Goblin Slayer – Side Story: Year One

Volumen 1

Capítulo 7: Fase de Clímax – Llega la Noche

Parte 1

 

 

La luna roja se elevó, y la verde la siguió. Un pantano de nubes negras siguió tardíamente, y el dragón del trueno rugió.

Una luz azul-blanca rasgó el aire con algo así como un bramido, y las primeras gotas de lluvia comenzaron a caer sobre el suelo.

Publicidad M-AR

Para los goblins, todo esto era una bendición de los cielos. Un regalo del Caos.

«¡GORRB! ¡GOBROGBG!»

«¡GOORBGRGO!»

Aunque los goblins normalmente maldecían la lluvia, se alegraban de todo lo que satisfacía sus necesidades. Los pequeños demonios, que habían estado agazapados entre los arbustos, esperando su momento, ahora emergían con sonrisas despiadadas en sus rostros.

Sus números eran muchos, y tenían una variedad de armas rudimentarias en sus manos, pero en cada rostro había la misma expresión de una avaricia desmesurada.

Publicidad M-M5

Comprendían las costumbres de la humanidad, aunque no se sabía cómo las habían aprendido. Sabían que los humanos cantaban canciones tontas mientras cosechaban sus cultivos, y que después de eso, almacenaban todo en un solo lugar. Y después de guardar las cosechas, los humanos bailaban como tontos, divirtiéndose.

Qué estúpidos eran los humanos, pensaban los goblins. ¿Qué hay de interesante en todo eso? Eran tan fáciles de entretener.

La visión de estos felices y satisfechos humanos elevó la ira de los goblins. Aquí estaban los monstruos, viviendo en un páramo, azotados por la lluvia y hambrientos de comida, y sin embargo esos humanos vivían en perfecta comodidad sin apenas hacer ningún esfuerzo.

Los goblins, en general, tenían una forma de conseguir las cosas: las robaban.

Por lo tanto, ningún goblin había experimentado nunca la labor de criar a un solo animal como ganado o a una sola planta como cultivo. Por lo que a ellos respecta, todas estas cosas simplemente aparecían espontáneamente, puf.

Y como las cosas estaban allí, los goblins pensaban, que naturalmente pertenecían a los goblins. En todo caso, era descaradamente injusto que los humanos se quedaran con todas esas cosas para sí mismos.

La situación era la misma esta noche.

«¡GROB! ¡GORB!»

«¡GOROBG!»

Los goblins ardían de celos. Los humanos los habían ahuyentado, y eso justificaba todo lo que los goblins iban a hacer.

Siempre fieles a sus más bajos deseos, los goblins salieron y se dirigieron a la aldea.

La comida estaba allí. Placeres. Mujeres.

Publicidad M-M5

Sería la manera perfecta de pasar el tiempo antes de que tuvieran que buscar un lugar donde dormir por la noche.

Estos goblins habían sido expulsados de sus hogares. Habían pasado varios días deambulando, y aunque no había sucedido gran cosa, para los goblins, era casi insoportable. El resentimiento los recorría como una corriente. En ese momento, ni siquiera temían a los aventureros.

Publicidad M-M5

«¡¿GOROBOG?!»

Encontraron su camino bloqueado por una valla. No era más elegante que una escalera tendida de lado, y no había estado allí ayer.

Publicidad Y-M1

El goblin que había estado patrullando intentó explicarlo ansiosamente, pero era obvio que el idiota lo había pasado por alto o simplemente había descuidado su deber. Fuera lo que fuese, los otros goblins le rodearon y le golpearon con sus garrotes hasta que dejó de moverse.

Esto era habitual en los goblins, aunque ninguno de ellos creía que correría la misma suerte si algún día fracasaban.

«¡GORBG! ¡¡GOOBOGOR!!»

Intentaron escalar la valla, pero las vigas transversales estaban demasiado separadas y no podían llegar de una a otra. Finalmente, con muchos murmullos y quejas, los goblins empezaron a caminar alrededor de la valla.

Uno de ellos se dio cuenta de que no había ninguna valla en el río y saltó, sólo para verse clavado en una estaca, por lo que los demás renunciaron a la idea de cruzar el torrente. Se contentaron con reírse del imbécil que había quedado como una brocheta; no se les pasó por la cabeza ningún pensamiento de gratitud hacia él. En todo caso, sólo imaginaban apuñalar a los humanos que los atacaron de la misma manera.

Finalmente, los monstruos enfurecidos habían rodeado la aldea casi por completo. Estaban a punto de intentar derribar la valla cuando de repente se detuvieron.

«GOROGORB…»

Habían encontrado un solo lugar donde la valla no estaba bien atada.

Los goblins se miraron unos a otros, sonriendo. Esto sólo sirvió para demostrar lo estúpidos que eran los humanos.

No había necesidad de derribar la valla, anunciándose deliberadamente. Se colarían en la aldea, atacarían a los sorprendidos humanos, los pisotearían.

Se abrieron paso a través de la valla, que crujió como una puerta mal engrasada, y entraron en la aldea.

La lluvia sólo los hizo ir más rápido.

***

 

 

Había hecho lo que pudo.

Él creía que lo había hecho, en todo caso.

¿De verdad?

Él no lo sabía.

Quizás había algo más que podría haber hecho. Algo que olvidó.

Sería bueno que las cosas salieran bien, pero… eso era cuestionable.

Todo era su responsabilidad. El progreso, el resultado, ambos estaban en sus manos.

¿Qué, vas a huir?

Cálmate. Respira profundamente. Calma. Respira de nuevo.

Todo eso eran sólo emociones.

No era la realidad.

Publicidad Y-M1

Las gotas de lluvia golpeaban despiadadamente su cuerpo, su aliento empañando el aire.

Su cuerpo era pesado, sus dedos rígidos como si estuvieran pegados a la empuñadura de su espada con pegamento.

No sé si puedo hacerlo.

Él lo haría.

Eso era la realidad.

Si no, él moriría.

Esa era exactamente la realidad.

Si matabas, no morirías.

Publicidad Y-M1

Realidad.

“…”

Encendió su antorcha, se levantó de entre los juncos, y atacó al goblin más cercano.

«¡¿GOROG?!»

Antes de que la criatura pudiera darse la vuelta, él estrelló su escudo contra su espalda; clavó su espada contra la espina dorsal del monstruo caído y la torció violentamente.

Empieza con uno.

«¡¿GOROOGOROG?!

«¡GOBRG! ¡GOORBG!»

Los goblins finalmente se dieron cuenta de que su compañero se había colapsado en el fango y empezaron a girar en su dirección.

Él arrojó su antorcha. Incluso en la lluvia, la llama iluminaba el área, las siluetas de él y de sus enemigos flotando desde la oscuridad.

Un casco de acero con un cuerno roto, una sucia armadura de cuero, una espada de una extraña longitud en su mano, y en su brazo, un pequeño y redondo escudo.

¿Cuántos goblins hay?

Diez, tal vez veinte. Ciertamente no treinta. Cinco que podía ver en ese momento.

Habían atravesado la valla en fila. Esta era su oportunidad de matarlos.

«¡GOROG!»

«Hmph.»

Él saltó.

Interceptó el garrote del goblin contra el escudo de su brazo izquierdo, cortando con su espada desde el nivel de la cadera. Sintió como se enterraba en la garganta de la criatura; torció la espada y luego le dio una patada al monstruo en el extremo de la misma.

«¡¿GOBORGOGB?!»

«Con eso van dos».

«¡GOBORG!»

Un goblin saltó sobre él desde la izquierda, blandiendo una daga; la bloqueó con su escudo. La hoja se clavó en el cuero con un golpe. La dejó ahí, usando su espada, ahora libre, para cortar en diagonal a través de un goblin a su derecha.

«¡¿GORRROBGOGOGORG?!»

«Tres. No…»

El corte fue demasiado superficial. Chasqueó con su lengua. Inmediatamente torció su cuerpo, clavando su espada en el intestino del goblin que intentaba extraer su daga de su escudo.

«¡¿GOGGROGB?!»

La criatura dio un grito inarticulado y cayó al suelo, intentando contener sus tripas desbordantes.

Estaba vivo. Pero la herida era fatal. Podía darse el lujo de dejar que ese muriera.

«¡Tres, y con este son cuatro…!»

«¡¿GORORG?!»

Publicidad M-M1

Se volteó hacia el goblin a su derecha, que estaba tambaleándose de un lado a otro y sangrando por el pecho. Él descendió su espada desde arriba.

Hubo un impacto cuando la espada se hundió en el cerebro del monstruo; cayó hacia atrás, con su cerebro salpicando por todas partes. Él le dio al cuerpo una patada apresurada para liberar su arma, evitando que la espada le fuera arrebatada por el cadáver que caía.

Publicidad M-M4

La hoja estaba astillada ahora. Volvió a chasquear su lengua. La lluvia era terriblemente fría, un dolor crujía a través de su cuerpo.

«¡Siguiente…!»

La aldea estaba rodeada por los cuatro lados, y él les había dejado un pequeño agujero que encontrar. Él sabía que vendrían después del festival. Él estaba seguro de que se abrirían paso a través de la brecha.

Sólo había sido cuestión de esperarlos.

«¡GORRRRG!»

Publicidad M-AB

«¡GROBRG! ¡GGORG!»

Él vio un par, y luego dos pares, de ojos fantasmales de goblins acercándose a través de la oscuridad.

«Goblins….», dijo con una voz espeluznantemente tranquila y silenciosa. Si alguien hubiera estado cerca para escucharlo, lo habrían confundido con un viento que soplaba desde las profundidades de la tierra.

«Los mataré a todos».

Goblin Slayer Side Story Year One Volumen 1 Capítulo 7 Parte 1

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios