Goblin Slayer

Volumen 2

Capítulo 4: Entre Aventuras

Parte 2

 

 

—Whoop, este es.

Orcbolg, el cual es Goblin Slayer, había dicho que debían reunirse en el gremio de aventureros.




Estaba, por supuesto, ubicado al lado de la puerta de la ciudad, este era más grande que el gremio en su ciudad fronteriza, pero más pequeño que el Templo de la Ley. Tenía una oficina administrativa, taberna y posada, además de una fábrica y varias otras comodidades. Todo como el gremio en casa, pero este era muy diferente en apariencia.

Fue construido en piedra blanca, lo que le daba un aire de tranquilidad. Parecía que podría haber sido un banco. No es que la elfa haya estado en un banco. Lo que en su lugar la sorprendió fue el gran tamaño del lugar.

—Whoa, mira allí. ¡Eso es un elfo mayor!

—De ninguna manera. ¡Nunca había visto uno antes!

— ¡Whoo! ¡Qué espécimen! Y no me refiero sólo a ser una elfa.




Ella había estado en esta ciudad antes, pero los aventureros de las cercanías todavía la miraban con fascinación. Sus bocas decían lo que querían, y sus ojos la perforaban con miradas de curiosidad y lujuria.

—…..

La elfa arrugó su frente muy levemente. Nunca antes le había molestado, pero se había acostumbrado a su cómoda vida en la ciudad fronteriza.

Esto es un poco… molesto.

Tal vez fue porque a diferencia de la pequeña ciudad fronteriza, ésta era una ciudad grande y avanzada.

Había muchos aventureros ahí. La elfa miró a su alrededor con un gesto de sus orejas.

—Veamos, ¿dónde está Orcbolg…? ¡Ah, ahí está!

No había duda de que el casco de aspecto barato y la armadura sucia. Goblin Slayer estaba sentado pesadamente en un banco en una esquina de la habitación, con los brazos cruzados. Era como siempre se sentaba, pero no era el lugar habitual donde estaría. También había otras cosas que eran diferentes de lo usual.

Un grupo susurraban juntos, claramente burlándose de él. Tal vez pensaban que no podía oírlos, pero para los largos oídos de la elfa sus voces eran tan claras como si estuvieran gritando.

—Caray, ¿qué pasa con esa inmundicia?

—Sí, ¿en qué río se bañó? Dame un respiro. ¡Tenemos normas por aquí!

La elfa los miró con la mirada afilada y le dio un “hmph”. A ella no le gustaba nada de esto. Caminó por el vestíbulo hacia el banco, como si vadeara las miradas de los aventureros, y deliberadamente caminó de una manera bastante contraria a sus habituales pasos silenciosos.

—Siento haberte hecho esperar, Orcbolg.




Entonces, ella se sentó junto a él, justo al lado de él. Se acurrucó a su lado. Como un gato, vio un murmullo excitado que corría entre la muchedumbre de aventureros y sonrió. Eso les enseñaría. La elfa se rio entre dientes.

—Lo siento. Me quedé dormida. ¿Pudiste enviar tu carta?

—Sí. Contestó suavemente.

Bueno, no parecía que estuviera enfadado con ella por dormir demasiado. Eso la ayudó a relajarse un poco. Ella tampoco tenía que preocuparse por eso.

Ya sea que supiera o no lo que ella estaba pensando, le mostró su recibo a la elfa. Presentaba un sello de cera indicando que la carta había sido aceptada.




—Encontré a un aventurero yendo por el camino que buscaba, así que le pedí que lo hiciera. Ya le he pagado a él también.




Había un sistema postal, dondequiera que los caminos fueran, un caballo mensajero podía ir. La mayoría del correo era enviado mediante ese sistema, pero con un poco de dinero, también podías contratar a un aventurero.

Después de todo, los aventureros eran sólo matones con armadura, armas y fuerza. Si les pagabas lo suficiente, harían que tu carta llegara a su destino, era especialmente útil en emergencias o si la carta tenía que llegar a algún lugar remoto al que el sistema postal no podía ir. Y si presentas el pedido a través del gremio, ellos confirmarían cuando se completó. Eso ayudó a evitar que los mensajeros huyeran con el artículo o simplemente tiraran la carta y fingieran que la habían entregado.

Por supuesto, uno nunca confiaría a un joven desconocido, por muy fuerte que fuera, un paquete importante. Una de las ventajas del sistema de clasificación de gremios era saber a quién confiar sus paquetes.

—Ahora que lo pienso, nunca he escrito una carta. Dijo la elfa, añadiendo un “hmm” mientras observaba intensamente el sistema de mensajería en el gremio. — ¿Qué escribiste? ¿Informando de que lo hiciste aquí, seguro?

—Sí, en cierto modo.

Uh-huh…

Estaba bastante segura de que lo entendía, y eso le hizo sonrojar un poco las mejillas. La elfa le devolvió el recibo. Debe haberle escrito a esa granjera. Estoy segura de ello. —Cielos, Orcbolg, así que tienes un lado blando.

— ¿Lo tengo?

—Claro que sí.

—En serio.




Uh huh, uh huh. Las orejas de la elfa subían y bajaban felices; ella estaba muy entusiasmada con la conclusión a la que se había precipitado.

— ¡Vale! Saltó del banco, sintiéndose renovada.

Su pelo voló detrás de ella mientras se estiraba, arrastrándose por el aire como una estrella fugaz.

— ¿Necesitabas ir de compras, Orcbolg? ¿Un arma o algo así?

—Sí.

Goblin Slayer asintió, y luego se levantó lentamente. Se tocó la cadera con una mano. Indicó la vaina, a menudo ocupada por su espada con una extraña longitud o algún armamento primitivo robado. Durante la aventura del día anterior, su habitual disposición a tirar sus armas lo había dejado sin armas.

—No confío en una daga… ¿Comprarás ropa?

—Claro. Esa alcantarilla realmente apesta. Odiaría que el hedor se me pegara… Tú eres el único que no parece darse cuenta. La elfa entrecerró los ojos. —Pero bañarme en las tripas de un goblin fue mucho peor.

—Erk… Goblin Slayer gruñó en voz baja, todavía de pie frente a ella. —… Si te molesta tanto, ¿debería disculparme?

—Adelante. No me importa. Ella hizo un ligero y fácil gesto de su mano. Perfectamente calmado.

—Supongo que si te disculpas, probablemente podría dejar de mencionarlo.

—… ya veo.

Su respuesta, por supuesto, fue la misma de siempre.

También lo fue la atmósfera en el salón del gremio. La multitud de aventureros, de personal, todos los miraban con curiosidad. Y algunos, quizás, con envidia. ¿Qué hace un elfo mayor con un vagabundo así? Cada uno tenía su propia teoría: o había algún error, o alguien estaba siendo engañado. Y así sucesivamente.

—Me di cuenta… Dijo Goblin Slayer en voz baja, y todos los oídos de la habitación trataron de oír lo que vino después —…de que a pesar tener alcantarillas aquí, no hay misiones de exterminar ratas gigantes.

—Huh. Ahora que lo mencionas, supongo que tienes razón.

Mientras ella estiraba el cuello para mirar el tablón de misiones, la elfa se dio cuenta de que algunos se reían disimuladamente. Aunque no hablaran, sus expresiones lo decían todo. Chicos de campo. Podía verlos mirando casi directamente bajo sus narices. ¿Crees que habría ratas en nuestras alcantarillas? ¿En una ciudad tan bonita?

Pero la elfa sólo se rio alegremente y miró alrededor de la habitación.

—Bueno, ¿vamos?

Cuando, con una sonrisa alegre, tomó la mano de Goblin Slayer, el murmullo se convirtió en un rugido. Lo disfrutaba más de lo que podía decir. La sensación de su áspero guante de cuero su mano también era nueva, y su sonrisa sólo se amplió.

—Oye, he estado queriendo preguntarte algo.

Pronto volvieron a la carretera por la que había bajado poco antes, volviendo al centro de la ciudad.

— ¿Qué?




— ¿Necesitas ropa interior ahí debajo? Siempre me lo he preguntado.

Goblin Slayer suspiró profundamente ante sus palabras.

—No me preguntes.

Los elfos mayores preguntarían qué les gustaba, por supuesto, ella le prestaba poca atención a su reacción. Agarrando su mano enguantada con una especie de fascinación, ella miró a su cara.

—Entonces. ¿Sólo necesitas una espada, Orcbolg?




—No. Otras cosas, también.

—Hmm.

La elfa pensó en todo lo que había en la bolsa de objetos de Goblin Slayer.

Todas las cosas que ella no pudo identificar, todas las cosas que nunca había visto. Todo el equipamiento que le gustaría conocer. Una irresistible curiosidad brotó en su pequeño pecho, y sin un indicio de resistencia, sonrió y preguntó:

— ¿Qué vas a comprar?

5 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios