Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 1

Capítulo 4: El Hechizo de la Cuarta Vez

Parte 4

 

 

Ahora que Subaru había regresado a salvo a la calle principal, dio lo mejor para encontrar a la No-Satella. De todas formas, todo lo que pudo hacer fue abrir completamente sus ojos y mirar a la multitud. Usando sus memorias de la tercera vez, Subaru se posicionó cerca de la tienda de frutas con que se había hecho familiar.

La cara del cicatrizado dueño de la tienda que Subaru podía ver por la esquina de sus ojos era muy severa.

— Esta vez nuestro encuentro no fue exactamente el mejor… pero, ¡conozco que realmente eres un chico bondadoso!

Subaru dijo, dando a la mirada vil del dueño de la tienda un gesto aprobatorio, con lo que el propietario desvió su cara, molesta.

Subaru atrajo sus sentimientos de aprobación poco querido, y volteo su mirada hacia la calle. Como siempre había toneladas de personas pasando, de todas las formas, tamaños y tipos.

Han sido alrededor de 10 minutos desde que Subaru comenzó a buscar, y habían pasado cerca de 4 horas desde que el comenzó su cuarte vez.

— No estoy seguro si puedo confiar en mi sentido del tiempo, pero sería extraño si el robo no ha pasado aún… —dijo Subaru, cuando un pensamiento ansioso pasó por su mente.




— Hey viejo.

— ¿Qué pasa pobretón?

Cuando el propietario de la tienda vino hacia el frente de su puesto y miró a Subaru, se había rendido en ocultar cuan molesto estaba.

— Bueno, es verdad que soy un pobretón, así que no puedo negarlo, pero… viejo, tengo algo que me gustaría preguntarte. ¿Has visto algún tipo de conmoción cerca anteriormente?

— Tienes valor para preguntarme algo sin siquiera comprarme nada.

— Bueno, se eso, pero la última vez… espera…

Cuando Subaru estaba hablando se percató porque el propietario estaba en tan mal modo. La primera vez, cuando Subaru y no-Satella habían visitado la tienda de frutas junto, conocieron a… la hija del propietario. No había sido salvada aún esta vez.

— ¿Cómo me pude olvidar acerca de eso? ¿No me digas que tengo que encontrarla primero?




— ¿De qué estás hablando? Oh, bien. De todas formas. Mira, chico. Ese tipo de “conmociones” de las que hablas no son inusuales por aquí.

— Estoy encantado de que me respondieras, pero ¿estás hablando en serio?

Ahora que Subaru pensaba acerca de esto, la bodega de botines estaba lleno de objetos robados de toda la capital.

— ¿Eso no significa que me quedé sin opciones?

— De todas formas, la más reciente conmoción no era usual. Alguien estaba usando magia y disparó dos o tres veces. Como vez.

El propietario se inclinó y apuntó a un compartimiento cerca de 4 espacios a la izquierda. Cuando Subaru siguió con la mirada, vio que justo al lado de ese compartimiento estaba un callejón, y allí había un par de agujeros en la pared.

— Oh, wow.

— Habían algunos carámbanos de hielo que fueron usados como flechas, y uno de ellos se incrustó en la pared. Desapareció inmediatamente después, creo.

Cada uno de los cuatro huecos era un poco más grande que una cuarta. Desde que eran capaces de hacer un hueco como ese en una pared de piedra, Subaru se estremeció de pensar que hubiera pasado si golpeaba a alguna persona.

— Esta magia se ve como si fuera de una escala diferente a la que vi la primera vez… me pregunto si la no-Satella se encuentra más enojada de lo usual esta vez…

Si Subaru se aproximara a ella sin pensarlo, posiblemente sería el que terminara recibiendo esa magia. Subaru sintió un sudor frío en su frente.

— Pero si ese es el caso entonces es muy tarde esta vez también.

Si el robo a tenido lugar, sería difícil para Subaru encontrarse con la no-Satella por sí mismo. En otras palabras, por lo que debería tirar ahora era…

— Necesito encontrarme con Felt. Si es posible, necesito atraparla antes de que ella entre en la bodega de botines, e intercambiar mi celular por el medallón, per…

Dado que era el lugar en el que fue asesinado dos veces, Subaru quería evadir el sótano de negocio lo mucho que pudiera.

— Si voy muy tarde, entonces será lo que sucedió la primera vez. De todas formas, si voy y me encuentro con Rom  y espero por Felt, entonces termino repitiendo lo que sucedió la segunda vez…

Lo más importante era la localización de Felt. Justo ahora, Felt estaba siendo perseguida alrededor de la capital por la no-Satella. Si pudiera, Subaru quería encontrársela antes de que llegara a la bodega de botines.

— ¿Tal vez solo debo dejárselo a mi Regreso de la Muerte y usar esta vez para reunir información?

Mientras se veía como una opción viable, Subaru agitó su cabeza y rápidamente rechazó el plan. Esto era algo que el descubrió luego de experimentar la muerte tres veces, pero cada vez era increíblemente doloroso. No quería experimentar algo como eso de nuevo.

Subaru estaba ansioso acerca de dejárselo a su poder Regreso de la Muerte cuando no sabía cómo, ni porqué trabajaba. Dijo Subaru decidido a arrojar su cuarta vez observar las cosas con la intención de morir para luego poder resetearlo todo. ¿Y si cuando el haga eso, su Regreso de la Muerte no se activa porque se acabaron los números de veces que podía usarlo? Nadie estaría riendo al final.

— En fin, tengo que aferrarme a la vida lo mucho que pueda. Bueno, supongo  que eso se da por entendido de todas formas.

Después de tomar su decisión, Subaru se retorció para estirar su cuerpo. El propietario no parecía muy complacido al verlo hacer sus ejercicios frente de su tienda, pero cuando Subaru terminó y estuvo trotando en el lugar se agitó hacia él.

— No sé porque repentinamente decidiste ayudarme, pero gracias, viejo.

— No es un gran problema. Justo hace un rato, otro pobretón como tú ayudó a mi pequeña niña, verás

Mientas escuchaba la réplica del propietario, Subaru primeramente estuvo sorprendido y estalló en risas. Oh, el poder del destino. No importa en cuantos problemas se meta la pequeña niña del propietario, alguien la salvaría. Solo conociendo eso hizo que Subaru sintiera que fue valioso venir a aquí.

— Está bien. Realmente me iré esta vez. La próxima vez seguramente compraré una de tus manzanas.

— Bueno si lo haces como un cliente, te recibiré. Trabaja duro, señor pobretón, el propietario dijo en monotonía.

— Entendido, Realmente estoy deseando que la próxima vez que regrese sea con dinero en mis manos.

Dijo Subaru  mientras corría.

El destino de Subaru era el barrio bajo, pero esta vez, en una diferente dirección a la de la bodega de botines. Si él se dirigía a la bodega, estaba seguro que levantaría un par de banderas malas, así que esta vez iba a intentar una ruta distinta.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios