Date A Live (NL)

Volumen 14

Capítulo 5: Héroe

Parte 2

 

 

— ¿Qué?

— ¿Heh? ¿Se atreven a perturbar la paz?

— Desafío. Nos veremos obligados a usar la fuerza.

Las hermanas Yamai fruncieron el ceño sin piedad. Las dos adoptaron una postura ofensiva ligeramente inclinado hacia adelante como si estuvieran listas para matar en cualquier momento. Los guardias con cautela los rodearon.

— Haha, ustedes tienen bastante valor. Muy bien, los que fingen no tenerle miedo a la muerte, ¡la atraen! ¡Incluso sin los ángeles, no vamos a perder ante escoria como ustedes!

— Solicitud. Permitan que Yuzuru y Kaguya inicien una masacre. Vamos a dejarle a Miku a Shidou y a las demás.

Shidou dejó escapar una mirada amarga. Estaba en contra de la violencia, pero ahora que las cosas habían llegado hasta este punto, no había nada que pudiera hacer al respecto.

— Uh… supongo que no tenemos elección.

— ¡Oohh!

— ¡Está bien!

Los espíritus hicieron un valiente grito de guerra. Tohka desenvainó su espada y Nia recargó con habilidad sus dos pistolas. Sin embargo, gracias a los fósforos de Kotori, sus armas tenían la apariencia de meros ramos de flores. Sin embargo, ambas facciones habían entrado en sus respectivas formaciones de batalla y la escena se llenó de tensión. Solo se necesitaba de una señal para que la pelea sin duda se desate.

Por el contrario, otra persona habló en ese momento.

—… ¿Qué significa todo este caos?

Una austera voz se escuchó por todo el lugar, provenía desde las escaleras en espiral que conducen a los niveles superiores.

— ¡…!

Cuando esa voz inflexible llegó a los oídos del maestro de ceremonias, amplió sus ojos por la sorpresa. Mientras tanto, todas las miradas se enfocaron hacia dónde provenía la voz.

— H-Hey.

— Acaso no es…

— No puede ser… ¿Cuán afortunado soy yo por tener la posibilidad de presenciar con mis propios ojos…?

Todos los invitados de la fiesta hicieron unos gritos de asombro, mientras que el anfitrión sólo podía bajar la cabeza en un profundo respeto hacia la voz, como si estuviera sofocado por una expresión intoxicante.

— Perdona mi impertinencia, Su Majestad. Algunos plebeyos toscos han venido a robar su sirena. Mi humilde persona desea desterrarlos de inmediato.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

— ¿¡Su Majestad!?

Shidou bruscamente levantó la cabeza en estado de shock ante las palabras de la mujer, por otra parte, su actitud era totalmente diferente. Eso era de esperar. Era el rey, el rey del palacio. Eso significaba que todos los guardias obedecían al rey y el rey era dueño de Miku… con algo de suerte. Si pudieran persuadir al rey, entonces de alguna manera podrían resolver este problema.

— ¡D-Disculpe! ¡Somos… amigos de la sirena! Así que… ¿eh?

Shidou hablo como si se estuviera quejando, sólo para cesar bruscamente su discurso a la mitad. La razón era simple. El rey parecía muy familiar para él.

— ¿¡Origami!?

Shidou no pudo evitar gritar en voz alta. Antes de sus ojos estaba Origami, que llevaba un elegante abrigo rojo y una corona real decorado con joyas en su cabeza.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

—… Shidou.

Origami habló con tranquilidad mientras observaba la condición de la sala. Ella saludó con perspicacia y dejó que su abrigo aleteara sin prisa con el viento.

Date A Live Volumen 14 Capítulo 5 Parte 2 Novela Ligera

 

Al siguiente instante, Shidou y los demás espíritus ampliaron sus ojos con sorpresa, a excepción de Miku que exclamó un *ahh*. No se pudo evitar. Después de todo, bajo el abrigo rojo, Origami no tenía ni una sola prenda de ropa. Sin embargo, ella no mostró ningún rastro de timidez o vergüenza en su cara e incluso, sin prisa bajó las escaleras con una expresión complaciente.

— ¿E-Es ese el rumor?

— S-sí… ¡Que fantástico vestido!

— ¡E-Exactamente! ¡Simplemente es desconcertante!

Un gran revuelo estallo una vez más en la habitación, pero los diálogos parecían bastante forzados, casi de manera sarcástica. Origami no presto la más mínima atención al satírico alboroto y simplemente siguió adelante hacia el escenario. Ella balanceaba exageradamente su abrigo como si emitiera un manifiesto.

— Son mis invitados. No permitiré ningún daño hacia ellos. Regresen a sus respectivos puestos.

— P-Pero…

— ¿Tengo que repetirlo?

Origami distorsionó su rostro mientras miraba fijamente a los ojos del anfitrión con desaprobación, causando que el cuerpo de la mujer temblara de miedo.

— ¡Uh…! ¡M-Mis más sinceras disculpas!

El anfitrión profundamente inclinó la cabeza una vez más y se retiró junto con los guardias. Después de ver atentamente como se retiraban, Origami miró hacia Shidou y las demás.

— Shidou, todas, es bueno ver que están bien.

— S-sí… ¿Estás… uh… bien también?

Shidou no sabía hacia dónde mirar, mientras sus ojos se movían frenéticamente por todas partes. Origami ingenuamente ladeó su cabeza, sin darse cuenta de lo que Shidou ambiguamente estaba insinuando.

──No entiendo lo que quieres decir.

— Ah… No te encontraste con algunos… ladrones, ¿Verdad?

Justo cuando Shidou estaba midiendo sus palabras con mucho cuidado, Tohka señaló a Origami sin rodeos.

— ¡O-Origami! ¿¡Qué pasó con tu ropa!? ¡No está usando nada!

En ese momento, una tormenta de protestas vino desde el interior de la sala.

— Esa señorita… ¿cómo se atreve a decir algo tan audaz?

— Hablar mal de las ropas del rey… ¡Ella seguramente será ahorcada!

Expresiones aterradoras se podían escuchar por todos los rincones de la habitación. ¿Qué tipo de gobierno tiránico, despótico e implacable implementó Origami para aterrar de esa manera los corazones de sus súbditos?

Sin embargo, eso era una cuestión trivial causada por la historia que se mezcló con Origami, y ella no es necesariamente responsable de los resultados.

Sin embargo, Origami ni siquiera parecía molesta ante la declaración imprudente de Tohka. Por el contrario, Origami descaradamente sacudió la cabeza como si quisiera simpatizar con la mala Tohka.

— Esto, lo adquirí de un sastre viajero. Mi ropa es invisible para los que no aman a Shidou. Si no puedes verlo, eso significa, Tohka… tú…

— ¿Qué? ¡Espera un momento!

Tohka protestó a toda prisa mientras miraba con atención el cuerpo de Origami.

— Uuum… esto es… ¡un hermoso traje color piel!

— No es necesario que te esfuerces, Tohka.

Kotori la consoló mientras suavemente le daba palmaditas a los hombros de Tohka.

— Origami, te ha engañado. No importa cuanto lo mires, eso son las Nuevas Ropas del Emperador.

—…

Origami permaneció inmóvil durante un corto período de tiempo y luego apretó estrechamente el frente de su abrigo. En una nota aparte, Miku estaba murmurando…

— ¡Ahh vamos a ver un poco más!

Las Nuevas Ropas del Emperador. El emperador con engaños compro ‘ropa que los tontos no podían ver’ a un par de sastres, quedando como un tonto en su lugar. Era un cuento de hadas muy conocido del que incluso los japoneses habían escuchado hablar, sin embargo.

— No me di cuenta en absoluto.

Origami murmuró en un tono carente de emoción.

— ¿No piensan que es muy posible?

— Me dijeron que las personas que no pueden entender el amor no lo pueden ver, así que lo compré con antelación.

— ¿Es eso así…? La imaginación de un mago es aterradora.

Kotori hizo una mueca mientras inconscientemente se secaba el sudor de su frente.

— Bueno, ahora que hemos encontrado a todos, ya es hora de que busquemos una manera de salir de este mundo. A pesar de nuestra percepción del tiempo es diferente del mundo exterior, ha pasado bastante tiempo desde que llegamos aquí.

Kotori enfocó su mirada hacia Miku y a Origami mientras continuaba explicando las elaboradas complejidades del Mundo Adjunto a ellos, resumiendo todo por supuesto y entonces surgió una interrogante.

— Ambas fueron trasladadas a dos lugares diferentes, ¿verdad? Hasta este momento, ¿Encontraron a algún personaje que podría ser capaz de escapar de este mundo o tal vez algún artículo que podría tener el mismo efecto?

Origami y Miku se miraron entre sí por un breve momento y negaron con la cabeza después.

— Nada especial.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

— No vi a nadie también, ah, excepto a la bruja y los pescadores.

— Ya veo.

No esperaba nada brillante o excepcional, pero Kotori no pudo evitar suspirar con decepción. Pero al siguiente instante, una pequeña esperanza surgió cuando Origami continuó su discurso.

— Actualmente, soy el rey de este país y puedo emitir una orden a nivel nacional. Debería ser capaz de ordenarles a los ciudadanos buscar algo como a eso.

— Buena idea, el poder en los números eh. De esta manera es mucho más eficiente a que nosotros busquemos por todas partes. Te lo encargo entonces.

— Entendido. ¿Pero específicamente que debemos buscar?

Origami preguntó, pero Nia fue quien respondió esta vez.

— Uu, bueno, este mundo es susceptible a muchas interpretaciones, en primer lugar, creo que las reliquias o tesoros que conceden deseos existen aquí. Como la lámpara mágica de Aladino o el pequeño martillo del niño de una pulgada. (NT:  Issun-bōshi (El niño de una pulgada), un cuento de hadas de Japón. En la historia, el Uchide no kozuchi es un martillo mágico que puede conceder deseos.)  A pesar de que el manga y en los videojuegos tienen espers que trascienden dimensiones, los primeros son los más populares por lo que deberíamos tener una mayor probabilidad de encontrarlos. (NT:  Un esper es un individuo capaz de usar telepatía u otras habilidades paranormales. El término deriva de la abreviación ESP, a su vez acrónimo de Extrasensory Perception)

— Bien. Entonces voy a…

Pero en ese preciso momento…

El ensordecedor ruido de los cristales rotos hizo un fuerte eco en toda la sala cuando un lobo gigantesco impacto violentamente contra las frágiles ventanas del castillo, causando un gran alboroto.

— H-Hyaaaaa.

— Un monstruo.

Ante la violenta e inesperada intrusión de un monstruo grotesco, todos los asistentes soltaron gritos de horror y caóticamente huyeron en todas direcciones.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme