Senka Maihime (NL)

Volumen 3

Capítulo: 1 La Audiencia

Parte 2

 

 

“¡Al!. Al, despierta!”

Cuando Al despertó de su terrible pesadilla, se sentó lentamente en su cama. Había pasado un tiempo desde la última vez que recordó esos eventos de años atrás, así que fue casi como revivir la experiencia una vez más. A su lado, Kanon vio con ansiedad cómo se levantaba.


“Gracias a Dios. Lo siento mucho, sabía que eras lento, pero pensé que podrías esquivar eso”.

“¿Tienes que regañarme en el momento en que me levanto?”

Despertar de una pesadilla le hizo mirar intensamente a Kanon, pero entonces se dio cuenta de algo.

“Ummm, no me malinterpretes, aprecio que hayas estado conmigo mientras estaba fuera, pero ¿podrías decirme qué hace tu mano ahí abajo?”

Bajó la mirada a su entrepierna, más precisamente────a la mano de Kanon apoyada en ella.

Publicidad G-M2



“¿¡Huh!? Oh, me imaginé que te levantarías más temprano así.”

“¡Algo se va a levantar temprano, eso es seguro! Deja de frotarme, ¿¡quieres!?”

Al trató de sacudir la mano de Kanon, pero a ella no le importó mucho, en vez de eso trató de desviar su atención.

“¡Ah! ¡Tengo noticias terribles, Al! ¡Las chicas se volvieron locas al saber que te habías desmayado!”

“¿¡Y ahora qué!?”

Furioso de rabia, Al miró a su alrededor, solo para encontrar los campos que alguna vez florecieron transformados en un infierno.

“¡Ahhhhh!”

Un grito salvaje resonó por toda la tierra. Al giró la cabeza hacia la voz y vio como Sharon se deshacía de varios soldados enemigos con facilidad.

“¡Thunderstrike! ¡Glaciar! Destrúyelos!”

Feena estaba desatando un aluvión de hechizos contra las tropas enemigas. Algunos de ellos fueron destruidos junto con un buen trozo de tierra; otros se congelaron en su lugar.

“¿¡Me estás tomando el pelo!? ¿¡Por qué tienes que arruinar esta hermosa tierra!?”

El estado de la tierra le dolió aún más dado que acababan de repararla después de la batalla hace un par de días. Ver los innumerables cráteres casi le hizo querer dar la vuelta y volver al castillo; no estaba de humor para lidiar con todo eso.

“¡De todos modos, Al! ¡Tienes que detener a Cecilia!” Kanon acercó a Al y señaló hacia adelante.

“¿Por qué? Está fuera desnudando al general enemigo hasta la ropa interior,

¿no?”

No estaba claro si era algún tipo de hobby para ella o si se había despertado con un nuevo fetiche, pero no era la primera vez que Cecilia desnudaba a alguien en ropa interior. Sin embargo, Al no era consciente de lo mucho que Cecilia se preocupaba por él, ni de la ira que se podía sentir por haber herido a su hermano pequeño. Ella estaba de pie cerca de él, emanando un aire de autoridad y poder.

Su sonrisa habitual estaba intacta, pero sus mejillas se movían nerviosamente. Entonces, abrió la boca.

“¡Sellados, dioses sin nombre, escuchen mi oración! ¡Malditos sean los salvajes insolentes que se atrevieron a matar a mi amado Al con un sufrimiento eterno!

¡Que sus almas sean sometidas al tormento eterno!”

Su clara voz retumbó en el campo de batalla, llevando un peligroso deseo. Un orbe apareció delante de ella, púrpura como el veneno más mortal. Gritos atormentados se arremolinaban violentamente en su interior, como si maldijeran a todos los seres vivos del universo.

“¿¡Qué demonios estás haciendo, Cecilia!? Estoy viva, ¡así que deja de hacer eso! Además, ¿¡qué “dioses sin nombre”!? ¿¡Quieres decir el mismo diablo!?

¿¡Por qué una sacerdotisa sabe cómo hacer un contrato con el diablo!?” Al gritó mientras se acercaba a ella.

“¡Oh mi, estás vivo! ¡Gracias a Dios! Estoy muy contenta, pero ¿podrías darme un momento? ¡Tengo que deshacerme de estos brutos tontos y cobardes que se atrevieron a ponerte un dedo encima!”


“Bueno, pueden ser bestias, pero quiero decir, ¡mira esa cosa! ¡Es una bola de muerte y sufrimiento!”

“Oh, pero soy una sacerdotisa. Nunca tomaría una vida. Este orbe simplemente pudrirá su carne, haciendo que se vuelvan locos.”

“¡Eso es peor que la muerte! ¡Cancélalo o algo así, por favor!”

“Oh, si tú lo dices. Aunque es un poco vergonzoso.”

Debe haberse sentido aliviada al ver que Al no estaba muerto, así que canceló el hechizo. Mientras tanto, Al decidió ignorar su último comentario y se volvió hacia Kanon.

“¡Kanon! ¡Ve a traer a Sharon de vuelta!”

“¿Por queee? ¡Hay tantos hombres allí! ¡Es aterrador!”

“Espera, ¿en serio?”

Al miró fijamente a Kanon con total incredulidad después de oír lo que el guerrero más fuerte de Eshantel acababa de decir. Consideró entrar él mismo, pero acercarse a Sharon, que estaba rodeada por soldados enemigos, solo sin el uso del Aumento Celestial sería imposible.

“¡Ya lo sé! ¡A cambio de superar mi miedo mortal y traer de vuelta a Sharon, quiero un beso!” le propuso mientras Al estaba perdido en sus pensamientos.

“Sabes, este no es exactamente el momento para──”

“¡No, este es el momento perfecto para pedir una compensación! Además, no es que esté pidiendo sexo, así que, ¿por qué tanto alboroto? ¡Es sólo un beso!”

Kanon estaba muy entusiasmado con su idea, mientras que Al estaba atascado en cómo ella también se había lanzado casualmente el tener sexo. Pero mientras sopesaba sus opciones, horribles gritos seguían viniendo del campo de batalla. No creía que un beso suyo tuviera tanto poder, pero decidió aceptar la idea.

“¡Está bien, pero será un beso l-ligero en la mejilla!” susurró tímidamente, como un niño que se acababa de confesar a la primera chica de la que se había enamorado. Pero en el momento en que dijo eso, Kanon desapareció de la vista.

“¡La traeré de vuelta! ¡Lo juro!” La voz de Kanon venía del exterior de la tienda. Se propulsó lejos con una sola patada.

¿Por qué está tan hiperactiva de repente?

Al la vio irse, solo para ver una esfera de hielo que aceleraba su camino en el momento en que tocó el suelo. Sin embargo, Kanon estaba lista y cortó la esfera de hielo en pedazos antes de que pudiera causar algún daño. Miró a su mejor amiga, la Diva de cabello azul que estaba un poco más lejos.

“¿¡Qué estás haciendo, Feena!?” Al gritó.

“Escuché tu acuerdo. No dejaré que Kanon me lleve ventaja”.

“¿¡Qué eres, un perro!?” Al se burló de Feena, pero le daba vergüenza hablar, así que su voz no la alcanzó.

“Oh mi, ese es un tema que no podemos ignorar.”

“¿¡Qué quieres decir con que no puedes ignorarlo!?”

“¡Tú tampoco vas con ventaja, Boing-Boing!” Dijo Feena, ignorando por completo su propia hipocresía mientras conjuraba una bola de fuego.

“¡No me llames Boing-Boing!” Kanon gritó mientras saltaba hacia atrás para evitar la bola de fuego, pero…

Squish.

… saltó directamente a dos montículos blandos.

“Oh, mi. Los tramposos deben ser castigados”.

Se había metido en los pechos de Cecilia.

“¡Nh! Ya veo, ¿¡así que es un dos contra uno!?”

Kanon saltó lejos de Cecilia y sacó su espada.

“No. ¡Es una batalla real!”

Feena conjuró su siguiente hechizo y desató una lluvia de bolas de fuego, apuntando a Kanon y Cecilia.

“Oh mi, ¿quieres derribarme con ella?”

Cecilia, con un movimiento de su khakkhara, desplegó un muro invisible que la protegió del peligro. Al se encogió de hombros mientras las bolas de fuego repelidas por la barrera de Cecilia volaban hacia las tropas imperiales.

“Oh, tu débil magia no puede quebrar mi ── ”

¡Shing!

La sonrisa inquebrantable de Cecilia se movió por un segundo.

“¡Ahá! ¡Las barreras mágicas son inútiles contra los ataques físicos!”

Kanon atravesó la barrera con facilidad.

“¡Ahora es mi oportunidad! ¡Bola de Rayo!” Feena desató otro hechizo cuando la barrera cayó.

“¡Whoa! ¡Eso es sucioOOOO!”

La bola de rayo golpeó la espada de Kanon, enviando electricidad a través de la hoja y al cuerpo de Kanon. Mientras tanto, los hechizos previamente repelidos golpearon al ejército enemigo detrás de ellos.

“Oh mi, eso no fue tan malo. ¿¡Qué tal esto!?” Desplegó su escudo una vez más y saltó hacia Feena, preparada para atacar.

“¡Nh! ¡Casi me atrapas!”

Apenas pudo evitar el *”Bind” de Cecilia. Tal vez todo esto fue una inteligente distracción de Cecilia, ya que tocó a un soldado imperial atacante después de perder el brazo de Feena. (NT: *Enlazar)

“¡Graaah!” El terror golpeó a los soldados mientras veían a su camarada retorcerse de dolor. Al tenía curiosidad por los detalles de ese vínculo, pero tenía demasiado miedo de preguntar.

“¡Ahaha! ¡Muy aterrador!”

Kanon desató una ráfaga de ataques a los soldados petrificados mientras disparaba un comentario hacia Cecilia. Al se preguntó por un segundo si ella era realmente andrófoba, pero su mente se volvió a la realidad al ser testigo del nuevo paisaje infernal que se creaba a su alrededor.

Publicidad M-M1

“¿¡Cómo sucedió esto!? ¡Todo lo que quería de ella era trajera a Sharon de vuelta!”

“¿Por qué? ¿Me necesitas para algo?” Una voz familiar interrumpió sus quejas por detrás. Se dio la vuelta para ver a Sharon, sosteniendo a un soldado imperial por el hombro.

“Es el general enemigo. La emboscada de Jamka también tuvo éxito; debería volver pronto.”

Sharon golpeó al general enemigo contra el suelo. Un soldado etíope bajo y delgado, que no podía tener más de quince años, se acercó a ellos y ató las manos del general con una cuerda.

“¿Eh? No recuerdo haberte dado tropas.”

“No me preguntes, ¡sólo empezó a seguirme por su cuenta!”

Echó una mirada preocupada al chico, y también lo hizo Al, quien inmediatamente entendió todo desde la mirada anhelante del chico. Sharon no solo era una diva todopoderosa, sino que además era hermosa ── siempre y

cuando tuviera la boca cerrada. Mirar a tal belleza bailar con gracia por el campo de batalla ciertamente haría que cualquier joven se enamorara de ella.

“¿Cómo te llamas?”

“…”

¿Realmente me ignoraste? ¡Soy tu rey, lo sabes!


“Vamos, dinos tu nombre.”

“¡Lady Sharon, mi nombre es Kotton!”

Sí, vale, y tú se lo dices todo a ella.

Publicidad M-M3

El chico ── y la mirada engreída en la cara de Sharon ── estaba probando su paciencia.

“¡Lady Sharon, me salvaste durante la batalla con Eshantel! ¡Estaré siempre en deuda con usted!”

“No recuerdo haberte salvado…” Sharon se llevó un dedo a los labios y empezó a revolver sus recuerdos, pero independientemente de su respuesta, estaba claro que Kotton ya estaba cautivado por ella.

“Bueno, como sea. Kotton, vigila nuestro equipaje. Se lo entregaremos a Cecilia más tarde.”

“Espera, ¿no querrás decir Jamka?” Jamka era el general del ejército de Althos, así que para Al tenía sentido que usara el equipaje como moneda de cambio.

“¡Claro que no! ¡Si le doy un líder enemigo, me hará galletas!”

“¿¡Eres un niño!?”

Al comenzó a desarrollar un serio dolor de cabeza mientras veía a Kotton arrastrar al general a la tienda. No podía imaginar ser un general consumado en la mayor potencia militar del continente, sólo para ser capturado y cambiado por postres.

“¡De todos modos, Al! Sé que eres el comandante en jefe, ¡pero no salgas al campo de batalla! ¡Eres tan débil como un gatito!” Sharon comenzó a reprenderlo de la nada.

“¡Ugh! ¡No habría tenido que salir si hubieras escuchado mis órdenes!” A pesar de que las palabras de Sharon fueron muy profundas, se las arregló para exprimir una respuesta. Ahora, sólo tenía que encontrar una manera de salir de este caos. A su cerebro cansado y muerto se le ocurrió un plan nefasto.

¡Espera! ¡Esta podría ser la oportunidad perfecta para lanzar un contraataque!

Publicidad M-M5

¡No creas que siempre puedes mantenerme abajo con tu afilada lengua!

Sintiéndose descarado, Al le dio a Sharon una mirada seria.

“¿¡Qu-Qué!? Atrapé al general enemigo, ¿qué más quieres de mí?” Los instintos de Sharon inmediatamente hicieron sonar las campanas de advertencia.

“Sharon. Tengo una manera de detener esta estúpida pelea en pocos minutos, pero… ¿Sabes qué? No importa. Nunca podrías lograr esto”. Elevaba su acto frunciendo la frente y moviendo la cabeza en aparente desesperación. Luego, miró a Sharon.

“¿¡Qué!? ¿De verdad crees que hay algo que no puedo hacer? ¡Vamos, dime tu plan!”

Ella cayó totalmente en la trampa. Al levantó la cabeza y escondió su sonrisa con la mano.

“No lo sé. Con toda honestidad, no quiero obligarte a hacer esto.”

Al apartó la vista por un segundo para alimentar aún más la curiosidad de Sharon.

“¡No hay nada que no pueda hacer!”

Sharon estaba llena de confianza. Esta era su oportunidad. Al borró su sonrisa y miró a Sharon a los ojos.

“¡Tendrías que… hacer el Aumento Celestial conmigo y usar ese poder para sofocar esta pelea!” dijo con un tono grave.

¡Gané! ¡Ya puedo verte huir avergonzada! No te preocupes, no me reiré. A quién engaño, ¡claro que lo haré!

Al incluso estaba dispuesto a recibir una bofetada de Sharon, en cuyo caso habría amenazado con acariciarla. Fue un plan realmente nefasto. Se sacudió la pequeña punzada de culpa que sentía y la miró. Ella miraba hacia abajo delante de ella, mordiéndose el labio con las mejillas sonrojadas. Al estaba seguro de su victoria…

“Está bien”.

“¿Eh?”

Esperaba haberla escuchado mal, porque si había un resultado para el que no estaba preparado, era éste. Pero tenía que darse cuenta de que él mismo se lo buscó, aunque sus intenciones originales estaban en otra parte.

“Es vergonzoso, pero si eso es lo que se necesita para terminar con esto, tengo que hacer lo que tengo que hacer.”

¿¡Por qué tienes que ser tan razonable hoy de todos los días!? ¿¡Cómo me metí en este lío!? 

Su corazón se aceleró cuando Sharon tímidamente le robó una mirada. Mientras Al luchaba con sus sentimientos, Sharon se acercó lentamente a él como una chica nerviosa y enamorada, pero sus ojos estaban llenos de determinación.

Publicidad M-M2

Espera, ¿vamos a hacerlo aquí mismo? ¿Ahora mismo?


Sus pensamientos fueron interrumpidos por el suave golpe del cálido aliento de Sharon en su mejilla. Su dulce fragancia de dama subía por sus fosas nasales y se envolvía en su cerebro.

“Sharon…”

El abrazo de Sharon fue suave, como aterrizar en un fuerte de almohadas. Sin embargo, por alguna razón, Al encontró imposible luchar contra el impulso de endurecer su cuerpo. Sintiendo la tensión en Al, Sharon cedió y relajó su propio cuerpo para dejarle tomar la delantera. Su inocente pero dulce comportamiento hizo que sus pensamientos se paralizaran por completo. Él fue atraído por sus labios como si estuviera bajo un hechizo…

“Oh mi, ¿qué están haciendo ustedes dos?”

Y así como así, el hechizo se rompió. La vista de Al se llenó con la sonrisa temblorosa de su hermana, haciéndole sentir como si hubiera despertado de un dulce sueño sólo para encontrarse en una pesadilla.


“Codicioso. ¿No soy suficiente para ti?” Junto a ella estaba la furiosa Feena, con las mejillas más rojas que el cabello de Sharon.

“¡Así es! ¡Me lo prometiste primero!” A pesar de su sonrisa, Kanon mantuvo una mano en su espada.

“¡Ah… me voy a casa!” Sharon probablemente estaba abrumada por la vergüenza, así que se fue corriendo. Al quiso explicarse, pero no pudo encontrar nada que pudiera calmar las tres miradas agudas que le atravesaban.

“Haah… ¡Estoy agotado!”

En lugar de eso, se rindió.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios