Date A Live (NL)

Volumen 11.5

Capítulo Único: Los Padres de Itsuka

Parte 5

 

 

— Llegamos a tiempo… Estoy muy agradecido, Itsuka-kun. Si puedo conseguir un hombre rico para ser mi marido, te invitaré a nuestra casa para que nos visites.

— N-No hay necesidad de eso. De nada.

- Gracias ( ◠‿◠) -

Shidou rechazó con seriedad la buena voluntad de Tama-chan, a quien había cargado todo el camino hasta el lugar de la fiesta. Rápidamente bajó la cabeza y comenzó otra carrera por todo el camino.

Había pasado más tiempo de lo que había previsto en un principio, así que Shidou tenía que apresurarse.

— Por favor, compórtense correctamente…

Shidou divulgó un deseo doloroso mientras al mismo tiempo caminaba por el camino.

Sin embargo, en ese momento, la luz de señal en la carretera se puso en rojo, y Shidou sólo podía pisar el pie con ansiedad mientras esperaba a que la luz cambie de color.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Por coincidencia.

— Oh, Itsuka. ¿Qué estás haciendo aquí?

Una cierta voz llegó a sus oídos desde atrás. Shidou miró hacia atrás, sólo para encontrarse con su compañero de clase, Tonomachi Hiroto, quien estaba de pie ahí y saludándolo.

— Tsk.

— ¿Qué pasa con esa respuesta…?

—… Ah no importa. Descuidadamente acabo de mostrar mis verdaderos pensamientos.

— ¡¿Podrías al menos ser indiferente o decir alguna mentira?!

Tonomachi criticó duramente a Shidou por su descaro, sin embargo, los diálogos como estos ya eran algo común entre los dos amigos. Tonomachi se encogió de hombros y arrojó a un lado su barbilla.

— Olvídalo. Justo a tiempo, ¿podrías acompañarme a dar por un momento si estás libre ahora? Quiero ir a ver a algunos de los nuevos juegos electrónicos que acaba de inaugurar.

— Lo siento, pero hoy no. Tengo algo importante que hacer.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

— ¿Qué?

Shidou se escapó instantáneamente al momento en que el semáforo cambio a verde. O al menos, trato. En ese segundo, su brazo fue inesperadamente agarrado por Tonomachi, y Shidou fue forzado a detenerse.

— H-Hey, ¿cuál es la gran idea? Estoy apresurado.

— ¿Algo importante? ¿Podría tener algo que ver con alguna chica?

—… Nope.

— ¡Si claro! ¡¿Entonces por qué estás tartamudeando de repente?! ¡No me mientas, ¿por qué este tipo de cosas siempre te suceden?!

— ¡¿C-Cómo se supone que lo sepa?! ¡Ya déjame ir! ¡Me estoy quedando sin tiempo!

— Ni en un millón de años. ¡Vas a pasar todo el día libre de chicas conmigo!

— ¡¡¡Qué demonios sucede con este día!!!

Contra el tres-veces-más-molesto-que-lo-usual Tonomachi, Shidou solo podía maldecir y murmurar profanidades a su desafortunado destino.

***

 

 

— Uu… eso fue pasarse un poco.

— Haha… seremos capaces de comer más en el futuro.

Haruko y Tatsuo, quien se había desmayado por ingerir demasiada comida, estaban actualmente acostados en la cama ubicada en su habitación.

Hablando de eso, los onigiris los cuales ellos no habían sido capaces de terminar habían sido limpiamente terminados por Tohka en un parpadeo. La razón por la cual ella había mostrado una expresión desanimada había revelado ser un racionalmente perdonable. Conforme a sus estándares y criterio, Haruko y Tatsuo solo habían comido una pequeña ración de onigiris y fríamente dejaron los demás sin tocar.

— ¿E-Están bien, um, mamá y papá de Shidou?

— Forzarse a uno mismo es demencial…

En el curso de su descanso, la voz de otra persona resonó al lado de la pareja. Cambiar su línea de visión les permitió ver a dos niñas con pequeñas y delicadas figuras paradas allí.

Una de las niñas tenía una marioneta de conejo cubriendo su mano, ella parecía ser especialmente amigable. La otra niña, sin embargo, mostraba una expresión poco afectuosa y valientemente miraba fijamente a la pareja con ojos infelices e insatisfechos.

Si su memoria no les fallaba, sus nombres eran… Yoshino y Natsumi. Anteriormente, estas dos habían cambiado con Tohka y cargaron a Haruko y Tatsuo a la habitación.

—… Ahh, estoy bien.

— Un, solo comimos un poco de más.

Escuchando las respuestas de Haruko y Tatsuo, las chicas exhalaron.

A pesar de las apariencias de las dos, los anteriormente tensos nervios de Haruko ligeramente se aflojaron. Estas chicas eran como Tatsuo había dicho… no malas personas.

— Yoshino-chan y Natsumi-chan, ¿cierto? ¿Son amigas de Koto-chan, no, Kotori?

Yoshino y Natsumi dieron un tono ambiguo y respondieron en voces bajas después de percibir la pregunta de Haruko.

— Sí… Kotori nos ha cuidado desde antes.

— Ooh, ¿en verdad? Entonces, ¿dónde está esa chica ahora? Incluso si son amigas cercanas, pedirles que cuiden la casa es muy…

— A-Ah, no es así…

Con respeto a la duda de Haruko, Yoshino parecía ser de alguna manera incoherente. Aunque ella deseaba explicar apropiadamente, Yoshino no podía encontrar las palabras correctas para hacerlo y eso resultó en esa situación incómoda.

En cuanto a Natsumi, para calmar a Yoshino, ella colocó sus manos con ternura en sus hombros.

— ¿Natsumi-san…?

—… Está bien, espera un momento.”

Natsumi entonces salió de la habitación, dejando sola a Yoshino.

Después de unos segundos, una chica entró a la habitación por la puerta por la cual Natsumi había desaparecido.

Todos habían creído que era Natsumi quien había regresado… pero esto mostró ser falso.

— ¡Oh! ¡Otou-san—, Okaa-san—, bienvenidos!”

— ¡…! ¡¿Koto-chan?!

— ¡¿Kotori?!

Haruko y Tatsuo no pudieron detenerse de llamar a la chica. Con lazos blancos, que ataban su rojo cabello en dos colas de caballo, y ojos redondos, ella era indudablemente la atesorada hija de Haruko y Tatsuo, Itsuka Kotori.

— Vamos, ¿estabas es casa? Debiste haber aparecido antes.

— Lo siento… estaba ocupada. De todas maneras, ¿qué no dejé a mis amigas que cuidaran la casa?

Kotori dejo salir con una mirada inocente.

A pesar de sus circunstancias poco claras desde que regresaron, la pareja estaba aliviada de ver que su familiar hija estaba allí.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

— Un… estamos en casa, Koto-chan.

— Aah, ha pasado tiempo, Kotori. Perdónanos por no haber sido capaces de regresar durante tu cumpleaños.

Tatsuo arduamente y sin prisa se levantó para abrazar a su hija y extendió sus brazos hacia delante.

Mirar la escena causo que Haruko se sintiera extremadamente relajada. Cada vez que regresaban a su país natal, estos dos siempre gritarían ‘¡Kotori…!’ y ‘¡Otou-san…!’ al otro mientras participaban en un abrazo de oso mutuo, que desarrollaba la siempre creciente confianza entre ellos.

Sin embargo.

— ¡¿Q-Q-Qué estás haciendo?!

En la fracción de segundo antes de que Tatsuo procediera a abrazarla, las mejillas de Kotori se sonrojaron brillantemente, y le dio una poderosa patada al abdomen de Tatsuo con su pierna.

Como los gigantescos onigiris habían inducido una hinchazón en su estómago, Tatsuo solo pudo gritar ‘¡Ugaah!’ de manera decaída cuando se enfrentó a la patada repentina.

— ¡¿T-Tatsuo-kun?! ¡Koto-chan! ¡Qué le estás haciendo a tu padre! ¿No que ustedes dos siempre se abrazan el uno al otro cuando venimos a casa?

Escuchando las palabras de Haruko, Kotori se congeló como si su anterior patada hubiera sido una reacción instintiva.

— G-Guuu…

Tatsuo tapó su boca usando sus manos con toda su fuerza para suprimir el reflejo de vomitar. La persona entre Tatsuo y Kotori, Yoshino, entonces abrió la boca para hablar.

— P-Por favor espere un momento; iré a traer algo de medicina…

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Yoshino dejó la habitación, acompañada por el golpeteo de pequeños pasos.

— E-Eso…

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Kotori, siendo dejada atrás, puso una cara avergonzada y miró a Tatsuo.

— Lo siento, Otou-san… Me sorprendí porque fue muy repentino…

— No, es mi culpa.

Después de que él controlara su abrumador impulso de vomitar, Tatsuo le dio una sonrisa debilitada.

— Kotori ahora tiene catorce años… ella ya no es una niña. Sob… Sob… Sabía que este día llegaría. Papi está bien…

— T-Tatsuo-kun…

— No te preocupes… Eh… Por qué todo se ve tan borroso ahora…

Tatsuo alzó su cabeza y miró al techo para evitar que surgieran sus lágrimas.

Ser capaz de ver a su padre en tal estado descorazonado, era la primera vez desde que Kotori había dejado de tomar un baño junto a él y cuando había visto a través de su disfraz de Papá Noel hace unos años.

— No, um, no es así.

Kotori se rascó la mejilla con una expresión desconcierta.

Justo entonces, los sonidos de torpes pasos fueron transmitidos a través del pasillo. Siguiendo de cerca, Yoshino entró a la habitación mientras cargaba un vaso de agua y una pastilla medicinal usando una bandeja.

— G-Gracias por esperar…

— ¡Yoshinon ha llega-guh!

El conejo mano-marioneta y Yoshino dijeron al mismo tiempo. Como resultado de agarrar la bandeja en su boca, la voz ventriloquial de Yoshinon se volvió de alguna manera obscurecida. Que habilidad tan completa.

— ¡Hyaa!

Sin embargo, debido a ella estando muy avergonzada, el pie de Yoshino se resbaló a mitad de su camino, y la bandeja en sus manos revoloteó en medio del aire mientras las tabletas se esparcían por todo el piso.

— ¡¿Uahh?!

El líquido puro contenido en el vaso salpicó a Haruko.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme