Goblin Slayer

Volumen 3

Capitulo 2: La Víspera del Festival

Parte 2

 

 

Era ropa interior.

O mejor dicho, era una armadura que se parecía mucho a la ropa interior.

Publicidad M-AR

El juego incluía un recubrimiento en el pecho, guantes y algo pequeño para la parte inferior del cuerpo. Hablando categóricamente, podría llamarse armadura ligera.

En términos de movilidad, superaba fácilmente a un juego completo de armadura de placas (armadura completa). La armadura en sí misma estaba bellamente curvada, elaborada y sólida.

El problema era que no cubría suficiente superficie.

Sólo era una armadura para el pecho—realmente, armadura para los senos—y bragas.

Había hombreras, cierto, pero ese no era el problema. Un buen golpe en el abdomen y las tripas de un aventurero estarían tomando el sol. No proporcionaba ninguna defensa contra una puñalada en la espalda, además, era una herida que podría fácilmente ser crítica.

Publicidad Y-M3

Bueno, en ese caso, al menos la armadura proporcionaba fácil acceso para la administración de primeros auxilios. O tal vez se suponía que ayudaría a su portador a concentrarse en no ser golpeado.

Pero al final del día, ¿alguien estaba realmente preparado para usar nada más que esto sobre su piel desnuda?

Seguro que esto necesitaba un suplemento, una cota de malla, algún tipo de armadura debajo. Al menos podría parar un puño.

—No, no, no, eso nunca funcionaría.

— ¿Por qué no?

—Cubrirse escondería exactamente lo que hace atractiva a una mujer.

La caballera femenina se detuvo y miró de reojo al sucio guerrero que estaba junto a ella.

—Ugh. ¡¿Goblin Slayer?!

—Sí. Él asintió

Publicidad M-M1

Estaban en la tienda de equipamientos del Gremio de Aventureros.

Había montones de ítems alrededor. En el taller cerca de la parte de atrás, el maestro y su aprendiz golpeaban con sus martillos.

Goblin Slayer con frecuencia venía a pedir nuevos artículos, pero esta era la primera vez que había visto a la caballera femenina allí. En parte, esto se debía a que el equipo de un caballero, desde su amada armadura de placas hasta sus espadas y escudos, no necesitaba ser reemplazados con frecuencia.

¿Cómo podría alguien como ella, que necesitaba protección seria para sobrevivir a su papel de vanguardia, incluso considerar una armadura como ésta?

— ¿Piensas cambiar a una armadura ligera?

— ¿Eh? ¿Yo? Oh, no, yo sólo… Su manera firme habitual desapareció mientras ella se arrastraba y miraba a Goblin Slayer desde el rabillo de su ojo.

—Francamente, verte a ti me da ganas de dejar de usar la armadura completa.

— ¿Lo hace?

Goblin Slayer ladeó su cabeza. Era la mismísima imagen de la miseria.

Una cota de malla y una sucia armadura de cuero, coronada por un casco de aspecto barato que ocultaba su rostro.

Por supuesto, la dureza de la armadura de cuero tratada con cera no debía despreciarse. Era ciertamente más ligera que la armadura metálica, pero si estaba bien hecha, permitía que el portador siguiera siendo ágil. Los cascos no eran deseados por los jóvenes y prometedores aventureros, pero protegían contra un ataque sorpresa a la cabeza. En combinación con la cota de malla, era perfecta para luchar contra los goblins en espacios estrechos y oscuros.

La caballera femenina lo observó de arriba a abajo, tratando de encontrar las palabras correctas.

Publicidad M-M4

— ¿…Pulirlo un poco? A lo mejor sólo quítale esas misteriosas manchas de carmesí.

—Esto es deliberado. Goblin Slayer hablaba con la misma tranquilidad de siempre, pero había un indicio de autocomplacencia en su propio conocimiento. —Evita que los goblins noten mi olor.

—…Al menos mantén tu cuerpo limpio.

—Sí. Goblin Slayer asintió apremiantemente. —O la gente se enojará conmigo.

La caballera femenina supuso que hablaba en serio. Alzó sus ojos al techo como si estuviera rezando a los dioses.

No estaba buscando un oráculo o limosna, por supuesto. Fue algo que hizo en el calor del momento.

Creo que dejaré de hacer preguntas mientras voy ganando.

—…Entonces. ¿Qué vas a comprar hoy?

—Estacas y dos bobinas de cuerda. También necesito alambre y madera. También debo reemplazar mi pala.

Publicidad Y-M1

—… La caballera femenina hizo un gemido involuntario. — ¿Repítelo?

— Estacas y dos bobinas de cuerda. También necesito alambre y madera. También debo reemplazar mi pala.

— ¿Para qué tipo de aventura necesitas todo eso?

—No es para una aventura. Goblin Slayer agitó la cabeza. —Es para matar goblins.

La caballera femenina suspiró, por supuesto.

Pero Goblin Slayer ignoraba su reacción, en vez de eso estudió la armadura con gran interés.

Parecía un conjunto de ropa interior de dos piezas, algo que dudaría en llamar armadura.

— ¿Qué es esto? ¿Una armadura fragmentada?

—En cierto sentido, supongo. Dijo la caballera femenina, pero Goblin Slayer no entendió lo que quería decir. Para cualquier persona, era considerablemente más que una “armadura fragmentada”, pero considerablemente menos que una “armadura”. Nadie en su sano juicio llevaría esto en cualquier aventura en la que pudieran toparse con monstruos.

Bueno, tal vez algunos luchadores talentosos podrían lograrlo. O quizás alguien en la retaguardia, un mago, un ladrón o incluso un monje.

Habiendo llegado a esta conclusión, Goblin Slayer agitó suavemente su cabeza.

—Nunca funcionará.

Publicidad M-M5

—…Es… mujeres aventureras, ya sabes… La caballera femenina parecía estar tratando de responder a su objeción. Pero su rostro estaba rojo, y no podía mirarlo bien. Apenas podía pronunciar las palabras, a diferencia de su habitual yo. —Quiero decir, no hay… muchos tipos interesados ahí fuera.

Goblin Slayer Volumen 3 Capítulo 2 Parte 2

 

— ¿Es así?

Goblin Slayer inclinó la cabeza.

La caballera femenina, al menos, le pareció bastante guapa.

Su precioso cabello dorado. Sus ojos de color avellana. Ella también tenía hermosos rasgos faciales, y su piel parecía lisa. Si se pusiera un vestido, podría pasar por la hija de un noble.

Pero sólo respondió —Sí, lo es. Y así debe haber sido.

—Piénsalo. Los aventureros siempre acaban casándose con princesas, o con alguna chica del pueblo que rescataron.

—Eso he oído. No puedo hablar por experiencia. Goblin Slayer inclinó un poco su casco.

Publicidad G-M1




Recordó haber oído tales historias de libros cuando era niño.

El caballero mató al dragón y rescató a la princesa. La llevó de vuelta a su castillo, donde rechazó a la realeza y viajó lejos.

Y en una tierra lejana y extraña, se casó con la princesa y fundó un nuevo país.

—Bueno, créeme.

Goblin Slayer tenía el mismo tono serio que usaba para resolver acertijos.

— ¿Y? ¿Qué pasa con eso?

—Bueno, ¿qué crees que le pasa a todas las aventureras femeninas que sobran? La expresión de al caballera femenina estaba abatida y lúgubre.

—Hm. Goblin Slayer murmuró, cruzando los brazos. —Tal vez podrían casarse con uno de sus compañeros.

Publicidad M-M2

—Conozco muchos grupos que se disolvieron cuando el amor se interpuso y la situación se volvió insoportable.

—Terribles historias.

De hecho. Goblin Slayer habló del tema con gravedad.

Había visto más de unos cuantos grupos con muchas mujeres en ellos, pero mantenerlas juntas era una tarea difícil.

Sin embargo, también había oído que a menudo los equipos de sólo mujeres se llevaban bastante bien. Parecía recordar haber oído algo así una vez de una amazona.

Él no había pensado que sería de ningún beneficio particular en la matanza de goblins en ese momento, pero al reflexionar deseó haber pedido detalles. Después de todo, ahora tenía dos mujeres en su grupo. Así que las historias no habrían sido tan irrelevantes para él como pensaba.

—Entonces encuentra un marido que no sea un aventurero.

De todos modos, ahora mismo tenía que hablar con la persona con la que estaba. Goblin Slayer ofreció lo que él pensó era una sugerencia práctica.

Pero la caballera femenina le dio una sonrisa con desesperación apta para el fin del mundo.

— ¿Realmente crees que hay tipos afuera esperando a una chica que puede derribar a un troll o a un dragón con un golpe de su espada?

— ¿No lo están?

—…Bueno, ¿qué pensarías tú de una mujer así?

—Que debe ser bastante confiable.

Publicidad M-M3

—…No importa. Dijo, dando a Goblin Slayer una mirada dudosa y un profundo suspiro. —Personalmente, no tengo ningún interés en los no aventureros, pero… La normalmente implacable caballera arrastraba sus pies, de un pie  al otro, insegura de dónde descansar su mirada. —…Tal vez valdría la pena que parezca un poco menos… duro.

—Sí. En este punto, Goblin Slayer finalmente empezó a juntar las piezas. Ese luchador con armadura gruesa en su grupo, el guerrero blindado.

Goblin Slayer se imaginó el rostro cincelado de un hombre siempre cuidando a los miembros más jóvenes de su grupo.

— ¿Es él?

—…Sí.

La caballera femenina contestó con el más mínimo asentimiento, la imagen de una chica inocente.

Espera…

Goblin Slayer dejó salir un ligero suspiro.

Siempre le había parecido como si fuera mayor, debido a su comportamiento moderado, pero quizás era más joven de lo que él se había dado cuenta.

Bueno, así fue.

—Pensé que el amor entre los miembros del partido hacía las cosas insoportables.

— ¡Hay excepciones a todas las reglas!

—Ya veo.

—…Hey, uh, Goblin Slayer… Me mataría preguntarte esto, pero… La caballera femenina tragó, y esto pareció avergonzarla de nuevo mientras se sonrojaba.

—Si yo… Si me pongo algo así, ¿crees que llamaría su atención?

—Confieso que debo dudar de la cordura de cualquiera que me haga esa pregunta.

—Urg…

Parada frente a la armadura bikini, la caballera femenina se encontró confundida.

Como un muro inquebrantable en combate, no estaba acostumbrada a recibir un golpe crítico.

—Si quieres lanzar un ataque sorpresa, tienes que cambiarlo.

— ¿…Huh?

Hubiera sido una deshonra para su papel como tanque si la inesperada declaración hubiera sido suficiente para aturdirla. Dudando, cambió su postura.

—Intentar cosas similares una y otra vez tendrá poco efecto. Al menos, en la matanza de goblins.

—…No estoy preguntando acerca de matar a un goblin. La caballera femenina lo miró con exasperación.

Goblin Slayer cruzó sus brazos.  Pensó, y luego continuó tranquilamente.

Él realmente no tenía a donde recurrir excepto en su propia experiencia.

—Hablamos de ropa. Normalmente llevas armadura. Así que aléjate de eso. Viste de ropa civil.

— ¿Er…  r…ropa civil…? …Esta… bien. Lo pensaré.

—Ya veo.

—Sí. Um… perdón por la extraña pregunta.

—No me importa. Goblin Slayer agitó su cabeza.

—Somos colegas.

Eso hizo que la caballera femenina parpadeara.

Parecía que no estaba preparada para eso. Miró fijamente al sucio casco, y luego su rostro se relajó.

Publicidad M-AB

—…Eres un extraño y testarudo bicho raro.

—Ya veo.

—Pero resulta que no eres un mal tipo. Ese fue su ataque sorpresa. Ella sonrió.

—Nos vemos. Dijo ella brillantemente, y dejó a Goblin Slayer ahí parado, sin palabras.

4.9 12 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios