Ore wa Subete wo “Parry” Suru (NL)

Volumen 1

Capítulo 16: El Bosque De Las Bestias

 

 

Si una persona salía de la capital real y caminaba hacia el norte durante aproximadamente una hora, llegaba a la zona conocida como el Bosque de las Bestias. Aunque se corría el riesgo de toparse con las diversas especies de monstruos que habitaban este lugar, también era un lugar privilegiado para recolectar todo tipo de plantas y frutas que alcanzarían un precio atractivo en el mercado. Los aventureros novatos acudían a menudo a este bosque para completar encargos.

A pesar de su amenazador nombre, el índice de peligrosidad del Bosque de las Bestias -determinado por el Gremio de Aventureros- era bastante bajo. Por lo visto, el nombre era una medida de seguridad ideada para evitar que los intrusos se adentraran despistados y se pusieran en peligro. Aunque, por supuesto, eso no detendría a nadie que desconociera el nombre del bosque.





“Así que este es el Bosque de las Bestias, ¿eh?” Me pregunté en voz alta. “Los árboles están bastante apretados… y son diferentes de los del bosque al que suelo ir, al sur de la ciudad. Son enormes”.

“Efectivamente”, respondió Lynne. “Es un ecosistema ligeramente diferente por aquí”.

Este bosque era famoso por ser un hábitat de goblins cercano a la capital real. Aunque se decía que los goblins no eran monstruos especialmente peligrosos si se les trataba de la manera adecuada, eso no significaba que se pudiera bajar la guardia con ellos. Después de todo, eran perfectamente capaces de atacar y comerse a los humanos. Consideraban a las personas como comida y, cuando las encontraban, las atacaban de inmediato.

Aunque los goblins eran omnívoros y podían comer frutas, frutos secos y bayas, les gustaba mucho la carne. Qué terriblemente salvajes. Por lo que había oído, no era raro que aventureros novatos desaparecieran en el Bosque de las Bestias, para ser descubiertos más tarde como un montón de huesos.

Si no se les controlaba, el número de goblins aumentaría rápidamente. Y aunque por lo general habitaban en el bosque y se alimentaban de los pequeños animales que había en él, si su población crecía demasiado, la falta de alimentos adecuados haría que se extendieran a los asentamientos humanos.

Publicidad G-M2



Por ello, el reino apoyaba la matanza de goblins para reducir su número y remuneraba a los que participaban en ella a través del Gremio de Aventureros.

Dicho esto, la capital real recibía el nombre de la Tierra Santa de los Aventureros por una razón: no se podía golpear a nadie sin golpear a un poderoso aventurero. Dado que los goblins apenas suponían una amenaza para estos individuos, no haría falta mucho para que una matanza local se convirtiera en un exterminio total.

Esto también era evidentemente desventajoso. Aunque los goblins eran una especie de monstruos, tenían su propia función dentro de su hábitat, y si lo que me habían dicho era cierto, el ecosistema de un bosque era mucho más abundante cuando estaba habitado por goblins que cuando no lo estaba.

Como esos ecosistemas albergaban valiosas hierbas medicinales con propiedades útiles, entre otras cosas, el Reino se aseguraba de regular la caza de goblins para asegurarse de que su número no disminuyera demasiado. También tenía políticas para proteger los entornos en los que vivían, asegurándose de que esas zonas se mantuvieran lo más intactas posible.

Como resultado, el complejo ecosistema del Bosque de las Bestias se había preservado -con monstruos y todo-, convirtiéndose en el hogar de una flora y una fauna raramente vistas en otros bosques. También hizo de la zona un campo de entrenamiento perfecto y una fuente de ingresos para aventureros novatos.

Y eso resumía la lección que Lynne me había dado durante el paseo. Resultó que, además de su gran arsenal de habilidades, sus conocimientos también eran bastante amplios. Ser tan capaz a su edad ya era poco menos que asombroso, pero para colmo, incluso era una aventurera de rango Plata. No me cabía duda de que algún día se convertiría en una persona increíble.

“Parece que el jefe del gremio tenía razón”, dijo Lynne, observando los alrededores en busca de monstruos. “No parece haber goblins por aquí. Supongo que su número es realmente bajo en este momento”.

Probablemente estaba usando [Detectar Presencia] o algo así para buscar señales de vida cercanas.

“¡Oh! Olvídalo; acabo de recibir una señal”, dijo, indicándome una dirección. “Parece… un monstruo. Está un poco lejos, pero no debería llevarnos mucho tiempo. ¿Vamos?”

Me di cuenta de que era muy útil tenerla cerca. Incapaz de hacer mi propia contribución, la seguí obedientemente mientras nos adentrábamos más y más en el bosque.

“¿Soy yo, o cada vez está más oscuro…?” pregunté.

“Efectivamente”, respondió Lynne. “He oído que los árboles más viejos de zonas como ésta bloquean más la luz del sol. Creo que los goblins tienden a favorecer estos lugares”.

Publicidad M-M3

Estaba bastante seguro de que el sol aún estaba alto en el cielo, pero nuestro entorno era tenue y sombrío. Como los goblins eran nocturnos, no les gustaban las zonas bien iluminadas y preferían vivir en las profundidades del bosque, en lugares como éste, retirándose a menudo a cuevas oscuras durante el día para dormir. Aunque buscar esas cuevas y tender emboscadas a los goblins mientras dormían era un método de cacería eficaz, resultaban difíciles de encontrar para quienes carecían de los conocimientos necesarios.

Por ello, la mayoría de las cacerías acababan dirigidas contra goblins hambrientos que deambulaban durante el día en busca de presas. Brutal.

Si lo que me habían contado era cierto, los goblins no eran demasiado inteligentes. A diferencia de los humanos, rara vez se agrupaban, aunque había algunas excepciones: no era raro ver grupos de goblins en lugares con abundancia de fruta u otros alimentos. Estas reuniones tenían un índice de peligrosidad mucho mayor asociado, por lo que se consideraba mala suerte tropezarse con una.

Publicidad G-M3



Esperaba que no nos ocurriera nada parecido, aunque sabía que el hecho de que Lynne estuviera aquí lo hacía muy improbable. Aun así, mientras nos acercábamos lentamente a la presencia del monstruo que ella había detectado, no pude evitar ponerme un poco nervioso.

“¿Hmm?” De repente, Lynne se detuvo en seco y ladeó la cabeza, confundida.

“¿Pasa algo, Lynne?”

“N-No, es que… definitivamente detecté un monstruo en esta zona. Pero…”

“¿Pero?”

Hizo una pausa. “Desapareció.”

“¿Desapareció?” Repetí.

“Sí. Es posible que lo matara otra persona, claro, pero… estaba segura de que no había nadie más. ¿Cómo…?” Inclinó la cabeza hacia el otro lado, con una expresión de incertidumbre en el rostro.

“Los monstruos son criaturas vivas”, dije. “Quizá murió de viejo o de enfermedad”.

“Es cierto”, respondió. “Es una posibilidad. En cualquier caso, deberíamos ser capaces de encontrar su cuerpo si vamos al lugar donde desapareció su presencia. Si acaba de morir, deberíamos poder recoger su oreja derecha como recompensa”.

“Buena idea; no tiene sentido irse con las manos vacías después de haber llegado tan lejos. Vamos.”

Por alguna razón, parecía que hoy no era un buen día para la cacería de goblins. Estaba un poco decepcionado, pero estaba fuera de mi control. Decidí que me conformaría con ver a un goblin de verdad en persona, algo que nunca había hecho antes. Pensé que sería más que suficiente para mi primera aventura. No tenía sentido ser demasiado codicioso.

Publicidad M-M4

“Aún así, es bastante extraño…” Lynne dijo. “El bosque está demasiado tranquilo hoy. Seguramente debería sentirse más vivo que esto…”

Tenía razón; ni siquiera habíamos oído piar a ningún pájaro, y mucho menos percibido la presencia de otros animales. Había pensado que tal vez éste era un bosque de ese tipo, pero al parecer no era así. Pensándolo bien, Lynne había dicho que el ecosistema de los alrededores era bastante abundante; a decir verdad, debería estar repleto de vida. A pesar de eso, hoy no nos habíamos topado con nada. Quizá habíamos tenido mala suerte.

Mientras reflexionaba, llegamos a nuestro destino.

“Debería estar por aquí…” Lynne comenzó, girando la cabeza mientras examinaba los alrededores.

Sin embargo, por lo que podía ver, el lugar estaba vacío.

“O no…”, terminó. “Aquí no hay nada”.

“Sí”, dije. “Parece que… no, espera”.

A simple vista, no había señales de vida a nuestro alrededor… pero algo en mi campo de visión me asaltaba con una fuerte sensación de incomodidad.

“¿Qué… es eso…?” Mientras forzaba la vista en busca de la fuente de lo que fuera que me estaba molestando, alcancé a ver algo en el aire por encima de nosotros. Un par de pequeñas patas verdes, flotando en un espacio aparentemente vacío, aunque, tras una inspección más detallada, parecían ligeramente translúcidas.

Mientras miraba las piernas, una fuerza desconocida las elevó a una altura asombrosa y, de repente, desaparecieron, como si algo se las hubiera tragado. De donde habían desaparecido volaron gotas de lo que parecía agua, que salpicaron la cara de Lynne y la mía.

Lynne, que parecía haber caído en la cuenta del pánico, se apresuró a activar una de sus habilidades.


“[¡Descubrir]!”

Y en el momento en que surtió efecto…

“¡¿Qué?!”


“¿Qué es eso…?”

Lo que parecía una especie de velo transparente se había descorrido para revelar una repentina y extraña presencia ante nosotros: un gigante de piel verde parado sobre dos piernas. A primera vista, parecía humanoide, pero yo nunca podría llamarlo humano.

Sus musculosos brazos se extendían hasta rozar el suelo y sus patas eran más gruesas que tres de los enormes árboles que nos rodeaban juntos. En su cabeza tenía incrustado algo que parecía una hermosa gema de color rojo púrpura, y sus ojos de bestia nos miraban directamente. Hacía movimientos de masticar con su gran boca colmilluda, de cuyos bordes goteaba un chorro de sangre roja.

Nunca había visto un animal así. ¿Era…?

Publicidad M-M5

“¡E-Eso es… un goblin…!” exclamó Lynne, mirando al gigante con expresión de asombro.

“Huh…” dije. “Así que eso es un goblin”.

No se parecía en nada a lo que había imaginado: era mucho, mucho más grande. Como todo el mundo decía que los goblins eran los monstruos más débiles, yo estaba totalmente convencido de que eran mucho más pequeños, pero como dice el refrán, hay cosas que tienes que ver con tus propios ojos.

Dicho esto, la criatura que tenía delante coincidía con todo lo que había oído sobre los goblins. Tenía la piel verde, caminaba a dos patas como los humanos y tenía una mirada aguda como la de una bestia. Incluso utilizaba herramientas: en ese momento estaba arrancando dos grandes árboles, uno con cada mano. Debía de querer usarlos como garrotes.


“Así que es un monstruo inteligente, ¿eh? Murmuré para mis adentros. “Eso da bastante miedo…”

Había oído que los goblins no eran muy inteligentes, pero eso era sólo en comparación con los humanos. No significaba que fueran completamente tontos. Lejos de eso, de hecho, a menudo se decía que eran bastante inteligentes en comparación con otros monstruos.

Así que, además de su enorme tamaño, ¿también tenían cerebro? Miré al goblin -que había terminado de arrancar los árboles y ahora nos miraba con ellos en alto- y me estremecí. Me costaba creer que todos los aventureros del mundo trataran a estos monstruos como si fueran poca cosa… pero la realidad estaba ante mis ojos. Por mucho que quisiera oponerme, tenía que aceptarlo. Sin embargo, vacilé y retrocedí. Este goblin era mucho más grande que la vaca que tanto me había costado derrotar.

La expresión de Lynne se había quedado rígida. Pensé que era comprensible, dada la situación. Aunque estaba dotada de inteligencia y talento, dudaba que tuviera mucha experiencia real en combate.

“No hay nada que temer”, le dije, tratando de convencerme de lo mismo. “Es… sólo un goblin”.

La gente decía que los goblins eran la primera barrera con la que se topaba un novato, que cazarlos era el primer paso que una persona daba para valerse por sí misma como aventurero. Pero para mí, lo que veía frente a mí parecía un muro imponente, imposible de escalar.

Goblins: criaturas verdes, devoradoras de humanos, famosas por ser el tipo de monstruo más débil. Para alguien como yo, que ni siquiera podía llamarse novato todavía, eran un enemigo formidable que no podía tomar a la ligera.

Sin embargo, si podía matar al que tenía delante, sin duda sería el primer paso hacia mi sueño de convertirme en aventurero.

El goblin soltó un rugido que resonó en el bosque y nos miró con sus enormes ojos. Por lo que parecía, había decidido que seríamos el almuerzo de hoy. Ese pensamiento por sí solo fue casi suficiente para congelarme de miedo.


Aún así…

“Vamos a derribarlo, Lynne”. Aclaré mi mente y preparé mi espada negra. Todavía tenía miedo, pero no era el momento de pensar en eso. El miedo, el terror, el pánico no eran más que atajos hacia la muerte.

Podíamos vencer a ese goblin, estaba seguro. Después de todo, Lynne estaba aquí.

“Sí, Instructor”.

Y así comenzó nuestra feroz batalla contra el más débil de todos los monstruos: el goblin.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios