Backstabbed in a Backwater Dungeon (NL)

Volumen 1

Historia Extra: Un Día En La Vida De Nazuna

 

 

Con sus ojos rojos brillantes y su larga cabellera plateada meciéndose a cada paso, la Caballero Vampiro Ancestral SUR, Nazuna, hacía su ronda en el nivel inferior del Abismo. Aunque era baja de estatura, sus pechos eran voluptuosamente enormes y tenía la apariencia de una heredera protegida. Pero cuando hablaba, estaba claro que era una chica hermosa, llena de vida y entusiasmo.

“Tengo que hacer lo que me ha ordenado el amo y asegurarme de que el Abismo está a salvo mientras él está fuera en su misión”, se dijo Nazuna.

Publicidad M-AR-1

La verdad era que, aunque la Caballero Vampiro era la luchadora más fuerte del Abismo en lo que se refería al combate cuerpo a cuerpo, la principal razón por la que Light no la había llevado con él al mundo de la superficie en su misión de la Operación Aventurero era porque, por desgracia, no era lo bastante lista como para saber adaptarse cuando la situación lo requería. Light también pensaba que no podía confiarle cómodamente la gestión del Abismo mientras él estaba fuera porque carecía de la aptitud para la tarea.

No se trataba de atacarla innecesariamente. Todos en el Abismo estarían de acuerdo en que tenía una personalidad alegre que la convertía en el alma de la mazmorra, y sólo por ese aspecto era un miembro inestimable del equipo. Pero cada uno tiene sus puntos fuertes y débiles. Por eso, antes de que Light se marchara, había encargado a Nazuna que “protegiera” el calabozo en su ausencia, y ella había aceptado encantada. Ese día en concreto, Nazuna se encontraba en medio de su patrulla diaria por el Abismo para el “amo” al que quería -como ella decía- “muchísisisisimo”.

Nazuna pasó por delante de un grupo de hadas que estaban limpiando y un par de ellas la llamaron.

“Señorita Nazuna, ¡buenos días!”

“Señorita Nazuna, ¿está dando su paseo diario? Quiero decir, ¿está patrullando ahora mismo?”.


Nazuna sacó pecho con orgullo. “Sí, por supuesto. Estoy patrullando para mantener el Abismo a salvo. El amo me dio una misión muy importante”.

Las sirvientas procedieron a colmar a Nazuna de elogios, a pesar de que todas conocían el verdadero propósito de la “misión” que Light le había encomendado.

“¡Es usted increíble, señorita Nazuna!”

” ¡Podemos hacer la limpieza tranquilamente, sabiendo que estás aquí para protegernos, señorita Nazuna!”.





“¡Estás encendida, Naz!”

se rió Nazuna. “Aw, para, me están avergonzando. Sólo hago lo que me dijo el amo, eso es todo”. Nazuna trató de mostrarse modesta, pero no pudo evitar que su boca se curvara hacia arriba en una sonrisa. Toda esta adulación hacía creer a Nazuna que era una colaboradora clave en los planes de Light, cuando en realidad, las sirvientas de nivel 500 estaban utilizando la adulación para manipular a la Nazuna de nivel 9999.

“¿Adónde irás ahora en tu patrulla?”, preguntó una de las sirvientas.

“Todavía no lo he decidido”, respondió Nazuna. “¿Por qué lo preguntas?”

Bueno, verás, la cosa es…” dijo una segunda sirvienta. “Realmente nos gustaría que hicieras una parada en este lugar…”

Publicidad G-M1



“¿Pero es supersecreto o algo así? ¿Así que a las sirvientas no se nos permite acercarnos?”, dijo la tercera sirvienta, que tenía la costumbre de convertir todo en una pregunta.

“¿De verdad? Eso es nuevo para mí”, dijo Nazuna. “Pero claro, puedo hacerlo. ¿De qué lugar estamos hablando?”.

Las hadas sirvientas compartieron una sonrisa secreta entre ellas. “Aquí es donde tienes que ir…”, empezó una de las sirvientas.

Nazuna se puso en camino, tarareando mientras se dirigía a su siguiente destino.

***

 

 

Nazuna llamó a la puerta de la habitación que le habían indicado las sirvientas. Tras una larga espera, Mei abrió la puerta.

“Ah, ¿eres tú, Nazuna?”, dijo Mei, con su coleta negra ondeando. “¿Qué te trae a los aposentos privados de Light?”.

“Vengo de patrulla”. dijo Nazuna, con una sonrisa radiante en la cara. Esta respuesta cándida pero infantil hizo que Mei se llevara los dedos a las sienes, como si intentara suprimir un dolor de cabeza. Pero Nazuna no había terminado.

“Mei, ¿qué haces en la habitación del amo?”. preguntó Nazuna con una mirada completamente inocente. “Creía que estaba de expedición en la superficie”.

Después de una pausa incómoda, Mei dijo: “Aunque el Amo Light está ausente en este momento, no limpiar su habitación sería contrario a mi código como sirvienta. Simplemente me estaba asegurando de que todo estuviera en su sitio aquí dentro cuando llamaste, así que no hay necesidad de que entres en este momento.”

“Ohhh, ¡entendido! ¡Bien pensado, Mei!”, dijo Nazuna, que parecía totalmente convencida con esta respuesta. Sin embargo, tenía una pregunta más. “Pero me pareció notar que te revolcabas en la cama del amo y olfateabas su almohada mientras dabas patadas con los pies. ¿No arrugará eso sus sábanas y demás?”


Esto hizo que Mei presionara firmemente sus dedos contra sus sienes una vez más. Nazuna era una luchadora de nivel 9999 -la más fuerte del Abismo, de hecho-, lo que significaba que, por mucho que Mei hubiera intentado ocultar mágicamente sus acciones, nunca iba a poder evitar que la Caballero Vampiro se diera cuenta de lo que había estado haciendo. Sin embargo, Mei no tardó en recuperar la compostura y, con la mejor cara de póquer posible, presentó su excusa para justificar su dudosa conducta.

“No tienes por qué preocuparte por eso. Sólo estaba utilizando una nueva técnica para hacer la cama que yo misma he desarrollado. Es un método muy secreto, así que me temo que no puedo dar más detalles”.

“¡Vaya, una técnica secreta para hacer la cama!”. dijo Nazuna, asintiendo enérgicamente. “No me extraña que el amo te llamara primero. No sabía que la limpieza tuviera sus propios movimientos”.

Mei volvió a llevarse los dedos a la sien, lo que provocó una mirada preocupada de Nazuna. “¿Qué pasa, Mei? ¿Te duele la cabeza o algo?”

“No, estoy bien”, dijo Mei. “Sin embargo, me gustaría que hicieras un mejor uso de tus facultades mentales. O al menos que te tomaras un poco más de tiempo para pensar antes de actuar”.

No sé si te entiendo, pero será mejor que vayas a descansar si te duele la cabeza”, sugirió Nazuna. “Ah, sí, unas sirvientas me dijeron que pasara por aquí para darte un mensaje”.

“¿Ah, sí?” dijo Mei, entornando los ojos. “¿Y qué mensaje podría ser?”

Nazuna, en su inconsciencia, repitió alegremente lo que le habían dicho las sirvientas. “Veaaanos, dijeron: ‘¡Deja de acaparar la habitación del amo para ti sola! ‘¡Nosotras también tenemos derecho a limpiar la habitación del amo!’ ‘¡Estoy en contra de que la sirvienta principal monopolice su habitación! ¡Maldita seas! ¡Maldita seas! Supongo que dijeron las primeras porque no querían que trabajaras demasiado, pero no entiendo la última parte sobre las maldiciones. ¿Quizá querían que desarrollaras resistencia a las maldiciones mágicas?”.

Hubo una breve pausa antes de que Mei respondiera. “Parece que se trata de un asunto entre el ama de llaves y las sirvientas, así que no hace falta que te preocupes por los detalles. Sin embargo, te agradecería mucho que me dijeras los nombres de las sirvientas que te dieron esos mensajes, para que pueda atender sus preocupaciones personalmente”.

“¡Entendido! veaaamos…” Nazuna divulgó fielmente los nombres de las sirvientas que la habían enviado a los aposentos privados de Light con falsos pretextos. Una vez le hubo comunicado esta información, Mei activó su Caja de Objetos y sacó algo de dinero de ella.

“Te agradezco tu ayuda. No es mucho, pero aquí tienes una recompensa por transmitirme estos mensajes. Cuando descanses de patrullar, puedes usarlo para comprar algo de comer”. Traducción: Ya te he escuchado bastante, así que déjame en paz.

“¡Gracias, Mei! ¡Eres muy amable!” dijo Nazuna agradecida, cogiéndole el dinero de bolsillo sin captar la indirecta. “Si alguna vez necesitas ayuda, puedes acudir a mí. Te cubro las espaldas”.

Mei observó a Nazuna alejarse de los aposentos privados de Light hasta que la perdió de vista y, a la primera oportunidad, la sirvienta principal se marchó rápidamente para “atender las preocupaciones” de las hadas sirvientas que habían engañado a Nazuna para que les hiciera el trabajo sucio.

La siguiente parada de Nazuna en su patrulla fue la tienda, donde utilizó el dinero que Mei le había dado para comprar algo de comer. La tienda vendía una gran variedad de comida y otros artículos que habían sido producidos por las cartas normales que el Gacha Ilimitado había escupido, lo cual era ideal porque si no fuera por esta tienda, todas las cartas normales nunca se usarían y sólo estarían ocupando espacio. La moneda utilizada para comprar estos productos era exclusiva del Abismo; los responsables de crear todo el dinero falso se habían quedado sin cosas que hacer por el momento, así que se les había encomendado la tarea de crear esta nueva moneda.

El bocadillo preferido de Nazuna era el pastel de judías rojas. Había probado muchos de los otros tentempiés que se ofrecían, como el chocolate, las galletas y los dulces salados, pero el pastel de judías rojas -que parecía un sándwich de pastel con una porción de pasta dulce de judías azuki en el centro- era el que más satisfacía su paladar. Nazuna compró un cartón de leche y llevó sus compras a la cafetería. Una vez que terminó de comer, se dirigió a patrullar el campo de entrenamiento, pero antes de que pudiera llegar, se encontró con Aoyuki en el pasillo.

“Eh, Aoyuki. ¿Qué haces por aquí?” le preguntó Nazuna.

“Rrrow”. El maullido grave de Aoyuki y la expresión severa de su rostro daban a entender que estaba bastante molesta por haberse encontrado con Nazuna, aunque, por supuesto, ésta no se dio cuenta y siguió parloteando como de costumbre.

“¿No se suponía que patrullabas el bosque que rodea el Abismo? Espera, ¿ya terminaste con eso? Vaya, sí que trabajas rápido, ¿no?”

“Meooow.”

“Sí, no entiendo tus maullidos como el amo, así que no entiendo lo que dices.”

Publicidad M-M5

En realidad, Light tampoco entendía el lenguaje gatuno de Aoyuki, pero podía leer entre líneas y saber lo que estaba pensando basándose en su tono de voz y su lenguaje corporal. Nazuna, en cambio, no tenía ni idea de este tipo de señales sociales. Después de pensárselo un rato, a Nazuna finalmente se le ocurrió una posible razón por la que Aoyuki no estaba patrullando el bosque.

“¿Has venido a pedir ayuda porque hay un monstruo en el bosque al que no puedes vencer? ¡Déjame a mí! Puede que te invocaran antes que a mí, pero yo soy mayor que tú en cuanto a aspecto y poder. ¡Siempre puedes acudir a mí con tus problemas!”.

Nazuna sonrió a Aoyuki, que permanecía en incómodo silencio. Era cierto que Aoyuki había sido la segunda de las guerreras de nivel 9999 a las que Light había convocado (Mei había sido la primera), pero, como acababa de señalar Nazuna, Aoyuki solía ser juzgada como la más joven de las dos, debido a las diferencias de estatura y tamaño de sus pechos. Sin embargo, en cuanto a madurez intelectual… Bueno, no hacía falta decir nada más al respecto. Aoyuki, que ya estaba harta de las malinterpretaciones simplonas de Nazuna, se sintió obligada a explicarse levantando el mapa que tenía en la mano y soltando la jerga gatuna.

“No. No hay enemigos”, dijo bruscamente. “El mapa está parcialmente terminado. Se lo voy a llevar a Mei”.

“¿En serio? ¿Eso es todo?” Nazuna se rió entre dientes, golpeando repetidamente a Aoyuki en la espalda. “¡Ya podías haberlo dicho desde el principio! ¡Eres tan rara, Aoyuki!”

Para Aoyuki, las palmadas en la espalda eran bastante dolorosas y no veía qué tenía tanta gracia. Aunque la hostilidad de Aoyuki hacia Nazuna no se debía a que odiara a la Caballero Vampiro. Después de todo, aunque se cuestionaba si Nazuna no era demasiado estúpida para formar parte del círculo íntimo de Light, reconocía plenamente la personalidad naturalmente alegre de Nazuna y su merecida reputación como la luz brillante de la mazmorra. No, las dos simplemente no congeniaban a nivel personal, en gran parte porque Aoyuki era gatuna, mientras que Nazuna se comportaba más como un perro de compañía. Sin embargo, Aoyuki era la única de las dos que se había dado cuenta de esta incompatibilidad.

“Rrowr”, maulló Aoyuki para señalar el final de la conversación, y se alejó de Nazuna para alejarse de su entorno, como haría un gato.

“¡Buena suerte!” la siguió Nazuna. Nazuna no sólo ignoraba por completo la disonancia entre ella y Aoyuki, sino que veía a la genio domadora de monstruos como alguien más joven, más débil y necesitada de su protección. Ese tipo de buenas intenciones podía considerarse uno de los puntos fuertes de Nazuna, pero también era la razón principal por la que Aoyuki no se llevaba bien con ella.

Después de charlar con Aoyuki, Nazuna continuó su paseo hasta el campo de entrenamiento. Los opulentos accesorios del pasillo pronto se transformaron en el terreno rocoso, lleno de estalactitas y estalagmitas que antes había definido el Abismo, ya que esta zona de prácticas se había dejado deliberadamente sin desarrollar.

En ese momento, una bolsa de aire frente a Nazuna se retorció y estiró de forma antinatural, hasta que un sombrero de bruja asomó por entre la ciénaga flotante. Por primera vez en el día, el rostro de Nazuna se arrugó con disgusto. Había mucho más espacio abierto en el campo de entrenamiento que en otras partes del Abismo, por lo que servía como principal zona de recepción para cualquiera que se teletransportara a la mazmorra. Esa era una de las razones por las que Nazuna elegía el campo de entrenamiento como destino para sus paseos diarios, o mejor dicho, para sus patrullas.

“¡Ack, Ellie!” soltó Nazuna ligeramente molesta. “Creía que estabas inspeccionando cosas o construyendo chatarra o lo que sea que hagas”.

“Vaya, pero si es Nazuna”, dijo Ellie. “He vuelto porque he alcanzado mi cuota de trabajo por hoy, claro. Realmente eres una idiota, Nazuna”.

“¿A quién llamas idiota?” Gritó Nazuna. De las cuatro chicas del círculo interior, Nazuna y Ellie fueron convocadas las más cercanas entre sí, lo que probablemente explicaba por qué se burlaban sin piedad cada vez que se encontraban. A diferencia de lo que ocurría con Aoyuki, Nazuna se llevaba lo suficientemente bien con Ellie como para que las dos pudieran discutir sin herirse los sentimientos, y sus constantes idas y venidas eran un gran deporte para los espectadores en el fondo del Abismo.

Ellie aguijoneó a Nazuna con una noticia que había estado guardando para una ocasión así. “A diferencia de ti, la idiota del grupo, a mí me encargaron el complot de venganza contra Sasha, y todo marcha tan bien que el otro día tomé el té con el Bendito Señor Light para contarle los fabulosos progresos que había hecho. ¿Qué piensas de eso, eh? Celosa, ¿verdad?”

“¡Ooh! ¿De verdad?” dijo Nazuna emocionada. “¡Sí, estoy totalmente celosa! ¡Yo también quiero tomar el té con el amo!”.

Ellie hizo una pausa. “¿En serio? ¿Eso es todo lo que tienes que decir?”, preguntó finalmente.

“¿Eh? ¿Qué más se supone que tengo que decir?” dijo Nazuna, con cara de confusión.

Ellie esperaba que Nazuna estallara en una furia frustrada, dándole a la Bruja Prohibida aún más oportunidades de burlarse de su homóloga más bajita, pero en lugar de eso, la Caballero Vampiro se limitó a admitir que estaba celosa y siguió adelante. La costumbre de Nazuna de dar respuestas directas y sinceras a las cosas a veces tomaba a Ellie desprevenida y la hacía callar, como en este caso.

Siendo como era, Nazuna fue completamente ajena a la confusión de Ellie ante su respuesta y siguió adelante con la conversación. “Confío en que termines rápido con tu plan de venganza contra Sasha. Puede que se te dé bien la magia, pero no se te da muy bien el combate cuerpo a cuerpo, así que si necesitas algo, pídemelo. Te cubro las espaldas”.

“Honestamente, eres increíble…” Ellie suspiró.

Publicidad G-M2



“¿Eh?”

El inocente y genuino ofrecimiento de apoyo de Nazuna había dejado a Ellie metafóricamente fuera de combate, y la Bruja Prohibida se vio incapaz de decir otra palabra mala a la sonriente vampiresa. Nazuna inclinó la cabeza hacia un lado y miró fijamente a Ellie, que acabó levantando las manos, frustrada, y abandonó el campo de entrenamiento para ocuparse de sus otras tareas.

Backstabbed in a Backwater Volumen 1 Capitulo 16 Parte 1 Novela Ligera

 

Nazuna observó cómo se marchaba Ellie, con la cabeza todavía inclinada en señal de perplejidad -una postura habitual en ella-, hasta que decidió reanudar su patrulla. No pasó mucho tiempo hasta que se olvidó por completo del extraño intercambio, al menos para ella, porque, al fin y al cabo, Nazuna nunca dejaría de ser Nazuna.

***

 

 

Cuando terminó su ronda diaria, Nazuna cenó, se bañó y se metió en la cama. “¡Otro día de proteger el Abismo, tal y como me ordenó el amo!”.

Pero había un asunto pendiente que la molestaba. “Estoy tan triste por no haber podido ver al amo hoy. Lo quiero muchísisisimo. Lo extraño. Haría papilla a todos esos tipos del mundo de la superficie si el amo me dejara”.

Nazuna sólo se quedaba donde estaba porque Light y los demás habían insistido en ello, pero se había jurado a sí misma que pulverizaría a cualquiera que hiciera sentir miserable a su amo.

“Espero poder ver al amo mañana…” Nazuna susurró, y pronto se quedó dormida después de su largo día de trabajo.

“Buenas noches, amo…”

***

HIstoria extra 2: El Desahogo de las sirvientas

 

Las sirvientas hadas que trabajaban en el Abismo solían compartir habitación de a cuatro, y el trabajo de limpieza y otras tareas se rotaban entre estos equipos de cuatro. Para un cuarteto en particular, éste era su día libre, y no tenían nada mejor que hacer que sentarse y charlar mientras masticaban los aperitivos que habían comprado en la tienda de la mazmorra. Naturalmente, el tema de conversación era su amo, su señor, su razón de ser, su dios: Light. Cada una de las cuatro sirvientas sentadas alrededor de la mesa tenía un buen chichón en la cabeza, después de que Mei, el ama de llaves principal, las castigara por engañar a Nazuna para que fuera a los aposentos privados de Light a presentarle sus quejas.

“Lo único que hicimos fue decirle a la señorita Mei que no era justo que ella fuera la única que limpiara la habitación del amo. ¿Qué derecho tenía a enfadarse tanto con nosotras por eso?”, dijo una de las sirvientas, que era una auténtica belleza, pero que, en cuanto a personalidad, no tenía nada que la distinguiera de las demás. “Esta es una razón tan buena como cualquier otra para un motín”.

Publicidad M-M2

 

“Estoy totalmente de acuerdo”, dijo una segunda sirvienta, que parecía una muchacha refinada y correcta mientras se subía las gafas. ” ¡La idea de que ella simplemente monopolizara la limpieza de la habitación de nuestro señor me ha llenado de rabia-envidia!”

Publicidad M-M4

Sentada a su lado había una sirvienta cuyo aspecto y modales se describirían mejor como los de una gal ultramoderna en el instituto si estuviéramos en el Japón actual, y tenía la molesta costumbre de hacer que prácticamente todo lo que decía sonara como una pregunta. Hizo una propuesta que la metería en problemas si decidía llevarla a cabo. “Pero ya sabes, estamos tratando con la sirvienta principal aquí, así que estamos, como, ¿en desventaja y basura? ¿Crees que deberíamos envenenar su comida?”

“Nuh-uh. De ninguna manera, de ninguna manera. Es demasiado fuerte para que le afecte el veneno. Por algo es de nivel 9999”. La última sirvienta de las cuatro era tan guapa como las demás, pero se había dejado crecer el flequillo y desprendía una especie de energía de “chica friki malhumorada”. También parecía el tipo de chica tímida que atraería a chicos igual de torpes, de los que normalmente tendrían problemas para hablar con las chicas.

“Entonces, supongo que no hay mucho que nosotras, las don nadies de nivel 500, podamos hacer al respecto”, suspiró la belleza indescriptible. “Sin embargo, sigo estando locamente celosa de la señorita Mei. ¡Quiero limpiar la habitación del amo al menos una vez!”.

“Lo sé, ¿verdad?”, dijo la gal. “Y tú, asi, ¿podrás oler su manta por un lado?”.

“¡Estoy totalmente de acuerdo!”, dijo la sirvienta, con la luz reflejándose en los cristales de sus gafas como para enfatizar su afirmación.

“Me gustaría coger el tenedor del amo después de que termine de comer y lamerlo en secreto”, declaró la sirvienta con una sonrisa salaz en la cara.

“¡Pervertida!” le espetó la Belleza Indescriptible.

Pero la Friki no dudó en defenderse… bueno, si se descuenta su tartamudez, claro. “Eh, p-pero ¿no querrían lamer el tenedor del amo si lo tuvieran?”.

Las otras tres sirvientas estuvieron de acuerdo sin dudarlo.

“Sí, yo lo haría en ese caso”, dijo la belleza anodina.

“Yo lo lamería”, confirmó la educada.

“¿Seguro que lo lamería?”. añadió la gal.

“Ya está. ¿Lo ves?” Dijo la Friki, sintiendo que había probado su punto.

De repente, Kogal pareció recordar algo. “Creía que Mei estaba muy ocupada dirigiendo el Abismo. Así que debería dejarnos limpiar los aposentos privados del amo, ¿no? Por otra parte, ella fue la primera que él invocó y todo eso…”

“Sí, lo fue, pero ¿por qué sacar eso a colación?” preguntó la Belleza Indescriptible.

“He oído que pasaron unos tres meses antes de que el amo invocara a Aoyuki, ¿no?”.

Los recuerdos de la gal hicieron que las demás sirvientas tragaran saliva.

“Por aquel entonces, amo no era más que un niño ingenuo que no había aprendido todo lo que sabe ahora, y Mei estuvo sola con él durante tres meses enteros, mientras el Abismo seguía plagado de monstruos mortales”, dijo la Belleza Indescriptible.

“El amo aún tenía doce años, tanto en apariencia como en edad mental, y su nivel de poder habría sido mucho más débil que el nuestro”, dijeron la educada. “Y la señorita Mei estaba sola con él…”.

“Um, uh, un chico joven solo con una chica joven en una mazmorra mortal…” dijo la Friki. “Sabes que deben haber pasado cosas entre ellos”.

Un silencio lúgubre, prácticamente ensordecedor, se apoderó de la sala.

“¡Ahora estoy aún más celosa y envidiosa de nuestra sirvienta principal!”. Gritó la belleza indescriptible.

“Ella tiene que ir a morir en un incendio”, dijo la educada. “O más bien, deberíamos hacerla morir en un incendio”.

“¿Si nuestros celos pudieran maldecir a la gente? ¿Destruiría totalmente a Mei?” La gal añadió.

“Morir-morir-morir-morir-morir-morir-morir…” la Friki murmuró continuamente.

“Me parece muy poco amable de tu parte. Sobre todo cuando estaba a punto de darles una buena noticia”.

Las cuatro sirvientas saltaron al oír una quinta voz. Se volvieron todas a una hacia la puerta, donde se encontraba el tema de la conversación: Mei, la sirvienta de la eterna busqueda, con una expresión escalofriantemente serena en el rostro.

“¡Señorita Mei!” le gritó la Belleza indescriptible. “Deberías llamar antes de entrar”.

“Llamé a la puerta, pero estaban tan ocupadas expresando su desaprobación hacia mí que ninguna se dio cuenta”, respondió Mei. “Sinceramente, pensé que les gustaría esta noticia, pero creo que iré a compartirla con las otras sirvientas”.

“¿Qué es esa ‘noticia’ de la que hablas?”, preguntó la gal.

Después de pensarlo un momento, Mei cedió. “El Amo Light regresará al Abismo dentro de unos días. Había planeado elegir a una de ustedes cuatro para que fuera su acompañante, pero ahora…”.

Esto provocó un giro de 180 grados en la actitud de las cuatro sirvientas, que se arrojaron a los pies de Mei.

“¡Te juro mi lealtad eterna, Ama de llaves principal Mei!” la educada declaró de inmediato. “¡Yo no soy como esas otras chicas!”.

“Uh, ¡siempre he pensado en usted como una hermana mayor, una maestra y una benefactora, S-Señorita Mei!”. Suplicó la Friki.

“Señorita Mei, ¿la admiro desde antes de que me invocaran…?”, dijo la gal.

“¡Señorita Mei! ¡Señorita Mei! Por favor, trátame como a tu perro, ¡guau, guau!”. insistió la Belleza Indescriptible.

A Mei le dolió la cabeza al ver a las sirvientas tratando servilmente de ganarse su favor sin ningún remordimiento. “Me pregunto si me equivoqué al entrenar a estas sirvientas. ¿Habré fallado en mi código de sirvientas?”.

Mei siguió reflexionando sobre en qué se había equivocado, dejando que la habitación se ahogara en el estruendo de las súplicas interesadas de servir a Light.

 

Publicidad M-AB

-FIN DEL VOLUMEN 1-

 

Backstabbed in a Backwater Volumen 1 Capitulo 16 Parte 1 Novela Ligera

 

Backstabbed in a Backwater Volumen 1 Capitulo 16 Parte 1 Novela Ligera

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios