Goblin Slayer – Side Story: Year One

Volumen 1

Capítulo 6: Aventura en Solitario – Ni Siquiera Siete Aventureros

Parte 4

 

 

Por ahora, el fortalecimiento de la valla es lo más importante.

El sol se estaba hundiendo lentamente, volviendo el cielo de color carmesí oscuro. Él continuó su trabajo en silencio.

Publicidad Y-AR

La última luz del día se lanzó sobre su habitación en el templo, bañando la sencilla cámara de piedra en una deslumbrante gama de colores. El juego de luces del sol del oeste sobre el casco de aspecto barato hizo que pareciera aún más misterioso de lo habitual. La niña y los demás niños habían venido a echar un vistazo a su habitación, pero cuando lo vieron, dieron pequeños chillidos y huyeron sin señales de volver.

“…”

En la sala del templo, que por lo demás estaba vacía, seleccionó la madera del montón que tenía a su lado y la organizó en grupos. Tenía varios palos grandes y redondos recién cortados de la montaña al norte. Los cruzó uno sobre el otro y los miró… tal vez podrían hacer una cerca.

«Hmm…….»

Pensó en sus encuentros con goblins hasta la fecha. ¿Qué tan grandes habían sido? No más grandes que un niño. Excepto los nómadas. (Nova: Se refiere a los hobgoblins)

Publicidad Y-M3

En ese caso, la pregunta se convirtió en cómo espaciar los segmentos verticales y horizontales de la cerca. La mayoría de la gente pensaba que una valla resistente era suficiente por sí sola para mantener alejados a los enemigos, pero había que considerar la posibilidad de que el enemigo la trepara. Si los segmentos horizontales estaban demasiado cerca, serían fáciles de escalar.

Y sin embargo, como sugería el apodo de los goblins, «pequeños demonios», eran físicamente pequeños. Si las barras transversales estuvieran demasiado separadas, simplemente se colarían a través de ellas.

«En ese caso…»

Lo obvio era espaciar los miembros verticales estrechamente.

Juntó la madera, la ató fuerte para hacer la valla. Luego dejó escapar un suspiro. Su rígida barrera parecía casi una escalera tendida de costado, pero serviría para la defensa. Sería difícil para los goblins atravesarla o saltarla.

De repente, un pensamiento cruzó su mente: Tendré que hacer una para la granja en algún momento.

Lentamente agitó la cabeza, parpadeando bajo su casco. Otra sacudida suave le hizo darse cuenta de que sus sienes estaban palpitando. Cuando lo pensó, recordó que había estado en movimiento desde la mañana.

Sacó un odre de su equipaje y tomó dos largos tragos. Luego sacó un trozo de carne seca y lo cortó en tiras finas con su cuchillo, que luego introdujo a través de la visera de su casco. Cada vez que masticaba, su boca apenas húmeda se llenaba de una desagradable salinidad.

Se recostó contra la pared y cerró los ojos, concentrándose por completo en el acto de masticar la carne. Le dolía mucho la lengua. ¿Quizás fue la sal? Tomó otro trago de su cantimplora, tragándose la bebida y la carne de un trago.

Se puso en pie lentamente. Una vez que rellenara su odre, lo más probable es que tuviera que quedarse de guardia toda la noche.

Es casi seguro que los goblins enviarían exploradores.

Dejó el templo. Afuera, los últimos rayos del crepúsculo que caían sobre el horizonte parecían penetrantemente brillantes. Levantó la mano contra la luz y miró al cielo. Cuando el crepúsculo estaba despejado, su hermana le había dicho que al día siguiente habría buen tiempo. Sin embargo, si la última luz del día era roja oscura, significaba que pronto llovería.

«Así que lloverá.»

La batalla decisiva tendría lugar la noche siguiente. Sería mejor si no lloviera. Al menos, no por la mañana.

Pero tal vez llovería. Si fuera así, ¿entonces qué? No se mostró optimista sobre el resultado.

¿Cómo atacarían los goblins? Esa fue la pregunta que se le ocurrió mientras caminaba. Finalmente, llegó a los canales de irrigación de gran caudal, donde los agricultores se lavaban las manos al terminar la cosecha.

Saludó a todos brevemente, y luego comenzó a llenar su cantimplora.

«¿Cómo va la cosecha?»

«Bien, supongo», dijo el granjero que había ido a buscarle leña esa mañana. Tenía una cara oscurecida por el sol; y la limpió con un trapo que había mojado en el canal. Sonrió suavemente. «Mejor que hace cinco años, con la guerra y todo. Esos monstruos vinieron y pisotearon nuestros campos, quemaron nuestras aldeas…»

«Sí», dijo asintiendo con la cabeza. «Lo sé.»

«Supongo que sí, señor, siendo un aventurero y todo eso.»

“…”

El hombre se rió alegremente, y luego se dejó caer junto al canal. No miraba al aventurero que estaba a su lado, sino al sol que casi se hundía bajo el horizonte.

«En ese entonces… sólo los pueblos a los que fuimos los aventureros sobrevivieron.»

Se quedó en silencio, viendo como la luz roja se extendía sobre la tierra. Por muy desesperadamente que la luz se aferrara a la tierra, cuando llegara la noche, se deslizaría, y el tablero quedaría en la oscuridad. Entonces, era el momento de los goblins. Con cuánto gusto se moverían a través de ella.

«Haré lo que pueda», dijo finalmente, y luego comenzó a caminar lentamente hacia los campos.

Esa noche, vio una nebulosa iluminación, como luces fantasmas, parpadeando más allá de los campos.

Publicidad M-M5

Estacionado cerca del almacén, se puso en pie varias veces, creyendo que había llegado un ataque de goblins.

Sin embargo, resultó que las luces no eran más que lámparas que los aldeanos usaban para patrullar.

Pero aún así, no podía quitarse de encima la sensación de que eran los ojos ardientes de los goblins.

Publicidad Y-M3

¿Estaba peleando con goblins ahora, o no? A medida que pasaba la noche con un ojo cerrado y otro abierto, su sentido de la realidad se enturbiaba, se volvía ambiguo.

Se puso de pie, miró a su alrededor, se sentó en silencio y luego se puso de pie de nuevo. Una vez cada hora hacía esto, esperando en vilo.

Publicidad M-M5

¿Qué estaba esperando… a los goblins o el amanecer? Él mismo ni siquiera lo sabía.

Fue el amanecer lo que vino primero.

Publicidad M-M5

***

 

 

Incluso un recuento superficial de los aventureros reunidos a la entrada de las minas indicaba cuarenta o cincuenta personas, lo que sugería que participaban más de diez grupos diferentes. En cuanto a las alianzas se refiere, era sólo de tamaño medio, y los aventureros de más alto rango podían ser perdonados si exhalaban un suspiro.

Un aventurero con rango de Cobre, un hombre con una brillante armadura, agitó vigorosamente un abanico de guerra para llamar la atención. «¡Muy bien, escuchen! ¡Nuestro enemigo está en el fondo de la mina! Así que vamos a tomar los caminos de los mineros y rodearlo por todos los lados».

La barba bien recortada del hombre y la espada en su cadera le daban un aire distinguido y lo hacían parecer uno de esos nobles que a veces jugaban a ser aventureros. Pero no se podía alcanzar un alto rango sólo por el hecho de tener tierras y reputación.

«Este tipo parece más apto para vivir en la ciudad que para el combate subterráneo», murmuró el Lancero, que había sido asignado a un partido de Porcelanas en la vanguardia.

Aún así, al menos tenían un rango Cobre para liderarlos. Por lo que el Lancero había visto, el hombre era en realidad un luchador bastante capaz. Una rápida mirada a su alrededor reveló que la mayoría de la gente allí era Porcelana u Obsidiana, apenas más que principiantes.

Por supuesto, el Lancero no estaba en condiciones de juzgar, pero él había superado una o dos batallas por lo menos. Sin embargo, cualquier principiante que hubiera escogido esto como su primer trabajo porque sonaba mejor que matar goblins….

«Esto es una matanza de monstruos, ¿verdad? ¿No podrían haber traído al menos un par de barriles de aceite? Hay Blobs ahí abajo».

«Idiota», dijo una voz, poniendo una mano en el hombro del Lancero.

«¿Llevar a tanta gente a un espacio confinado y añadir fuego? Aniquilación total, te lo garantizo.» El que hablaba era un guerrero pesado con una espada ancha en la espalda. «Y el solicitante de la misión es el dueño de la mina. No creo que le alegraría saber que volamos su propiedad».

«¿Y qué? ¿Crees que toda esta gente simplemente va a seguir adelante sin protestar?»

«Esta no es una expedición a pequeña escala. Echa un buen vistazo a tu alrededor. Alguien de aquí podría acabar salvándote el pellejo».

«Siempre se puede saber quiénes son los líderes de un grupo. Seguro que saben cómo hablar».

No te pases de la raya, le aconsejó el Guerrero Pesado, frunciendo el ceño, y luego volvió con sus compañeros.

En su grupo, un luchador medio-elfo estaba vigilando a dos niños.

«Bien, ahora, hagan lo mismo que hicimos con esos goblins, y estarán bien», dijo el medio-elfo.

«S-sí. Obviamente…», dijo el chico explorador.

«Conserva tus hechizos. Los Blobs son una cosa, pero los Rock Eaters son oponentes serios».

«Sí, señor», contestó la niña druida. Ambos niños asintieron seriamente. Miraron en la dirección del Guerrero Pesado, y él les dio una alentadora sonrisa. Les daría un poco de alivio saber que su líder estaba cuidando de todos.

«¿Qué hay de ti?» Gritó el Guerrero Pesado. «¿Se ve bien?» Hablaba con una caballera, que se ponía su guantelete con una expresión algo tensa. Le quedaban bien ajustados en las manos, como guantes.

La Caballero miró al guerrero, echando hacia atrás su largo y dorado cabello. «Estoy bien», dijo ella, la tensión clara en su rostro. «Más importante, ¿dónde está mi casco?»

«Buen punto, vamos a querer usarlos. ¡Hey, cascos! ¡Artículos para la cabeza!»

«¡En ello!» El Niño Explorador hurgó entre sus pertenencias y sacó lo que equivaldría a una bandana, mientras que el Luchador Medio-Elfo asintió con la cabeza y se puso una gorra de cuero. La Niña Druida se ajustó su sombrero, algo así como un sombrero de ala ancha.

En medio de todo esto, el Guerrero Pesado se acercó por detrás de la Caballera, con aspecto exasperado. «¿Por qué te pones los guantes antes del casco? Algunas cosas nunca cambian…»

«O-oh, cállate. Se me olvidó un poco el orden. Un simple error.»

«Deja de ser un error cuando sucede siempre.» Respiró hondo. «Olvídalo. Sólo quédate quieta».

La Caballera gruñó molesta, pero no se movió. El Guerrero Pesado envolvió su dorado cabello de forma torpe, sosteniéndolo en su sitio con una pinza de cabello detrás de su cabeza.

«¿Por qué lo dejas así de largo? Sólo estorba».

«Bueno, perdóname por querer un toque de feminidad.»

«¿Eso es todo?» Murmuró el Pesado Guerrero, cogiendo un casco de su bolsa.

La Caballera lo aceptó con un poco de pánico y se puso los sujetadores con más de una pequeña queja.

El Guerrero Pesado también sacó un nuevo casco de cuero para sí mismo, poniéndoselo y atando la correa de la barbilla. Ahora estaban listos.

«¿Y tú?», preguntó. «¿Listo para partir?»

«Sí.»

Estaba hablando con el joven guerrero principiante.

Bueno, «joven»… no era tan diferente en edad del Guerrero Pesado, ninguno de ellos tenía más de quince o dieciséis años. Era diferente al Niño Explorador y a la Niña Druida, que habían tenido que mentir sobre sus edades, por lo que el Guerrero Pesado estaba menos preocupado por él. En todo caso, parecía bastante competente mientras comprobaba el estado de su armadura y sus armas.

«Parece que esta no es tu primera aventura.»

«Una vez fui a matar goblins».

«¿A matar goblins?» El Guerrero Pesado murmuró, frunciendo el ceño abiertamente. El recuerdo lo avergonzó.

Publicidad M-M1

«No lo presiones», interrumpió la Caballera Femenina, que había escuchado la conversación.

«¿De qué se va todo eso?» preguntó el Lancero, y la Caballera le contó con entusiasmo la historia del fracaso de su líder. Aunque su casco ocultaba su expresión, no había duda de que estaba sonriendo detrás de su visera.

«No veo a ese tipo tan raro», dijo el Guerrero Pesado, cambiando de tema.

«¿Quién?»

«El que siempre está hablando de goblins.»

«Oh, él», dijo el joven guerrero, tomando su propio casco en sus manos.

Luego añadió con total indiferencia, «Estoy seguro de que está matando goblins en alguna parte».

***

 

 

Desde el pueblo venían voces alegres, mezcladas con el sonido de la música y el aroma de un fuego ardiente.

Publicidad Y-M2

La fuente tú conoces, pero ¿adónde se dirige? Su verdadera forma has adivinado, pero aún no se ha manifestado. Un viejo acertijo que su profesor le había planteado.

Cogió sus cosas y empezó a caminar, buscando alejarse un poco de la conmoción. Sus únicos compañeros durante su marcha fueron los difuminados sonidos y los olores del festival.

La primera luz del verano parecía lo suficientemente caliente como para quemar, su bolsa le picaba en los hombros, y cada paso parecía pesado.

Pero un paso era un paso.

Pon un pie hacia fuera, mueve tu cuerpo hacia adelante, luego el siguiente pie, tu cuerpo hacia adelante.

Un paso.

Si dieras un paso una y otra vez, avanzarías. Los pasos se acumularían, hasta que, eventualmente, llegabas a tu destino.

El tiempo y la fuerza del cuerpo eran factores limitantes, pero aún así, no había lugar al que no se pudiera llegar caminando lo suficiente.

Así que apretó los dientes y caminó, y cuando llegó a las afueras de la aldea, descubrió un lugar para sí mismo.

“…”

Primero, suelto el equipaje. Llevaba la valla defensiva que había hecho el día anterior, y por supuesto, su intención era instalarla. Dado lo pequeños que eran los goblins, no era necesario que la valla fuera muy alta, pero aun así pesaba bastante.

Estacas en el río, y donde no había río, una valla. No había tiempo para divertirse en algún festival.

Pero en cuanto a los aldeanos, necesito que disfruten de su pequeña fiesta.

Si todos los aldeanos de repente se pusiesen a trabajar en las defensas, los goblins se darían cuenta. Podrían ponerse a analizar esa información con sus pequeños y desagradables cerebros, y eso terminaría empeorando las cosas.

«Hrm….»

Así, él convocó todas sus fuerzas y se puso a trabajar. Silenciosamente, con el sudor cayendo por su frente, ancló la cerca en la tierra, la aseguró con una cuerda y luego pasó a la siguiente sección.

Cuando se le acabó la valla, tuvo que volver a buscar más, y cuando llegó al río, fue a buscar las estacas, y luego continuó con su trabajo. Le gustaba este tipo de cosas: trabajar intensamente, mecánicamente, sin pensar en nada.

No era muy bueno pensando, de todos modos. Su hermana mayor y su maestro no habían sido tímidos a la hora de decírselo.

En verdad, él reconocía plenamente que era, quizás, un poco estúpido.

¡Así que sigue pensando!

Su maestro le había gritado esas palabras, y no tenía ningún deseo de dar la espalda a las instrucciones de su profesor, pero pensar era un trabajo agotador. A veces era un alivio poder concentrarse simplemente en lo que tenía frente a él. Eso es lo que más le gustaba.

Ahora mismo, lo único en lo que tenía que pensar era en levantar la valla y poner las estacas en el río.

Goblins.

Sí, esto era para proteger a la aldea de los goblins.

Goblins. Goblins…

Con cada trozo de valla que levantaba, pensaba en matar a un goblin.

Pensó lo mismo con cada estaca que hundió en el río.

Era como soñar despierto: cortar con su espada, o aplastar con su escudo; degollar la garganta, cercenar la espina dorsal.

¿Cómo los mataría? ¿Qué proceso utilizaría? ¿De qué manera atacaría; cómo detendría su respiración?

Había aprendido todo lo que se podía aprender de sus batallas anteriores.

Los goblins eran débiles. Uno contra uno, no eran una amenaza. Un aldeano podría perseguir a uno con un palo, e incluso matarlo.

La pregunta era cómo hacer eso muchas, muchas veces seguidas.

Al entrar en una cueva. ¿Había diez enemigos? ¿Veinte?

En el peor de los casos, podría tener que matar a veinte enemigos con su espada. Necesitaría resistencia.

Y su arma: un maestro de la espada podía enfocar cada golpe, pero él la balanceaba prácticamente al azar. El filo de su espada podría astillarse contra el hueso, o perder el filo debido a la grasa a medida que atravesaba la carne.

¿Y qué hago entonces?

Su mano dejó de moverse, y miró al cielo. No hubo respuesta allí. Nadie que le dijera qué hacer.

¿Usar un garrote? No… era bastante fácil de balancear, pero balancearlo era todo lo que podría hacer. Desde la perspectiva de la versatilidad….

«No.»

No era eso. Lentamente agitó la cabeza.

Él podía oír el festival a lo lejos. De repente tuvo la sensación de que una voz familiar le había llamado por su nombre.

Con un punto, es una cerveza para un adulto, una limonada para un niño.

Había practicado a menudo.

Él era bueno tirando cosas. Siempre había estado dispuesto a jactarse de cómo lo había hecho por el bien de su hermana mayor y de la niña que era su vecina.

Goblin Slayer Side Story Year One Volumen 1 Capítulo 6 Parte 4

 

«La valla», murmuró. «Debo construir la valla».

Fue a buscar su carga, solo para descubrir que ya había usado toda la valla que había traído con él.

Y eso no fue todo: descubrió que ya había rodeado la aldea.

El trozo de valla que acababa de poner estaba junto a otro trozo; todo lo que tenía que hacer era atarlos.

Publicidad M-M4

Al otro lado de la valla estaba el campo abierto, y la montaña del norte en la distancia. Los aldeanos dijeron que era una mina.

Le dio una patada a la valla desatada. Esta gimió bajo el impacto y se tambaleó, creando un pequeño hueco.

“…”

Lo miró de cerca, y luego volvió a mirar al cielo. Era obvio cómo lo interpretarían los goblins.

El sol casi se había ido. El crepúsculo estaba por todo el cielo occidental, y casi podía oír el rugido del dragón del trueno.

Publicidad Y-AB

Entonces se dio cuenta de que no había comido nada desde aquella mañana.

Se echó más agua por su seca garganta. Luego sacó un poco de carne seca y se la metió en la boca. Masticar, tragar. Su garganta aún parecía lo suficientemente seca como para quebrarse a pesar de la ingesta de agua, pero todo esto era al menos suficiente para ayudarle a concentrar su atención.

Se agachó entre los arbustos y sacó una antorcha. Estaba hecho de resina de pino y azufre, cáscaras de nuez, y estiércol seco de rata y vaca que había sido tratado con alcohol.

Sostuvo la antorcha, esperando a que el sol desapareciera por completo.

Y entonces…

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios