Senka Maihime (NL)

Volumen 2

Capitulo 4: Rey Demonio vs Divas

Parte 1

 

 

“¡Enemigo a la vista! ¡Preparen los explosivos! ¡Fuego!”

El asedio de Althos comenzó a la mañana siguiente. Jamka interceptó el asalto inicial en una próspera tierra de cultivo que había sido reducida a escombros.


“¡Usen sus escudos para detener a la caballería! ¡Usen los explosivos como una cortina de humo sustituta! ¡Ruu, informa sobre el movimiento del Imperio!”

Jamka se apresuró a dar órdenes al ejército desde su cuartel general. Desafortunadamente, los 3.000 soldados bajo su mando no eran suficientes para usar una estrategia militar. Sus formaciones eran inevitablemente deficientes, y sus defensas casi se derrumbaron en varios puntos.

“No hay movimiento todavía, señor. O mejor dicho, es como si ni siquiera estuvieran aquí.”

Dijo el vicepresidente de la agencia de inteligencia, Ruu, con una voz monótona. Con Brusch en camino para escoltar a Al, Ruu actuaba ahora como ayudante de Jamka.

“Oh mi, ¿qué puede significar esto?”


Cecilia murmuró desde el lado de Jamka.

“El Imperio debería unirse al asalto si esto es un ataque total, ¿no? De todos modos, supongo que no puedo volverme loca todavía.”

Y junto a Cecilia, Sharon estaba comiendo dulces desde lo alto de su caballo, sin ninguna preocupación. Probablemente creía que no tenía nada que hacer hasta la llegada de Kanon, así que estaba holgazaneando como un gato en una tarde de domingo.

“¡Concéntrense en las defensas! ¡Ruu, mantén los ojos bien abiertos para cualquier actividad sospechosa!”

Eligiendo ignorar a la perezosa Diva, Jamka se inclinó ante Cecilia antes de dar sus órdenes al campo de batalla.

***

 

 

“¿¡Por qué no se ha destruido su línea de defensa!? ¡¿Te llamas el ejército más fuerte de todas las tierras?! ¡Patético! ¡Derríbenlo!”

Kanon gritó furiosamente mientras su armadura golpeaba en la parte superior de su caballo.

“Con el debido respeto, el enemigo parece tener un estratega bastante capaz. Por no hablar de la total falta de ayuda de nuestro aliado… Si tuviéramos a Toshisaka, él atravesaría las líneas enemigas… Oops, mis disculpas. No fue más que un desliz de la lengua.”


Sintiendo la aguda mirada de Kanon atravesándolo, Kanemitsu rápidamente se calló.

“¡Maldita sea! ¿Cómo se atreve ese sinvergüenza a abandonarnos justo antes de esta batalla…?”

Kanon giró su cabeza hacia el campo de batalla y maldijo la situación en un pequeño susurro.

La partida de Toshisaka fue un golpe repentino para él. Inmediatamente después de su encuentro con Feena, Toshisaka expresó sus dudas sobre el Imperio por millonésima vez y aconsejó enviar un mensajero a Althos. Pero, por supuesto, la postura de Kanon era la misma que antes.

“He tomado una decisión. Si no te gusta, ¡sal de aquí!”

Normalmente, eso habría puesto fin a su desacuerdo. Normalmente. Las cosas dieron un giro para peor.

“Entendido. Renunciaré como guerrero de Eshantel.”

“¿¡Eh!? ¿¡Qué has dicho!?”

Hace mucho tiempo, el padre de Kanon había visto el potencial del pequeño Toshisaka, y como tal, fue nombrado guardia personal de Kanon. Se convirtieron en amigos íntimos; Toshisaka ayudó a Kanon a elevar sus bromas al siguiente nivel a regañadientes. Por supuesto, eso a su vez significó que ambos fueron regañados juntos. Una vez que crecieron y Kanon se convirtió en el jefe de los guerreros, Toshisaka fue inmediatamente promovido a segundo al mando. No sólo eso, sino que era el único guerrero que conocía el secreto de Kanon, que se mantenía firmemente entre la realeza. Y entonces su amigo, su hermano, lo dejó, así como así.

“¡Esto es todo lo que está haciendo el Rey Demonio!”

Kanon se dijo a sí mismo, a punto de explotar. Pero como si algo amplificara sus emociones, el aire a su alrededor cambió.

“I-inquisidor…”

Sintiendo ese cambio repentino, Kanemitsu se volvió hacia Kanon con una expresión de profunda tristeza. Pero Kanon le ignoró completamente. En su lugar, miró hacia arriba, como si algo estuviera parpadeando justo encima de él.

“¡Ya lo tengo! Si tomo la cabeza del Rey Demonio Alnoa y se la presento a Toshisaka, ¡podría darse cuenta de sus malas acciones y pedir perdón!

¡Entonces yo, siendo el amable señor que soy, perdonaré, por supuesto, su estupidez!”

Completamente decidido a llevar a cabo su genial plan, Kanon pateó su caballo.

“¿A dónde se dirige, Inquisidor?”

“¡No se preocupen! ¡Volveré pronto con la cabeza del Rey Demonio!”

Kanon dijo como si se fuera a dar su paseo de la tarde.

“¡Ese es el objetivo de nuestra operación!”

Kanemitsu gritó mientras intentaba frenéticamente alcanzarlo.

“Sólo mira, Toshisaka. Volveré antes de que te des cuenta.”

Sus ojos se iluminaron siniestramente bajo su casco, y su boca se enroscó en una sonrisa premonitoria.

***

 

 

“¡Abre la presa! ¡Deja que el agua frustre a la caballería!”

Siguiendo la orden de Jamka, abrieron la presa. El agua se precipitó por todo el campo de batalla en pocos momentos. Esa fue la razón por la que había elegido su actual emplazamiento como campo de batalla.

La vía fluvial de Althos abarcaba todo el campo. Además, el suelo fue cultivado específicamente para contener grandes cantidades de agua. Como tal, cuando el agua se liberaba, el suelo se transformaba en una sustancia arcillosa. En pocos momentos, los caballos, ya exhaustos, se detuvieron al hundirse sus cascos en el barro pegajoso. Tal como Jamka había predicho, la caballería de Eshantel se debilitó considerablemente por su movimiento.

“Haah… Geez, ¿¡dónde estás en un momento como éste, Al!?”

Mientras el ataque se calmaba, Jamka finalmente encontró una pequeña ventana para desahogarse. Habían pasado unas pocas horas desde el comienzo de la batalla. Habían endurecido sus defensas, pero los sonidos de la batalla seguían encendidos. El ataque temerario de Eshantel continuó mientras el sonido de las pesadas armaduras y el choque de espadas reverberaban por el campo. Por suerte, las bajas seguían siendo cero, pero la enfermería de Althos se llenaba a un ritmo alarmante.

“Oh mi, estoy segura de que volverá pronto.”

Cecilia dijo con toda tranquilidad, a pesar de que las gotas de sudor rodaban por su frente mientras intentaba desesperadamente tratar a los innumerables soldados heridos.

“Si continuamos cayendo a este ritmo, nuestra formación será──” Un mensajero se acercó a ellos.

“¡Informando! ¡Vemos a un jinete que atraviesa el campo de batalla! ¡Creemos que es el Inquisidor!”

“¡Muy bien, creo que es mi hora de brillar!”

Aplastó su bolsa vacía de galletas y se limpió crudamente la boca mientras sonreía intrépidamente.

Estaba lista para luchar.

Publicidad G-M3



“Oh mi, Sharon. Espero que recuerdes tu promesa a Lesfina.”

Cecilia sintió que hubiera sido mejor hacer que Sharon volviera a la realidad antes de que se involucrara demasiado en diezmar a su oponente.

“¡Claro que sí! ¡Todo lo que tengo que hacer es darle una paliza y hacer que se disculpe!”

Sharon respondió, rebosante de confianza. No estaba equivocada, pero…

“De todas formas, asegúrate de ir ahí, haz lo que tengas que hacer y vuelve,

¿entendido?”

Como cierto joven inquisidor, Sharon, tan despreocupada como siempre, montó su caballo en la refriega.

“¡Oh mi, mantente a salvo!”

Cecilia dijo, sonriendo a la espalda de la apasionada Diva.

***

 

 

“¿Lo hemos… conseguido?”

Al trató de recuperar la compostura sobre su caballo que relinchaba. Después de reunirse con Brusch y oír lo que estaba pasando, Al dejó a los ciudadanos supervivientes de Eshantel a su cargo. Él, junto con Feena, se subió a un caballo y corrió de regreso a Althos. Cuando llegó, vio que la lucha ya había empezado, pero estaba lejos de haber terminado. Gracias a la estrategia de Jamka, el campo de batalla se había transformado en un pantano fangoso. La caballería de Eshantel estaba visiblemente descorazonada. La mayoría de ellos, al menos.

“¡Al, mira!”

Al siguió el dedo de Feena, señalando a dos figuras enfrentadas en la batalla.

“Ahora siento que llegamos tarde”.

Al lado del campo de batalla principal, las dos figuras se enfrentaron, creando una tormenta de polvo y guijarros y transformando el paisaje que había permanecido inalterado durante siglos.

“¡Hahaha! ¿¡Tú otra vez!? ¡Estás advertida, esta vez voy a ir a por todas!”

“¡Eso es lo que quería oír! ¡Veamos si puedes igualarme!”

Eran tan alegres como una niña haciendo sus rondas en un mercado de agricultores a pesar de levantar el suelo para hacer un cráter tras otro.

“¡Hahaha!   ¡Así es como se ve una verdadera pelea!”

Kanon gritó entusiasmado.

“¡Claro! ¡Después de todo, estás luchando conmigo!”

Sharon levantó su espada de nuevo mientras decía eso. Al ver a dos Jinetes del Apocalipsis atacándose, Al se tocó la sien con preocupación.

“Haaaaaaaah… ¡Iba a convertir este lugar en una granja el próximo mes!”

El campo de batalla se había reducido a un pantano, y la tierra de al lado tenía más agujeros que un queso suizo.

¿¡Cuánto tiempo y mano de obra tendremos que dedicar para restaurar esta zona de desastre!?

Los tocarse la sien ya no era suficiente; enterró su cara entre sus manos.

“¡Muy bien! Por ahora, ¡centrémonos en detener esta locura! ¡Podemos preocuparnos de las reparaciones más tarde!”

Trató de escapar de su pesadilla, o tal vez se preparó para enfrentarla. De cualquier manera, para llegar a Sharon, primero tuvieron que cruzar el cuartel general de Althos.

“¡Sigue así, Al! ¡Este es el último esfuerzo!”

Pero Feena le robó la oportunidad de dar un discurso motivador.

“¡Oye! ¡No te robes mi protagonismo!”

Al gritó, sin darse cuenta de que tenía una ligera sonrisa en su cara.

“Siento pedirte esto después de todo lo que has pasado hoy, pero por favor ayúdame un poco más.”

Con un suave golpecito en el cuello, su caballo se puso en marcha de nuevo. Luego, gritó a los soldados tratando desesperadamente de defenderse de lo que parecía una amenaza entrante.

“¡Soy yo, Alnoa! No tenemos tiempo para hablar; ¡déjame pasar!”

Pasaron rápidamente entre los soldados en pánico.

“¡Eh, Al! ¡Al menos di hola si has vuelto! ¡Tengo mucho que contarte!”

gritó Jamka.

“Lo siento, Jamka, no tenemos tiempo ahora. ¡Hablaremos más tarde!”

Pero él fue completamente ignorado. Volaron a través del cuartel general como una flecha, y se precipitaron directamente hacia las Divas en disputa.

“¡No te dejaré pasar!”

Uno de los jinetes de Eshantel cargaba hacia Al y Feena con su katana desenvainada. Al no pudo ver la cara del atacante detrás de su casco, pero recordó que la voz pertenecía a Kanemitsu.

“¡Lo siento, pero tenemos prisa! ¡Vamos a pasar!”

Al sacó la guadaña de su espalda, listo para luchar.

Publicidad M-M5

“¡Inténtalo!”

Kanemitsu cargó de cabeza, soltó la brida y atacó con ambas manos agarrando la katana.

“¡Rahhhh!”


“¡Arghhh!”

Un momento después de que los dos caballos se cruzan el uno al lado del otro…

“¡Desaparece!”

crrrrk!

Kanemitsu se congeló después de ser golpeado por el hechizo de Feena.

“Quiero decir, gracias, pero… quería presumir…”

Al se enfurruñó cuando pasó junto al guerrero que estaba literalmente congelado en su lugar.

“No tenemos tiempo. ¡Apúrate!”

Exclamó Feena.

“¡Perdón! ¡Te prometo que te derretiremos más tarde!”

Al se disculpó mientras se alejaba a la distancia.

“Increíble…”

Publicidad M-M3

Al balbuceó mientras observaba la batalla entre las dos Divas.

“¡Haaaaaa!”

Sharon balanceó su espada de lado desde detrás de la cortina de polvo.

“¡Arghhhh!”

Kanon se defendió de su ataque con un golpe por encima de la cabeza. Si Sharon era un tornado furioso, Kanon era un intrépido relámpago que lo atravesaba. Básicamente, ambos fueron un desastre para la gente normal.

“Ahora, ¿cómo detenemos esto…?”

Mientras Al desmontaba, se lamentaba de su último enfrentamiento.

“¿Eh? ¿Feena?”

Mientras tanto, Feena ya se había bajado de su caballo y se dirigía al centro de la conmoción.

“¡Kanon! ¡Estoy aquí! ¡Escúchame!”

Ella gritó, pero su voz no pudo vencer el salvaje choque de espadas.

“Ugh… ¡Escúchame!”

Publicidad M-M1

Estaban demasiado atrapados en la lucha para oírla, así que miró al cielo y empezó a murmurar algo.

“¡Feena, no puedes! ¡Detente!”

No hizo caso de las súplicas de Al y continuó con el canto.

“¡Mierda! ¡Comenzo!”

Intentó entrar corriendo y cubrirle la boca, pero…

“¡Caída de meteoros!”

Llegó demasiado tarde. Al miró el brillante flash que iluminaba el cielo, la desesperación se extendió por su cara.

El flash se expandió, y un momento después, un meteoro del tamaño de una pequeña casa apareció de la nada, junto con un ominoso ruido sordo.

“Esto podría ser un poco demasiado…”

“¿¡PODRÍA!? ¿¡Qué, quieres volar todo el país ahora!?”

Feena se giró tranquilamente para enfrentarse al furioso Al.

“No te preocupes, lo ven venir.”

“¿¡Y qué!? ¡Eso no lo hará desaparecer!”

Miró a las Divas en guerra.

“¿¡Y ahora qué!? ¡Estábamos calentando!”

Por fin, Sharon miró hacia la montaña que caía. Había un brillo descarado en sus ojos …

“¡Ha! ¡Saca esta piedra de aquí!”

Tienes que estar bromeando…

Sharon inclinó su cuerpo, posicionándose en la dirección del meteoro.

“Quiero volver a nuestra pelea, ¿te importa si te ayudo?”

Kanon también se unió a ella. Envainó su espada y se preparó para atacar.

“Hmph. Haz lo que quieras.”

Dijo apáticamente, pero sus ojos parpadeaban de excitación. Después de una rápida inclinación de cabeza, se concentraron en el meteoro que estaba encima de ellos. Un momento después…

“¡Haaaaa!”

Sharon partió el meteoro por la mitad con un solo golpe horizontal.

Publicidad M-M4

“¡Arghhhhh!”

Kanon cayó sobre el meteorito partido con una ráfaga rápida como un relámpago. El meteoro se redujo a meros guijarros, que llovieron sobre la tierra seca mientras el sol volvía a brillar sobre ellos en todo su esplendor.

“¡No está nada mal!”

“¡Tú también eres bastante bueno!”

Mirando el resultado de su victoria sin esfuerzo, ambos soltaron una pequeña risa. Se habían peleado momentos antes, pero actuaban como viejos amigos.

“Hmph! ¡Hacer equipo es hacer trampa! Pero está bien, ¡sólo haré uno más grande!”

“¡No lo hagas! ¡Todo lo que queríamos era hacer que pararan esta locura, no introducir un tercer oponente!”

Sharon finalmente pareció darse cuenta de la presencia de Al.

“Oh, Al, ¿has vuelto? Lo siento, no me di cuenta. Deberías intentar hablar la próxima vez o algo así.”

Y ella inmediatamente le rompió el corazón.

“¡Feena! Siento no haber podido mantener nuestra promesa … ”

“Está bien. Llegué a tiempo.”

“¡Ah, y el peón! ¿Te cortaste el pelo?”

“¿¡Un corte de pelo!? ¡Es mi bigote el que falta!”

¿Estás diciendo que estaría bien incluso sin ese estúpido bigote? Además, ¿qué pasa con esta reunión tranquila? ¿No deberíamos estar peleando?

“Pffft… Peón… Eso es gracioso. ¿Puedo llamarte así también?”

Tendré que tener una charla seria con ella una vez que todo esto termine.

Mientras miraba a Sharon, los ojos de Kanon se abrieron de par en par.

“Oh, Sharon, ¿conoces a Alfonz?”

Al seguía confundido en cuanto a por qué esos dos actuaban como viejos conocidos, pero desentrañar ese misterio tendría que esperar. La pregunta de Kanon era una mala noticia, ya que Sharon no tenía ni idea de sus planes.

“¿Hm? ¿Quién es Alfonz? Él es──”

“L-Lady Sharon, ¡qué coincidencia! Humildemente he venido a──”

“¿¡Qué con esa humilde tontería!? ¡Eres el rey de Althos, así que habla como tal!

¡Ya sabes, como un rey! ”

Su tapadera se convirtió en llamas carmesí.

“¿Es el… rey de Althos?”

“¡Duh! ¡Es Alnoa, el rey de Althos! ¿Qué, no lo sabías?”

Sharon se reía de corazón a pesar de las palabras premonitorias de Kanon y la cara palida de Al.

Sí, definitivamente estaremos teniendo una charla.

Incluso antes de que Al pudiera dirigir su despreciativa mirada a Sharon…

“Rey de Althos… Rey de los Demonios… ¡Prepárate para morir!”

La sed de sangre de Kanon se extendió por todo el campo.

“Puedo sentirlo, Al. Está bajo un hechizo.”

“¡Rahhhhh!”

Ignorando completamente a Feena, Kanon atacó a Al.

“¡Tan rápido!”

Lo enviaron a volar sin tiempo para sacar su guadaña.

“¡Ah! ¡Al!”

Al sólo se dio cuenta de lo que había sucedido un momento después. La hoja le había golpeado por el costado con tanta fuerza que su ropa estaba hecha jirones.

“¡Estoy bien! Las divas no pueden──¡Ah!”

Una pequeña daga cayó de su ropa hecha jirones.

“¿Eso es…?”

Kanon reconoció la daga en el momento en que la vio.

“Es la de Toshisaka… Lo… ¿¡Lo mataste!? ¿¡Mataste a Toshisaka!?”

“¡No! ¡Con su última onza de fuerza, me la dio y me pidió que te la devolviera!”

“¡No me mientas, bastardo del Rey Demonio sin corazón!”

El odio que se filtraba por cada poro de su cuerpo era prácticamente visible. A pesar de no ser consciente de las circunstancias, Sharon saltó reflexivamente delante de Al.

“¿¡Qué estás pensando!? ¡Puede que tú seas fuerte, pero yo soy mucho más fuerte! Quieres luchar conmigo junto a Feena, que también es una diva y… ¿¡Al, que supongo que es útil cada vez que hay luna azul!?.”

¡Lo juro, ella no va a escuchar el final de esto!

Al prometió arreglar las cosas con ella una vez que terminaran su misión. Dicho esto, no se equivocó. Los tres deberían haber sido capaces de triunfar sin esfuerzo. Al menos sobre el papel. Pero la sed de sangre de Kanon no había disminuido ni un poco. Al contrario, se había vuelto aún más espesa.

Y entonces…

“Lo siento, Toshisaka… Y-yo… ¡Mataré a todos los ciudadanos de Althos para vengarte!”

Kanon sostenía un cristal verde oscuro.

“Espera, ¿eso es…?”

Parecía el cristal que había convertido a Jamka en una abominación.

“¡Lo prometo! ¡Masacraré a todo el mundo!”

“¡Kanon, detente!”

Ni siquiera la voz de Feena podía atravesar la ira de Kanon.

“¡Oh, Valquiria todopoderosa dormida dentro de mí! ¡Acepta este humilde cuerpo como sacrificio y golpea a tu enemigo, el atroz Rey Demonio!”

Kanon golpeó el cristal contra la coraza de su armadura. Pero el cristal no se rompió. En cambio, pasó a través de su armadura sin ninguna resistencia…

“¡Grrrgh! ¡Gwaaaaaah!”

Cuando Kanon se arrodilló, el cristal fue absorbido por su cuerpo. Feena miró de reojo al dolorido Kanon con indicios de agua parpadeando en el rabillo de sus ojos, mientras Sharon se ponía a la defensiva.

Publicidad G-AB



“Ahhh… Gahhh… ¡Fwaahhh!”

Entonces, se puso de pie como si nada hubiera pasado. No se había transformado como Jamka, pero sus brazos colgaban a sus lados. Sus ojos sin vida brillaban desde lo profundo de su casco, y una extraña energía mágica cubría su cuerpo.

“Kanon… ¿Qué has hecho…?”

La mano de Kanon se estremeció ligeramente ante la chica de pelo azul que se acercaba a él en un aturdimiento.

“¡¿Eh !?”

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios