Date A Live (NL)

Volumen 11.5

Capítulo Único: Los Padres de Itsuka

Parte 4

 

 

—…

— T-Tatsu-kun, ¿estás bien?

- Gracias ( ◠‿◠) -

— ¿Qué hay de ti? ¿Te duelen los brazos?

Haruko y Tatsuo mutuamente estaban confirmando la seguridad del otro en silenciosos suspiros.

La pareja, quien había sido liberado hace unos momentos, estando sentados juntos en el sofá de la sala, aunque todavía con sus nervios tensos.

Sin embargo, su total incapacidad para liberarse de su fatiga no se podía evitar. Después de todo, las chicas misteriosas, quienes estaban ocupando a la fuerza su casa, actualmente estaban ocultándose detrás del mostrador y tratando asuntos en encubierto.

— Esas chicas… ¿de dónde salieron?

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Tatsuo lo dijo con una expresión de perplejidad.

— Parecen ser las amigas de Shidou y Kotori… ¿Aunque qué relación tienen?

— ¿Amigos ordinarios, supongo? Tal vez Shidou les pidió que cuiden la casa, y lo que pasó es que regresamos. Es probable que nos confundieron por posibles ladrones y nos capturaron…

—… ¿De verdad crees que las chicas hoy en día se someterían a la práctica de combate militar de mano a mano, ser experta en la manipulación de cuchillos, e incluso tener conocimiento de las técnicas de tortura de interrogación? Evidentemente esas chicas no son normales.

— Bueno, eso es cierto. Para mí no se ven tan mal…

Ante la declaración felizmente ignorante de Tatsuo, Haruko sólo pudo sacudir la cabeza.

Sin ninguna sensación de peligro, como siempre. A pesar de que fue un destacado ingeniero, Tatsuo podría decirse que es totalmente incompatible con la sociedad y ajeno a la maldad de la humanidad. En resumen, era un mojigato. En realidad, si Haruko no le había retenido, Tatsuo habría sido estafado un sinnúmero de veces. Por cierto, encontraba a este aspecto de él ser excepcionalmente lindo.

—… De todos modos, es demasiado arriesgado permanecer aquí por más tiempo. Debemos encontrar una oportunidad para escapar.

— Hm, si Haru lo dice.

Tatsuo murmuró eso entre dientes, todavía inconsciente de eso.

— Bueno. Vamos a tratar de escapar de la forma más silenciosa posible.

Haruko y Tatsuo arqueó sus espaldas, en un esfuerzo para minimizar los sonidos de sus pasos e ir de puntillas hacia el pasillo.

Sin embargo, en ese momento.

—… ¡Está hecho!

Justo cuando la pareja estaba en el otro lado del mostrador, un grito clamoroso resonado desde la cocina, y una chica se acercó a ellos, mientras que al mismo tiempo llevaba un plato enorme en sus manos.

Después, cuando la chica abrió la puerta y los miró, estaba sin palabras e inclinó su cabeza.

— ¿Muu? ¿Qué pasa, mamá y papá de Shidou? ¿Van a alguna parte?

— Ahh, estábamos escapa…

— ¡N-No, nada! ¡Sólo haciendo algunos ejercicios ligeros!

Haruko amplificó el volumen de su voz con el fin de tapar la respuesta bastante honesta de Tatsuo. A pesar de que la honestidad es la mejor política, este principio en particular era el favorito de Haruko, ahora no era el momento de modales o etiqueta. Si sus planes eran descubiertos, quien sabe lo que les podía suceder.

— ¿Muu, en serio?

Sin embargo, la otra parte parecía ser tan inocente como Tatsuo, como si confiara completamente en la improvisada farsa de Haruko.

— Entonces… acerca de eso.

— Mi nombre es Tohka. Yatogami Tohka.

— Tohka-chan, ¿sucede algo?

Tohka asintió fuertemente con un “¡Umu!’ Y colocó el plato grande sobre la mesa.

— He oído que si hago esto por mí misma, se sentirán agradecidos y felices. ¡Ustedes deben tener hambre después de un largo viaje! ¡Por favor, sírvanse esto!

Tohka hizo señas hacia los bocadillos en el platillo. Haruko y Tatsuo sólo podían seguir con expresiones de sorpresa.

— ¿Estos son onigiri hechos a mano…? (NT: Onigiri (お 握 り) una comida japonesa hecha de arroz blanco en forma de triángulo o de cilindro y a menudo envuelto en nori (algas marinas)

A pesar de que estaban un poco deformes, ciertamente eran bolas de arroz hechas a mano, arroz caliente y cocido moldeados en un triángulo y envueltos con algas secas.

Por el contrario, gotas de sudor goteaban poco a poco del rostro de Haruko. La razón era sencilla. Cada uno de estos onigiris hechos a mano ni siquiera podía caber en una palma totalmente extendida. Eran onigiris de tamaño extra grande.

— ¡Por favor, no sean tímidos!

Tohka les pidió mientras cubría su rostro con una sonrisa radiante. Haruko forzó una sonrisa mientras su rostro se convulsionó ligeramente.

Entonces, la contraparte completamente diferente de ella, Tatsuo, puso fácilmente sus palmas juntas.

— Ah, gracias por tu consideración. Comamos…

— Espera, Tatsu-kun.

— ¿Eh? ¿Qué sucede, Haru?

Tatsuo estaba desconcertado ante el aviso repentino. Aunque Haruko sintió que su reacción fue un poco adorable, su opinión personal no tenía prioridad sobre esta situación. Haruko se acercó más hacia los oídos de Tatsuo para que su voz fuera inaudible para Tohka.

— Aún no sabemos quiénes son estas chicas, por no hablar de lo que podría estar dentro de este onigiri. Comer esto sin ninguna precaución es extremadamente peligroso.

— Por dios, ¿no estás exagerando? Esta chica no se ve tan mal, y no sería cortes rechazar algo que ella nos ofrece.

— No, eso es… nnn, es cierto.

Haruko trató de refutar la cortesía de su marido, pero inmediatamente contuvo su contestación desde el fondo de su garganta. Sobre todo, después de haber sido pareja por tantos años, conocía muy bien la terquedad de Tatsuo cuando se trata de estas cosas.

— Entiendo. Pero lo probaré primero, ¿okey?

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Haruko exigió firmemente. No era para asegurarse que la comida era comestible, sino para proteger a Tatsuo ya que pensaba que si probaba primero, lo tragaría de un bocado, incluso si dentro había algo sospechoso.

Tatsuo sonrió como si no supiera en lo más mínimo sobre las intenciones de Haruko.

— Oh, ¿así que quieres probarlo primera? Creo que esa parte de ti también es linda, Haru. Claro, adelante.

— Un… Gracias, Tatsu-kun.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Una sensación débil de impotencia entrelazada con una alegría distante de ser alabada como linda, causó que Haruko ponga una sonrisa complicada.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

Haruko ligeramente tosió una vez para recuperar la atmósfera y volteó su cuerpo hacia Tohka.

— Bueno, si no te importa, Tohka-chan.

— ¡Umu! ¡Aquí tiene!

Tohka insistió con gran energía. Haruko tragó saliva de los nervios en lugar de apetito y extendió sus manos para agarrar uno de los onigiris colocado en frente de ella. Por el bien de confirmar su contenido, Haruko gentilmente observó la bola de arroz abierta desde la mitad.

— Esto es… bonito, bacalao, atún… uh, y una gran cantidad de etcétera.

— ¡Umu! ¡No sabía cuál usar, por lo que puse todo en el! Ah, pero no se preocupe. No puse ninguna ciruela, porque esas son… um, agrias.

Tohka puso una expresión amarga como si hubiera probado algo ácido. Era como Tatsuo había declarado: “Esta chica no se ve tan mal.”

Sea lo que sea, no deben ser negligentes en cuanto a las medidas de precaución. Haruko olió la fragancia salada del onigiri para garantizar que no había olores extraños, y después tomo un mordisco de esta.

—… Sabe a… un onigiri normal.

— ¿Qué tal esta?

— Un, D-delicioso.

Recibiendo los pulgares para arriba de Haruko, la cara de Tohka se iluminó alegremente.

— ¿¡De Verdad!? ¡Hay más! ¡Por favor coman!

— Gracias. En ese caso lo haré.

Tatsuo se lanzó sobre los onigiris restantes en el plato y cogió uno, comiéndolo en grandes mordiscos.

— ¡Wow, delicioso! ¡Eres muy buena en la cocina, Tohka-chan!

Tatsuo la alabó mientras devoraba la bola de arroz sin tener en cuenta su tamaño gigantesco.

En realidad, debido al hecho de que sólo habían comido el desayuno por la mañana, sus estómagos estaban muertos de hambre. Haruko imitó a Tatsuo y mordió el onigiri por segunda vez, y luego por tercera vez.

Sin embargo, no importaba que tan vacíos estén sus estómagos, tenía que haber un límite. Tohka había hecho un total de seis onigiris. Los onigiris, que eran lo suficientemente enorme para cubrir sus caras enteras, fueron divididos en partes iguales entre los dos… tres cada uno. Claramente no había forma de terminar de comerlos. Tatsuo, después de haber comido una pieza entera, y Haruko, que se había comido la mitad de una pieza, ya estaban llenos.

— Hu… Gracias por la comida.

— ¡¿…?!

En respuesta a las palabras resignadas de Haruko, Tohka al instante abrió sus ojos y mostró su expresión desanimada.

— Y-Ya veo… ya están llenos… Umu, no puedo hacer nada al respecto…

«Uu…»

Al ver el estado depresivo de Tohka, tanto Haruko y Tatsuo controlaron sus respiraciones sofocante. Al ver su melancolía sirvió para estimular la sensación abominable como si Haruko y Tatsuo hubieran hecho una terrible mala acción hacia la chica.

— N-No, eso… creo que podemos comer un poco más, ¿verdad?

— Ajaja… sí. Todavía tenemos espacio para más.

— ¡…!

Tohka lanzó una sonrisa eufórica y contenta en cuanto escuchó la decisión de la pareja. Si hubiera visto la verdad detrás de sus palabras dulces, el corazón de Tohka estuviera devastado y hecho trizas una vez más.

— ¿De Verdad? ¡Umu! Si es así, um, cómo debería decirlo. ¡Soy muy feliz!

—…

Ahora que se había dicho, no se podía echar para atrás. Haruko y Tatsuo respectivamente forzaron una sonrisa irónica y empezaron a comer los onigiris en el plato por segunda vez.

De este modo, después de diez minutos.

— Uf, uf…

— Fuh…

A pesar de sus esfuerzos dudosos para forzarse a sí mismos para seguir consumiendo la comida, sus estómagos ya habían alcanzado su límite no importaba la forma en que insistieran en desafiar las leyes de la naturaleza. Al final, Haruko y Tatsuo lograron terminar dos bolas y media de arroz juntos y finalmente colapsaron en el sofá, ya que llegaron a su límite máximo.

— ¡Mamá y papá de Shidou! ¿¡Están bien!?

Tohka observaba con ansiedad a la pareja, pero fue en vano ya que Haruko y Tatsuo había agotado toda su energía hasta el punto de que no podían ni siquiera mover sus manos.

Deja un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme