Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 3

Capítulo Tres: La Noche Es Corta, Quédate Conmigo Chica

Parte 1

 

 

Mano a mano, Anima y Luina caminaron por el camino de Garaat, su casa se hacía cada vez más pequeña detrás de ellos. Anima estaba ansioso por dejar a las chicas allí solas para empezar, pero esa ansiedad sólo empeoraba con cada paso que daban.

El ataque del goblin que había llevado a su invocación aparte, sus hijas nunca habían estado en peligro de ser atacadas, ya que la zona era patrullada por cazadores las 24 horas del día para garantizar la seguridad de sus residentes. Los había visto varias veces mientras salían y, hasta ahora, habían tenido éxito. Era casi inimaginable que los monstruos pudieran penetrar las defensas del pueblo. Claramente eso no era un problema. Lo que sí era un problema, sin embargo, era todo lo demás.

Publicidad G-AR



¿Serían capaces de llevar la ropa limpia al interior? ¿Podrían hacer sus propios almuerzos? ¿Podrían preparar el baño? Él y su esposa finalmente tenían un día para disfrutar como pareja, sólo ellos dos, pero preguntas como esa le inundaron la mente. Miraba en silencio al suelo mientras caminaba, incapaz de sofocar sus miedos.

—Tenemos suerte de que el clima sea tan agradable hoy, —dijo Luina, rompiendo el silencio.

Él levantó la cabeza y asintió.

—La ropa se secará muy rápido con este calor. Esperemos que puedan alcanzarla…

—No te preocupes. Yo llevaba la ropa adentro todo el tiempo cuando tenía la edad de Myuke, y ella es incluso más alta de lo que era yo. Estoy segura de que no tendrán ningún problema.

Publicidad M-M5

—Oh, de acuerdo… Pero con el sol que hace, seguro que tienen sed. Myuke no puede sacar agua del pozo…

—Todo va a estar bien. Ayer sacaste suficiente agua para que les durara dos o tres días, incluso si deciden lavar más ropa. También hay agua en la bañera; sólo tienen que calentarla.

—Pero tendrán que hacer fuego para hacerlo. Podrían hacerse daño con tu piedra de lagarto de fuego…

—Anima, estarán bien. —Luina se detuvo y miró a los ojos de Anima con la sonrisa comprensiva de una madre que estaba a punto de explicarle algo muy importante a su hijo—. Si alguien tan inexperto como yo puede usar la piedra, no hay manera de que una cazadora como Myuke se haga daño con ella. La comida tampoco será un problema. Ya te habrás dado cuenta de que son muy hábiles con sus manos, ¿verdad?

—Bien. Son artistas increíbles, Myuke y Bram, incluso la pequeña Marie. Esas manos pueden crear un arte tan increíble, que deberían ser más que capaces de crear comida igual de increíble. Supongo que no debería preocuparme de que se corten con el cuchillo…

Luina se rio. Esa bonita sonrisa suya fue suficiente para disipar todos los temores de Anima.

—Hacen todo lo posible para hacernos felices. Nada puede detenerlas cuando trabajan juntas. Nada va a pasar, así que deja de preocuparte. Confía en mí. Yo también tuve que cuidar de la casa cuando era pequeña, y… ahora estoy aquí contigo, ¿no?

—¿No tenías miedo de cuidar la casa tú sola?

Luina sacudió la cabeza. Había un brillo de nostalgia en sus ojos.

—No estuve sola, y las chicas tampoco. Era muy divertido para nosotros trabajar juntos y lograr cosas que normalmente no podríamos hacer por nuestra cuenta. Todavía recuerdo el sabor del guiso que hicimos. Estaba un poco quemado, pero eso casi lo hizo más sabroso.

Anima se sintió aliviado al escuchar su historia.

—Ya veo. ¿A los niños les gusta cuidar su casa?

—Así es, así que no te preocupes por ellas. Estarán bien.

Las cálidas palabras de Luina calmaron el acelerado corazón de Anima. Una vez que se había enfriado, pensó en su comportamiento, lo que le hizo sentirse algo miserable. Se había comportado como un niño que buscaba consuelo en la falda de su madre, un marcado contraste con su habitual comportamiento de “sí se puede”.

—Lamento que me hayas visto actuar tan patéticamente…

—No fuiste nada patético, —respondió ella en un tono serio, con la misma sonrisa cálida—. Los padres siempre se preocupan por sus hijos, y ser capaces de ver cuánto las quieres significa más de lo que crees. Me enamoro de ti una y otra vez con cada día que pasa, y estoy increíblemente agradecida de que finalmente tengamos la oportunidad de tener una cita.

—Luina… —Anima estaba sin aliento. Una sonrisa deslumbrante se extendió por su rostro mientras una oleada de alegría llenaba todo su ser—. Siento lo mismo; ¡las palabras no pueden expresar lo feliz que estoy de tener una cita contigo! ¡Hagamos de este el mejor día de nuestras vidas!

Mientras que sus preocupaciones anteriores se habían ido, tenía una pared mental más que tenía que derribar. Su cita no era una cita ordinaria, era la acumulación de los esfuerzos de sus hijas en forma de un regalo de corazón; tenía que disfrutarlo al máximo. Se lo debía no sólo a Luina, sino también a sus tres angelitos.

—¡Sí! ¡Hagamos hoy unos recuerdos maravillosos!

Publicidad M-M1

Movida por la maravillosa sonrisa de Anima, Luina unió su brazo al suyo. La sensación cálida y suave, y su encantadora y suave fragancia sólo ampliaron la sonrisa de su rostro. Finalmente, estaba entrando en la mentalidad correcta para una cita. Había sido un vago lamentable hace unos momentos, pero ya no lo era. Estaba listo para acompañar a su hermosa esposa con la cabeza bien alta.

Dieron un ligero paso adelante, reanudando su paseo por Garaat. Mano a mano, caminaron alegremente por la calle principal bajo la deslumbrante luz del sol. Se dirigieron a la manzana con la tienda de instrumentos, la tienda de suministros de arte, el restaurante y el sastre, y luego entraron en un callejón. Pasando por un acogedor y escondido pub, rápidamente salieron por el otro lado. Vagaron sin ningún objetivo en particular mientras Anima trataba de pensar en algún lugar divertido para llevarla.

Kiraware Maou Volumen 3 Capitulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 

La presión que pesaba sobre sus hombros era inmensa. Era su primera cita, un regalo de sus preciosas hijas pequeñas; algún pub destartalado no serviría. Necesitaba un lugar grandioso para tener los mejores recuerdos posibles. Era una tarea difícil, especialmente porque su idea de caminar por lugares que ella había disfrutado en el pasado no daba ningún resultado. Con la cabeza apoyada en su hombro, simplemente caminó con él con una sonrisa silenciosa. Si iba a llevar a su esposa a algún lugar especial en un día tan importante, iba a tener que poner su cerebro en marcha.

¿Quizás deberíamos pasar por el puesto de frutas…? No, eso no es algo que harías en una cita en absoluto. Entonces, ¿quizás una buena posada? Oh, ¿en qué estoy pensando? Es demasiado pronto para eso.

Pasarían la noche en Garaat, así que su cita terminaría definitivamente en una posada. Era una rara oportunidad para que los dos estuvieran solos, y él iba a aprovecharla al máximo, quería besar, abrazar, acurrucarse y finalmente hacer el amor con Luina. La única pregunta era cómo lo haría. Seguramente no podía volverse hacia ella y decirle, “hagamos el amor”. Eso sería raro, e incluso podría asustarla. Dejar caer indirectas sutiles tampoco era su estilo, y siempre existía el peligro de que se perdieran en la traducción. De todas formas, tenía tiempo para reflexionar sobre sus opciones. No irían a una posada hasta el atardecer, así que, por el momento, tenía que concentrarse en el resto de su cita.

Eso, sin embargo, no era más fácil. Todavía no había logrado pensar en un lugar para llevarla. Para empeorar las cosas, ninguno de los dos había dicho una palabra en mucho tiempo. Anima estaba demasiado perdido en sus pensamientos para interactuar con su esposa. Tenía que decir algo antes de que Luina se aburriera, le diera la espalda y se fuera a casa.

Oh, no… pensó. Puede que ya fuera demasiado tarde.

La miró, pero para su sorpresa, ella no parecía aburrida en absoluto. Al contrario, estaba sonriendo, y parecía estar pasándolo mejor que nunca. ¿Pero por qué?

—Pareces estar disfrutando, —dijo.

—¡Así es! Esto es muy divertido.

—Pero sólo estamos caminando.

—Sí. Estamos caminando, con los brazos unidos, despreocupados como pájaros. Lo encuentro muy calmante y agradable, pero tal vez tú no… Tu frente ha estado arrugada desde hace tiempo, ¿todavía estás preocupado por las chicas?

Anima sacudió la cabeza.

—No. Quiero decir, por supuesto que sí, pero creo en ellas.

—¿Entonces de qué te preocupas?

—Bueno… —Quería ser lo más suave posible en su cita, pero ese barco ya había zarpado. Tenía que dejar de insistir en resolver todo él mismo; su imagen no significaba nada si su encantadora esposa no se divertía. No importaba cuán patético le hiciera parecer, tenía que pedirle ayuda—. No sé dónde llevarte.

Ella tomó su grave confesión con una sonrisa.

—Eres tan increíblemente amable. No mucha gente se preocuparía tan seriamente por los demás. Soy tan afortunada de estar en una cita con una persona tan maravillosa.

—¿Estás disfrutando de nuestra cita?

—Por supuesto que sí. Las citas no son sobre los lugares que visitas, sino sobre la persona con la que estás. Simplemente vagar por las calles contigo es suficiente para hacerme feliz, así que, a todos los efectos, esta cita ya ha sido un gran éxito.”

—Oh, así que… esto ya es una cita.

—Sí, y una muy divertida.

Las palabras de Luina le quitaron el peso de los hombros a Anima. Enderezó su espalda encorvada y miró a su alrededor, dejando que un mundo de infinitas posibilidades y la conmoción del ajetreado pueblo se apoderaran de sus sentidos. Al hacerlo, se dio cuenta de que la plaza del pueblo estaba muy cerca. Sería un buen lugar para que se detuvieran y tomaran un respiro después de caminar tanto tiempo.

—¿Por qué no visitamos la plaza? Podría haber algunos tesoros escondidos allí. Te dije dónde conseguí los coleteros de conejo de Marie, ¿no?

—Sí, los ganaste en una competición de pulsos.

—Su carro estaba lleno de innumerables cosas interesantes. Puede que encuentres algo que te guste si todavía están ahí. Entonces, ¿qué dices? ¿Deberíamos ir a comprobarlo? —Luina asintió y se dirigieron a la plaza. Escudriñaron los diversos puestos instalados en el perímetro, pero la mesa de pulsos no se encontraba en ningún lugar—. Lástima, parece que los perdimos… Oh, ¿encontraste algo?

Luina miró al otro lado de la calle, a un edificio moderadamente desgastado por la rueda del tiempo. Un hombre y una mujer, tomados de la mano, se detuvieron en la entrada y leyeron el cartel junto a la puerta antes de entrar. Al mismo tiempo, otra pareja se estaba despidiendo.

—¿Qué es eso?

—Es un teatro.

—¿De verdad? ¿Por casualidad te gustan las obras de teatro?

—¡Sí, las amo! No he tenido la oportunidad de ir recientemente, pero fui mucho a ver obras de teatro con mis padres cuando era pequeña.

—Entonces, ¿por qué no vamos a ver una?

—¡Eso sería genial! Espero que todavía tengan entradas…

Se acercaron al teatro. La obra que mostraban era un romance, que encajaba perfectamente con su cita. Su función del mediodía estaba casi agotada, pero la de la noche tenía muchos asientos vacíos.

—¿Cuál deberíamos ver?

—Prefiero la anterior.

Compraron dos de los pocos boletos que quedaban.

—Todavía tenemos algo de tiempo antes de la obra, así que ¿por qué no comemos? —Anima sugirió—. ¿Tienes hambre?

—Me muero de hambre, pero no tenemos tiempo para un almuerzo apropiado. —Entonces, ¿qué tal si conseguimos algo de allí?

Anima señaló hacia la plaza, salpicada de varios puestos que ofrecían bocadillos ligeros. Ya había gente disfrutando del hermoso día en los bancos, mordisqueando sus bocadillos favoritos de la amplia selección que ofrecían los puestos. Luina estuvo de acuerdo, y comenzaron a rodear los puestos. Perdidos en el dulce océano de productos horneados, pasaron un tiempo mirando alrededor hasta que Luina vio algo.

—¡Ah, mira! —exclamó, señalando con entusiasmo uno de los puestos— .¿Podríamos comer eso?

—¿Cuál?

—¡Los wafles! ¡¿Ya has comido wafles?!

—No puedo decir que lo haya hecho. —Anima fue sorprendido completamente desprevenido por la emoción de Luina por los waffles—. ¿Son estos… “wafles” realmente tan deliciosos?

Publicidad G-M1



—¡Sí que lo son! Son muy dulces, pero más que eso, tengo un recuerdo muy precioso ligado a ellos. Una vez, cuando era pequeña, fui a ver una obra de teatro con mamá y papá. Comimos wafles mientras esperábamos que empezara la obra. Eran tan increíblemente esponjosos y dulces; todavía lo recuerdo hasta hoy. Me llenaron hasta el punto de que no pude evitar quedarme dormida durante la obra.

—Debes haber sido una niña muy adorable, —Anima se rio de la linda anécdota de su esposa—. Bueno, me has convencido. Vamos a por unos wafles.

—Sí, vamos.

Con la mirada puesta en el premio, se acercaron al puesto. Vieron como el cocinero espolvoreaba las golosinas de rebozado frito con red con azúcar en polvo. Se veían muy dulces y esponjosos.

—¡Disculpe, dos wafles por favor! Uno con salsa de chocolate.

El wafle de Luina, bañado en una pegajosa salsa de chocolate, parecía aún más dulce. Anima se estaba emocionando al probar uno para sí mismo. Los wafles parecían una comida apropiada para una ocasión especial. Tuvo la sensación de que nunca olvidaría haberlos compartido en su primera cita.

—¿Y para el caballero?

—Umm… —No le importaba mientras pudiera compartir la experiencia con su esposa. Primero, pensó en pedir el mismo, pero después de ver a otros compartir sus wafles con sus seres queridos, tuvo una mejor idea—. El mío con miel.

Tomaron sus wafles, envueltos en papel fino, y se sentaron en un banco cercano. La brisa de otoño hizo que el hermoso cabello azul de Luina revoloteara.

—¿Tienes frío?

—No, está perfecto. Te tengo a ti para calentarme, —dijo Luina, acurrucándose más cerca del Rey Demonio.

—Deberíamos conseguirte algo para que te pongas cuando termine la obra. No quiero que te resfríes.

—¿Estás seguro?

—Sí. Podríamos disfrutar de otra cita otoñal si te conseguimos algo caliente.

—Es cierto, —respondió Luina con una risa encantada. Su sonrisa alegre enamoró completamente a Anima—. Ah, la miel está goteando en tus manos.

—Oh. Estaba demasiado impresionado por tu belleza como para darme cuenta. —Ya estás otra vez…

Anima estaba completamente cautivado por su adorable y ligeramente sonrojada esposa. Podría haberla mirado fijamente para siempre, pero tenían una obra a la que asistir.

—¿Comemos?

—Sí. No perdamos tiempo.

Anima se llevó el wafle a la boca y lo mordió. Tenía una suave y agradable esponjosidad, como las nubes de primavera. Su dulce aroma insinuaba el sabor, pero no podía prepararlo para la dulzura explosiva de la miel pegajosa y el azúcar en polvo que cubrió su boca.

—Es tan dulce y delicioso, —dijo Luina con una inocente e infantil maravilla. El estómago de Anima se llenó de mariposas mientras miraba a su esposa sonreír, con las mejillas rellenas de wafle. Era un lado de ella que nunca llegaba a ver en casa. Luina le echó una mirada y se rio—. Hay un poco de azúcar pegada a tu mejilla.

Agarró su pañuelo y lo limpió suavemente.

—Gracias. ¿Quieres un poco de mi wafle?

—¡Sí! Por favor, toma uno de los míos también.

Intercambiaron mordidas. El de Luina sabía más dulce que el suyo, pero eso pudo ser porque estaba siendo alimentado por su encantadora esposa. Alegremente volvió a comer lo suyo, y justo cuando terminó, notó que Luina no había comido más de lo suyo. A ella le había encantado el sabor, lo que hacía que sus acciones fueran más extrañas.

Kiraware Maou Volumen 3 Capitulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 

Siguió su mirada para encontrar una pareja compartiendo un beso en un banco cercano. Expresaban libremente su amor sin temer a los ojos del público. Su corazón comenzó a latir, y una ola de celos lo invadió, pero no pudo hacer nada al respecto. Lo último que quería era poner a Luina en una situación que la hiciera sentir incómoda. En su mente, era inimaginable compartir un beso en público. Eso estaba reservado a la privacidad de su casa.

Justo cuando estaba listo para dar un suspiro de derrota, Luina le apretó la mano con fuerza. Lo miró con las mejillas sonrojadas y los ojos embelesados. Incluso sin palabras, él entendió lo que ella quería decir: “Está bien. Estoy lista”.

Anima devolvió su agarre, mirando profundamente a sus ojos llorosos. No había vuelta atrás. Se inclinó y compartió un apasionado beso con su esposa. Después de que el momento mágico pasara y Anima se recostara, Luina lo miró con una sonrisa maliciosa.

Publicidad G-M2



—Lo hicimos en público… —dijo tímidamente.

—Sí. Lo hicimos.

El mundo dejó de existir para los dos. No había nada más que ellos y su ardiente amor por el otro. Después de ese pequeño intercambio, ambos se inclinaron y compartieron otro beso.

—¡Ah, mira! ¡Se están besando! —gritó una joven voz. Luina inmediatamente puso distancia entre ella y Anima, a pesar de las otras parejas de la plaza que también se besaban. La sola idea de que alguien se burlara de ellos la ponía más roja que un tomate maduro.

—Es un placer ver a gente tan enamorada.


—Desearía ser tan joven y apasionado de nuevo.

—Qué pareja tan encantadora. Benditos sean sus corazones.

Sólo de una pareja se estaba discutiendo abiertamente en medio de la concurrida plaza, y era de Anima y Luina. Anima estaba feliz de escuchar que eran una “pareja encantadora”, pero esas palabras no hacían nada para calmar la vergüenza de Luina. Ella se levantó en un resoplido y se volvió hacia Anima.

Publicidad M-M4

—¿No es hora de la obra?

—No, todavía tenemos mucho…

—¡Deberíamos estar esperando dentro!

Cortándole, ella tomó su mano y lo arrastró al teatro.

***

 

 

Mientras Anima y Luina disfrutaban de la obra, en casa, las chicas estaban almorzando.

¿Qué vamos a hacer para la cena?

Publicidad M-M2

Los engranajes de la cabeza de Myuke giraban a gran velocidad mientras veía a sus hermanas llenar sus mejillas de sopa caliente de judías dulces. Estaban comiendo lo último que Luina cocinó, así que ella misma iba a tener que hacerles la cena.

Fue ella quien calentó su almuerzo, usando expertamente la piedra de lagarto de fuego hasta el punto de ser alabada por sus hermanas por su control sobre las llamas que creó, y aunque le encantaba estar en el punto de mira, también le ponía una inmensa presión. Hacer una comida sabrosa desde cero en lugar de confiar en la magia de recalentar las sobras era todo un reto. Todo lo que podía hacer era esperar que fuera capaz de cumplir con las expectativas de sus hermanas.

—¿Por qué esa cara larga, Myuke? No estés triste, ¿sí?

—Estoy pensando en la cena.

—¿Ya? Acabamos de comer, ¿sí? ¿Todavía tienes hambre? —Bram preguntó en un tono preocupado.

Sólo quedaba un poco de sopa de frijoles, así que se la había dado a Bram y Marie. Combinado con el hecho de que Myuke había terminado su tazón en tan poco tiempo, había razones más que suficientes para que Bram se preocupara. Myuke no podía dejar que sus hermanas se preocuparan por ella, sin embargo; tenía que mantenerse fuerte. Se volvió hacia Bram con una sonrisa tranquilizadora para intentar calmar sus nervios.

—No, estoy llena.

No era así. De hecho, estaba hambrienta, pero no podía decírselo. Frotando su estómago, fingió una sonrisa encantada.

—Bien, eso es bueno. Es un poco raro pensar en lo que vamos a cenar tan temprano, sin embargo, ¿sí?

—Cuanto antes lo descubramos, mejor. Cocinar no es sólo “añadir esto, revolver aquello, ya hemos terminado”; lleva mucho tiempo. Pero no te preocupes, estoy segura de que estará listo antes de que se ponga el sol.

Myuke compartió con confianza lo que sabía sobre cocina. No quería que Bram se diera cuenta de que no había ninguna posibilidad de que se acostaran con el estómago vacío.

Tengo que hacer algo increíble. ¡Se lo debo a Bram, Marie, Papi y Mami!

Asegurarse de que tuvieran una buena comida para la noche era la misión más importante que le habían dado. Si ella fallaba y Anima y Luina llegaban a casa y las encontraban hambrientas, seguramente se sentirían abrumados por un angustioso sentimiento de culpa por haber salido. Se arrepentirían de haberlas dejado solas, y nunca más tendrían una cita. Mientras esos pensamientos aterradores la carcomían, Bram compartió una idea.

—Podemos comer manzanas y pan si es necesario, ¿sí?

—¡Para nada! ¡Comer bien es muy importante! Te arrepentirás más tarde si no comes sano.

—Eres súper linda, ¿sí?

—No lo soy… sólo soy la mayor, así que es mi trabajo, —murmuró Myuke.

Sus lindas hermanitas se merecían algo delicioso, y ella iba a aceptar el reto.

—¡Gacias por la comida! —Marie dijo en un tono cantado justo cuando la determinación de Myuke regresó.

—¡Wow, te has comido todo! Buen trabajo, ¿sí?

—¡Yo ayudo a limpia!

Tomó su tazón y saltó de su asiento.

—¡Espera, Marie! Esta vez lavaremos los platos en la cocina, no en el pozo.

Myuke podía sacar agua si realmente quería, pero quería ahorrar su resistencia para cocinar. Se dirigieron a la cocina, donde les esperaba una jarra que Anima había llenado hasta el borde con agua la noche anterior.

—El agua se ensuciará si escurrimos la toalla en la jarra, así que toma otro cuenco para eso, ¿sí?

—Buena decisión. Veamos… —Myuke miró a su alrededor y encontró un cubo adecuado para la tarea. Le echaron un poco de agua, y luego mojaron el paño— . ¡Ah, Marie, espera! Tendrás agua por todo el…

Llegó demasiado tarde. Marie exprimió la tela, haciendo un gran charco a sus pies. Myuke le dijo rápidamente que se quedara dónde estaba, luego trajo una toalla seca y limpió el suelo para que Marie no se resbalara.

—¡Wooow, es tan billante! ¡Myukey tan lista!

—Gracias.

—¡Yo también puedo hacer billante!

Marie estaba ocupada puliendo la vajilla al máximo de sus posibilidades. Como sobró sopa de la noche anterior, sólo tenían un puñado de cosas para lavar, y se hicieron en un santiamén.

—¡Wow, muy bien hecho, Marie! —Myuke alabó—. También usaremos esto para la cena, así que ponlo en la mesa, ¿de acuerdo?

—¡Síiii!

Vio a Marie trotar alegremente hacia el comedor, y luego echó un vistazo a la cocina. Había una docena de manzanas junto a un montón de plátanos, junto con pan, salchichas y algunos condimentos.

—Tenemos un montón de cosas, ¿sí?

—Sí, pero nos falta el ingrediente más importante.

—¿El más importante? Sí…


—Así es. Verduras.

Los que comían sus verduras todos los días no tenían que preocuparse por enfermarse. Myuke había sido criada de esa manera durante todo el tiempo que estuvo al cuidado de Luina, y por supuesto, nunca se había enfermado gravemente.

—¡Yo decojo las vedudas!

—Las desenterraremos en poco tiempo, ¿sí?

—¡Whoa, más despacio! ¡No corran!

Persiguiendo a sus entusiastas hermanas, Myuke salió corriendo de la casa. La brillante luz del sol casi la cegó cuando salió.

—Volveremos pronto, —aseguró a la casa vacía, y luego continuó tras sus hermanas, con sombreros de paja en la mano. Los repartió, y luego miró al campo.

—Dame el plan, ¿sí?


—Hmm, veamos…

Puso las manos en su cintura y escaneó el campo. Rábanos, zanahorias, cebollas, pimientos y batatas estaban maduras para la cosecha. Había otras verduras que no estaban listas para ser cosechadas, pero aun así tenían una selección decente a su disposición. Aún no habían decidido qué cocinar, pero ella pensó que no podía equivocarse al elegir sus favoritos.

—Muy bien, ustedes dos, denme su vegetal favorito.

—¡A mí me gustan las batatas! ¡Son dulces y deliciosas!

—¡Ooh, muy buena! ¡Me encantan las batatas!

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios