Ore wa Subete wo “Parry” Suru (NL)

Volumen 1

Historia Corta Adicional

Historia Secundaria: Tour Gastronómico De Noor Por La Capital ~La Introducción~

 

 

Después del trabajo, solía cenar en uno de los puestos de comida o comedores de las principales calles de la ciudad. Mis colegas de la obra siempre estaban dispuestos a recomendarme todo tipo de restaurantes y platos sabrosos, y era un pasatiempo secreto para mí probar nuevos sitios para comer basándome en esa información.

Un día, mientras mis compañeros y yo discutíamos animadamente sobre qué restaurantes tenían buena comida, nos interrumpió una repentina carcajada. Venía de detrás de mí.


“Je. Así que eso es lo que para ustedes es sabroso, ¿eh? No sabía que fueran tan cómicos”.

Me giré y vi a un hombre bajito y conocido, alguien a quien había visto por la obra de vez en cuando. Llevaba una sonrisa siniestra que no pude entender.

“¿Qué ha sido eso? le pregunté.

“Espera, Noor”, dijo uno de mis compañeros. “Ese tipo son malas noticias”.

“Je, je. No encontrarás nada bueno en las calles principales, se los aseguro. Los verdaderos gourmets andamos por los callejones. Pero supongo que no debería haber esperado el buen gusto de gente como ustedes”.

Publicidad M-M1

Mirando a mis lados, vi que todos mis compañeros se encogían de hombros. No estaba seguro de por qué; oír al hombre bajito denunciar la comida que se servía en las calles principales había despertado mi curiosidad.

“No me digas…” Le contesté. “¿De verdad hay restaurantes tan buenos en los callejones?”.

Publicidad G-M1



“Je, je. ¿Te interesa? Puedo llevarte a uno… si tienes agallas para aceptar el reto”.

“¿Reto…?” Repetí.

“No le hagas caso, Noor”, dijo otro de mis compañeros. “Te lo digo por tu bien: irte con él es lo último que quieres hacer”.

“¿Y eso por qué?”

“Bueno… porque come…”. Mi compañero de trabajo miró a su alrededor como buscando el acuerdo de los demás. “Ya sabes…”

“No lo hagas”, dijo otro de mis compañeros. “No me lo recuerdes”.

“Urp…”, dijo un tercero. “Sólo de pensarlo me pongo…”

“Vamos, ¿podemos dejar esto? Voy a… Ugh…”

” ¿Están bien? ” Les pregunté. “¿Qué les pasa de repente?”. Habíamos estado charlando y pasándolo en grande hacía un momento, pero ahora todos se llevaban las manos a la boca, con cara de mareo.

“Si tienes tanta curiosidad”, dijo un compañero, “supongo que deberías ir a verlo por ti mismo. Yo… realmente no quiero explicarlo”.

“Sí”, dijo otro, y se volvió hacia los demás. “De todos modos, estamos hablando de Noor. Apuesto a que estará bien”.

“Buen punto”, comentó otro. “Probarlo una vez -y sólo una vez- podría ser incluso una buena experiencia de aprendizaje”.

“Adelante, Noor”, añadió un cuarto. “Lo entenderás cuando estés allí. Cuéntanoslo todo después, ¿vale?”.

“Si tú lo dices”, respondí. “Claro”.

Y así, al día siguiente, a pesar de desconfiar un poco de las reacciones de todos, me fui con el hombre bajito a donde quiera que me hubiera querido llevar.

“Je, je. Bueno, aquí estamos”.

Ahora estábamos fuera de un pequeño restaurante escondido en un callejón oscuro. Tan pronto como entramos, me sorprendió un olor extraño que venía de la parte de atrás. Era difícil estar seguro, pero podría haber sido la comida.

“¿Qué clase de sitio es este…?”. me pregunté en voz alta.

“No te había visto antes por aquí, hijo”.

La persona que había hablado era una anciana con un aire peculiar y algo sombrío. Por lo que parecía, era la dueña del establecimiento.

“Sí, viene conmigo”, dijo el hombre bajito. “Dice que le interesa la comida gourmet, así que le he traído. Lo de siempre, por favor. Suficiente para dos”.

” ¡Je, je! Lo de siempre, ¿eh?” Con una sonrisa inquietante en la cara, la anciana cargó dos platos con algo de la parte de atrás, y luego los colocó delante de nosotros. “Je, je… A comer”.

“¿Qué es esto?” pregunté.

“Pruébalo”, respondió el hombre.

Publicidad G-M3



Hice lo que me ordenaba y cogí un buen trozo de lo que me había servido la anciana. Parecía una especie de pegajoso cadáver de pescado podrido picado y amontonado… pero me lo metí en la boca.

“Hmm…” murmuré. Las espinas me arañaban y punzaban dolorosamente el interior de la boca, y el hedor a pescado podrido era tan intenso que, por un momento, consideré la posibilidad de escupirlo todo. Pero después de superar esa lucha inicial, mis papilas gustativas fueron vencidas por un sabor misteriosamente delicioso.

Para ser sincero, seguía prefiriendo la comida que servían en los puestos de las calles principales, pero este plato era sin duda sabroso, sólo que de una forma diferente.


“Tenías razón”, dije. “Esto está bueno”.

“¿Qué? El hombre me miraba fijamente, sorprendido por alguna razón. “¡Ya veo, ya veo! ¡Eres más prometedor de lo que pensaba!”.

“¿De verdad…?” pregunté.

“Sí. Te estoy viendo bajo una luz totalmente nueva”.

Publicidad G-M2



No entendía por qué. Lo único que había hecho era dar mi sincera opinión…

“Bien, en ese caso, pasemos al siguiente plato”, dijo el hombre. “¿Podría traernos ya-sabes-qué, por favor? Ya sabes, el que casi me hizo desmayar cuando lo probé por primera vez hace dos años”.

“Je, je. ¿Seguro que no es demasiado pronto?”, preguntó la anciana. “Después de todo, es la primera vez que el muchacho viene aquí”.

“Estoy seguro”, respondió el hombre. “Si mi lectura sobre él es correcta, estará bien”.

” Je, je. Bueno, no soy responsable de nada de lo que pase. Y no te devolveré el dinero, aunque no puedas terminarlo”.

“No hay problema. Adelante, sírvenos”.

” Je je. Gracias por su generosidad.”

Y así, fui recibido por mi siguiente plato: algo negro como el carbón que no pude encontrar palabras para describir.

“¿Qué… es esto?” pregunté.

” Pruébalo y verás”, respondió el hombre.

“Si usted lo dice”.

Una vez más, hice lo que se me ordenaba, pero inmediatamente sentí una gran incomodidad. Lo primero que sentí fue un dulzor nauseabundo. Un momento después, una violenta mezcla de picante, amargo, agrio y ácido asaltó mi lengua al unísono. Al tragar, la fuerza de cada sabor alcanzó un pico explosivo, estimulando mi boca y mi garganta. Básicamente me sostenía apenas conciente, pero aún así…

“Estaba bueno”, dije.

Estuvo cerca, pero el plato apenas calificaba como “bueno”. Tenía un sabor único que nunca había experimentado antes, pero era definitivamente todavía comestible. Tampoco creía que contuviera veneno, así que supuse que, con la suficiente exposición, podría consolidar su posición en la categoría “sabroso” de mi mente.

“No me digas…”, comentó el hombre. Realmente no me digas. Te juzgué mal, amigo. No pensé que llegarías tan lejos. Tienes todo mi respeto”.

Volvía a mirarme sorprendido, aunque yo seguía sin saber por qué. Entonces, sus ojos empezaron a brillar. Cada vez estaba más confundido.

“Aun así”, continuó, “si algo de este nivel es pan comido para ti… entonces sólo queda una cosa por intentar. Tendera, sácalo. El plato por el que arriesgué mi vida hace tres años”.

“¿Es…?” repitió la anciana. “E-Espera, no querrás decir…” Sus ojos se abrieron de par en par, asombrados, y luego continuó en tono admonitorio: “¿Estás loco? Eso no es algo que pueda soportar un aficionado cualquiera. Llevas viniendo lo suficiente para saberlo”.

“Sí, sí”, respondió el hombre. “Pero estoy preparado. Asumo la responsabilidad de lo que ocurra. Sácalo”.

“Je, je… Alguien se está dejando llevar. Ah, ¿pero qué me importa? Recuerda, tú eres el responsable. Je, je.”

Con una carcajada siniestra, la anciana llenó un plato con algo más de la parte de atrás -algo que apestaba y prácticamente parecía brillar en verde- antes de colocarlo frente a mí.

“¿Qué es esto…?” pregunté.

“Sapo venenoso cocido a fuego lento en salsa de soja”, me explicó. “Los bárbaros del norte solían comerlo para probar su valor… aunque hace mucho tiempo que no se sigue esa tradición”.

No entendí ni una palabra de su explicación: el olor del plato era demasiado penetrante. Me pregunté si sería comestible.

“Esto va a tomar un poco de agallas …” dije.

Publicidad G-M2



“Je, je. ¿Te estás acobardando?”, preguntó el hombre. “La primera vez que lo vi, casi me desmayo sólo por el olor. Sólo empeora cuando lo tienes en la boca, y… ¡hey, hey, espera! ¡No comas tanto de una vez! ¡Te vas a morir!”

Actué sin vacilar y di un generoso mordisco a la sustancia verde. Inmediatamente, el interior de mi boca se vio inundado por un hedor tan repugnante que empecé a preguntarme si estaba comiendo algo. Me recordaba enormemente a las alcantarillas más pestilentes que jamás había limpiado, y sin embargo…

“Esto está sabroso”, dije.

Y lo estaba, aunque por poco. Tenía un inconfundible olor agrio, y su textura era tan horrible que el mero hecho de intentar tragarlo me producía un dolor insoportable en la boca, la garganta y el estómago a la vez… pero después de superar todo eso, me di cuenta de que el plato estaba repleto de nutrientes.

Claro, se veía y olía horrible, pero definitivamente no era incomible. De hecho, si eras capaz de templar los nervios, comer algo tan nutritivo tenía mucho mérito. Antes dudaba de que fuera comida, pero ahora estaba razonablemente seguro de que sí, aunque fuera por un estrecho margen. Quiero decir, no era como si tuviera veneno.


Pensar que platos como este existían… El mundo seguro que era un lugar enorme.

“¿Qué…?” Los ojos del hombre bajito se abrieron de golpe. ¿”Sabroso”?

Le miré perplejo. “¿No me has traído aquí porque la comida es buena…?”.

“Quiero decir, sí, pero… ¿estás seguro? En realidad, espera. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que comí ese plato, así que déjame probarlo”.

Tras dar un solo bocado, el hombre se dejó caer al suelo, como si se estuviera ahogando. Finalmente consiguió levantarse de nuevo, con cierto esfuerzo, pero no sin antes golpear el suelo con frustración.

“¡¿Cómo puedes… llamar a algo así… sabroso?!”

“Je, je. Déjalo ya”, le dijo la anciana al hombre. “Tú te lo pierdes. El novato te ha ganado. Ahora ostenta el título de Gourmet Bizarro”.

“¡Maldita sea!”, maldijo el hombre. “¡Nunca pensé que llegarías tan lejos!”.

¿”Gourmet Bizarro”? No tenía ni idea de lo que estaban hablando. ¿No estábamos aquí porque él quería presentarme algo de buena comida?

Publicidad M-M4

“¡Esto no se ha acabado, ¿me oyes?!”, espetó el hombre bajito. “¡Veremos quién ríe al último la próxima vez!”

Después de su proclamación, pagó nuestras comidas, salió del pequeño restaurante y desapareció en la noche. Yo había venido con la intención de pagar por mí mismo, pero mi única opción ahora era aceptar con gratitud su amabilidad.

“Ha estado muy bueno, gracias”, le dije a la anciana. “Creo que volveré otra vez”.

“Je, je. Hazlo, hijo. Tráelo a él también. La próxima vez emplataré nada menos que lo mejor, así que espéralo”.

“Claro, lo haré. Estoy impaciente”.


Y así, después de terminar mi comida y dar las gracias, salí de nuevo a la noche, dejando atrás el pequeño y sombrío restaurante.

 

-FIN DEL VOLUMEN 1-

 

Ore wa Subete wo “Parry” Volumen 1 Capitulo Extra 2 Novela Ligera

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios