Infinite Dendrogram (NL)

Volumen 16: Las Posibilidades Tartareanas

Capítulo 5: El Caballero Máquina de Hielo y Rosas

Parte 3

 

 

Sólo tardé unos segundos en volver a activar La Porte de l’Enfer, pero eso bastó para que murieran casi diez Maestros. Se movía a velocidades supersónicas, atravesándolos uno a uno.

Sólo podía ver las secuelas que dejaban sus ataques, pero me daba cuenta de que estaba cometiendo una masacre.





Y, por una fracción de segundo, sentí que un escalofrío me recorría la espina dorsal.

Al ver esto comprendí que yo también era un objetivo, que ahora me veía como un enemigo, igual que los demás.

“¡¿La Porte de l’En…?!” Intenté reanudar La Porte de l’Enfer cuando oí el sonido de la armadura de la White Rose al ser golpeada, seguido de una descarga que me alcanzó aquí en la cabina.

Toda la armadura hacía que mi unidad fuera extremadamente pesada, pero el ataque la hizo volar hacia atrás, desequilibrándola por completo.

“¡Ugh…!” Usé el impulso de ese golpe para saltar y crear algo de distancia.

Publicidad G-M2



Tras un momento de flotar por el aire, la cabina se vio sacudida por el impacto del aterrizaje, lo suficientemente fuerte como para que White Rose no pudiera absorberlo por completo.

“… Ngh.”

“¡¿Cyco?!”

“Estoy… bien. Ella sólo lanzó un hacha… Destrozó parte de mí, pero se detuvo en la armadura antes de volver a ella.” Dijo.

Gracias a una habilidad de reducción de daño, la armadura de escarcha de Cyco y la propia armadura de la unidad, White Rose, en realidad ostentaba la defensa más fuerte de cualquier Magingear.

Sin embargo, esa única hacha lanzada tenía suficiente poder para penetrarla a pesar de todo.

“¿Cuál es el daño en la armadura…?” Pregunté.

“Una pequeña abolladura; eso es todo.” Respondió Cyco.

Eso sigue siendo daño, pensé.

Aun así, la armadura de aleación Mythical que construyó mi hermana no había sido destruida.

La creación de Fran podía seguir en pie por ahora, pero no duraría mucho si Emily decidía centrarse en ella hasta destrozarla.

“¡¿Dónde está Emily…?!”

“… Ahí. Congelada.” Dijo Cyco. Habíamos activado con éxito La Porte de l’Enfer, Congelándola una vez más.

Sin embargo, el hacha volvió a salir volando, haciéndose añicos y reviviéndola de nuevo.

Por extraño que parezca, esta vez tampoco me atacó a mí, sino a otros Maestros.

Parecía que estaba en un estado similar al que otorgan las habilidades de tipo berserk. No podía ver ninguna razón o lógica detrás de sus ataques.

Tampoco había un orden claro de quién era su objetivo. Fui yo quien la congeló, pero ella me ignoró en favor de masacrar a otros Maestros, aparentemente al azar.

Publicidad G-M2



… ¿Tal vez se trataba de distancia y nivel?

Yo tenía un nivel relativamente bajo y estaba más alejado de ella que los demás, así que eso podría explicar por qué no estaba entre sus prioridades.

“Minus… Minus…” Masacró a Maestros, reviviéndose a sí misma repetidamente tras ser Congelada por La Porte de l’Enfer o sufrir un daño mortal por la habilidad definitiva de algún otro Maestro.

La escena era francamente infernal.

“Esto no tiene fin…” Dije.

“¿Tienes alguna idea?” Preguntó Cyco.

“… Lo único que me viene a la mente es destruir esas hachas.”

Esos dos instrumentos de matanza deben haber sido el Embryo Superior de Emily. Sin ellos, ella no sería capaz de revivir.

“… Pero destruirlas es imposible.” Añadí. Justo ahora, uno de los Maestros había usado una habilidad definitiva en una de sus hachas, claramente con el objetivo de romperla, pero el arma ni siquiera había recibido un rasguño. Momentos después, mató a ese mismo Maestro.

Dañar un Embryo Superior tipo Arma era extremadamente difícil. Lo sabía muy bien después de ver cómo ni siquiera Xunyu conseguía destruir el Embryo de Figaro; el propio Figaro sólo pudo dañar el de Xunyu después de potenciar los efectos de su propio Embryo.

Era obvio que la potencia de fuego de White Rose no sería suficiente para destruir esas hachas. Probablemente eso también era cierto para Teach.

El King of Destruction de Altar probablemente podría hacerlo… pero ni siquiera teníamos una forma de conseguir su ayuda en este momento.

“No hay nada que podamos hacer…” Dije. Ray y ese tipo Rook probablemente podrían encontrar una forma de victoria en esta situación, pero yo no.

No soy lo suficientemente bueno para detener la matanza de la chica… Pensé, con auto escarnio.

“… ¿Y eso es aceptable para ti?” Preguntó Cyco.

“¡Claro que no! Pero yo…” Ya no puedo hacer nada… No puedo hacer nada aquí que pueda ayudar.

“Hugo… Un caballero que protege a las mujeres.” Dijo Cyco en silencio.

“… ¿Eh?” Pregunté, escuchando claramente sus palabras. Parecía su respuesta contra mi lloriqueo interior. “¿Cyco? ¿De dónde ha salido eso…?”

“Eso es lo que querías que fuera «Hugo», ¿verdad?”

“Eso es…” Dije, antes de interrumpir mientras reflexionaba sobre sus palabras. Eso era definitivamente lo que quería de Hugo.

Quería que fuera un caballero que protegiera a las mujeres y derrotara cualquier amenaza a su felicidad: la espina para cada bella flor. The Machine Knight of Ice and Roses.

Esa era la imagen que tenía de Hugo y el papel que desempeñaba: la esperanza que le había confiado.

“Ella no se detendrá pase lo que pase.” Dijo Cyco. “Matará a mucha gente, incluidos aquellos a los que querías proteger.” La escuché atentamente mientras hablaba. “Yo nací de tus deseos. Por eso, te protegeré a ti y a tus deseos.” Continuó.

Sus palabras me hicieron sentir como si la armadura helada que cubría White Rose en realidad me estuviera abrazando.

“Confía en mí para protegerlo todo. No me des la espalda ni te rindas. No apartes la mirada de tu deseo.”

“Cyco…”

Llevaba el nombre del infierno helado, pero lo que había dicho me había calentado el corazón como pocas cosas podían hacerlo. Sus palabras me habían llegado al corazón y me habían ayudado a recordar otras palabras que había oído una vez.

“Deja de revolcarte en la duda, jovencita.”

Ya me lo habían dicho cuando estaba tan llena de dudas que no podía ni avanzar ni retroceder.

Lo había dicho uno de los amigos de Ray, el chico de lengua afilada al que odiaba más que a nadie en Infinite Dendrogram.

Sin embargo, sabía muy bien que sus palabras me habían dolido tanto porque estaba poniendo al descubierto la verdad que tanto me había costado evitar.

Aquellas palabras habían vuelto a mí porque era plenamente consciente de ello. Aunque me dolieran profundamente, sus palabras me servían ahora de acicate.

Esto también me había recordado una escena en particular: el recuerdo de un Maestro enfrentándose a un enemigo mucho mayor que él, pero sin siquiera pensar en retroceder.

“… No des la espalda, Hugo.” Me dije. Elige tu camino y sigue adelante, por muy poderoso que sea el enemigo. Esos dos nunca se habrían echado atrás en esta situación, y tú tampoco deberías hacerlo.

“… Es hora de elegir, Hugo.” Me reforcé a mí misma.

Publicidad M-M2

Además, ahora las circunstancias eran completamente diferentes a las de entonces. En Gideon, me había visto obligado a elegir entre oponerme a mi hermana o dejar que ocurriera una tragedia.

Lo que había llenado mi corazón de dudas pertenecía por completo al pasado. Esta vez, sólo tenía que elegir entre luchar o rendirme.

Cuando lo pensé así, ¡resultaba muy obvio lo que Hugo Lesseps tenía que hacer!

“… De acuerdo, Cyco.” Dije. “¡Ni yo… ni Hugo… nos rendiremos!”

“Sí. Hazlo lo mejor que puedas.” Dijo Cyco.

Decidí seguir adelante y enfrentarme a esta amenaza. Como esa fue mi decisión, tuve que reexaminar mis opciones actuales.

“Hmm…”

Cuando se enfrentó a Fran, Ray supuestamente le había dicho algo como esto: “Significa que ni siquiera tú —un Superior— fuiste capaz de crear un monstruo invencible porque sí.”

Eso era exactamente: ni siquiera los Superiores eran imbatibles.

Aunque parecieran invencibles, debían tener algún tipo de debilidad.

Piensa, Hugo. Su inmortalidad tiene que tener un defecto, pensé.

“… Espera.” Y entonces, finalmente me di cuenta.

En ese momento, Emily se congelaba cada trece segundos y luego utilizaba sus hachas para hacerse añicos y volver de entre los muertos.

Lo importante es que… no era inmune a la congelación.

Aunque podía matarse para volver de ella, La Porte de l’Enfer seguía siendo eficaz para neutralizarla.

“Otra cosa que he observado es que la potencia de las hachas voladoras puede variar mucho…”

Los lanzamientos de hacha de Emily eran significativamente más fuertes que los ataques voladores que las hachas hacían por sí solas. Sólo podía suponer que sus lanzamientos estaban potenciados por el STR de Emily, mientras que las propias hachas no lo estaban.

La armadura White Rose no podía resistir lo primero, pero era lo suficientemente fuerte como para resistir lo segundo.

“… Además, sus acciones después de congelarse ya se han convertido en una rutina.” Una vez congelada, la propia Emily no podía moverse, por lo que las hachas se desprendieron instantáneamente de sus manos y salieron volando.

Si huían en el momento en que ella se congelara, dejarían de atacar y se centrarían en destrozarla. Parecía que lo harían aunque estuvieran a punto de matar a sus objetivos.

Eso significaba que las hachas se moverían automáticamente para matar y revivir a Emily en el momento en que estuviera incapacitada. Tenían que hacer eso.

“… Y si no la destrozaran, seguiría congelada.”

Su renacimiento necesitaba un detonante: su muerte. No podría volver si no la convertían en trozos de luz.


Emily era inmortal por sus muertes.

En ese caso…

“¡Cyco! Usa el segundo modo de batalla de White Rose.”

“… ¿Lo de la defensa anti artillería? Sabes que es costoso, ¿verdad?”

“¡Tampoco es que mis MP vayan durar mucho!”

White Rose era una unidad pesada con habilidades defensivas siempre activas, lo que la convertía en un auténtico drenaje de MP. La merma de mis reservas era aún mayor cuando La Porte de l’Enfer estaba activa.

Este era el mayor defecto de la White Rose, mencionado incluso en el manual que Fran me había dado: estaba construida para batallas de resistencia, pero sólo podía usarse durante poco tiempo.

Era como un depósito que se quedaba rápidamente sin gasolina.

Lo mismo podría decirse de su sinergia con Cyco.

Cualquiera que hubiera matado a cien o más de los suyos sería derrotado instantáneamente por La Porte de l’Enfer, pero cualquiera con un número menor de muertes —como ese Rook— se vería arrastrado a una guerra de desgaste.

La posición ideal de White Rose era la de una unidad que se defendía de los ataques enemigos mientras los suprimía lentamente con La Porte de l’Enfer.

Pero con mis reservas de MP de alto rango, no podía usarlo durante mucho tiempo; a diferencia de Ray con sus Grudge-Soaked Greaves, yo no tenía forma de compensar esta carencia.

Este era un defecto de diseño de White Rose que no podía solucionar en ese momento, y el segundo modo de batalla que estaba a punto de utilizar solo iba a empeorarlo.

Ni siquiera podía mantener ese modo de batalla durante cinco minutos… pero me permitía hacer cosas que no podía hacer de otro modo.

“¡En esta situación, es nuestra única opción…!” Dije.

“De acuerdo.” Respondió Cyco. Introduje algo en la consola situada al lado del equipo de pilotaje y esperé el momento oportuno.

En ese momento, Emily estaba masacrando a Maestros mientras era congelada y destrozada por su hacha cada trece segundos.

Hubo como mucho dos segundos entre el momento en que Emily fue congelada y el momento en que fue revivida.

Esos dos segundos lo decidirían todo.

“¡Cyco! Cuenta atrás hasta el siguiente tick.” Ladré una orden.

“¡Once, diez, nueve…!” Ella hizo lo que se le dijo.





Sin embargo, al momento siguiente…

“Minus.”

“¡Ah…!”

… Emily, aún apenas visible para mí, lanzó un ataque contra nosotros en serio.

Miré a mi alrededor y me di cuenta de que la mayoría de los Maestros ya estaban muertos.

“Parece que ahora somos sus objetivos… ¡Pero…!”

Emily había lanzado sus dos hachas.

Giraron en el aire mientras atacaban a los otros Maestros que seguían en pie. La propia Emily atacaba a White Rose con sus propias manos.

“¡¿Aghh…?!” Sus golpes eran poderosos, desequilibrando a mi unidad. Eran incluso más intensos que los ataques del Demi-Dragon de Rook, y la estructura de White Rose empezaba a crujir de dolor. Esto era especialmente desconcertante porque esta unidad era mucho más fuerte que la que yo había tenido entonces. Eso significaba que los puños desnudos de Emily estaban muy por encima incluso de las cargas de un Demi-Dragon.

Publicidad G-M3



“Daños en la armadura externa. Se ha formado una grieta.” Dijo Cyco.

Emily estaba rompiendo la armadura de aleación Mythical con nada más que sus manos.

Publicidad M-M4

“También mi cuerpo…” Añadió.

Publicidad M-M1

“Cyco, ¿estás bien?”

“¡No te preocupes…!”

Cyco y White Rose seguían resistiendo de algún modo esta embestida.

“¡No… nos rendiremos!” Declaré. Esperamos durante varios segundos, como si durara minutos, y sobrevivimos hasta que llegó el momento.

“¡Tres, dos, uno…!”

Cyco terminó la cuenta atrás para el siguiente tick de La Porte de l’Enfer—y una vez que llegó, Emily instantáneamente se congeló de nuevo.

“¡White Rose, purga todas las armaduras! ¡Segundo modo de batalla!” Grité. Un momento después, toda la armadura que Emily había agrietado y doblada fue eliminada.

Sin embargo, esto no se debió a sus ataques: lo había hecho a propósito.

Cyco se transformó rápidamente en armadura para reemplazar las piezas desprendidas.

“¡Ya vienen las hachas!” Gritó. Habían pasado instantáneamente de atacar a los Maestros y ahora volvían hacia Emily para destrozarla.

Sin embargo, antes de que eso ocurriera, activé el truco final de White Rose.

“¡Boucliers Planetes!” Las hachas estaban en camino para matar y liberar a su Maestro.

Al igual que antes, se acercaron a Emily, pero a diferencia de antes, fueron reflejados por la armadura de White Rose, que ahora flotaba alrededor de su cuerpo congelado.

Las hachas no podían alcanzarla.

“¡Hugo!”

“¡Nosotros… lo hicimos!”

Este era el segundo modo de defensa de la White Rose: Boucliers Planetes o “planetas escudo”.

Eran escudos flotantes que protegían al objetivo a distancia. Eran piezas de blindaje teledirigidas diseñadas originalmente para proteger a White Rose de la artillería y la magia manteniendo la distancia, evitando que el daño se filtrara a la estructura principal.

Tenía cierto grado de control sobre él, así como algunos ajustes de automatización, lo que me daba múltiples formas de proteger a White Rose… o cualquier otra cosa que quisiera. Incluso al enemigo.

Las hachas de Emily chocaron contra la armadura una y otra vez, pero sin sus estadísticas que las potenciaran, no podían dañar la aleación Mythical, que era justo lo que había esperado.

Parecían estar priorizando automáticamente la destrucción de Emily, sin mostrar ninguna intención de atacar realmente a la propia White Rose. Las armas solo seguían chocando repetidamente contra mis escudos, incapaces de atravesarlos y matar a su Maestro.

“Esto… es un jaque mate.” Dije.

Esta era la única manera en que podía ganar esto.

La había protegido de sus hachas voladoras, evitando su muerte y, con ella, su resurrección.

Irónicamente, protegerla era la única forma de derrotarla.

***

 

 

“… Cancela La Porte de l’Enfer.” Dije. “Concentraré mi MP en mantener Boucliers Planetes.”

“Entendido.

“Descansa un poco, Cyco.”

“… Está bien. Tomaré un descanso.”

Cancelé La Porte de l’Enfer mientras Cyco, completamente agotada, volvió a adoptar su forma de Maiden.

No pensaba mover la unidad ni utilizar ninguna habilidad a partir de ahora. Solo el coste en MP de Boucliers Planetes podría recuperarse usando consumibles de MP.

El efecto de congelación de La Porte de l’Enfer continuaba aunque se cancelara la habilidad. La duración del efecto era proporcional a la cantidad de personas de su propia especie que matara el objetivo, así que mientras nadie la destrozara, la Murder Princess permanecería congelada durante días.

Probablemente tendría que desconectarse antes de que expirara, pero el debuff impedía que la gente se desconectara.

Esto significaba que tendría que utilizar el sistema de suicidio para desconectarse realmente del juego.

O tal vez su familia empezara a preocuparse de que llevara tanto tiempo conectada e intentara quitarle el casco, activando a la fuerza el sistema de suicidio.

… Al menos, estaba bastante seguro de que funcionaba así.

En cualquier caso, el sistema de suicidio obviamente anularía su capacidad de resurrección. De lo contrario, no habría tenido que usar sus hachas para suicidarse, y ya habría sido revivida de todos modos.

Eso dejó claro que esta batalla había terminado.

Observé cómo las hachas continuaban sus vanos intentos de atravesar los escudos y matar a su Maestro, su otra mitad.

“… ¿Por qué?” La espié a través de los Boucliers Planetes y pensé: ¿Por qué masacró a toda esta gente?

Por supuesto, sabía que no todos eran Maestros de Maidens como yo.

Había quienes, como el Hell General de Dryfe, sólo veían este mundo como un juego y pensaban que los tians eran sólo NPC a los que eran libres de romper como cualquier otro objeto.

El estilo de lucha de la Murder Princess también era bastante “de juego”.

Luchar contra ella me hizo sentir que no me enfrentaba a otro ser humano. Lo que sentía era la miopía de los enemigos primitivos de la IA de los juegos antiguos, así como la frialdad calculadora de una máquina sin emociones.

Muchos habían muerto aquí, y mi entorno estaba mucho más vacío que antes.

Todos los tians que habían poblado este bazar habían huido, mientras que los Maestros que habían sobrevivido no llegaban ni a veinte.

Además de ellos, estaban los cadáveres tian… o, al menos, lo que quedaba de ellos.

Publicidad M-AB

Esta horrible visión me hizo comprender por qué era buscada en todos los países y por qué era una de los Maestros más infames del mundo.

“… ¿Por qué?” Murmuré. La chica que había conocido en la cafetería no parecía el tipo de persona capaz de hacer algo así. Hablaba de los Embryos de los demás como si fueran amigos, toda sonrisas.

Había sido como una niña normal, de corazón puro.

“¿Cómo acabaste convirtiéndote en la Murder Princess…?” Pregunté, pero, por supuesto, la estatua de hielo no respondió.

La batalla había terminado, y el único sonido que quedaba en el bazar era el tintineo metálico de las hachas golpeando los Boucliers Planetes.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios