Infinite Dendrogram (NL)

Volumen 14: EL Apex Fisico

Capítulo 12: Una Querida Amiga

Parte 2

 

 

Durante los tres años siguientes, se hicieron amigas íntimas.

Habían pasado los días juntas, tanto en los campos de entrenamiento como en su vida cotidiana.

Publicidad G-AR



Se preocupaban por los próximos exámenes, se recomendaban libros, iban juntas de compras… y, al final, habían dejado de ser un par de herederas reales o el amenazador dúo de la Sacred Princess y The Ram. En su lugar, no eran más que amigas corrientes.

Incluso habían seguido en contacto después de que Altimia regresara a Altar.

Sin embargo, eso se acabó tras los cambios en el gobierno de Dryfe y la consiguiente guerra.

Pero ese día, durante esas conversaciones de paz, se habían reunido una vez más y habían luchado para proteger —u obtener— lo que necesitaban.

Altimia empuñaba ahora la espada exaltada que nunca había utilizado en ninguno de sus duelos anteriores, mientras que Claudiah iba armada con un cuerpo mecánico e innumerables recompensas de MVP.





Esta era su primera pelea en mucho tiempo… y podría ser la última.

Todo esto se desarrollaba como una danza marcial en lo alto de los cielos.

***

 

 

Frontera Altar-Dryfe, cielo

Vientos de plata y jade dibujaron círculos en el aire, chocando y separándose una y otra vez.

El viento plateado era Zephyrus Silver, la unidad Prism Steed del Gran Artificiero Flagman que no se contaba entre las cinco oficiales.

A horcajadas sobre él estaba la Primera Princesa de Altar: la Sacred Princess, Altimia A. Altar.

El viento de jade era Jade Storm, el segundo de los cinco Prism Steed oficiales de Flagman.

Publicidad M-M1

La que lo montaba era la hermana pequeña del Imperator de Dryfe—The Ram, Claudiah L. Dryfe.

Zephyrus Silver galopaba sobre el aire condensado, mientras que Jade Storm surcaba el cielo por medio del viento expulsado de su armazón.

Sus medios de vuelo eran muy diferentes, pero la velocidad era más o menos igual.

Sin embargo, era probable que los jinetes estuvieran igualando sus velocidades a propósito para poder intercambiar golpes adecuadamente.

Se habían enfrentado siete veces desde que comenzó esta lucha, pero ninguna de las dos aun había sufrido daños.

Sin embargo, eso no significaba que se tratara de una verdadera batalla entre iguales.

Al séptimo choque, el jinete de Silver… Altimia… había empezado a sudar frío.

¡Me ha vuelto a rechazar…! Cada uno de los siete ataques que había lanzado contra Claudiah había sido desviado.

Tal vez esto no habría sido sorprendente en un enfrentamiento ordinario de artes marciales. Claudiah estaba totalmente a la defensiva, y algunos dirían que eso significaba que Altimia tenía las de ganar.

Pero esos pensamientos razonables no se aplicaban aquí.

Después de todo, Altimia estaba blandiendo The Primeval Blade, Altar. Esta espada podría cortar a través de cualquier cosa y todo, sin embargo, Claudiah estaba rechazando todos sus ataques.

Nada, ni siquiera la energía pura, podía evitar ser cortado por esta hoja.

Desviar sus ataques debería haber sido imposible, y sin embargo esta cosa supuestamente imposible había ocurrido ya siete veces.

¡Está tirando la espada a un lado golpeando la parte plana de la hoja…!

El filo de Altar podía atravesar cualquier defensa, pero esa habilidad obviamente no se extendía a los costados.

Así era como Claudiah podía parar Altar, aplicando fuerza a estas partes relativamente inofensivas del arma.

Este tipo de parada era razonable cuando se trataba de cualquier tipo de espada; de hecho, podía considerarse una estrategia básica.

Sin embargo, incluso ser capaz de ver la hoja cortante de energía de Altar venir hacia ti mientras te mueves a casi la velocidad del sonido, y luego desviarla con una lanza —todo ello sin dejar que el filo la toque— era una proeza inhumana.

… Ella no ha cambiado, supongo. Altimia sabía bien que el talento de Claudiah había superado hacía tiempo lo humanamente posible.

Se había enfrentado a su amiga muchas veces, y descubrió algo en Claudiah que infundiría miedo en el corazón de cualquiera.

Estaba relacionado con el primer combate que habían tenido.

Claudiah había superado completamente a Altimia en aquel entonces… a pesar de haber tomado por primera vez una lanza sólo un mes antes.

En apenas una luna después de iniciarse en las artes marciales, se había vuelto lo suficientemente fuerte como para abrumar a la bien entrenada Sacred Princess sin siquiera sudar.

No se ha hecho más fuerte, pero tampoco más débil… Aunque supongo que es natural, después de todo ya había alcanzado su punto máximo.

Publicidad G-M2



Como la persona que conocía la habilidad de Claudiah mejor que nadie, Altimia estaba segura de su evaluación. La técnica de Claudiah era perfecta, y cualquier cosa que se desviara de ella sería rechazada como un defecto.

Ni siquiera la gigantesca lanza que ahora empuña parece haber afectado a su habilidad.

Los maestros tenían un dicho parecido a “un mal artesano culpa a sus herramientas”.

Claudiah era el polo opuesto de ese proverbial “mal artesano”. Ya fuera una pica o una lanza—la herramienta no le importaba en lo más mínimo. La chica era probablemente capaz de adquirir un Trabajo Superior del tipo “The One” para literalmente cualquier arma que hubiera tomado.

Sin duda, estaba entre las cinco personas más hábiles de todo el mundo.

Si la habilidad de Altimia nació de la sangre del Sacred King —el primer Azurite— corriendo por sus venas, entonces la de Claudiah debe ser un talento natural, divino.

No… eso era insuficiente para describirlo.

No era un simple prodigio. Ni siquiera se la podía llamar fenómeno

sin sentir que el término era inadecuado.

Las habilidades de Claudiah R. Dryfe se describen mejor como

algo que no debería existir.

En verdad… es tan hábil que luchar contra ella me hace dudar de mi cordura, pensó Altimia. Una vez había calificado el trabajo de Claudiah con la lanza de “mecánico”, y eso era muy acertado.

Al fin y al cabo, Claudiah había perfeccionado su estilo de combate con la misma facilidad con la que se instala un software en un computador.

La gente de este mundo no adoraba a ningún dios basado en conceptos, pero si tales seres existían, entonces Claudiah era el tipo de máquina que un ingeniero divino podría crear.

Publicidad G-M2



Pero Claudiah… si dejara que el miedo a tu inmensa habilidad me paralizara, no sería digna de ser tu amiga.

A pesar de enfrentarse a un ser tan temible, Altimia no se asustó lo más mínimo.

Incluso si Claudiah había rechazado su espada mortal siete veces, eso no significaba que la hubiera derrotado. La espada de Altimia, sus manos agarrando la empuñadura, el alma ardiente dentro de ella… nada de esto se había roto, por lo que esta batalla estaba lejos de terminar.

“Vaya cara que pones, Altimia.” La voz de Claudiah surcó el viento mientras chocaban por octava vez. “Siempre fuiste maravillosa con la espada.”

Las palabras llegaron a Altimia incluso después de que Claudiah estuviera a una buena distancia de ella. Esto fue probablemente logrado por alguna función del Jade Storm de Claudiah.

“Esto es gracias a vos. Gracias a que siempre me enfrentasteis así pude evitar caer en la soledad.”

Altimia permaneció en silencio.

“Nadie podía seguirme el ritmo. Abandonaban en cuanto se daban cuenta de la inmensa diferencia de talento.”

Esto era algo que Claudiah había visto muchas veces el día en que había tomado por primera vez una lanza en la mano, así como durante sus días en la escuela… y en la guerra civil de Dryfean.

“Pero vos erais diferente. Aunque perdierais contra mí en el combate, nunca se os rompió el corazón. Nunca os rendiste ante mi talento y siempre creísteis que podríais ganarme la próxima vez… Y al final, lo hicisteis. ¿No es cierto?”

“… Lo hice.” Respondió Altimia, y de nuevo, a pesar de la distancia o la velocidad, sus palabras no tuvieron problemas para llegar a Claudiah.

“Os tengo mucho cariño, Altimia.” “Y yo a ti. Eres una querida amiga.”

Las dos hablaron así mientras se enfrentaban por novena vez.

“Ah, Altimia… ¿Os has dado cuenta? Ahora mismo, siento tres emociones por vos.”

Altimia no dijo nada mientras chocaban por décima vez.

“Amistad. Fuisteis mi primer amiga, y una que atesoraré de por vida.”

Undécimo choque.

“Pasión. Como lanza del imperio, quiero luchar con vos más que nadie.”

Duodécimo choque.

“Y finalmente… amor.”

El decimotercer choque… terminó sin que se tocaran las armas. Sólo las palabras surcaron el viento para llegar hasta Altimia.

“Os aprecio más que a nada en el mundo y quiero que seáis mía.

¿Erais consciente de que me sentía así?”

“Lo era. Lo sé desde nuestros días de escuela.”

La respuesta inmediata de Altimia hizo que los ojos de Claudiah se abrieran de par en par.

“… Ejeje. Y a pesar de eso, ¿no me apartasteis?”

“Por supuesto. Esa no sería razón para negar tu amistad.”

Altimia se había dado cuenta de los intensos sentimientos de su querida amiga hacia ella un año después de que se conocieran, pero no tenía intención de renunciar a su amistad por ello. Claudiah tampoco le había confesado nunca sus sentimientos, así que Altimia tampoco había sacado el tema.

Altimia ya sabía cómo iba a responder.

“Ya he preparado mis palabras para cuando al final me revelaras tus sentimientos.” Dijo Altimia, deteniendo a Silver.

Claudiah hizo lo mismo y esperó a que Altimia continuara.

Publicidad M-M3

“Soy la hoja de Altar y la representante de la familia real. Seremos amigas hasta el final, pero nunca podré aceptar tu amor.”

“… Sabía que diríais eso.” Claudiah esperaba recibir una respuesta así.


Sin embargo, las siguientes palabras de Altimia hicieron que sus ojos se abrieran de nuevo.

“Mi respuesta es la misma que habría sido entonces—por eso no puedo casarme contigo y gobernar nuestras dos naciones a tu lado.”

No se trataba de un simple rechazo—Altimia acababa de insinuar algo que conmocionó a Claudiah hasta la médula.

“Altimia… ¿lo sabíais?”

“Lo hice, Claudiah… o debería decir…” Dijo Altimia antes de hacer una pausa y declarar: “Imperator del Imperio Dryfe, Claudiah Reinhard Dryfe.”

Claudiah guardó silencio, sin responder.

O mejor dicho, no podía decir nada… porque Altimia tenía toda la razón.

“No lo niegas. Aunque supongo que no tiene sentido. Mi Truth Discernment vería a través de ti.”

El silencio era tan bueno como la confirmación. “… ¿Desde cuándo lo sabéis?”

“En realidad, todo esto era en parte una trampa. Sólo lo sabía a medias, y en cualquier caso sólo por las conversaciones de paz de hoy.”

“… ¿Os diste cuenta cuando Ray Starling vio a través de mi trama?”

“No. Fue algún tiempo antes de eso.” Ocurrió poco antes de que Ray descubriera el astuto plan del imperio… cuando estaban ajustando el tratado para que fuera aceptable para ambas partes.

“Entonces, cuando añadíamos condiciones y modificábamos el tratado, ni una sola vez contactaste con Vandelheim.”

Claudiah guardó silencio.

“Me doy cuenta de que has predicho todas nuestras condiciones como si pudieras leernos la mente, pero se trata de un acuerdo internacional. Si hay que hacer cambios, es costumbre abandonar la sala de asambleas e informar al jefe de estado. Sin mi padre, yo soy el gobernante en funciones de Altar… pero tú eres un mero representante. Tu hermano, el imperator, aún te supera en rango.”


Claudiah tenía plena autoridad sobre las negociaciones, pero eso no significaba que poseyera el poder de decisión del gobernante real del imperio.

Eso era lo que hacía todo tan sospechoso.

“No usaste magia de comunicación, y la capital está demasiado lejos para que lleguen las Telepathy Cuffs. Incluso yo traje un agente de magia de comunicación… pero tú no tenías a nadie.”

Publicidad G-M2



Eso sólo podía significar que no tenían intención de ponerse en contacto con el imperator.

“La razón es sencilla: no necesitas preguntar a nadie.” Silencio.

“Después de todo, tú misma eres el imperator. ¿Verdad… Claudia Reinhard?” Dijo Altimia, usando el nombre completo de su amiga. “Es costumbre en Dryfean dar a los gemelos el nombre de pila del otro como segundo nombre, ¿no? Me lo dijiste cuando te pregunté por el nombre de Reinhard.”

“… Me acuerdo de eso.” Una vez Altimia había conocido a Reinhard en la escuela. Después de eso, pasó a preguntarle a Claudiah cómo se llamaba, y fue entonces cuando ella le había informado de esta costumbre.

Altimia llegó por fin a una conclusión segura.

“El verdadero Reinhard murió en la guerra civil, ¿no es así?” Si su amiga ocupaba el trono, eso sólo podía significar que el Reinhard que había conocido ya no estaba con ellos.

“Los hombres suelen ser herederos en Dryfe, igual que en el reino. Ocultaste la muerte de Reinhard —el verdadero imperator— mientras actuabas como imperator. Una vez me contaste que el actual jefe del ejército, el Mariscal de Campo Barbaros, es tu tío, mientras que el jefe del gobierno, el Canciller Vigoma, fue tu tutor privado. Pudiste mantener la muerte en secreto rodeándote de gente en la que confiabas.”

En realidad, las probabilidades de que este secreto saliera a la luz por Reveal eran bastante bajas, ya que las familias de alto rango solían contar con potentes equipos anti-reveal. Un ejemplo famoso era Zifu Longmian, la máscara utilizada por el Emperador Dracónico de Huang He para ocultar su nombre, pero incluso la propia Altimia se había escabullido a menudo al exterior llevando un equipo similar.

Si Claudiah poseyera algo así, podría hacerse pasar fácilmente por su difunto hermano.

“Eran completamente iguales incluso en sus años escolares. Con ligeros ajustes de alguien con un trabajo de cosmetólogo, nadie podría distinguirlos.”

Esa fue toda la conjetura de Altimia.

Claudiah guardó silencio un buen momento antes de poner cara de preocupación y decir: “Tenéis razón en un setenta por ciento.”

“… ¿Setenta por ciento?”

“Teníais toda la razón hasta más o menos la mitad, pero luego os desviasteis por completo.” Eso significaba que Altimia tenía razón en que Claudiah era la imperator, pero se equivocaba en cómo había adquirido el trono.

Publicidad M-AB

En cuanto a cómo, exactamente, se equivocó…

“Mi hermano, Reinhard Claudiah Dryfe, no murió en la guerra civil de la ascensión del imperator.” Altimia empezó a suponer al instante que simplemente había sido herido de gravedad y que aún se estaba recuperando…

“Después de todo… murió en el atentado terrorista de hace nueve años.”

… Pero esa idea fue derribada por una explicación que ella nunca había esperado.

“¿Eh…?” La idea de que Reinhard hubiera muerto hacía nueve años no tenía sentido para ella. Se suponía que estaba vivito y coleando en la época en que Altimia era estudiante transferida, hacía seis años. De hecho, ella misma lo había conocido.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios