Saihate No Paladin (NL)

Volumen 2: El Arquero de Beast Woods

Capitulo 4: Hermano del Rey del Reino Fertile

Parte 4

 

 

“O-Obispo, le ruego que se detenga, Su Excelencia está participando en una conversación—”

“¡Espera! ¡Papá, espera!”

Publicidad Y-AR

“¡Déjenme ir! ¡Dije que me soltaran!” Oí todo tipo de voces.

“¡Dejen de entrometerse, imbéciles estúpidos!” La puerta se abrió de golpe.

Era el Obispo Bagley. Le siguieron un tren de criados de la mansión, una joven mujer que supuse que era una diaconisa, y otros más. Respirando pesadamente, entró en la habitación, arrastrando a la gente mientras se aferraban a él en protesta, y sin ninguna reserva, se paró frente al duque.

Los ojos del obispo brillaron de una manera diferente a la de Ethelbald, y se tomó un momento para mirarle antes de abrir la boca. “Le agradecería muchísimo que Su Excelencia se abstuviera de este tipo de conducta obstinada.”

“¿Oh? ¿Conducta obstinada? ¿A qué te refieres, Obispo Bagley?” Él se encogió de hombros mientras le preguntaba, parecía que se estaba divirtiendo.

Publicidad Y-M2

“¡No me tomes por tonto!” El obispo pisó fuertemente el suelo. “Este joven”, gritó, señalándome, “¡está registrado en mi templo! ¡Un acuerdo temporal o no, es un miembro del templo! ¡Sin embargo, le invitas aquí sin una sola palabra de aviso! ¡¿Cuál es el significado de esto?! ¡¿Su Excelencia quiere despreciar por completo la autoridad del templo?!” Estaba tan enfadado que apenas se detuvo para respirar.

“Oh, ya veo… No tenía ni idea. ¿Es eso cierto?”

“Um… sí.” Escribí mi nombre en el registro. Pero eso claramente no había sido algo muy importante… Era más como un libro de invitados o algo así…

Publicidad M-M3

“¡La ignorancia no es excusa! ¡Solo porque yo estaba ausente no le da derecho a ignorar el procedimiento de verificación!”

“Puede ser así, pero la gente de tu templo parecía muy feliz de enviarlo aquí.”

“¡Una simple falta de entrenamiento! ¡Les daré un buen regaño más tarde!” dijo, y golpeó su hinchada mano, cubierta en anillos de oro y plata, sobre la mesa. La forma en que la grasa se tambaleó del impacto de alguna manera parecía ridícula. “¡En cualquier caso, él pertenece a este templo! No es aceptable que Su Excelencia libremente—”

“En eso te equivocas, Obispo. Él es más que eso.”

“¿Qué…?”

“Me pidió que le dejara formar un ejército privado. Dice que quiere salvar a la gente pobre de Beast Woods.”

“¿Qué?” La cabeza del obispo se dirigió hacia mí esta vez. “T-T-Tú…” dijo, con los ojos bien abiertos.

“Para ser honesto, estaría mintiendo si dijera que la idea de matarlo no me pasó por la cabeza.”

El obispo estaba sin palabras ahora, y su boca se abría y se cerraba como la de un pez dorado.

“Pero él dijo lo que pensaba tan abiertamente”, continuó el duque, “que me encontré intrigado.”

“¿Qué…?”

“Estoy pensando en nombrarlo como un caballero. ¿Qué te parece, Obispo, sobre el templo dando su bendición para ello?”

“¡¿Q-Qué?!”

“Ya sabes, un caballero santo. Un paladín. Tanto el templo como yo tomaríamos la misma parte de la responsabilidad y los beneficios… ¿Y bien?”

“¡¿QUUUUUUUÉ?!”

Era tan ruidoso. Toda la habitación estaba temblando.

“Él estaría bajo nuestra autoridad conjunta, y si llegara el caso, siempre podrías excomulgarlo.”

“¡Ese no es el problema!”

“El templo puede dar fe de su buen carácter, y con él siendo el Asesino del Wyvern…

Sí, estoy seguro de que saldrá bien.”

“¡Ese no es el problema!”

“Entonces, ¿cuál es?”

“¡Esto es demasiado repentino!” Golpeó de nuevo el puño contra la mesa. “¡Lo llevaré conmigo y hablaremos de esto! ¿Se conforma con eso?”

“Hmm, eso bastará. Habla todo lo que quieras. Pero estaría realmente feliz de ver esto una realidad, Bagley. Me ha gustado este chico.”

“Sentí esto cuando me dio su apoyo. ¡Le agradecería que me mantuviera alejado de sus ridículos juegos!” dijo en voz alta, luego frunció el ceño hacia mí y Menel. “¡Tú! ¡Novicio! ¡Nos vamos! ¡Acompáñenme!”

“¡S-Sí…!” Me apresuré a levantarme de mi silla.

El huracán Bagley se había ido tan rápido como había llegado, y con eso, mi reunión con Su Excelencia Ethelbald, Señor de Whitesails, llegó a su fin.

Publicidad M-M2

***

 

 

“Amenazas causándome problemas, muchos problemas…”

El Obispo Bagley se quejaba constantemente en nuestro camino de regreso. Menel fingió escuchar, pero yo podía decir que el clérigo lo estaba sacando de quicio. Sí, estos dos no iban a llevarse bien.

“Este—” estaba a punto de intervenir y decir algo, pero…

“¡Especialmente tú, novicio! ¡¿No pensaste en consultarme antes de salir por tu propia cuenta…?!”

Cuando las quejas del Obispo Bagley se volvieron cada vez más vehementes, Menel finalmente comenzó a hablar. “¿Consultarte? A la mierda eso. No somos tus peones.”

“¡¿Qué fue lo que dijiste?! ¡Yo soy la cabeza del templo!”

“¿Y qué?” Empezaron a pelear, y después de eso, fue imposible para mí intervenir. Dioses, estos dos eran como el agua y el aceite…

Mientras los veía discutir, la diaconisa que había estado tratando de detener al obispo en la mansión del señor me habló. “Lo siento por Papá. Hay un montón de cosas que le preocupan recientemente, y él parece estar un poco frustrado…” Ella tenía su cabello rubio trenzado flojamente y estaba elegantemente vestida con una chaqueta, un chaleco y una larga falda.

“Está bien. Me disculpo en nombre de mi compañero. Así que, ¿eres la hija del Obispo Bagley, entonces?” Me había estado preguntando sobre eso. Es cierto, por lo que yo sabía, no había ninguna restricción sobre el matrimonio para los miembros del clero en este mundo, pero, ¿el obispo estaba realmente casado?

Publicidad Y-M2

“Sí, soy su hija. Sin embargo, no estamos relacionados por sangre.”

“Entonces…”

“Antes de ser nombrado aquí, mi padre estaba en la capital. Estaba a cargo de dirigir un templo con un gran orfanato.”

“Ah, ya veo.”

Exactamente cómo había conseguido la atención del duque, no tenía idea, pero de alguna manera lo había hecho, y el duque lo sacó de la capital y lo trajo aquí. No había conocido al Obispo Bagley por mucho tiempo, pero el incidente en la mansión me había enseñado que era capaz de ser agresivo. Tal vez el duque había juzgado que sería muy adecuado para dirigir un templo en una remota región como esta.

“Muchos de mis superiores y amigos que dejaron el orfanato encontraron empleo en el continente. Papá los ayudó a entrar en muchos lugares diferentes, pero yo y una docena de otros lo seguimos aquí.”

No solo tenía bastantes conexiones, sino que también tenía algunas personas muy leales. A pesar de que había mantenido una mente abierta sobre el hombre durante un tiempo, probablemente era hora de que formara una opinión definitiva.

Por fuera, parecía corrupto, estaba terriblemente malhumorado y daba una primera impresión ridícula—pero a pesar de todo, el Obispo Bagley era probablemente bastante competente.

“Obispo Bagley.” Llamé al obispo, que todavía discutía con Menel sobre alguna cosa u otra. “Muchas gracias, su intervención me ayudó mucho.”

“¿Crees que lo hice por ti? Simplemente defendí la autoridad del templo de las acciones egoístas de Su Excelencia. ¡ vienes después!” Luego volvió a quejarse sobre el duque y cómo hacía cosas extravagantes cuando algo capturaba su interés.

El Obispo Bagley realmente se quejó mucho. Aunque sacar todo esto fuera de su pecho era probablemente su manera de permanecer cuerdo, sentí que entendí por qué él no parecía muy querido dentro del templo.

“Pero aun así, aparte de eso”, me dijo, “la autoridad de la gente común debe ser respetada. Por favor quédate en la capilla después de la Oración Vespertina. Discutiremos la propuesta de Su Excelencia.”

“Está bien, entendido. Ah, pero… este…”

“¡¿Ahora qué?!”

“Lo siento… ¿Qué es la Oración Vespertina?”

Una vena visible sobresalía de la sien del obispo. Hubo una pausa, y luego soltó una furiosa descarga de insultos.

Sí, soy realmente ignorante, lo siento…

***

 

 

Al parecer, los servicios religiosos habían sufrido una gran reforma durante los últimos doscientos años. Todas las observancias del ciclo diario, que en la época de Mary incluyeron Vísperas, Completas y varias otras, ahora se combinaban en algo llamado Oración Vespertina.

Teniendo en cuenta cómo se habían combinado múltiples servicios religiosos en uno y se había simplificado el lenguaje utilizado durante el mismo, parecía probable que el colapso de la Era de la Unión había significado que algunos lugares no habían podido mantener ese complicado sistema de rituales.

Además, el obispo y la diaconisa se quedaron sorprendidos cuando les dije que yo sabía acerca de las Vísperas y las Completas, así que parecía que incluso esos términos ya no se escuchaban mucho.

“¿Estabas estudiando con personas que estaban familiarizadas con la antigua liturgia?” me preguntó él. “¿Una tribu de monjes de larga vida o algo así?”

“Umm, sí. Eso es más o menos correcto.” No estaba seguro si convertirse en una nomuerta contaba como “larga vida”, pero no había duda de que Mary había estado muy familiarizada con las antiguas formas de adoración.

“Entonces, no eres completamente ignorante.” El Obispo Bagley tarareaba en sus pensamientos. “Anna, debería haber un libro o dos en la biblioteca que cubren las revisiones de la liturgia. Tráemelos, y mientras estás en ello, ve si puedes arreglar con un profesor adecuado para que le enseñe. No solo es un novicio, sino una reliquia de hace dos siglos. Esto va a requerir de mucho esfuerzo.”

Tenía la sensación de que estaba deliberadamente hablando mal de mí de nuevo, pero no podía quejarme—él le había dado al blanco. Detrás del obispo, la diaconisa llamada Anna inclinó su cabeza repetidamente hacia mí, se veía realmente apologética.

Publicidad G-M1




Después de eso, volví al templo, me uní con Bee y Tonio, fui sometido a un aluvión de preguntas (principalmente de Bee), y después de tratar con muchas otras tareas al azar que había que hacer, participé en la Oración Vespertina.

Aunque la gente del templo estaba todavía muy ocupada limpiando escombros y tratando a los heridos, parecía que ninguno de ellos tenía la intención de descuidar su oración diaria. Claramente sentían que los momentos de dificultad eran cuando era más importante orar. Pensé que era una actitud muy loable.

El servicio religioso era muy solemne e impresionante, pero me sentí un poco incómodo. Todos me sugirieron buenos asientos, y los ojos se dirigieron hacia mí desde todas las direcciones. Yo no estaba acostumbrado a recibir una hospitalidad como esta o ser el centro de atención, así que nunca me sentí habitado en todo el servicio.

Una vez que todo terminó, todos salieron de la capilla, y esperé un rato en oración. Muy pronto, el obispo llegó. Al parecer, tenía una cita a la que acudir y había acortado la oración programada.

“Un momento”, dijo. Luego se puso de rodillas, juntó las manos y oró.

En un instante, la atmósfera de la capilla, vacía a excepción de mí y del obispo, cambió por completo.

La oración del obispo parecía asombrosamente natural. Era una vista hermosa, aunque el propio obispo estaba lejos de serlo. Nunca había visto a nadie estar tan en su mundo mientras oraba antes—nadie, claro, excepto Mary. Me encontré con mis manos juntas también.

“Ahora bien.” El obispo oró por un tiempo mucho más corto de lo que creía.

“E-Este…”

“¿Qué?”

“Obispo Bagley, esto ha estado en mi mente por un tiempo, este…” Hice una pausa por un momento para elegir mis palabras. “Definitivamente ha sido bendecido con un alto nivel de protección de los dioses, puedo ver eso.”

No tenía ninguna duda sobre eso después de lo que acabo de sentir. Había tenido una especie de sensación de ello desde que conocí al obispo, pero ahora me sentía seguro al decirlo: la protección con la que había sido bendecido probablemente igualaba la mía, o incluso la superaba.

“Pero oí de la gente en el templo que no usa bendiciones. Pero si así es como son sus oraciones, entonces creo que usted no deja que la gente lo vea, o deliberadamente se modera frente a ellos. ¿Por qué es eso?”

“Jaja. Novicio idiota.”

Me insultó…

“¿Qué entiendes que es la bendición, chico?”

“Protección recibida de los dioses.”

“Entonces dime, ¿por qué los dioses te bendijeron con protección? ¿Para darte un tratamiento especial? No lo creo, ¿verdad?” Guardé silencio.

“Es porque a través de ti—¿entiendes esto? A través de ti, los dioses tienen algo que quieren lograr. Y debemos pensar constantemente cómo usar nuestras bendiciones de una manera que sea consistente con los deseos de los dioses que nos dieron nuestra protección. Aquellos que las tratan como una herramienta para ser usada cuando sea conveniente, simplemente se alejan de la majestuosidad de los dioses; no se suman a ella. La protección de estos tontos solo se reduce con el tiempo. Muchos de esos idiotas no comprenden eso. Debido a que no lo entienden, permanecen para siempre novicios, y eventualmente pierden su protección.”

El obispo estaba realmente rezongando sobre esto.

“Yo soy la cabeza de este templo. Está en una zona peligrosa que apenas ha empezado a desarrollarse. Para conseguir dinero y derechos, debemos gritar e intimidar; para construir consensos, debemos hacer favores y usar sobornos. Imagínalo, ¿en qué me beneficiaría desfilar por ahí usando bendiciones de alto nivel bajo esas circunstancias? El populacho pensaría, ‘¿Qué están pensando los dioses, dando su protección a un hombre así?’”

Él me miró fijamente. “Déjame preguntarte, chico, ¿crees que eso es consistente con lo que mi deidad guardiana desea? ¿Crees que eso sería útil para elevar el prestigio de Volt, dios del rayo y del juicio?”

“No.”

“Precisamente. No. En ese caso, la conducta correcta tanto para las bendiciones como para la oración es mantenerlas almacenadas dentro. He dejado el espectáculo de las bendiciones y la promoción del prestigio de los dioses en las talentosas manos del viceobispo. También es bueno para ganar los corazones y las mentes de las personas. Puedo dejarle la molesta y estresante tarea de ser la cara bonita del templo a él.”

Entonces, el Obispo Bagley dirigió la conversación hacia mí. “¿Y tú, novicio? ¿Te crees un “héroe” solo porque mataste a un wyvern?” No pude encontrar una respuesta.

“Un paladín”, dijo, resoplando burlonamente. “¡¿Un paladín?! ¡Aquí tenemos a un mozuelo que aún no entiende lo que significa ser bendecido, ¿y él debe ser llamado un paladín?! ¡Su Excelencia disfruta de sus bromas!”

El obispo mostró su asombro a través de gestos exagerados, y porque honestamente no sabía cómo responder, solo escuché.

“Chico. Incluso puedo decírselo por ti, si quieres. Si me niego firmemente, incluso Su Excelencia seguramente dejará pasar esto. ¿Y bien…?” preguntó, su tono era dominante.

Su mirada y su gran cuerpo trabajaron juntos para dar una impresión intimidante que no era menos de lo que yo había sentido del Duque de Southmark.

“Deja a un lado esa idea, novicio”, dijo. “Nada bueno saldrá de eso.”

“Aún así…” No aparté la mirada. Miré directamente a los ojos del obispo. “Aún así, a través de mí, mi dios está tratando de lograr algo.”

El obispo frunció el ceño y me miró con una expresión severa.

“¿No vas a ceder?”

“No lo haré.”

“Tonto.”

“Probablemente.”

“¿Qué le has jurado al dios del flujo?”

“Dedicarle mi vida a ella, ahuyentar el mal, y traer salvación a los afligidos.”

“Alégrate. Con el paso de los años he conocido a muchos tontos, y tú los has superado a todos.” Dio un gran suspiro. “Encontraré algunas personas para ti. Tú mismo haces el resto.”

Incliné la cabeza muy profundamente y le di las gracias. No importa lo que los demás dijeran sobre este hombre, decidí que había ganado mi respeto.

***

 

 

Publicidad Y-M3

Después de eso, los frenos parecían desprenderse, y todo se volvió frenético.

Por el rabillo del ojo pude ver al obispo contactar al duque para informarle de nuestra intención de aceptar su oferta, mientras que el sacerdote de aspecto solemne que Anna había encontrado me hablaba sobre cuestiones de etiqueta y procedimiento ceremonial actual para los sacerdotes.

Las ruedas ya se habían puesto en movimiento para que yo recibiera mi decoración. Todo estaba sucediendo aterradoramente rápido. ¿Se suponía que era tan fácil recibir un título de caballero? Me preguntaba qué les había llevado a actuar con tal velocidad sin precedentes.

Dicho esto, el daño que el wyvern había hecho no debía tomarse a la ligera; había gente que había perdido sus hogares y trabajos, y había oído susurros que querían una celebración que podría crear algún trabajo temporal.

Ah, pensando en ello, incluso en las historias antiguas y medievales de mi mundo anterior, nuevos templos y santuarios eran erigidos cada vez que ocurrían desastres. También debe haber habido aspectos de la redistribución de la riqueza.

En cualquier caso, si fuese nombrado caballero, las cosas se moverían mucho más rápido. Personas, dinero y cosas—todo sería más fácil de manejar con autoridad y el poder subyacente.

Cuando lo pensé de esa manera, no me pareció terriblemente importante que yo fuera subyugado por el duque y el obispo. No creo que esos dos me traten demasiado mal, de todos modos… probablemente.

“¿De dónde vino? ¿Y dónde entrenó, y dónde estudió? De él sabemos poco, pero él es el discípulo del dios perdido del flujo, y lleva dentro de él la antorcha divina.” Este era probablemente un paso necesario.

“La profundidad de su fe es igual a la de un obispo, la profundidad de su estudio a la de un sabio. Y morando en sus brazos, una fuerza sin igual que aplastó a un wyvern. ¡A través del cuerpo de este hombre, Almas de los tres Héroes, ¿piensan que sus nombres de gran prestigio resonarán una vez más?!”

E-Esto era… necesario.

“El Discípulo de la Antorcha, el Asesino del Wyvern, la Potencia Inigualable—el Paladín Lejano, William G. Maryblood. ¡Cada uno de ustedes, apréndanse los nombres del nuevo Héroe que apareció en la ciudad de Whitesails! ¡Hmm, eso se siente bien!” Está bien, incluso si era necesario, ¡vamos!

“¡Bee, ¿te importaría no practicar tu historia justo delante de mí?!”

“Vamoooos, No seas tan aguafiestas.”

Publicidad Y-M3

“¡Es ridículamente vergonzoso!”

“Ese es el nivel de lo que hiciste, por lo que es tu propia maldita culpa! ¿Qué se supone que ella diga?”

“¡Eso no significa que no sea vergonzoso!”

Estábamos en nuestra habitación en el templo. Mientras los tres hablábamos y discutíamos, Tonio silenciosamente jugueteaba con un ábaco. “Hmm.”

“¿Qué pasa, Tonio?”

“Lamentablemente llego a la conclusión de que un gran número de animales de carga será bastante caro, no importa lo que haga.”

“Ah, sobre eso…”

Las cosas se habían vuelto muy confusas con todo este asunto de caballeros que vino de mí matando al wyvern, pero no había olvidado mi objetivo principal. Mi objetivo era el mismo de siempre: cazar a los demonios de Beast Woods y, al mismo tiempo, hacer algo acerca de los asuntos económicos de esa zona y promover el buen nombre del dios de la llama.

Y para ello, tenía un plan.

“¿Oh? ¿Y qué podría ser eso?”

Publicidad M-M5

“¿Podrías buscar a los animales que están enfermos o heridos, y hacer una pequeña negociación para comprarlos a un bajo precio?”

“¿Eh?”

“Entonces los curaré a todos.”

“¡Oh…!” Los ojos de Tonio se abrieron de par en par.

Sí, he estado pensando en esto, Tonio. Esto y todo tipo de otras cosas.

El comerciante de ganado estaría feliz por la oportunidad de vender sus animales enfermos y heridos, y estaríamos contentos porque conseguiríamos los animales que necesitábamos.

En cuanto al impacto potencial en las ventas futuras del comerciante, las aldeas de Beast Woods eran muy frías y tenían muy bajo poder adquisitivo, así que no habrían sido grandes clientes para el comerciante en el primer lugar.

También conseguiría salvar a los animales que estaban sufriendo. Seguirían siendo animales de carga y serían puestos a trabajar duro, así que no podría decir si eso era algo para estar contento—pero al menos en teoría, todo el mundo terminaría satisfecho.

En la práctica, el comerciante probablemente no se sentiría demasiado bien que hubiera vendido sus animales heridos solo para tenerlos curados inmediatamente después, así que tendríamos que andar con cuidado allí, pero eso era solo un pequeño problema.

Publicidad M-AB

“También… sería realmente útil si pudiera seguir dependiendo de ti para negociar entre Beast Woods y Whitesails… ¿Cuánto dinero necesito poner?”

Tonio puso su mano en la barbilla y tarareó en sus pensamientos. “Will”, dijo, “creo que tenemos que sentarnos y hablar de negocios por un momento.”

“S-Sé amable conmigo…”

Mi lista de tareas era cada vez más larga. Pero solo tenía un objetivo, y estaba progresando hacia él. Gracefeel, susurré en mi mente, lo estoy haciendo bien. Y haré todo lo posible.

Sentí que la silenciosa e inexpresiva diosa daba la más leve de las sonrisas.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios