Senka Maihime (NL)

Volumen 3

Capítulo 3: Batalla en las Planicies

Parte 1

 

 

“¡Tienes un poco de valor, comiendo tranquilamente cuando estamos hasta las narices en problemas!”

Al se arrastró hasta el comedor para desayunar, sólo para ser inmediatamente regañado por Jamka.

Publicidad M-AR-1

“Admito que Ranbolg cometió algunos errores, pero dime: ¿¡qué pasaba por tu pequeño cerebro cuando atacaste a un antiguo huésped del estado!?”

Mientras Jamka presionaba sus manos sobre la mesa, Saaya saltó y se escondió detrás de Luna. Además de esos cuatro, Feena, Cecilia y Brusch también estaban presentes en la mesa. Sharon, por supuesto, no estaba allí.

“Cálmate, Jamka. Luna y Saaya también son invitados; sorprenderlos sería malo para todo el país. Además, ¿no te parece extraño?” le preguntó a Jamka mientras simultáneamente lo calmaba y disfrutaba de su desayuno.

“¿No pienso que es extraño?”

Feena respondió a la pregunta de Jamka. “Están actuando demasiado rápido. Ningún general debería poder declarar la guerra sin la aprobación de su país, a pesar de las atrocidades que ellos u otros huéspedes puedan haber sufrido. Planearon esto desde el principio”.

Publicidad M-M1

“Pero aun así no puedo aceptar que te precipites tras Sharon solo.” Y, naturalmente, como su autoproclamada esposa legal, no podía perder la oportunidad de burlarse de Al.

“Lo siento mucho, Feena. Me gustaría disculparme contigo también, Kanon.” Al se inclinó ante ellos. Por lo que había oído, Feena, Kanon y Cecilia se habían enfrentado solos a todo el ejército enemigo, así que no podía agradecérselo lo suficiente. Sin embargo, por alguna razón, Feena desvió su mirada.

“Está bien. La compensación valió la pena”, dijo mientras se reía, lo que hizo que Al se preguntara qué había pasado mientras estaba inconsciente.

“De cualquier manera, nuestro enemigo es un ejército de ocho mil personas liderado por el tirano Príncipe Ranbolg, mientras que nuestros números apenas alcanzan la mitad de eso. ¡Necesitaremos un buen plan si queremos vencerlos!”

“Ciertamente, el ejército de Ranbolg era un puñado de gente con el que había que lidiar al principio. Se rumorea que son una banda de inadaptados y mercenarios, pero siguieron al pie de la letra las órdenes de Ranbolg y de su comandante. Individualmente, sus habilidades estaban por encima de las de un soldado promedio, ¡aunque no estaban ni cerca del nivel de un guerrero de Eshantel! ¡Además, Lady Cecilia se deshizo de ellos fácilmente una vez que se soltó!” Kanon aportó su opinión. Desde su batalla con el ejército de Ranbolg, Kanon empezó a referirse a Cecilia como “Lady”, mirándola con genuino asombro y temor.

¿Qué demonios pasó en esa batalla?

“Su ejército es hábil y numeroso. Experimenté su odio de primera mano. Pero…” Al hizo una dramática pausa y miró a cada persona presente. “Pero, creo que podemos ganar con la ayuda de todos. Será difícil, será arriesgado, pero quiero salvar a Althos. Y hay una cosa más que me gustaría hacer”.

Se sentó derecho en su silla.

“Quiero salvar a Sharon. Por favor, préstenme su fuerza para salvarla”.

Se inclinó delante de todos.

“Oh mi, ya te he dado mi respuesta.”

Publicidad G-M2



“El trabajo de una esposa es cumplir con las peticiones de su marido. Además, quiero salvar a mi amiga.”

“¡Esta es mi oportunidad de devolverte todo! Confía en mí, ¡les daré una paliza!”

“¡Ah! ¡Yo también ayudaré!”

Cecilia, Feena, Kanon, e incluso Luna ofrecieron su ayuda.

“¡Estaré ahí para ti también!”

“Mmm”.

Publicidad G-M1



Brusch también respondió a la petición de Al, mientras que Jamka simplemente asintió con la cabeza.

“Muchas gracias a todos.” Estaba un poco avergonzado después de recibir tanto apoyo, así que decidió llenarse la boca de pollo para ocultar su ligero rubor.

No puedo dejarme llevar esta vez. No cargaré contra ellos; ¡Lucharé lo mejor que pueda!

Los ojos tristes de cierta chica de pelo carmesí cruzaron su mente. Mordió despiadadamente su pollo mientras miraba el espacio vacío delante de él.

***

 

 

“¡Inútil, todos ustedes! ¿¡Por qué no encontraron al agresor anoche!?” Ranbolg golpeó con sus puños la mesa de su cuartel general temporal.

“¡Estamos usando todo nuestro poder para buscar al perpetrador! Por favor, denos un poco más de tiempo.” Gatou, que acababa de despertar de la pesadilla que provocó el hechizo de Cecilia, dejó pasar la ira de Ranbolg. A pesar de lo que parecía, Gatou, el ex mercenario, nunca le había jurado lealtad.

Simplemente estaba en una misión secreta que requería que cumpliera las órdenes de Ranbolg lo mejor que pudiera.

“Hmph, lo que sea. Deberíamos comenzar nuestra marcha hacia Althos. Confío en que el ejército esté preparado para embarcarse”.

Gatou asintió en silencio. Su estrategia para lidiar con las Divas en la última batalla fue considerada mayormente exitosa. Creía que con un pelotón más grande, podrían incluso mantener a raya a cierta Diva de pelo rubio y ojos azules. Comprensiblemente, el mismo Gatou no quería enfrentarse a ella de nuevo y planeaba mantener su distancia de esa parte del campo de batalla, pero…

“¡Lord Ranbolg! ¡Nuestros exploradores han reportado movimiento en Althos!

¡Han comenzado a acumular sus tropas y están listos para marchar hacia nuestra posición!”

“¿¡Qué!? ¿¡Están locos!?”

De acuerdo con los informes, Althos sólo tenía cuatro mil y pico soldados. Fue increíble escuchar que ahora tomaban la iniciativa con un ejército de la mitad del tamaño del de Ranbolg. Parecía un tonto acto de autodestrucción, una súplica de morir una muerte honorable. Sin embargo, eso era perfecto para él, ya que no quería pasar más tiempo en el medio de la nada.

“Bien, nos enfrentaremos a ellos. ¡Todo el mundo debería haberse recuperado del ataque de esa Diva, así que movilicen todas las tropas y salgan según nuestro entrenamiento!” Las ordenes de Ranbolg resonaron en la tienda.

Publicidad M-M4

Althos caerá. Después de eso, volveré a casa, me casaré con Sharon, comenzaré una rebelión, ¡y usurparé el trono! Ranbolg sonrió mientras repasaba su hoja de ruta hacia el éxito.

***

 

 

“Hmm… ¿Dónde estoy?”

Sharon se despertó en el suelo. A pesar de pasar la noche en una alfombra fina, que estaba muy lejos de las camas de lujo a las que estaba acostumbrada, tuvo un sueño agradable y se sintió completamente refrescada.

“¡Bah, me he comido esto!”

A su lado estaba la semidesnuda Airi.

“Oh, ya veo…”

Ranbolg consideró el ataque de ayer como un intento de liberar a Sharon, así que la trasladó a la tienda de los Niños Perdidos para mayor vigilancia. Después de ser despojada y encadenada a los otros, la dejaron allí por la noche, pero se alegró de verlos a primera hora de la mañana.

“No estoy soñando. No estoy soñando, ¿verdad?”

Para asegurarse de que estaba, de hecho, despierta, pinchó suavemente las mejillas de Airi, que dormía tranquilamente.

“Mhhmhmhm… Nooo, stahhhp…”

No estaba soñando, pero…

“Naaah! ¡Stahhhp! Me siento halagado, Majestad, pero Sharon ──”

¡Pum!

“¡Aaaah! Oi, eso ´olido!”

Publicidad G-M3



Airi estaba rodando por el suelo mientras se frotaba la parte superior de su cabeza. Sharon estaba segura de que esto no podía haber sido un sueño.

“Oi, ahora! ¡No seas tan dura conmigo! ¡Ni siquiera puedo contraatacar ahora!” Airi dijo mientras se sentaba y miraba a Sharon con sus ojos marrones.

“Estabas teniendo un sueño extraño, así que quise sacarte de él”, respondió Sharon con un tono despreocupado y una sonrisa juguetona.

“Hmmm, es bastante raro que no te reprimas, Sharon. ¿O encontraste sus comentarios repugnantes hasta el punto de que ella merecía tu ira sin filtrar?” la persona que yacía junto a Airi se dirigió a Sharon con voz somnolienta.

“¿De verdad crees que alguna vez haría algo tan lamentable?” Sharon respondió con calma.

“Veo que aún tienes el hábito de negar las afirmaciones de travesuras con la cara seria.”

“¡Fer real! Siempre tienes una máscara, pero tu boca temblorosa te delata.”

“¿¡Qué!? Eso no es──” Sharon se cubrió rápidamente la boca, pero eso no impidió que los demás se acercaran.

“¡Eh, Sharon! ¿Qué clase de persona es Alnoa? ¿Es guay? ¿Genial?”

“¡Es un completo principiante! P-pero, bueno, ¡supongo que no es nada! ¡Nada de nada!”

La carpa rugió de risa cuando una pequeña multitud se formó alrededor de Sharon. Ella los conocía a todos, y no habían cambiado en absoluto en los últimos años. No importaba lo duras o brutales que fueran sus circunstancias, lo soportaban con una sonrisa.

Tal vez aquí es donde realmente pertenezco, pensó mientras disfrutaba de su charla.

***

 

 

“La única pregunta es a quién debemos dejar atrás”, se dijo Al mientras se rascaba la cabeza.

Estaba en su oficina junto con las tres Divas, Jamka, Brusch, Luna y Saaya. Luna era definitivamente la extraña, pero como ella había sido inevitablemente atrapada en la situación, Al la invitó a la reunión para discutir su inmediato regreso a su país. Fue una verdadera lástima, pero tenía que hacerse. Al consideró invitarla a divertirse como reconciliación una vez que las cosas se establecieran.

“¿Hay realmente alguien a quien podamos dejar atrás? Basado en el plan que usted propuso, seré necesario para comandar nuestras tropas.”

“¡Yo también! Soy tu futura esposa, y necesitas una red de reconocimiento experta, ¿cierto?”


Ignorando los comentarios de Brusch sobre ser su novia, ella tenía razón. Tanto ella como Jamka eran absolutamente necesarias en el campo de batalla, junto con Cecilia, Feena y Kanon para aumentar su fuerza militar.

“Haah… Ya sabes, estoy empezando a darme cuenta de que puede que no tengamos suficiente personal.”

“¡Oh mi, pero me tienes a mí! ¡Masacraría un ejército de diez mil por ti!” Cecilia dijo jactanciosamente.

Al escuchó que cuando Feena estaba haciendo su escape, Cecilia por sí sola enfrento a dos mil soldados, lo que fue una hazaña increíble y definitivamente sería útil en la próxima batalla. Sin embargo, también había oído que se había desmayado por agotamiento.

No quiero presionarla más, pensó, pero en el fondo sabía que su ayuda era indispensable.

“¡Me encantaría tenerte con nosotros, pero no te atrevas a sobrepasar tus límites!”

“¡Oh mi, pensar que los cielos me han bendecido con un hermano pequeño tan amable! ¡Debe ser el amor abrumador el que habla de que hemos cruzado los límites entre hermanos! Sólo con escuchar tus amables palabras me da la fuerza suficiente para enfrentarme a un millón──”

“Mi amor no cruzó ningún límite, y te dije que no te empujaras a ti misma. Hm,

¿Feena? ¿Está todo bien?”

Feena había estado mirándolos en silencio durante un tiempo. Curiosamente, estaba sentada entre Cecilia y Kanon a pesar de que siempre se ponía del lado de Al cuando era posible.

“¡Hmph!”

“¿Eh? ¿Qué? ¿Hice algo malo?”

“No. No hiciste nada.”

Empezaba a sentirse aliviado, pero el humor de Feena no mejoró ni un poco.

“¡Ahaha! ¡Está celosa! Luna y Lady Cecilia te han estado acaparando por todo este──¡Nghh!

“¡Cállate, Boing-Boing!” Feena le dio un codazo a Kanon.

“¿¡Por queeee!? ¡No me vuelvas a poner ese nombre!”

Parecía que los sentimientos de Kanon estaban más heridos que su cuerpo.

“Bien, lo siento”, dijo Al. “Fueron las primeros en sumergirse en ocho mil soldados para salvarme, así que mostrar algo de gratitud es lo menos que puedo hacer. Así que díganme, ¿hay algo que pueda──?”

“Abrazo”, Feena respondió inmediatamente, mirando a Al con ojos de cachorro.

“¿Eh? No, quiero decir, eso es──” “Mm♡”

Cortando a Al, Feena saltó hacia él, sobre el escritorio que los separaba.

“¡Nghhh! ¿Por qué tan repentinamente──?”

“¡Ooh! ¡Yo también, quiero uno también! Dame un… ¡Ah! ¡Un paseo a caballo!”

Cambió de opinión después de ver la mirada de muerte de Feena.

“¿¡Por qué ahora!? ¿¡Realmente quieres un paseo a caballo en medio de nuestra reunión de estrategia!?” Al, todavía sosteniendo a Feena, se levantó para decir su queja, pero eso fue un grave error.

“¡Oh! ¡Me llevan como una princesa! ”

Mientras Feena se deleitaba en la alegría, Kanon rápidamente dio vueltas alrededor de Al, y…

“¡Allí!”

…se subió a su espalda.

“Espera, tú… en realidad no eres nada pesada, pero…”

Incluso durante una experiencia tan surrealista, podía apreciar el dulce aroma de Feena y la suave sensación del pecho de Kanon empujando contra su espalda. Como hombre, no pudo quitárselas de encima, así que aceptó su destino y se sentó de nuevo.

“Bueno, me alegro de que hayamos podido arreglar esto con unos abrazos, pero

¿no podíamos haberlo hecho más tarde?”

“No”. Una respuesta instantánea y unánime. Al todavía estaba atónito por la situación.

“Haah… Normalmente, te condenaría por dejar que las mujeres te usen como almohada de abrazos, pero no puedo hacerlo por alguna razón.” Los ojos de Luna se llenaron de lástima por Al.

“¡Pareces un padre cuyos hijos se aferran a él después de huir de su esposa!” Brusch dijo con simpatía, sin molestarse en limitarse. Al se identificó con su descripción sorprendentemente bien.

La conversación se había descarrilado tanto que no creía que hubiera ninguna forma de salir de su punto muerto.

“Umm, estábamos hablando de quién debería quedarse atrás, ¿estoy en lo cierto?” Luna vino a su rescate. Al asintió en silencio. “¿Y si me quedo aquí?” añadió.

“Espera, ¿tú? ¿Aquí, en este castillo?”

Al no esperaba tal desarrollo.

“¡Sí! Vine aquí con la esperanza de formar una alianza con Althos, así que ayudar en su momento de necesidad sería natural.” Se dio cuenta de que nunca le había preguntado a Luna el motivo de su repentina visita. “¡Conmigo mirando el castillo, nadie tiene que quedarse atrás!”

Se llevó ambas manos a la boca y se rió entre dientes, apreciando su propia idea. Tener a la princesa de Distania, Luna, y a su Diva, Saaya, vigilando el castillo sin duda sería reconfortante. Al se cruzó de brazos y miró a Jamka en busca de consejo.

“Ni siquiera lo pienses. Todavía no estamos oficialmente aliados con Distania, sin mencionar que Luna es una invitada. Si algo le pasara a ella, se convertiría en una crisis internacional “.

“También soy técnicamente un invitado extranjero”. Al recibir ayuda inesperada de su regazo. Feena expresó su opinión mientras miraba a Luna con una mirada engreída, como si se hubiera vengado de ella.

“Además, se estableció una alianza con Freiya y mira lo que pasó”. Naturalmente, Kanon también se puso del lado de Feena. Ahora, todos los ojos estaban puestos en Cecilia.

“Oh, mi, realmente no me importa lo que pase mientras pueda ir con Al”.

Ahora todo dependía de Jamka y──

“¡Gracias por quedarte!” Brusch hizo una reverencia a Luna, lo que significaba que todo dependía de Jamka.

“Entonces, umm … lo siento mucho, Lady Luna y Lady Saaya, pero, bueno,

¿podríamos posiblemente, umm …”

La vacilación de Jamka no fue injustificada en lo más mínimo. Luna y Al podrían haber estado comprometidos en el pasado, pero eso fue hace años. Jamka no quería preguntar por qué Luna ofrecería una alianza y ayuda directa, pero no saber sus verdaderas intenciones lo asustó.

“Bien, ¿y si dejo que Saaya participe en la batalla? Eso le probaría nuestra alianza, ¿no?”

“¿¡Qué!? ¡No! ¡¿Entonces quién estará aquí para proteger el castillo?! ”

Al se dio cuenta de que dejarla aquí técnicamente la haría participar en la batalla como último bastión de defensa.

“Me uniría a ustedes, pero no puedo dejar a Saaya sola…”

“¿¡Pero no tienes ningún problema en enviarla al campo de batalla !?”

Fue una situación extraña. Habían estado atrapados en un punto muerto hace unos momentos, pero ahora se dirigían hacia el caos total. Cecilia decidió agregar otra opción a la mezcla.

“¡Oh mi, entonces qué tal esto! ¡Lanzaré un Bind súper básico en Luna! ”

“¿Qué pasa con esa mirada satisfecha? obviamente, no podemos hacer──”

“¡Vamos a hacerlo!” Luna interrumpió a Al. “¡Vamos a hacerlo! Si colgarme desnudo es lo que necesitas para que confíes en mí, ¡que así sea! ”

“¡No ese tipo de ataduras!” Al apagó por reflejo los delirios de Luna, pero su base no tembló en absoluto.

“¿Por qué no? Debería funcionar tanto para Jamka como para Luna “. Kanon se unió a la conversación.

“Sabes, yo también soy bastante nueva aquí, así que entiendo cómo se siente ella. Tengo a Feena para mí, así que no me siento tan marginada como ella probablemente, pero también quiero conocerlos mejor a todos ustedes “.

Al estaba completamente asombrado.


¿Algo te poseyó? Nunca pensé que la chica despreocupada que siempre jugaba con Feena tendría pensamientos tan profundos.

“Al, entiendo tu reacción, pero ¿no crees que ‘despreocupado’ es un poco degradante?”

¡¿Quién te enseñó a leer mi mente?!

“Déjalo, Al, o me enojaré”. Kanon le susurró al oído en un tono optimista, pero sus ojos estaban más fríos que la más oscura noche de invierno. Al estaba absolutamente seguro de que podía leer la mente.

“¡De todas formas! ¡No tenemos tiempo para discutir sobre esto! ¡Lanza Bind o Discharge o lo que quieras en mí! ¡Estoy lista!”

Publicidad M-M5

“¿¡Por qué estás tan emocionada de convertirte en un objetivo de hechizos !?”

Al quería poner su rostro entre sus manos, pero como ambos estaban ocupados por Feena, tuvo que conformarse con un suspiro.

“Jamka, ¿estarías de acuerdo con eso?” Al miró a Jamka para finalmente resolver este problema y seguir adelante.

“Está bien, vamos con eso. Lady Luna, por favor prométanos una cosa “. Jamka le devolvió la mirada a Al, instándolo a que se hiciera cargo. Al asintió con la cabeza y miró a Luna.

“Luna. Si por un segundo sientes que estás en problemas, corre. Les dije lo mismo a nuestros ciudadanos y a los guardias del castillo. Incluso si perdemos el castillo, podemos recuperar este trozo de piedra en cualquier momento”.

Publicidad M-AB

“¡Oye! ¿¡Qué rey se refiere a su castillo como un ‘trozo de piedra’ !? ” Jamka quedó atrapado en la semántica, pero todos en la sala entendieron el significado detrás de las palabras de Al. La vida humana era más importante que el país o el castillo. Ese principio fue la base de Althos, después de todo.

“Oh mi, entonces permíteme lanzar un Bind simple”.

Por alguna razón, los ojos de Cecilia se iluminaron cuando pronunció la palabra “Bind”.

“Te someterás a las palabras de mi amado y adorable hermano, protege a tus compañeros, quédate a su lado. Si rompes este juramento, deja que──” Las divinas palabras de Cecilia llenaron la habitación, pero según sus experiencias anteriores, la mayoría de las personas que estaban allí se taparon los oídos. Luna soportó valientemente todo el discurso de Cecilia a pesar de la evidente incomodidad que se apoderó de su rostro.

A la mañana siguiente, Al dejó el castillo junto a sus cuatro mil soldados.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios