Senka Maihime (NL)

Volumen 3

Capítulo 3: Batalla en las Planicies

Parte 2

 

 

“¡Buena suerte, Al!”

Al saludó a Luna, que estaba en lo alto de los muros del castillo. A juzgar por el cielo azul y sin nubes que se extendía ante ellos, era seguro suponer que tendrían que luchar bajo el sol abrasador.

Publicidad G-AR



Después de marchar un rato, Al recordó algo y se acercó a Kanon.

“Oye, Kanon…”

“Oh wow, eso es raro. Nunca vienes a hablar conmigo”. Había mucha verdad en esa declaración.

“Yo, uh, lo siento por lo de ayer. O, bueno, por todo.”

“¿Eh? ¿Perdón por qué?”

Publicidad M-M5

Sin estar seguro de por dónde empezar con su disculpa, Al simplemente inclinó la cabeza.

“Nunca me di cuenta de que te sentías sola. Debería prestar más atención a tus guerreros también.”

Estar ocupado no era una excusa válida, ya que debería haber priorizado ayudar a Kanon y sus tropas, sus nuevos ciudadanos, a asimilarse rapidamente.

“Hahaha, ¿por qué esa cara larga?” Kanon estaba desconcertada al principio, pero rápidamente empezó a reírse de Al.

“Prometo que te prestaré más atención. Siéntete como en casa y ven a verme si necesitas algo. Estaré encantado de ayudarte con cualquiera de tus peticiones.”

“¿¡Eh!? ‘Me ocuparé de todas tus necesidades, ¡no tienes que preocuparte de nada por el resto de tu vida!’, dices.”

“No, nunca dije eso. Todo lo que digo es que deberías considerarte a ti mismo de la familia──” Al se dio cuenta de su grave error, pero era demasiado tarde.

“¿¡F_Familia¡? Entonces, después de que esta batalla termine, ¿crees que podemos hacer un descenso──”

¡Fwooooosh!

Una angustiosa y frígida brisa se desató repentinamente junto a Kanon, hasta el punto de que empezó a congelar su cara sonrojada.

“¡Frío! ¡Hace demasiado frío, Feena! ¿¡Intentas convertirme en un muñeco de nieve!?”

El hielo crepitó en la cara de Kanon mientras se rompía lentamente y caía al suelo.

“Tch, puedes manejar todo esto.”

Publicidad G-M1



“Sí, ¿¡pero tienes que congelarme justo antes de una batalla!?”

Los guerreros de Kanon fueron testigos de la pelea infantil de su consumado líder por detrás. A pesar de haberla conocido como un hombre feroz y aguerrido durante años, su lealtad hacia ella no flaqueó en lo más mínimo.

Yo también tendré que conocerlos mejor. Si no lo hago, nunca me perdonará. El rostro de su amigo que había fallecido cruzó por su mente.

“Tal vez debería construir un pub después de esta batalla.” Cierta chica de pelo carmesí apareció en su mente después de pronunciar esas palabras. “Bien. Tendré que llenarla de comida cuando volvamos a casa”.

Tomó las riendas y se dirigió a la frontera, donde Sharon estaba cautiva.

***

 

 

“¡Sí, en serio! Es un debilucho, pero cada vez que le pido media rebanada de pastel, ¡se pone a hablar de los costos de la comida y de que estoy gorda y todo eso! ¿¡Qué tan tacaño puede ser!? Y ni siquiera me hagas empezar con…” Sharon acariciaba suavemente sus adornos de pelo plateado mientras contaba a los demás su vida en Althos, o, más concretamente, mientras hablaba mal de Al.

Mientras los soldados corrían inquietos por el exterior, los Niños Perdidos, encadenados y vestidos con lo que eran retazos de ropa, disfrutaban de su tiempo en la cafetería, comiendo y escuchando las historias de Sharon. Independientemente de sus circunstancias, estaban felices de estar reunidos. Después de mudarse a la cafetería, Sharon había sido bombardeada con preguntas sobre la propuesta de Bárbara.

“Nuestro deber es vigilar la zona y actuar como sus guardias personales. Para poder llevar a cabo nuestros deberes de la mejor manera posible, necesitamos saber todo sobre su vida. Por lo tanto, te interrogaremos aquí y ahora”.

Los Niños Perdidos consistían en quinientos jóvenes reunidos por el rey de Freiya en busca de la próxima Diva, pero actualmente estaban siendo usados como moneda de cambio contra Sharon. Habían recibido el mismo entrenamiento tortuoso que ella y estaban un poco por encima del promedio de los soldados en términos de capacidad de combate, por lo que también fueron desplegados como esclavos de combate bajo el mando directo de la realeza de Freiya. El oficial al mando del pelotón era Airi, mientras que Bárbara era su teniente. Ahora, todos estaban escuchando a Sharon quejarse de Al con una sonrisa irónica colectiva.

“¿He dicho algo extraño?” Sharon simplemente estaba disfrutando de su reunión sin pensar mucho en lo que decía.

Publicidad G-M3



“Bueno, no dijiste nada raro, pero, ya sabes…” Bárbara buscó apoyo, que obtuvo en forma de cuatrocientos noventa y nueve asentimientos simultáneos. Sharon estaba completamente aturdida.

“Nhhhh! ¡Eso es! Imma pregúntalo directamente!” Airi había estado escuchando con los brazos cruzados, pero de repente saltó delante de Sharon.

“¡Estás demasiado cerca! ¿¡Qué!? ¿¡Hay algo en mi pelo!?”

Ella movió su mano hacia donde Airi estaba mirando, pero todo lo que había era su adorno de pelo plateado.

“¿De dónde sacaste eso? ¿Quién lo consiguió para ti?”

“¿Me creerías si te dijera que lo compré yo misma?”

“¡Por supuesto que no! ¡El Rey Demonio se soltaría si tuvieras algo tan femenino!”

Airi, a pesar de ser grosera, estaba bastante en la marca. De hecho, Sharon lo había obtenido del Rey Demonio.

“Entonces, ¿de quién lo obtuviste?” Bárbara miró a Sharon como si fuera un padre instando a su hijo a que contara las travesuras que habían causado.

Sharon se dio cuenta lentamente de que estaba atrapada en todas las direcciones. La presión sobre ella se estaba volviendo sofocante a medida que el mar de gente se acercaba más y más, mirándola fijamente en busca de una respuesta.

“Umm, es de… Alnoa…” Ella se derrumbó bajo la presión, y respondió con ojos muertos, a lo que…

“Haaaaaaaaaah…”

…La habitación se llenó con medio millar de suspiros de decepción.

¿Qué es esto, una especie de sesión de espiritismo? Desesperada por una explicación, le suplicó a Airi con los ojos.

“Sí, sí. Te lo explicaré despacio, para que esa cabeza hueca tuya pueda procesarlo, ¿entiendes?”

“¿¡A quién llamas cabeza hueca!?”

“A ti, Sharon. Te estoy llamando cabeza hueca”.

Sharon devolvió el golpe, pero Bárbara entró inmediatamente con un ataque furtivo.

“Escucha, Sharon. Estamos en guerra con Althos, y queremos información sobre ellos. ¿Entiendes eso?”

“¿De verdad crees que soy tan tonta? ¡Claro que lo entiendo!”

“¿Entonces por qué sólo hablas de Alnoa?

Publicidad G-M2



“Espera, ¿hablé tanto de él?”

Le preguntaron específicamente a Sharon sobre información sobre Althos, por lo que ella hizo todo lo posible para darles migajas de pan.

“¡Ahhh! ¡Cabeza hueca!”

“¿¡Qué!? ¡Eso es rico, viniendo de ti! ¡Quizás deberías especificar lo que quieres la próxima vez!” Sharon empezó a cansarse de que la insultaran, pero Airi también estaba en su punto de quiebre.

“¡Ya sabes, todavía puedo aprender algo! ¡Sabes todo sobre ese Lord Alnoa!”

“¿Yo? ¿Todo sobre Al? ¿De dónde salió eso?” Sharon inclinó su cabeza en la confusión. En el fondo, sabía exactamente a donde iba Airi, pero intentaba ahuyentar esos pensamientos.

“Haah… y ni siquiera te das cuenta.” Airi levantó ambas manos y teatralmente sacudió la cabeza. Los otros también parecían estar totalmente incrédulos.

Publicidad M-M4

“Vamos, ¿qué es esta mirada en la cara de todos? Quiero decir, Al es…”

Sharon barajó sus recuerdos. Se dio cuenta de que recientemente, pensar en Al le causó una inexplicable opresión en el pecho. Lo que fue aún más desconcertante para ella fue que estar a su lado sólo hizo que esa sensación fuera aún más fuerte. Pero naturalmente, siendo como era, nunca pudo admitirlo.

“¿¡Qué!? No estoy … “La resistencia gradualmente más débil de Sharon fue completamente apagada por Airi.

“Entonces, ¿por qué llevas el adorno que te dio Alnoa y no el que te dio el segundo príncipe? Verte acariciarlo todo el tiempo me pone roja como un pimiento.”

“¿Eh? ¿Quién está acariciando qué?” La propia Sharon no se había dado cuenta de lo que estaba haciendo.

“En efecto. Cuando hablas de Althos, en particular de Alnoa, se te ilumina la cara.

¿Te gustaría confirmarlo con un espejo?”

“¡No, no hay forma de que eso sea cierto!”

“¿Por qué te da un ataque? Sólo hablaste de lo mucho que amas a ese Alnoa”.


“¡No! ¡Era más como presumir de tener un Casanova como novio!” Sharon intentó desesperadamente explicar el aparente malentendido.

“Haah… Por eso nunca te vas a besar. Eres como una chica aburrida e ingenua”.

El insulto de Airi fue la gota que colmó el vaso.

“¡¿Eh!? Te haré saber que ya he be──”

¡Mierda! Demasiado tarde. Prácticamente pudo ver los miles de oídos que se levantaron en su declaración.

“¿¡A quién besaste!? ¿¡Fue a Alnoa!?”

Publicidad M-M1

“¿¡Dónde ocurrió!?”

“Sharonnnn, ¿a qué sabe?”

“Vaya, nunca pensé que estz idiota…”

“¡Ya ha dado su primer paso hacia la edad adulta!”

Haciendo caso omiso de las miradas curiosas de los soldados de alrededor, las chicas se acercaron a Sharon. Ella maldijo su boca por trabajar más rápido que su cerebro, pero si no ponía fin a esto rápidamente, sería bombardeada con más preguntas.

Tengo que hablar de ello, ¿¡no!?

“Fue con…”

“¡Kyahh!”

La atención de todos se centró en el origen del repentino chillido, que había interrumpido la confesión de Sharon.

“Demasiado ruidoso. Quédense como los buenos esclavos que son”. Detrás de ellos, Ranbolg, completamente armado, pateó a una de las chicas al suelo y dio una severa advertencia a los demás.

La tienda se quedó en silencio. No sólo nadie levantó una voz de preocupación, sino que ni siquiera cruzaron los ojos con Ranbolg. Era surrealista para Sharon.

“Hmph, de todos modos. Iremos a la batalla en unas pocas horas. Ordena tus cadenas y prepárate para el envío.” Arrojó la llave de las cadenas al suelo, giró sobre sus talones y se fue.

“¿Estas bien?”

Sharon se dio cuenta poco a poco de lo poco que había cambiado desde que se escabulló de las garras de Ranbolg. Estuvo congelada en el lugar por unos diez segundos después de que él se fue, y sólo entonces fue capaz de correr hacia la chica abusada. Las raíces de la maldición que se le impuso aún estaban arraigadas en lo profundo de su alma.

“¿Estoy imaginando cosas, o dijo que pronto entraremos en batalla?”

“No, no estás imaginando nada.”

El tiempo se detuvo por un segundo antes de que la tienda comenzara a bulliciar con la charla. Airi y Barbara miraron preocupadas a Sharon, que estaba luchando internamente consigo misma en silencio.

Althos contra los Niños Perdidos… ¿De qué lado debo estar?

***

 

 

“¡Alnoa, todos están en posición!” Brusch informó antes de galopar hacia un lado. Los dos ejércitos se enfrentaron en las llanuras cercanas a la frontera bajo el sol abrasador de la mañana. Al miró al ejército de Freiyan y dio unos pasos hacia adelante. Cecilia, Feena y Kanon lo alcanzaron poco después, y con eso, estaba listo para dirigirse a sus tropas.

“¡Escúchenme!” gritó desde lo alto de su caballo, lo que hizo que todos dejaran de hablar y se centraran en él. Al nunca fue bueno para hablar en público, pero no podía mostrar ninguna debilidad. No antes de una batalla. “¡Estamos aquí hoy para enfrentarnos al ejército de Freiya! Como ya es costumbre, debo decir que las probabilidades están en nuestra contra, ya que su ejército es el doble del nuestro.”

Se desplomó teatralmente sobre su caballo, causando algunas risas en la multitud, pero eso no fue suficiente. Necesitaba más compromiso.

“¡Su general no es otro que el astuto y brutal dictador, Ranbolg! ¡Si perdemos esta batalla, sin duda gobernará nuestro país con miedo y tiranía!” Sintiendo la tensión, los soldados se quedaron completamente en silencio. Al eligió sus palabras cuidadosamente para ilustrar cuán grave era su situación, ya que realmente creía que Ranbolg transformaría a Althos en una pesadilla viviente.

“¡Pero tenemos tres Divas, las encarnaciones de la gran Valkiria de nuestro lado!

¡Ningún enemigo tiene posibilidades cuando tenemos aliados tan poderosos!” Decidió a propósito excluir a Sharon de su discurso para evitar crear cualquier confusión innecesaria. Entonces levantó su mano hacia el cielo mientras estaba de pie junto a las tres Divas.

Un momento después, la multitud estalló. Parecía que la presencia de las Divas era más efectiva para encender a la multitud que la actuación de Al.

“¡Lo sé! ¡Celebremos hoy una fiesta en celebración de nuestra victoria! ”

Desenvainó su guadaña y la levantó hacia el cielo.

“¡Siiiiiiiiiiiiii!” La multitud se hizo aún más ruidosa.

Wow, están más emocionados de lo que pensaba. Al estaba empezando a ganar confianza en sus habilidades teatrales.

“¡Oh mi, personalmente serviré una taza para la persona que lo haga mejor!”

“¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!”

El suelo bajo los incontables vítores tembló cuando Cecilia levantó su arma al cielo e hizo una tentadora oferta. Siguiendo su ejemplo, Feena y Kanon también levantaron sus armas en el aire.

“Les acariciaré la cabeza”.

“¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!”

“Y yo… ¡Sólo hazlo lo mejor que puedas!”

“¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!”

Ah, vale, ya veo cómo es. Sólo están de buen humor por las chicas, ¿eh? No, está bien, no duele nada. Estoy bien, de verdad.

No quiso esperar a que se calmara la emoción, así que giró su guadaña hacia el enemigo y se puso su voz más áspera.

“¡Prepárense para atacar!” Dirigió la atención de todos a la batalla que se avecinaba. “Cecilia, Feena, cuento contigo.”

“¡Oh mi, déjenmelo todo a mí!”

“Entendido. ¡Les mostraré el poder de una esposa enojada!”

“¡Vamos, Kanon!”

Después de obtener respuestas alegres de Cecilia y Feena, Al tomó a Kanon y desapareció entre sus tropas.

***

 

 

“Gatou, el enemigo está justo delante de nosotros. ¿¡Por qué no ordenas un ataque!?”

Gatou ignoró el loco grito de Ranbolg y se limitó a mirar al ejército de Althos desde su cuartel general. Sus fuerzas llegaron tal y como él imaginaba, pero su alto espíritu y su grito de batalla en auge preocuparon al experimentado general. También encontró su formación inusual. Su vanguardia consistía en infantería pesada, con increíbles defensas gracias a sus armaduras de cuerpo entero y escudos metálicos, en lugar de caballería, una opción mucho más convencional para una batalla campal.

“Me pregunto qué está tramando ese astuto rey”.

Al oír el susurro de Gatou, Ranbolg echó un vistazo a Sharon.

“Me golpea. Quién sabe lo que──Ejem, lo que pasa por la mente de Lord Alnoa.” Sharon contestó, apartando la mirada de Ranbolg.


“¡Hahaha! ¡Parece que nuestra preciosa Diva se ha despertado hoy en el lado equivocado de la cama!”

El humor de Ranbolg mejoró inmediatamente al ver el rostro angustiado de Sharon. Había ordenado a los Niños Perdidos, Sharon incluida, que actuaran como sus guardias personales, presumiblemente porque no quería arriesgarse a que las niñas cambiaran de bando en el lejano campo de batalla. O quizás porque quería ver la desesperación en el rostro de Sharon una vez que Althos fuera aplastado.

“Sólo tienes que quedarte a mi lado. Ponerte en exhibición es suficiente para levantar la moral de nuestras tropas”, dijo Ranbolg con una sonrisa.

“No soy más que una muñeca bonita para él”, dijo Sharon en el más tenue de los susurros.

Haah… Si las cosas no hubieran resultado así, estaría a la cabeza del ejército, luchando junto a Al. Se lamentaba de su destino. Tal vez sólo porque el país es pobre y falto de personal de Al necesita toda la ayuda posible, pero al menos yo era más que un adorno viviente.

Publicidad G-AB



Ignorante de las luchas de Sharon, Ranbolg miraba fijamente al ejército enemigo.

“Hmph. Sus pequeños trucos sucios no cambiarán nada. Son un punto insignificante en el mapa con el genio militar de un pastor. No tienen ninguna posibilidad contra mis legendarios Caballeros de la Primera Orden. ¡Escuchen!

¡Todas las fuerzas, ataquen! ¡Atrapen al ejército enemigo y destrúyanlo con todas sus fuerzas! ¡Esto es todo!”

¡Esta es la última pieza que necesito para poner mis manos en Freiya!

Sharon hizo una suposición educada de cómo debería haber terminado la sentencia de Ranbolg, ya que no podía decir algo así en voz alta delante de Airi y los otros Niños Perdidos. Sin embargo, ordenó a sus 8.000 soldados que se enfrentaran a Althos sin prestar atención a los sentimientos de Sharon. Pero aunque conociera los sentimientos más íntimos de Sharon, no habría entendido por qué sus acciones dieron lugar a un pequeño brote de desafío en su corazón.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios