Backstabbed in a Backwater Dungeon (NL)

Volumen 1

Capítulo 1: Partida

 

 

“Mamá. Papá. He vuelto”.

Después de vengarme de Garou, el hombre lobo, dejé el Abismo para ir al mundo de la superficie. Cuando por fin estuve en la superficie, el primer lugar que visité fueron las tumbas de mis padres en mi aldea. O al menos, lo que solía ser mi aldea, ya que había sido arrasada por fuerzas desconocidas. Podrían haber sido monstruos, asaltantes, soldados o algo totalmente distinto.

Publicidad M-AR-1

Había visitado mi aldea una vez con la esperanza de reunirme con mis padres, poco después de subir de nivel y superar los diversos obstáculos que me habían impedido abandonar el Abismo. Para mi sorpresa, había encontrado mi aldea en ruinas y todos los edificios y granjas calcinados, con los cadáveres de los aldeanos -incluidos mis padres- esparcidos por todas partes.

Intenté averiguar quién o qué había sido el responsable de la masacre, pero ya había pasado demasiado tiempo. Las pruebas que se habían podido obtener habían sido borradas por la naturaleza, por lo que no tenía forma de averiguar si había sido obra de criminales humanos, monstruos o alguna de las otras razas. El único resquicio de esperanza en toda aquella carnicería era que no podía encontrar ni a mi hermano mayor ni a mi hermana Yume entre el incalculable número de cadáveres. Había rastreado la zona por todas partes para asegurarme, pero sus restos no aparecían por ninguna parte.

Tal vez eso signifique que salieron con vida, pensé, permitiéndome un pequeño rayo de esperanza. Ordené a los subordinados que me acompañaban -que ya habían empezado a recopilar información- que buscaran también a mis hermanos y encontraran a los que habían destruido mi aldea, antes de proceder a recoger los cadáveres de mis padres y del resto de los aldeanos y depositarlos en las tumbas. Entre los muertos, había niños que podrían haber sido mis amigos.

Había pasado cerca de medio año desde aquel espeluznante regreso a casa. Tras un breve momento de silencio, coloqué las flores que había traído conmigo delante de las lápidas, me arrodillé y recé para que mis padres y el resto de los aldeanos hubieran tenido un viaje seguro hasta los brazos de la Diosa. Después de rezar en silencio, me levanté y me quité el polvo de la ropa.

“¿Todo en orden, viejo amigo?”, preguntó Gold, uno de mis guardaespaldas y miembro de mi grupo. Su nombre completo era Caballero Áurico de Nivel 5000, Oro, y, como su nombre indicaba, tenía un aspecto ostentoso, como si estuviera hecho completamente de oro. Llevaba un yelmo que le cubría toda la cara y una armadura completa que empezaba en la parte superior de los hombros y le llegaba hasta la punta de los pies. Completaban su atuendo una espada y un escudo colgados a la espalda. Cada pieza de su atuendo, incluida la empuñadura y la vaina de la espada, parecía bañada en oro. Aunque sus habilidades ofensivas no eran nada del otro mundo, era el tipo de luchador especializado en defensa, razón por la que lo había elegido para acompañarme en este viaje.

Publicidad G-M1



“Sí, pude volver a saludar a mi madre y a mi padre y contarles las últimas noticias”, respondí.

“Entonces sigamos nuestro alegre camino, ¿qué? Es mejor que lleguemos a nuestro destino cuando el sol aún esté alto en el cielo, para que podamos pasar la noche en una posada de verdad. La perspectiva de dormir bajo las estrellas no es muy atractiva, te lo aseguro”.

“¡Gold! ¡¿Te mataría mostrar una pizca de respeto mientras Lord Light llora a sus padres?! ¡Piensa en cómo se siente él antes de que empieces a mover las encías! Y no le llames ‘viejo’, ¡maldita sea!”

La chica que gritaba a Gold era la otra guardaespaldas que había traído al viaje: Nivel 5000, UR Assassin’s Blade, Nemumu. Tenía un deslumbrante pelo plateado que le llegaba hasta los hombros y llevaba un pañuelo que le cubría la boca. Con una figura tensa y de reloj de arena, era una auténtica belleza que aparentaba unos diecisiete o dieciocho años, y el traje que llevaba dejaba al descubierto gran parte de su cuerpo bronceado y cincelado. Hasta ese momento, me había estado observando con una expresión de dolor y preocupación en los ojos -tanto que, de hecho, era como si alguien le hubiera clavado un cuchillo en el pecho-, por lo que no me sorprendió tanto su reacción ante el alegre comentario de Gold.

Gold se tomó con calma la brusca reprimenda de Nemumu y se limitó a encogerse de hombros.

“Hablar como un estirado absorbería toda la calidez y bonhomía que hace que estas pequeñas charlas sean agradables, mi niña. Y además, Nemumu, estoy seguro de que tú tampoco preferirías pasarla mal la primera noche, ¿verdad?”.

“¡No te atrevas a meterme en el mismo saco que tú! Con tal de estar con Lord Light, ¡con gusto me tumbaría en la hierba, me revolcaría en el barro o me zambulliría en un pozo de basura!”.

“Y yo estaría más que encantado de adentrarme en la montaña más fría o sobre lagos de lava que derrite los huesos con milord”, replicó Gold. “Hice un juramento dorado de lealtad a mi señor, que forma parte del código caballeresco del Caballero Áurico. Pero si queremos que nuestro señor descanse como es debido, quizá sea mejor evitar acampar al aire libre, ¿no te parece?”.

Nemumu soltó un grito ahogado. “¡T-Tienes razón! Acampar la primera noche no sería bueno ni para el sueño ni para la salud de Lord Light”.

“Ah, y otra cosa, cariño: si me pides consejo, probablemente sería prudente no competir con la señorita Ellie cuando se trata de montar espectáculos de devoción cruda por nuestro señor, ¿qué? Si te pasas de la raya, podría explotarte en la cara y podrías acabar fastidiándole”.

“¡Yo-yo-yo no estoy haciendo un espectáculo! ¡Y Lord Light nunca dejaría de querernos! Aunque acabe sintiendo repulsión al verme, ¡seguiré siendo su leal sirviente! Aunque muera, mi espíritu seguirá sirviendo a Lord Light”.

La voz de Nemumu tembló al hacer esta declaración a un Gold visiblemente exasperado, y las lágrimas brotaron de sus cautivadoramente angulares ojos. Sabía que la intención de Gold y Nemumu no era animarme, pero su cómico intercambio de palabras fue como una brisa fresca que se llevó mi pesado y sombrío estado de ánimo. A pesar de mí mismo, una sonrisa se dibujó en mi rostro.

Backstabbed in a Backwater Volumen 1 Capitulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 

“Está bien, Nemumu”, dije. “Nunca podría sentir asco por ninguno de ustedes. Gold, no deberías molestarla tanto”.

“¡Lord Light!” exclamó Nemumu, con el rostro iluminado por mis palabras, mientras sus ojos brillaban de alegría.

“Eres demasiado bueno para nuestro propio bien, milord”, dijo Gold, encogiéndose de hombros con aire de resignación, con los brazos abiertos. “Hay cosas que deberían decirse”.

“Bueno, de todos modos, creo que es hora de irse”, dije. “Tampoco tengo muchas ganas de dormir fuera la primera noche”.

En realidad, no había nada que nos obligara a dormir a la intemperie, porque si se daba el caso, lo único que tenía que hacer era usar mi tarjeta de Teletransporte SSR para devolvernos a todos al Abismo. Pero recurrir a eso el primer día no haría más que complicar las cosas, así que quería evitarlo. Me alejé de las tumbas de mis padres y cogí un objeto de Gacha ilimitado de mi caja de objetos -la Máscara de tonto SSR-, así como la capa con capucha y el bastón de donde los había dejado. Antes de partir, me volví una vez más hacia las tumbas de mis padres, pero no pronuncié palabra alguna.

La Concordia de las Tribus intentó matarme en el Abismo por exceso de precaución, porque yo no era un Amo. Algún tiempo después, mi aldea natal es destruida y casi todos sus habitantes masacrados. ¿Es realmente sensato atribuir esta secuencia de acontecimientos a una mera coincidencia?

Ninguna persona razonable pensaría que los dos eventos no están relacionados de alguna manera. Es cierto que la aldea lindaba con un bosque primitivo, por lo que era especialmente susceptible de ser atacada por monstruos y saqueadores, pero incluso teniendo en cuenta eso, era impensable que la aldea fuera arrasada de esa manera.

Varias naciones querían que me mataran para estar seguros. Es muy posible que también estuvieran detrás de la destrucción de mi aldea.

No sabía por qué iban tan lejos como para acabar con todo lo que tuviera algo que ver conmigo, pero no podía ignorar la posibilidad de que las mismas personas que habían ordenado mi muerte estuvieran también detrás de esta tragedia. Si de verdad eran las mismas naciones las que habían hecho esto a mi pueblo por exceso de precaución…


“Mamá, papá, gente de mi pueblo: Les juro a todos que descubriré la verdad. Averiguaré qué es un ‘Amo’, por qué me marcaron para morir y quién destruyó esta aldea. También me vengaré de todos los miembros de la Concordia de las Tribus que me traicionaron e intentaron matarme. Prometo que cumpliré todos y cada uno de estos objetivos”.

Si descubría un secreto que apuntaba a que el mundo estaba más allá de la redención, no dudaría en convertirme en un venenoso “dador de regalos”, trayendo destrucción, matanza y desesperación, e incinerando toda la creación con mi fuego infernal.

Mis dos compañeros de viaje se sobresaltaron de repente ante las oleadas de furia que emanaban de mí. Nemumu, que acababa de ofrecerme su alma por lealtad, soltó un grito ahogado, y Gold, el caballero de armadura completa que solía tener un aire imponente, se hizo eco de su conmoción. Los pájaros alzaron el vuelo desde el bosque cercano y percibí que los animales y los monstruos se apresuraban a alejarse lo más posible de donde yo me encontraba, en un lúgubre silencio.

Sabía que no podía ir a la ciudad en el estado en que me encontraba, así que hice un esfuerzo por calmarme. Sólo tardé unos segundos como mucho en volver a la normalidad.

“Mamá, papá, todos… hasta que nos volvamos a ver”. Una vez que terminé de despedirme, le di la espalda a las tumbas por última vez. ” Bien, vámonos. ”

“¡De acuerdo! Estaré a su lado dondequiera que vaya”. dijo Nemumu, fingiendo alegremente que no me tenía el menor miedo, aunque su tartamudeo sugería lo contrario. Gold, en cambio, estaba mucho menos dispuesto a dejar pasar mi pequeña exhibición.

“Milord, debería intentar no desatar esa aura asesina cuando lleguemos a la ciudad. Nosotros dos estamos bastante acostumbrados, pero usted probablemente provocaría infartos a la gente de la ciudad”.

Esto marcó el comienzo de nuestra búsqueda de la verdad, y mi odisea de venganza.

***

 

 

Nuestro destino era una ciudad del Reino Enano, que estaba muy lejos de mi antigua aldea. La ciudad se había construido muy cerca de la frontera con el Reino de los Elfos porque había una mazmorra muy útil que atraía a gente de todas partes. Debido a su proximidad, el Reino de los Enanos y el Reino de los Elfos estaban enfrentados y la animosidad entre ambas naciones parecía existir desde hacía mucho tiempo.

Los enanos constituían la mayoría de los residentes de la ciudad, pero como el lugar era famoso por la mazmorra que había justo fuera, estaba lleno de todo tipo de razas, especialmente de hombres bestia. También había bastantes humanos, muchos de los cuales eran aventureros, a pesar de que las otras razas los perseguían con regularidad.

Debido a la cercana mazmorra, la ciudad bullía de vida. También estaba razonablemente lejos de la metrópolis en la que había estado activo con la Concordia de las Tribus tres años antes, que es en gran parte la razón por la que había elegido este lugar como base temporal de operaciones para esta ronda de misiones. Los tres terminamos de registrarnos como aventureros y ocupamos todo el piso superior de la mejor posada de toda la ciudad.

Publicidad G-M3



“R Silencio-liberación”, dije cuando llegamos a nuestras habitaciones. También utilicé la carta Rara Detección y la carta Súper Rara Interferencia Mágica para registrar las habitaciones en busca de objetos mágicos o de alguien que pudiera estar vigilándonos o espiándonos, pero al final todo salió bien.

Publicidad M-M4

Gold soltó una sonora carcajada. “¡Quién nos iba a decir que nos encontraríamos con unos bandidos tan pronto! No se puede decir mucho de la ley y el orden aquí en el mundo de la superficie. Estás mucho más seguro en el Abismo”.

“Quizá deberíamos haber venido en carruaje en vez de a pie”, dije suspirando mientras me recostaba en el sofá.

Después de visitar las tumbas de mis padres y de los demás aldeanos, los tres habíamos utilizado poderes que nos había concedido mi Gacha ilimitado para transportarnos a las afueras de la ciudad del Reino Enano. Nos habíamos decidido por este método para causar una impresión más convencional a la gente cuando entráramos en la ciudad, en lugar de crear una conmoción apareciendo por arte de magia en medio de la calle. Pero al poco de caminar en dirección a la ciudad, fuimos atacados por bandidos, obligándonos a librar una batalla que no habíamos planeado.

Nemumu intentó animarme. “Ah, está bien. Solo demuestra que aquí en el mundo de la superficie no hay prácticamente orden, y seamos sinceros, la armadura de Gold llamaba la atención. ¡Prácticamente estaba pidiendo ser robada! Este fue el movimiento correcto, Lord Light. Pudimos entrar en la ciudad sin llamar la atención”.

Gold volvió a reír. “Tienes toda la razón, mi niña. Entramos en la ciudad sin mucho alboroto e incluso nos registramos como aventureros. Creo que podemos llamarlo un éxito rotundo, viejo amigo”.

“Sí, tienes razón”, respondí con una sonrisa. “Todo salió bien, y ahora somos aventureros oficiales”.

Nemumu hinchó la mejilla y empezó a hacer pucheros. “No me puedo creer que nos hayan hecho empezar como aventureros de rango F. Deberían haberte hecho de rango A, Lord Light. La recepcionista debía de estar ciega”.

Me reí entre dientes. “Bueno, ¿qué se puede esperar? En mi caso, parezco un niño humano de doce años. Es normal que me coloquen en el último puesto, en el rango F”.

En este mundo, los gremios organizaban a los aventureros mediante un sistema de seis rangos. El rango A estaba reservado a los mejores aventureros, mientras que el rango B era el siguiente escalón, para aventureros que seguían siendo de alto nivel pero no tanto. La categoría C estaba llena de profesionales competentes, la categoría D era para los considerados aventureros de pleno derecho, y si tenías una experiencia media en las búsquedas, acababas en la categoría E. El rango F era para los aventureros que acababan de empezar. También había un rango S, que estaba reservado para los mejores y no formaba parte del sistema principal porque esos aventureros eran raras excepciones, así que el sistema básicamente giraba en torno a los seis rangos de la A a la F. Antes de que me traicionaran, yo sólo había sido un aventurero de rango F, incluso antes de unirme a la Concordia de las Tribus, así que no me preocupó lo más mínimo encontrarme de nuevo asignado al rango F.

“Además, Nemumu”, dije. “En el mundo de la superficie, deberías llamarme Dark, no Light. No me preocupa que haya gente escuchando ahora mismo, ya que he revisado las habitaciones con mis tarjetas, pero ten cuidado con lo que me llamas mientras estés en el mundo de la superficie.”


“Lo siento, Lord Ligh… quiero decir, ¡Lord Dark!”, replicó una nerviosa Nemumu.

Mi plan original había sido utilizar Light como nombre durante esta aventura, pero pensé que no quería que ninguno de los miembros del antiguo grupo de la Concordia de las Tribus se enterara de mi existencia, ya que eso los pondría en guardia al instante. No podía arriesgarme a que mi plan de venganza acabara en un decepcionante fracaso, así que había elegido un alias para mi viaje al mundo de la superficie y lo di cuando me volví a registrar como aventurero. También decidí ponerme mi Máscara de Tonto SSR, que tenía el poder de crear ilusiones y dificultar el reconocimiento.

Todavía en el sofá, me volví hacia mis dos acompañantes. “Quiero asegurarme de que todos estamos de acuerdo en lo que hemos venido a hacer al mundo de la superficie”, les dije.

Nuestros objetivos eran: llevar a cabo una investigación en las naciones que buscaban Amos y ponernos en contacto con cualquiera que buscara esos Amos; reunir información sobre campeones y objetos mágicos de alto rango; aumentar nuestro rango y acceder a información y conexiones de mayor calidad; si fuera posible, encontrar un Amo que aún no hubiera sido hallado por ninguna de las naciones; reunir otro tipo de información”.

Tras relatar estos objetivos, Gold levantó la mano. “Todo eso está muy bien, milord, pero ¿espera que no ganemos nada de dinero mientras dure esta pequeña incursión? Seguramente necesitaremos algunos preparativos si queremos ir bien por aquí, ¿no?”.

“La gente que envié a recopilar información sobre el mundo de la superficie trabaja como comerciantes y gana dinero de esa manera, así que no hay necesidad de preocuparse por nuestras finanzas”, le dije. “Además, si no tenemos suficiente, siempre podemos fabricar dinero falso. Aunque el dinero es importante, no creo que haya que darle demasiada importancia”.

Seis meses atrás, había enviado agentes a trabajar de incógnito como comerciantes y en una serie de otros trabajos, dándoles a todos dinero inicial para que pudieran iniciar negocios. Había conseguido que un subordinado que era un experto falsificador fabricara dinero falso basado en la moneda de cada nación, hecho con las barras de oro y plata generadas por mi Gacha Ilimitado. Gracias a ese hábil subordinado, las falsificaciones eran completamente indistinguibles de las monedas reales.

Al oír que habíamos fabricado dinero falso, Gold, profundamente impresionado, bramó: “¡Buen espectáculo, milord! ¿Quién hubiera pensado que podríamos construir un cofre de guerra con semejante artilugio? Hay que ser muy imaginativo para inventar un truco así, ¿no? Y, además, es una buena venganza a todas esas otras razas que le despreciaban, ¡así que son dos pájaros de un tiro! Pero espere un momento. ¿No causaría un poco de alboroto si alguien se enterara de las falsificaciones?”.

“Eso no será un problema porque las falsificaciones son perfectas. También estamos minimizando la cantidad de dinero que llevamos al mundo de la superficie. Después de todo, no estamos aquí para destrozar economías”. En otras palabras, el dinero que teníamos a mano no sería suficiente para concedernos ninguna influencia de la que hablar.

Nemumu fue la siguiente en levantar la mano. “Entiendo por qué quieres que seamos aventureros en el mundo de la superficie, pero ¿realmente hay necesidad de que te ensucies las manos con nada de esto, Lord Dark? Sé que es usted todopoderoso, pero existe una posibilidad no nula de que le ocurra un accidente. Me sentiría mucho mejor si estuviera sano y salvo de vuelta en el Abismo, ordenándonos…” Nemumu de repente se encontró incapaz de terminar su frase.

“Nemumu…” le dije. “¿Estás diciendo que quieres privarme de vengarme con mis propias manos?”.

Publicidad G-M3



“¡No! Sólo estaba…” Nemumu tartamudeó.

“¿Quieres interponerte en mi camino?”. le dije.

“¡Eek! ¡P-Perdóneme, Señor! No era mi intención decirlo así”. Nemumu chilló mientras se arrodillaba y pedía disculpas, con el sudor goteando por todos los poros de su cuerpo. Mientras las lágrimas corrían por su rostro y temblaba de miedo, juntó las manos como si estuviera rezando febrilmente a una deidad.

Gold volvió a rugir de risa. “Desde luego, hay veces en que un hombre tiene que agarrar al toro por los cuernos y hacerlo él mismo, aunque eso signifique poner su propia vida en peligro. Se está metiendo en el barro para vengarse sin depender de la ayuda de nadie, mi niña. ¡En mi opinión, nuestro muchacho es un verdadero buscapleitos! ¡Juro por mi título de Caballero Áurico que estoy orgulloso de usted, milord!”. Soltó otra carcajada.

La risa de Gold me ayudó a recuperar la compostura. Siempre que hablaba de vengarme por haber sido traicionado, perdía la calma. Incluso casi tres años después, mi ardiente deseo de venganza no se había calmado ni un poco. No sabía si eso era algo que maldecir o celebrar.

Publicidad M-M2

Me levanté del sofá, me acerqué a Nemumu -que seguía de rodillas, pidiendo perdón- y le di unas palmaditas en el pelo plateado. “Lo siento. Me he dejado llevar por mis emociones. No debería haberte asustado así”.

“¡No, fue culpa mía por ir demasiado lejos!” objetó Nemumu. “¡Por favor, permítame demostrarle mi lealtad, Lord Light!”

Publicidad M-M3

“Eh, claro…” Nemumu acababa de llamarme “Light” otra vez, pero sentí que no era el momento adecuado para corregirla. Volví al sofá, me senté de nuevo, me quité el zapato derecho y le ofrecí el pie a Nemumu.

“Perdóneme, Señor”, dijo Nemumu, con el rostro enrojecido mientras sus dedos agarraban suavemente mi pie derecho como si fuera una joya hecha de caramelo de roca extrafrágil. Con no poca ternura, acercó lentamente sus labios a la parte superior de mi pie, y aunque aún llevaba un calcetín, pude sentir el calor de la cara de Nemumu.

Besar los pies de alguien normalmente se consideraría uno de los actos de sumisión más humillantes que uno pudiera imaginar, pero mis seguidores a menudo insistían en que les dejara hacerlo, como si lo vieran como una especie de recompensa. Mientras tanto, en el lado opuesto, solía ser yo quien acababa sintiéndose avergonzado por esta muestra de lealtad.

Gold miraba cómo Nemumu realizaba este acto de deferencia. “¿Nos estamos divirtiendo?”, bromeó en voz baja.

“¡Gusano!” Nemumu respondió. “¡Cómo te atreves a burlarte así de mi profunda devoción y dedicación a Lord Light!”.

“¡Locuras, Madam!” replicó Gold. “Se mire por donde se mire, esta escena parece una mujer adulta que se divierte besuqueándose con el pie de un chico de doce o trece años. ¡Pensé que ya te había inculcado la necesidad de mantener a raya estas demostraciones de devoción, mi niña!”.

“¡No es un ‘espectáculo’, maldita sea! Actúo por puro amor y devoción a nuestro exaltado Lord Light. Y para tu información, no me estaba D-d…” -la palabra se le atascó- “divirtiendo”, ¡como tú dices! Simplemente estaba demostrando mi lealtad a Lord Light”.

“Cálmate, Nemumu”, intervine. “No dudo de tu lealtad hacia mí”.

Publicidad M-AB

“¡Lord Light!” Al oír mis palabras, un torrente de emoción enrojeció las mejillas de Nemumu y todo su cuerpo tembló mientras salía de sus labios lo que sólo podía describirse como un ruido de puro placer. Al presenciar este espectáculo, Gold giró las palmas de las manos hacia arriba y se encogió de hombros con una resignación sarcástica. Sonreí torpemente a los dos guerreros superpoderosos y continué donde lo había dejado.

“En fin, mañana iremos de búsqueda a la mazmorra cercana. Aunque una vez que Ellie termine de sentar todas las bases para vengarme de la elfa Sasha, le daré prioridad a esa misión. ¿Entendido?”

“Como ordene, Lord Light”, respondió Nemumu.

“¡Mañana serás testigo de la quintaesencia del Caballero Áurico en la mazmorra, milord!”. declaró Gold.

Asentí satisfecho ante sus entusiastas respuestas.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios