Slayers (NL)

Volumen 10

Capítulo 1: Buscando Una Espada Mágica Por Todos Lados, Una Vez Más

Parte 3

 

 

Pero sólo pude ver la sombra por un momento, descendió y se fundió con la oscuridad.

-¡Ya viene! – Gourry desenvainó su espada.

Publicidad M-AR-1

-¡Lo sé! – Yo también preparé mi espada corta.

En ese momento vi que algo se movía por el rabillo del ojo.

¡ZIP!

Me giré rápidamente, y algo pasó casi rozándome.

Probablemente ese hombre me había tirado un cuchillo o algo parecido.

Publicidad M-M2

En una situación así estábamos en desventaja. Al enemigo parecía no afectarle la oscuridad, pero a nosotros sí.

Está bien, entonces…

-¡Lighting!

Con ese hechizo creé una esfera de luz tenue y la lancé sobre mi cabeza.

La luz no era demasiado brillante, pero era más que suficiente  para nosotros porque nuestros ojos estaban acostumbrados a la oscuridad.

Después de todo ya nos habían descubierto, así que era absurdo no usar una luz.

El hechizo nos permitía ver mejor el lugar, pero también cegó al enemigo.

Podía ver las largas filas de bancos de madera, paredes blancas, y una figura.

– ¡¿?!

Me dio la sensación de que la figura me resultaba familiar. No podía ver su cara, pero reconocí sus ropas.

Se ocultaba con ropas negras de la cabeza a los pies, sólo sus ojos se veían a través de una apertura en sus ropas.

Pero tenía un aire distintivo, como el de un asesino.

… Algunos meses antes, Gourry y yo estuvimos en la ciudad de Bezerd, en la que nos enfrentamos a un misterioso grupo para conseguir una misteriosa espada.

Los hombres de dicho grupo usaban la misma ropa.

Da igual, lo que tenía que hacer era escapar de allí, no descubrir quién era el enemigo.

-¡Vámonos!

Al ver al hombre cubrirse los ojos con sus manos, comencé a correr en la dirección opuesta hacia la puerta por la que habíamos entrado al edificio.

Pero.

-No, no va a ser posible.

Otro hombre de negro apareció desde los bancos de madera y bloqueó nuestro camino.

¡No! ¿Otro enemigo?

¡El tipo que se encontraba ante Gourry y yo empezó a lanzarnos cuchillos!

-¡Allá voy!

¡Gritó Gourry lanzándose hacia el enemigo y blandiendo su espada!

¡KIN! ¡KIN!

Con un golpe de su espada, Gourry desvió todos los cuchillos.

El hombre de negro sacó su espada, pues vio que los cuchillos eran inútiles contra Gourry.

“¡Oye tío! No te olvides de la otra luchadora… ¡yo!

-¡Dam Brass!

Publicidad G-M3



Lancé el hechizo a quemarropa. “¡Nadie puede esquivar esto!

… Pero…

¡BOOOM!

Para mi sorpresa, el hombre de negro desvió el poderoso hechizo fácilmente con la palma de su mano izquierda.

…¡No puede ser!

Un Dam Brass podría destrozar un muro fácilmente si le diese de lleno. ¡Si un hombre recibiese el hechizo con su mano desnuda, su mano y su cuerpo habrían recibido un daño terrible!

-¡Ha!

Gritó Gourry, sacándome de mis cavilaciones.

¡CLANG!

Aparecieron dos haces de luz. Eran las espadas de Gourry y el hombre de negro, reflejando la luz de mi Lighting. Podía ver las chispas que saltaban.

¡En ese momento, sentí un aire asesino a mi espalda!

No necesitaba mirar atrás, porque me di cuenta de que el otro hombre de negro se había recuperado de la ceguera producida por mi hechizo Lighting, y se estaba preparando para atacarnos.

Estaba claro que si yo esquivaba el cuchillo o lo que fuera que el hombre de negro nos había lanzado, Gourry acabaría siendo la víctima.

¡No me queda otra!

-¡Ha! –Grité, saltando tan fuerte como pude hacia la espalda de Gourry.

-¡¿Quéeeee?!

-¡No puede ser!

Gourry y el hombre de negro estaban cruzando sus espadas en el momento en el que yo me había lanzado contra la espalda de Gourry. Ninguno de ellos había anticipado algo así y perdieron el equilibrio. Así que los tres, yo incluida, acabamos en el suelo.

Noté algo pasando cerca de mi cabeza. “¡Genial! ¡Lo esquivé!

-¡Oye, Lina! ¡Avísame antes de hacerme algo así!

Publicidad M-M1

-¡Ya escucharé tus quejas más tarde!

¡Gourry y yo nos pusimos de pie, cogí su mano y nos dirigimos corriendo hacia la puerta!

¡BANG!

Cuando abrí la puerta pude ver la oscuridad y a los soldados acercándose.

Parecía imposible que alguien consiguiese esquivar a tantos soldados, pero yo sabía que no había nadie protegiendo los cielos.

-¡Ray Wing!

Volví a coger la mano de Gourry, y volamos hacia el cielo con un hechizo amplificado de vuelo a alta velocidad. Sobrevolamos a los soldados y el muro, pero continuamos volando durante un rato.

-¡Oye, Lina!

Gourry llamó mi atención tras llegar a una zona a varias millas desde la capilla.

-¿Qué?

-¿Estamos volviendo a nuestro hostal?

-¡Pues claro! ¡No tenemos otro sitio al que ir!

-¡Espera un momento! ¡Esos hombres nos están persiguiendo!

– ¡¿Qué?!

Miré rápidamente hacia atrás. Pero no pude ver a los perseguidores, sólo la oscuridad de la noche y la palpitante barrera de viento.

En ese momento nos encontrábamos volando con una versión amplificada del hechizo Ray Wing sobre los tejados. Era imposible que un humano ordinario pudiera seguirnos.

-¡¿Estás seguro, Gourry?!

-¡Seguro! ¡No puedo verlos, pero puedo sentir a dos hombres siguiéndonos desde la capilla!

Sabía que Gourry tenía sentidos tan agudos como los de un animal salvaje, y sabía que cuando Gourry decía algo así, era cierto.

Dijo que dos hombres nos perseguían. Probablemente eran los dos hombres de negro que nos habían atacado en el misterioso edificio.

Al ser perseguidos, no era buena idea ir derechos a nuestro hostal. Cambié el curso de nuestro vuelo y aterrizamos en una zona donde los edificios estaban muy pegados los unos a los otros.

Sólo se oía el silencio en la oscuridad. No podía ver a nuestros perseguidores.

… Pero…

La noche parecía pacífica, sólo podía sentir cierta tensión en el aire. Algo… se escondía en la noche. Ocultando su presencia en la oscuridad.

-¡Lina!

¡ZIP!

El grito de Gourry y el sonido de un objeto que pasaba cerca llegaron hasta mis oídos.

¡ZANK!

Giré sobre mi cintura, ¡pero lo que me habían lanzado cortó la máscara sobre mi cara.

¡Vaya! ¡Debe ser un cuchillo!

– ¡…No!

Salté hacia atrás y me giré hacia donde estaba el hombre que me había lanzado el cuchillo. Pude ver una sombra surgiendo de la oscuridad.

… ¡Es uno de los hombres de negro, como imaginaba!

Lentamente, la máscara rota cayó, dejando mi cara al descubierto bajo la luz de la

Luna.

-¿… Y bien?

Susurró el hombre de negro mientras veía mi cara.

-… Debe de haber algo oculto en ese lugar, como pensaba, –dije.

-Sólo hemos venido a matar a los intrusos. Eso es todo.

Yo le estaba hablando al hombre frente a mí, pero la respuesta vino de detrás. Cuando miré a mi espalda por encima de mi hombro, vi a otro hombre de negro salir de la esquina de un edificio. “Vaya, nos han rodeado…

-Gourry, ábrenos el paso con tu espada. Nos vamos.

Dije, apoyando mi espalda contra la de Gourry.

-¿Entonces, no vas a luchar?

-Por ahora no quiero enredar más las cosas.

Tenía otro plan para despertar a media ciudad con un ruidoso hechizo ofensivo y aprovechar para escapar de los enemigos.

Pero temía que algo así nos hiciera parecer responsables de todo lo que estaba ocurriendo.

-No sé los detalles de tu plan, ¡pero veo que tenemos que correr! ¡Vamos! Tal y como dijo, Gourry corrió hacia el enemigo que tenía delante.

-¡¿?! –El hombre parecía muy sorprendido. Yo seguí a Gourry sólo unos pasos por detrás.

¡El hombre de negro y Gourry prepararon sus espadas al mismo tiempo!

¡CLANG!

Publicidad G-M2



Las hojas de ambas espadas chocaron y desprendieron chispas en la oscuridad de la noche.

Gourry dejó que su espada resbalase por la hoja de su enemigo, dejándole así pasar corriendo por su lado.

El hombre de negro se debatió por unos segundos entre perseguir a Gourry que estaba huyendo, o luchar contra mí que me estaba acercando. Al final sostuvo su espada en mi dirección.

¡Ya me había imaginado!

-¡Ray Wing!

El hechizo de vuelo creó un escudo de viento a mi alrededor, muy cerca del hombre de negro, ¡así que el viento lo lanzó por los aires!

Volé hasta Gourry y aterricé a su lado. Mientras corríamos recité otro hechizo, preparándome para la siguiente oportunidad.

Corrimos por las calles, atravesamos callejones y giramos en cada esquina. Si hubiésemos ido en línea recta, los enemigos podrían habernos lanzado cuchillos con facilidad. Si corríamos en zigzag, era más fácil despistar a nuestros perseguidores.

…No creo que esos tipos pierdan nuestra pista fácilmente. Consiguieron dar con nosotros incluso cuando estábamos volando usando el Ray Wing amplificado.

Encontré un callejón   estrecho e hice una señal a Gourry para que se adentrase en él. ¡En cuanto entré siguiendo a Gourry sentí que los dos hombres estaban al final del callejón, detrás de nosotros!

Ese sitio tan estrecho era un buen lugar para que ellos nos lanzasen sus cuchillos.

Sabía que no podríamos esquivarlos allí.


¡Pero también me lo había imaginado!

-¡Diem Wind!

Justo cuando los hombres se detuvieron al final del callejón, preparándose para lanzarnos algo, lancé un hechizo amplificado que generaba un fuerte viento, ¡el mismo que había recitado antes!

¡BOOOOOOMMMMM!

¡Un poderoso viento sopló en el estrecho callejón, lanzando por los aires a los hombres de negro!

-¡Genial! ¡Huyamos!

Aunque nos habíamos desecho de nuestros enemigos, pronto volverían a perseguirnos, así que salimos corriendo. Al fin llegamos al otro extremo del callejón, hasta una calle ancha.

-¡No puede ser!

Exclamé antes de detenerme.

Había un gran muro tanto a la izquierda como a la derecha.

Era uno de los muros que dividían la ciudad en varios bloques. No podíamos volver atrás, pero si corríamos por el muro no podríamos ocultarnos.

La única opción que nos quedaba era subirnos al muro. Recité un hechizo rápidamente…

-¡Lina!

¡Gritó Gourry, empujándome sin dejarme terminar de recitar el hechizo!

¡BOOOM!

Se escuchó al viento rugir. Algo había impactado en el muro. Podría ser una esfera de aire comprimido creada por un hechizo mágico. Entonces dos sombras aparecieron.

¡Vaya, son muy rápidos!

Gourry, yo nos encontramos frente a frente con los dos hombres de negro.

-No penséis que podéis huir de nosotros. – Dijo uno de los dos hombres de negro.

Su tono no era triunfante, pero estaba tan calmado que parecía raro.

Parecía imposible que pudiéramos huir de esos enemigos sin vencerles, y una de las razones era que no conocíamos ese lugar.

… Ya es hora de decidirnos a luchar, ¿no?” Justo cuando pensé eso, ocurrió algo.

-… Qué ruidosos, eso puede ser un problema a esta hora de la noche. Escuchamos una voz que venía de la cima del muro.

Sorprendida miré hacia el muro y vi una sombra oscura que bloqueaba parte de la luz del cielo estrellado. La voz nos indicaba que era un hombre, pero escondía su rostro bajo una tela. Parecía no ser un amigo de los hombres de negro, pero aún así era muy misterioso.

-¿Quién eres? –Preguntó uno de los hombres de negro.

-No chilles tanto. ¿No me has oído antes? Es casi media noche. –Respondió el hombre enmascarado con una voz calmada.

-¿Eres amigo suyo?

-No, no lo soy.

-¡Entonces métete en tus asuntos! ¡Estamos persiguiendo a los que entraron a nuestro edificio sin permiso!

Por el tono de voz se notaba que el hombre de negro estaba enfadado. El que apareciera esta quinta persona les había molestado. No podían saber (ni yo tampoco) por qué había interferido en nuestra batalla.

El hombre enmascarado soltó una carcajada.

-¿Quieres decir que la chica y su amigo son unos villanos? Desde mi punto de vista sois vosotros los que parecéis villanos. Aunque podríais decir que para vosotros yo parezco un villano, porque oculto mi cara. Da igual, sé muy bien que no sois precisamente oficiales en busca de criminales.

-… –Los hombres de negro permanecieron callados.

¡Zip!

Uno de los hombres de negro movió su mano derecha. El hombre enmascarado también lo hizo justo después.

-¡No puede ser!

El hombre de negro que había movido su mano primero gritó sorprendido.


Probablemente el hombre de negro no quiso soportar más al enmascarado y le había lanzado un cuchillo, que el hombre enmascarado había atrapado al vuelo.

Publicidad M-M5

Parece fácil de decir, pero atrapar un cuchillo que te han lanzado en la oscuridad de la noche no es precisamente algo sencillo, lo que me hizo ver que el hombre enmascarado no era un tipo normal y corriente.

-Ahora ya tengo vuestra respuesta. –Dijo antes de soltar el cuchillo-. Ese ataque me dice que vosotros sois los villanos, así que no puedo ignorar lo que estáis haciendo. Si luchamos aquí en serio la gente se dará cuenta. El rumor se esparcirá, no sólo en esta ciudad, pero también en las localidades cercanas… pero a mi no me importa.

-No…

No entendía lo que tramaba el hombre enmascarado, pero parece que sus palabras habían generado cierta inseguridad en los hombres de negro.

-Vamos, comencemos. –Dijo el hombre enmascarado antes de comenzar a recitar un hechizo.

-… Retirada… –Dijo uno de los hombres de negro en voz baja, y ambos dieron un salto hacia atrás, corriendo por el camino por el que habían llegado.

-… Vaya… se retiran sin luchar. –Dijo Gourry.





-Ya lo veo, pero… –Miré en la dirección en la que huían nuestros enemigos, y entonces me volví hacia la cima del muro. Pero el hombre enmascarado ya no estaba allí.

***

 

-Oye… ¿de verdad que no pasa nada por tomar aquí el desayuno tan tranquilamente?

Me preguntó Gourry en voz baja. Era la mañana siguiente a la noche en la que nos habíamos metido en aquella falsa capilla. Estábamos sentados en el restaurante del primer piso de nuestro hostal, en nuestra mesa había muchos platos.

-Podrían estar buscándonos.

-Quizás… pero no estoy segura. Siendo sincera, no tengo ni idea de lo que está pasando. –Dije antes de llevarme un gran bocado de ensalada de lechuga y beicon a la boca.

-Si esos hombres de negro tuvieran algo que ver con el señor feudal, ya estaríamos en la lista de los más buscados, pues tienen un buen motivo para arrestarnos. Por otro lado, no parecían querer que la gente se enterase de lo que pasa.

-Veamos, nos metimos sin permiso en su edificio anoche, pero no pudimos encontrar nada. Si hubiésemos encontrado algunas pistas, habrían hecho lo que fuera con tal de arrestarnos, pero saben que no encontramos nada, así que prefirieron dejarnos en paz.

Por la mañana había descubierto que los soldados seguían la misma rutina, así que asumí que habían decidido dejarnos en paz.

Entonces, ¿qué hacemos ahora?

-Si decidimos ahorrarnos problemas, tenemos que dejar esta ciudad lo antes posible. Pero si nos vamos, no podremos averiguar lo que ocurre, y no me gusta la idea… Probablemente el hombre enmascarado de anoche sabe algo.

-Sí, lo recuerdo. Parecía ser muy habilidoso, y por lo que pude oír en su voz, no parecía joven… –Dijo Gourry con la boca llena de croissant relleno nata fresca.

Paré un momento de comer, sujeté el tenedor entre los dedos mientras lo movía de un lado a otro-. Hay otro problema, ¿estos hombres de negro son los mismos enemigos con los que nos enfrentamos antes?

-¿Los enemigos con los que nos enfrentamos antes? ¿A quién te refieres? – Preguntó Gourry.

-¿No te acuerdas del incidente en Bezerd? Luchamos para conseguir una espada mágica contra un misterioso grupo. Luke y Millina también estaban y nos ayudaron contra ellos. Al final de la batalla apareció un monstruo casi inmortal y tuvimos una tremenda batalla contra él. –Dije, explicando lo que había sucedido

-Me parece… ¡Me parece que me suena algo así! –Respondió Gourry.

-Vale. Había varios hombres de negro en ese grupo misterioso, y vestían igual que los enemigos a los que nos enfrentamos anoche.

-¿Entonces eso significa…? –Comenzó a preguntar Gourry.

-Significa exactamente lo que supones. –Dije asintiendo-. Hay dos opciones. O bien aquel grupo sigue buscando alguna espada mágica sea como sea, introduciéndose en la autoridad de esta ciudad… O lord Langmayer está detrás del grupo de hombres de negro. En ambos casos… –Dije metiendo el tenedor en un trozo de jamón mientras bajaba mi voz -. Me temo que vamos a tener problemas.

De repente la cara de Gourry se puso muy seria.

-Creo que ya estamos en problemas. Dijo apuntando hacia la puerta del restaurante, que se encontraba a mis espaldas.

-¿Hmmm? –Fruncí el ceño y miré en esa dirección. Lo que vi me dejó helada. Había dos soldados de pie en la puerta. Uno de ellos tenía un papel en la mano.

Miraron hacia el papel y entonces me miraron a mí. “¡Vaya! ¿Han venido a arrestarnos?

Los soldados se dirigieron directamente hacia nuestra mesa. Gourry y yo nos levantamos y nos pusimos en guardia, pero ellos simplemente se pararon ante nosotros.

-Perdonen. Creo que usted es la señorita Lina Inverse, ¿correcto? –Dijo uno de los soldados.

Se me pasó por la cabeza decirles alguna mentira, pero al final decidí no hacerlo. Era posible que en el papel hubiera un retrato mío y alguna información, así que intentar engañarles no funcionaría. Si revisasen la lista de clientes del hostal encontrarían mi nombre en ella.

-Sí, es correcto. –Respondí aún en guardia, pero los soldados entonces hicieron un saludo formal.

-¡Permítanos presentarnos! ¡Somos los guardias de lord Langmayer! –Dijo uno de ellos en voz alta-. Le traemos un mensaje del señor feudal, por favor acéptelo. El señor feudal espera poder hablar con la señorita Lina Inverse, la famosa hechicera a nivel mundial, y espera poder invitarle a cenar también. ¡Por favor, díganos su respuesta!

-¿Qué? –Dijimos Gourry y yo a la vez con un tono muy estúpido.

***

 

-Por favor, ¿me puedes explicar qué está pasando? –Me preguntó Gourry.

Íbamos de camino hacia el castillo, era por la tarde del mismo día en el que habíamos recibido el mensaje del señor feudal, y las calles estaban bañadas con la luz del atardecer.

-No puedo, porque no tengo ni idea. –Respondí. Era cierto, porque no tenía ni la más mínima idea de por qué nos habían invitado a cenar.

-Sólo puedo decirte algunas de las posibilidades. –Añadí-. Primera posibilidad: todo lo que ha ocurrido ha sido por casualidad. El señor feudal conoce mi nombre por casualidad, supo que estaba en la ciudad por casualidad, y envió a sus soldados a encontrarme también por casualidad.

-Me parece algo imposible. –Dijo Gourry.

-A mi también. Segunda posibilidad: Hay dos grupos enfrentados en Solaria. Uno es el grupo de los hombres de negro, y otro el del señor feudal que nos ha invitado, esperando contactar con nosotros para ver si tenemos alguna información.

-Es razonable. –Dijo Gourry

-Hay una posibilidad más. –Continué-. El señor feudal y los hombres de negro forman parte del mismo grupo, y esta invitación es una trampa.

-… Me temo que es la más probable.

-Sí. De hecho yo creo que esa última posibilidad es la verdadera. –Dije.

-¿Ah, sí? Entonces, ¿por qué has aceptado la invitación? –Preguntó Gourry.

-Me pareció buena idea.

Al oír mi respuesta, Gourry cayó al suelo de golpe.

-¿Cómo te atreves a aceptar una invitación así sólo porque ‘te pareció buena idea’? ¡Puede ser una trampa! –Se quejó mientras se levantaba.

-Pero, si el señor feudal estuviera en contra de los hombres de negro, mi negativa a venir le dejaría solo ante ellos. –Expliqué.

-Sí, tienes razón. –Dijo Gourry.

-Y si el señor feudal estuviera del lado de los hombres de negro, ¿crees que si me niego a venir eso pondría fin al problema? –Le pregunté a Gourry.

-… No, no lo creo.

-Yo tampoco. –Satisfecha con su respuesta, continué-. Así que era mejor que aceptásemos la invitación. Seguramente descubramos algo en el castillo. Si es una trampa, nos encargaremos en su momento, eso es todo.

-Creo que es un plan muy peligroso… Pero bueno, todos tus planes lo son.

-¿Qué quieres decir? ¿No tienes lo que hay que tener para enfrentarse al peligro?

¡Además, hay otra razón para que quiera ir al castillo! –Dije.

-¿Otra razón?

-Sí. – Dije guiñando un ojo. –No puedo soportar dejar un misterio así sin resolver.

-Ah… se me olvidaba que eras muy curiosa. –Dijo Gourry con una sonrisa irónica, puso su mano sobre mi cabeza y dijo-. No pasa nada, iré a cualquier parte contigo, hasta el fin.

-Gracias, mi extraño guardián… y ahora, –dije mirando al castillo, que se hacía más y más grande al acercarnos, y continué-. ¡A llegado el momento, Gourry!

***

 

-Siento haberles hecho esperar. –Un anciano mayordomo llegó a la sala de espera donde nos encontrábamos e hizo una educada reverencia.

Tras prepararnos para lo peor, entramos al castillo. Nos recibieron muy educadamente, y nos acompañaron hasta la sala de espera para que nos quedásemos allí hasta que la cena estuviera preparada.

No nos encontramos ningún problema. Las personas a nuestro alrededor no parecían tener ningún sentimiento hostil hacia nosotros. La sala de espera no era muy grande pero estaba muy bien amueblada. Tras una larga espera por fin apareció el educado mayordomo.

-La cena ya está preparada, el señor feudal en funciones les está esperando.

–Dijo. Gourry y yo nos miramos el uno al otro y asentimos sin decir una palabra. “Es la hora de jugar.

-Está bien. –Dije, y Gourry y yo nos levantamos de nuestras sillas.

Caminamos por un largo pasillo, hasta que el mayordomo se paró ante una puerta.

-Este es el comedor. –Dijo. “Bueno, a ver cómo nos reciben.

-Por favor, entren. –Dijo el mayordomo haciendo una reverencia y abriendo la puerta.

Gourry y yo nos quedamos helados en la puerta.


En el comedor había una gran mesa cubierta de un mental blanco. En las paredes había lámparas con luces mágicas. Sobre la mesa había varios candelabros con las velas encendidas.

En el otro extremo de la gran mesa estaba un joven sentado en su silla. Parecía tener unos veintitantos años, y llevaba un fino traje blanco… En otras palabras, un traje pijo y caro… el color de su traje contrastaba con el brillante y fogoso color de su pelo.

Tenía una bonita sonrisa y una hermosa cara. Debe ser el señor feudal.

Pero no era el joven hombre lo que nos había sorprendido a Gourry y a mí. Sino las dos personas que estaban de pie tras el señor feudal. El hombre con el pelo negro y la mujer de pelo plateado.

Sabía quiénes eran. Luke y Millina, junto a los que luchamos contra los hombres de negro en Bezerd.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios