Lord of Mysteries (NW)

Volumen 2

Capítulo 271: Golden Rose

 

 

Número 19 de la Calle de la Esperanza, distrito de Cherwood.

Esta zona estaba ubicada cerca del río Tussock. Los peatones podían ver la superficie del agua inusualmente turbia a través de las grietas y hendiduras de sus casas.

Publicidad M-AR-1

El reportero del Diario de la Jornada, Mike Joseph, bajó del carruaje y señaló un edificio de tres pisos, de color azul grisáceo, delante de ellos. Le dijo a Klein, que estaba de pie junto a él y vestía un traje negro cruzado, sombrero de media copa y gafas con montura dorada: “Ese es el Golden Rose, el mejor burdel legal en el área del Puente Backlund, también de todo el distrito de Cherwood. Abre a las tres de la tarde y permanece abierto hasta las dos de la mañana”.

¿El mejor burdel legal en las regiones de Cherwood y el puente de Backlund? En otras palabras, ¿hay mejores establecimientos en estas dos regiones pero son ilegales? Klein reflexionó en silencio y lanzó una mirada a la entrada que tenía una rosa con incrustaciones doradas. No había cartel. 

“Aquí no hay trabajadoras de la calle, ¿o si?” respondió sin pensar.

“Por supuesto que no, es un establecimiento con una reputación que mantener”. Mike personalmente llevó a Klein al frente del edificio y abrió la puerta.

Tan pronto como entró, Klein percibió el olor de una fragancia dulce y ligeramente picante y escuchó una melodía relajante pero sugerente.


Instintivamente, miró a su alrededor y vio guardias, con abrigos negrosy cuerpo fornido, de pie a ambos lados de la entrada y en cada rincón del pasillo. Como negocio que brindaba licor y esos servicios, obviamente estaban destinados a tratar con borrachos y groseros.

La sala estaba rodeada de todo tipo de sofás, sillas e incluso un piano. En el centro había una zona de baile.

Había diversas mujeres sentadas por todo el local, con el cabello teñido de dorado, marrón, castaño rojizo o negro. Algunas de ellas parecían maduras, algunas lucían tímidas y jóvenes, otras mostraban una actitud seductora, y otras pocas observaban con confianza y deslumbraban hermosura.

Estas damas disfrutaban de la melodía, se reían mientras conversaban entre ellas, leían tranquilamente periódicos y revistas o bailaban con los hombres.

Eran apenas las tres y media de la tarde, por lo que no había muchos clientes. A primera vista, el lugar parecía más un salón de baile que un burdel.

“Si viene después de las ocho de la noche, verá algunas actuaciones interesantes. Ja ja, si alguna de las damas le llama la atención, puede acercarse e invitarla a bailar y luego preguntarle el precio mientras disfrutan juntos de la melodía. Si ambas partes llegan a un acuerdo, podrán dirigirse al segundo o tercer piso y pasar un rato maravilloso en alguna habitación. Siempre que esté dispuesto a gastar dinero, puede pasar aquí toda la noche”. Mike giró la cabeza de izquierda a derecha, perdiendo repentinamente su calma y caballerosidad anteriores, pareciendo un poco más nervioso.

Entró al pasillo con una sonrisa y se acercó a una joven que tenía como máximo quince o dieciséis años.

¿Está mostrando su verdadera naturaleza o está haciendo un papel? Klein observó, un poco asombrado mientras inconscientemente seguía a Mike Joseph.

“La víctima, Siber, tenía sólo 16 años. En teoría, es más probable que una chica de edad similar la haya conocido y sepa algo”. En ese momento, Mike bajó la voz y explicó.

Luego levantó sus delgadas cejas y preguntó con otra voz: “Entonces, ¿Qué dama te llamó la atención?”

Publicidad G-M2



“Solo soy su guardaespaldas”, respondió Klein con seriedad.

Mike asintió levemente y se rió.

“No estoy acostumbrado a que me vigilen cuando hago este tipo de cosas”.

“Estaré haciendo guardia afuera”. Klein entendió lo que Mike quería decir y adoptó una postura seria y profesional.

Sin decir una palabra más, Mike se acercó a la joven, se inclinó y le tendió la mano, invitándola a bailar.

Tan solo una niña, de una edad similar a la de Melissa, teniendo que dedicarse a la prostitución, Backlund definitivamente tiene mucha…suciedad. Uhm, pensar que habría aparentes caballeros de buen porte frecuentanto este lugar. Incluso hay un viejo lleno de canas…  Klein cruzó las manos tras su espalda y se mantuvo erguido, observando a Mike y la joven bailar lentamente.

Después de unos minutos, Mike regresó y le dijo a Klein con un poco de molestia: “Es demasiado caro”.

Mientras los dos se acercaban, añadió en voz baja: “La muchacha conocía a Siber, pero la dueña, la Señora López, les prohíbe hablar sobre este asunto; de lo contrario, podría castigarlas severamente. Pobre niña, incluso se estremeció instintivamente cuando me mencionó el castigo. Puedo imaginar lo horrible que debe ser”.

Indefenso, Klein suspiró y preguntó con voz reprimida: “Entonces, ¿qué planea hacer?”

“No quiero volver a causarles problemas a esas chicas. Planeo ir directamente con la Señora López”. Mike le dio una palmada en el hombro a Klein y le dijo: “¡Protégeme!”.

Klein giró su cuerpo hacia un lado y advirtió en tono serio: “Si nos encontramos con una situación peligrosa, debe escucharme. ¿Lo entiende? ¡Escucharme!”

“Bien bien.” Mike se inclinó ligeramente y contestó.

Mientras hablaba, caminó hacia un sofá en la esquina. Allí estaba sentada una dama encantadora, con mucho maquillaje y un vestido precioso.

“Para evitar avergonzarse bailando con alguna chica y luego no poder pagar su precio, es mejor hablar primero con la Señora López y así saber de primera mano los precios de cada chica”, Mike habló en voz alta mientras se acercaba.

Publicidad G-M2



La señora escuchó su conversación y miró hacia arriba. Ella se levantó lentamente y sonrió.

“Buenas tardes, caballeros. Soy López. ¿Alguna chica les llamó la atención?

“Sí.” Mike la evaluó de arriba abajo y dijo con una sonrisa: “Realmente te admiro, eres una mujer hermosa”.

Yo también lo admiro… Este cabrón está actuando como si fuera su casa… Klein resistió .

La expresión de la Señora López se congeló por un segundo, luego soltó una risa falsa y dijo: “Lo siento, no me siento bien hoy. Debes saber que hay momentos cada mes en los que las mujeres se sienten bastante mal”.

Al ver que no había manera de llevar a la señora López a una habitación para conversar, Mike guardó silencio durante unos segundos antes de ponerse serio de repente.

“Señora López, soy periodista. Deseo entender más sobre el asunto de Siber. Aquí está mi prueba documental”.

El rostro de López se ensombreció y respondió con impaciencia: “Ya le dije todo lo que sé a la policía. ¡Pregúnteles a ellos!”

“Siber era una pobre huérfana vagabunda que fue adoptada por mí. Esa noche, aceptó la invitación de un huésped para pasar la noche en su casa y murió mientras regresaba por la mañana.

“¡Muy bien, eso es todo, por favor váyanse o inviten a una dama a bailar”.

Mientras hablaba, López hizo un gesto a dos de sus porteros.

Publicidad M-M2

Klein intervino para proteger a Mike Joseph y lo escoltó de regreso al pasillo. Al ver esto, los dos porteros no se acercaron precipitadamente.

Después de unos pocos pasos, Klein dijo en voz baja: “Ella está mintiendo”.

“¿Oh?” Mike volvió la cabeza, sorprendido.

Publicidad M-M1

“Cuando habló, sus ojos se movieron ligeramente. Ella no se atrevió a mirarlo directamente, pero también lo estaba evaluando en secreto, lo que significa que estaba mintiendo y observando su reacción. Además, su postura era muy defensiva y por como movió las manos es evidente que estaba nerviosa”. Klein dio su análisis.

Mike abrió la boca y exclamó después de unos segundos: “Realmente es un gran detective. Sólo con su aguda observación y sus extraordinarias habilidades de deducción pudo descubrir detalles tan útiles”.

Eso es solo porque tenía mi Visión Espiritual encendida y pude ver que los colores emocionales de López no eran los correctos… Se me ocurrieron las razones después…  Klein sonrió y dijo: “Gracias, es hora de que nos vayamos”.


Mike Joseph volvió a mirar a López y vio que ella caminaba hacia la puerta lateral del pasillo, hacia otro salón. Las personas no se acercaban hacia allí y También había dos porteros haciendo guardia afuera.

Publicidad M-M4

“Quizás deberíamos seguir a la señora López y observar su reacción. Tal vez la ansiedad de ahora la haga hacer algo…” Mike giró la cabeza para mirar a Klein. “¿Puede encargarse de esos dos porteros rápidamente?”

“Señor, sólo soy responsable de su protección, y eso va contra la ley”. Klein dijo con seriedad en respuesta.

“¡Le pagaré más! ¡Un total de cinco libras según el precio del combate anterior! Si hay otra pelea después, ¡serán 10 libras!” Mike Joseph apretó los dientes.

“¡Trato!” Klein extendió la mano y le estrechó la mano.

Luego, los dos dieron vueltas para evitar a los dos gorilas de antes y se acercaron silenciosamente a la puerta lateral.

“Invitados, por favor deténganse. Por favor abandonen esta área”. Uno de los porteros dio un paso adelante y detuvo a Klein y Mike Joseph.

“Lo siento, estamos buscando el baño…” Klein se inclinó cortésmente y se disculpó.

En ese momento, su puño derecho se movió repentinamente, golpeando fuertemente el abdomen del portero frente a él.

El portero instintivamente se agarró el estómago, con el cuerpo inclinado. En cuanto a Klein, que ya se encontraba eguido, levantó la mano izquierda y golpeó al portero en la parte posterior de la cabeza.

*¡Pa!*

El portero cayó al suelo, inconsciente. Su compañero quedó claramente sorprendido por el giro de los acontecimientos. Se limitó a mirar fijamente durante unos segundos y no reaccionó a tiempo.

Klein inmediatamente se deslizó y agarró la boca del portero con su mano derecha mientras lanzaba un golpe al abdomen del hombre con su puño izquierdo.

*¡Ufhg!*

De repente, el gorila se inclinó y vomitó la comida que tenía en el estómago, Klein retiró su mano derecha rápidamente y golpeó con el puño izquierdo la barbilla del guardia.

Al mismo tiempo, se posicionó detrás del hombre, permitiendo que el cuerpo cayera lentamente al suelo sin hacer ruido.

Después de intercambiar miradas con Mike, Klein giró el pomo, abrió la puerta lateral y entró. Mike Joseph se agachó con suavidad y lo siguió rápidamente.

¿Por qué eres tan hábil? ¡Eres sólo un reportero! Klein se burló en voz baja, caminando rápidamente pero a un ritmo rápido a lo largo del corredor pavimentado.





De repente, escucharon la voz de la señora López.

“¡Dile a Capim que no envíe a nadie en los próximos días!”

¿Capim? ¿Enviar a alguien? Klein miró a Mike y lo encontró igualmente desconcertado.

En ese momento escucharon los pasos de López dirigiéndose hacia el pasillo.

“¡Vamos!” Klein tiró de Mike y corrió hacia la salida sin volverse.

Durante este proceso, cerró la puerta lateral y rompió la cerradura al pasar. Podría impedir que las personas adentro salieran por un tiempo.

Luego, como si nada hubiera pasado, caminaron por el pasillo y se acercaron a la salida mientras escuchaban voces débiles y enojadas.

Después de llegar a las calles, Mike exhaló un suspiro de alivio y dijo con asombro y sinceridad: “He experimentado muchos escenarios similares, pero ni una sola vez ha sido tan simple como lo fue hoy. Gracias. Necesito regresar para descubrir quién es Capim”.

Mientras hablaba, sacó su billetera, sacó un billete de cinco libras y murmuró: “Pero, francamente, su precio es realmente caro. Vale más de media semana de mi salario”.

“Pero puede reclamar un reembolso, ¿no es así?” Klein respondió con una sonrisa. Después de eso, preguntó preocupado: “¿No tiene miedo de que López vea el periódico y consiga que la policía lo arreste?”

“Esa es una tarjeta de identificación falsa”. Mike Joseph se encogió de hombros con un gesto de familiaridad.

“…” Klein sólo podía admirarlo.

Después de ver a Mike subir a un carruaje e irse, caminó en diagonal a través de la calle, esperó un carruaje público y estuvo atento a cualquiera que lo siguiera.

Publicidad M-AB

En ese momento, un carruaje alquilado se acercó lentamente y se detuvo frente a él.

Un hombre de mediana edad con un abrigo negro salió del carruaje y asintió con la cabeza hacia Klein.

Tenía ojos azules, rostro delgado y cabello canoso. Era el anciano que Klein había visto en el Golden Rose.

Él no es un cliente del Golden Rose… Es como nosotros…  Klein de repente se dio cuenta de esto.

“Saludos, soy el detective Isengard Stanton. Estoy ayudando a la policía en este caso. ¿Podemos tener una conversación?” El hombre de mediana edad señaló la silla al lado suyo.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios