal. Siguió hablando desesperadamente, posiblemente para hacer que a Kufa le gustara este lugar de trabajo.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

–En esta mansión, Ojou-sama cena con nosotras las sirvientas. ¡Esta noche planeamos celebrar una fiesta de bienvenida para ti, Kufa-san, por favor espérala con ansias!

–Mm, lo espero con ansias.

–… ¡Ah, se suponía que era un secreto! ¡No puede ser, yo…!

–Ahaha.

Al ver que Amy se sentía avergonzada mientras sostenía sus mejillas, Kufa se rio abiertamente.

Después de que se marchó, Kufa una vez más miró el interior de la habitación.

A pesar de que Amy había dicho que era una habitación vacía, se había limpiado hasta las esquinas. Además, Kufa nunca había sentido una cama tan suave antes, además desde el nuevo colchón provenía un agradable aroma que incluía la calidez de las farolas de <Néctar>. Sin duda también había sido preparado por las sirvientas para su nuevo colega.

–Este no es un mal lugar de trabajo.

Kufa movió su equipaje a la pared, mientras abría las ventanas.

El aroma de las flores entró en la habitación. El “alcance de la luz” era bueno. Y la vista desde el segundo piso era extraordinaria—

–No está mal.

Kufa respiró hondo, inhalando profundamente el aire fresco y cerrando los ojos.

De repente, sintió que alguien estaba parado afuera de la puerta.

Después de aparentemente vacilar en silencio, los sonidos de un golpe vinieron de la puerta.

–… S-Sensei, ¿Te importa si interrumpo…?

–¿Ojou-sama?

Kufa se apresuró hacia la puerta. Al abrirla, estaba Melida vestida con el uniforme de la Academia para chicas Saint Frideswide, y mirándolo hacia arriba mientras frotaba sus rodillas entre sí.

–¿Qué sucede? No es hora de ir a la escuela, ¿Verdad?

–N-No…. Por eso veras… este…

El rostro de Melida estaba lleno de vacilación, no mucho después, como si se hubiera decidido, levantó la cabeza.

–Si está bien contigo, me preguntaba si podría pedir una lección, hasta que sea hora de ir a la escuela…

–Ah…

–¡Lo siento mucho! ¡A pesar de que debes estar realmente cansado!

Al ver a la joven inclinarse en disculpa, Kufa no pudo evitar sentirse perdido.

—Hee~ realmente es bastante sorprendente. Pensé que no tendría mucha motivación, ya que solo así tendría resultados tan terribles, pero, sorprendentemente, es muy trabajadora.

Kufa sintió un repentino interés hacia Melida.

–Está bien.

Kufa respondió mientras se quitaba el uniforme militar, aflojándose la corbata.

–Entonces, veamos que puedes hacer. Por favor, ponte algo de ropa cómoda y ve al patio.

–¡S-Sí! ¡Estaré a tu cuidado!

Melida levantó la cabeza y sonrió alegremente.

El corazón de Kufa dio un salto. Ante el resplandor de la sonrisa de Melida, quedó aturdido, olvidándose de respirar—eso sin duda fue un golpe inesperado.

***

 

 

En la parte trasera de la mansión, había un amplio espacio rodeado de flores para celebrar fiestas de té. Era tan amplio que casi se podría jugar con un balón o usarlo para entrenar. Kufa quien se había puesto con una camisa, y Melida, quien se había cambiado a ropa cómoda con un par de pantalones ajustados, se enfrentaban cada uno empuñando armas de práctica.

–Entonces, comencemos desde lo básico. Desde la primera hasta la 28° <Posturas Nobles> del Maestro de la Defensa, ya que incluso si te equivocas está bien, por favor hazlo hasta el final.

–S-Sí.

Assassins Pride Volumen 1 Capítulo 1 Parte 2 Novela Ligera

NOVA: Muchas gracias a Zeth Ito por ayudarnos a saber donde iban estas ilustraciones, ya que como los textos están en chino no sabíamos donde colocarlos xD. Como pueden ver, en esta ilustración hay 3 escenas, aquí corresponde la del medio.

 

Melida respondió con voz rígida y levantó la espada de madera que tenía casi la misma altura que ella.

A pesar de que sentía que el arma no era adecuada para su físico, alguien con la Clase <Paladín> balancearía una Espada Larga como esa fácilmente. Melida seguramente sabia eso. Si realmente fuera una <Paladín>, no habría problemas, pero—

— —¡Ya!

Melida dio un paso adelante mientras dejaba escapar un breve suspiro. Sus rodillas bajaron suavemente, mientras cortaba el aire con la espada.

–Hou.

Kufa involuntariamente dejo escapar un suspiro de admiración.

Originalmente, a Kufa le preocupaba que Melida no pudiera manejar el arma, pero podía usar la fuerza centrífuga para manejar hábilmente la Espada Larga. De una cuchillada descendente, hacia un corte diagonal invertido, giro fluidamente y luego agregó un golpe.

Tal vez porque sentía la mirada de Kufa, sus movimientos de vez en cuando parecían rígidos. Aun así, la cantidad de esfuerzo que había impregnado en su cuerpo no la traiciono. Quizás hasta ahora, Melida había repetido cientos o incluso miles de veces esos movimientos, hasta que su cuerpo pudo reproducir perfectamente la forma básica.

Terminado su actuación hasta el final sin bloquearse, Melida levantó hábilmente su espada.

–Parece que has estado practicando bien.

Kufa escribió una anotacion en su libro de notas y tomó una espada de madera.

–Ahora bien, ¿Probamos un ligero intercambio de golpes?

Kufa caminó hacia el frente de Melida y entrecerró los párpados con suavidad.

En medio de la oscuridad, flotando en lo profundo de su conciencia, estaba una esfera de llamas blanco azuladas.

Kufa instantáneamente vertió todos sus pensamientos en esa pequeña llama. La llama se volvió más violenta a medida que se expandía, superando la velocidad del sonido mientras se canalizaba a través de su cuerpo—

*¡Phush!*

Llamas azules brotaron desde todo el cuerpo de Kufa. Esta era la liberación de <Mana>.

Aunque eran llamas, estas no lo quemaban. La luz proveniente de las llamas era un poder sagrado que alejaba la “Noche”. El <Mana>, también llamado como <Néctar>, que residía en el cuerpo de los <Usuarios de Habilidad>.

–¡Fuwah…!

Los ojos de Melida se agrandaron mientras miraba a Kufa.

–¡Tu <Mana> es de color azul, Sensei…! ¡Esta es la primera vez que veo llamas tan claras!

–¿Es así? Esto es vergonzoso.

–Um, si no te importa, ¿Cuál es tu Clase, Sensei…?

–Es <Samurai>. Es una Clase que sobresale en agilidad.

Kufa hizo girar la espada de madera que tenia la forma de una Katana, haciendo que Melida levantara voces de emoción.

Kufa sonrió amargamente y sostuvo su espada frente a él. <Mana> se transmitió desde su palma hacia su espada, transfiriendo las llamas azules al filo de la hoja.

–Entonces, por favor atácame como quieras. Incluso si sientes que va a golpear, no hay necesidad de detenerse.

–S-Sí.

Melida asintió nerviosamente, y levantó su Espada Larga. La Espada Larga parecía pesada para ella, ya que la punta estaba temblando.

Después de paralizarse como si estuviera petrificada durante unos segundos, Melida comenzó a moverse. Se movió, dió un paso adelante y, al mismo tiempo, alzando su espada por encima de su cabeza, cerró la distancia.

–¡Yaa!

Kufa escuchó el furioso grito de Melida, pero dentro de sus pensamientos surgió una duda.

Pero ya era demasiado tarde. La Espada Larga tenía un impulso violento mientras era oscilada hacia abajo. Impactando agudamente la Katana de madera que había cambiado su posición como para interceptarla —

*¡¡Clang!!*

Junto con un sonido de impacto que parecía perforar sus oídos—revoto.

–¡Kyau!

Melida voló dos metros hacia atrás, cayendo sobre su trasero. Liberada de su mano, la Espada Larga voló por el aire y se partió en dos. Estaba a punto de caer justo encima de Melida, por lo tanto, Kufa inmediatamente se lanzó hacia adelante y la cortó con su espada de madera, mandando a volar los restos de la espada.

Kufa cambió su espada de madera a su mano izquierda, y ayudó a la mareada Melida a levantarse del suelo.

–Lo siento mucho, Ojou-sama, ¿Estás bien?

Assassins Pride Volumen 1 Capítulo 1 Parte 2 Novela Ligera

 

No tuve cuidado.

Kufa se olvidó totalmente del “0 <Mana>“ que estaba en su información.

Solo pensándolo, se sabría por qué a los <Usuarios de Mana> se les daba la posicion de Nobles, y a cambio soportaban la carga de tener que luchar contra los enemigos externos. Melida no podía usar <Mana>, si un arma que estaba infundida con <Mana> chocaba contra un arma normal, resultaría así.

–Cambiemos lo planeado, primero, necesitamos despertar tu <Mana> después de todo, ¿No?

Mirando alrededor los pedazos rotos de la espada de Melida, Kufa una vez más sonrió amargamente.

–Preparemos una nueva arma.

–… Lo siento.

A pesar de que no había hecho nada malo, Melida se disculpó y dejó caer la cabeza con frustración.

Recogiendo las armas de practica y posicionó a Melida en el centro del patio.

Kufa relajó su postura y comenzó a enseñar a Melida lo básico.

–El cuerpo de los <Usuarios de Habilidad> tiene unos órganos que los ojos no pueden ver. Todo el cuerpo tiene más de una docena de agujeros de descarga de <Mana> llamados <Manto> y también hay veintidós conductos que conectan esos lugares llamados <Vaporizador>.

Kufa colocó suavemente su mano sobre la cabeza de Melida. Sin embargo, el lugar que quería señalar correctamente estaba dentro de su cráneo.

–Los agujeros de descarga tienen sus propios nombres. Aquí, este es <Ketel>.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Kufa luego movió su mano y tocó el delgado brazo superior derecho de Melida, el antebrazo derecho, el brazo superior izquierdo y el antebrazo izquierdo, luego el muslo y la pantorrilla derechos, el muslo izquierdo y la pantorrilla izquierda. Mientras tocaba, leyó los nombres, respectivamente.

–Estos son <Binah>, <Gevurah>, <Jojmá>, <Chesed>, <Hod>, <Maljut>, <Netzach>, <Yesod>.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Finalmente, Kufa colocó la punta de sus dedos en el centro del pecho de Melida. El rostro de Melida se puso rojo, pero Kufa mantuvo su expresión seria. La chica de trece años también mantuvo sus labios apretados.

–Y este es <Tiferet>—este es el <Manto> más importante. La fuente de <Mana> está aquí, los veintidós
<Vaporizadores> se acumulan aquí. Si el usuario enfatiza conscientemente este <Tiferet>, el <Mana> puede ser liberado a través de los <Vaporizadores>.

Pruébalo y verás, insistió Kufa y Melida asintió con fuerza.

Cerró los ojos y juntó ambas manos, como si estuviera rezando.

Esperó así un rato, pero—no pasó nada.

La frente de Melida había comenzado a sudar, gotas de sudor comenzaron a gotear por su rostro.

¿Es inútil como esperaba?

Kufa murmuro sin decir nada.

Por ejemplo, Kufa no podía entender la sensación de tener una cola como un gato. Era incapaz de copiar cómo volaban los murciélagos usando ultrasonido. Y, a diferencia de los peces, no podía respirar bajo el agua usando branquias.

Si alguien no poseía el mismo órgano que él, entonces esa persona no sería el mismo tipo de organismo que él.

La angustia que Melida sentía ahora, era lo mismo que esa sensacion.

En su cuerpo no existían <Mantos> o <Vaporizadores>, y ni siquiera el <Mana> existía—

–… Ojou-sama, casi es hora de ir a la escuela.

Al final, hasta que Amy llego a llamar a Melida, no hubo ningún resultado. La jefa de sirvientas observaba con una mirada dolorosa la pequeña y solitaria espalda que se arrastraba hacia la mansión.

Repentinamente, Amy giró hacia Kufa, forzando una sonrisa.

–Cierto, Kufa-san. Por favor tambien cuida de nuestra Ojou-sama en la escuela.

–Por favor, déjamelo a mí. Como uno de los sirvientes de la casa del Duque, necesito estar en guardia.

— —¿¡Eh!?

Quien se dio la vuelta con sorpresa fue Melida. Preguntando mientras temblaba.

–S-Sensei, ¿También vendrás a la academia…?

Gracias (๑˃̵ᴗ˂̵)و

–S-Sí. ¿No lo sabías? Soy tu tutor privado, Ojou-sama, así como tu sirviente. A pesar de que la Academia de chicas Saint Frideswide prohíbe la entrada de hombres, me dieron un permiso especial porque soy tu asistente.

–……

Melida, mordiéndose el labio con una expresión compleja, se dio la vuelta. Detrás de ella, quien regresó corriendo a la mansión, Kufa y Amy solo se miraron entre sí.

¿De qué tiene miedo?

En ese momento Kufa no lo sabía.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme