Hige wo Soru. Soshite Joshi Kōsei wo Hirou (NL)

Volumen 1

Capítulo 2: Cuotas de Alojamiento

 

 

—¿Te rechazaron, Yoshida-san? Pobrecito~ —dijo Sayu, como si no tuviera nada que ver con ella, mientras tomaba un sorbo de la sopa de miso. Tenía la intención de ahuyentarla lo antes posible pero, por alguna razón, ella comenzó a investigar lo que había sucedido el día anterior, lo cual, por alguna razón, respondí con sinceridad.

—No hay manera de que eso sea lo que realmente sientes.

—¡Por supuesto que sí! Ser rechazado apesta, ¿no es así? Aunque no puedo decir que conozca cómo se siente aún.

—Ya veo…

Tomé otro sorbo de la sopa de miso que Sayu hizo mientras conversábamos, sin hacer otra cosa. Ahora que lo pienso, ha pasado tiempo desde que bebí sopa de miso no instantánea. Es extrañamente delicioso. El sabor salado de la sopa era el adecuado, y el hecho de que fuera «casero» dejó una sensación punzante en mi pecho.

Ahhh, tenía muchas ganas de tomar sopa de miso casera de Gotou-san…

 —¿Cómo sabe? —preguntó Sayu, interrumpiendo mi línea de pensamiento acerca de Gotou-san.




—A-Ahh… sabe bien.

—¿Bien?

—Considerando todo, es genial.

—Considerando todo ¿hm?—Sayu se rio un poco, antes de mirarme con picardía—.

Uhm, Gotou- san, ¿verdad? Querías comer sopa de miso hecha por ella, ¿verdad?




—… No, en realidad no.

Es incómodo ser descifrado tan fácilmente. Apresuradamente, aparté mis ojos de ella, lo que provocó que riera una vez más.

—Di en el blanco. Eres tan fácil de entender.

—Realmente eres una JK problemática.

—Fruncí el ceño de manera conspicua, pero Sayu también parecía encontrarlo divertido. Su hombro temblaba cuando comenzó a reírse. En cualquier caso, hablar con ella fue algo nauseabundo, ¿o quizás embarazoso? Realmente no entiendo. Ella tenía el control total de la conversación. Simplemente la seguí. Dejarla tomar la iniciativa no me hizo sentir muy bien.

—Oye, Yoshida-san.

—Wow—




La voz había salido justo al lado de mi oído, causando que saltara de sorpresa. Mientras estaba perdido en mis pensamientos, Sayu de alguna manera había logrado poner su cabeza justo al lado de la mía. Ella me miró a los ojos y acercó su rostro.

—¿Quieres que te consuele?

Podía sentir su aliento en mi piel mientras decía eso. La piel de gallina se levantó de mi cuerpo.

—¿No te dije que ya pararas?

Sus labios se fruncieron cuando la aparté de mí.

—Ehh~, no estás siendo honesto en absoluto.

—Idiota. Tendría que ser un hombre loco y miserable para ser consolado por una chica de preparatoria con un cuerpo escuálido como el tuyo.

—Escuchando lo que dije, Sayu dijo «Ehh~» y de repente comenzó a desabrocharse el blazer, que arrojó bruscamente a un lado.

—Sin embargo, creo que mis pechos son bastante grandes —dijo mientras inflaba su pecho.

Aunque mi mente se opuso a mirarlos con todas sus fuerzas, mis ojos se encontraron fijos en lo que se presentaba debajo de la camisa. Soy un chico, después de todo.

—B-Bueno, podrían ser bastantes grandes para una chica de preparatoria… Pero las de Gotou-san son aún más impresionantes.

—Jaja, más impresionante dices —Sayu se rio y contrajo su pecho, volviendo a su posición jorobada anterior—.

¿Qué copa es ella entonces? —preguntó la chica como si no fuera nada especial.

Qué copa… Eso es, ¿Qué copa es ella…?

 —No lo sé, pero sería cerca de F, probablemente.

—¿F? Es del mismo tamaño que yo entonces.

—¡¿Hah?! ¡¿También eres F?!

—Sí.

Parece incluso más grande que esto, entonces tiene que ser una G o una H, ¿verdad? Copa H… ¿Qué es copa H?

Imágenes de modelos de huecograbado y sus supuestos tamaños de copa pasaron por mi mente. «Solo una vez está bien, me gustaría tocar una copa H». Eso, no lo diré.

—Pero, sabes… ¿No es mejor tocar una copa F que puedes tocar a una H que no? —Dicho esto, ella una vez más sacó el pecho e inclinó la cabeza.

Suspiré tan naturalmente como si respirara.

—Oye, ¿qué sacas con seducirme? ¿Qué vas a hacer si realmente los toco?

—¿Eh? Entonces podemos hacerlo normalmente. Creo que eres bastante guapo, así que no estoy realmente en contra.

—… ¿Quieres hacerlo conmigo?

Al oír eso, Sayu parpadeó un par de veces.




—No, eso no es realmente lo que quise decir.

—¡¿ENTONCES QUÉ DIABLOS QUIERES?! — Exclamé desde mi asiento, sin pensar. Simplemente no pude entender el razonamiento detrás de su comportamiento irregular—.

¡Si no quieres hacerlo, entonces no presiones! Hay muchos chicos que lo harían, ¿sabes?

Sayu levantó las cejas e inclinó la cabeza.

—¿No es lo contrario?

—¿Qué cosa?

Hige wo Soru. Vol 1 Capítulo 2 - Novela Ligera

 

—Hay una chica que está de acuerdo con hacerlo justo ante tus ojos. ¿Por qué no lo haces?

—¿Eh…? —un aliento que no podía ser llamado un suspiro ni un grito confuso escapó de mi garganta. ¿Nuestras edades estaban demasiado separadas para que entendiera lo que ella quería decir? No, eso no era todo. Miré a Sayu como si estuviera mirando a una alienígena. Ella mostró una sonrisa irónica en respuesta.

—¿Qué pasa? Tú eres el raro aquí, ¿no? En todo este tiempo, nadie me ha tratado tan consideradamente sin una demanda.

—…

Su declaración me dejó sin palabras. Pensé que solo era una típica fugitiva de preparatoria de pequeña escala, pero a juzgar por lo que acaba de decir, ¿no ha ido a casa durante meses? En cuanto a cómo se las arregló para encontrar refugio todo este tiempo, solo el pensamiento fue lo suficientemente desagradable.

—… Dios, qué estúpida puedes ser —murmuré en voz baja. Me puse en cuclillas frente a Sayu, al nivel de sus ojos—.

¿De dónde vienes? Muéstrame tu identificación de estudiante.

Al oír eso, la expresión de Sayu se volvió sombría por un breve momento. En el siguiente momento, sin embargo, tenía una sonrisa brillante. Se metió una mano en el bolsillo de la falda y sacó una cartera plegable. Al abrirla, sacó su identificación de estudiante y me la presentó. La tomé de su mano.

—Ah, Asahikawa…

Mi boca se quedó boquiabierta de sorpresa. En la identificación estaba escrito «Preparatoria Asahikawa 6th, 2do año».




—¿Viniste desde Hokkaido? ¿Sola?




—Sí.

—¿Cuándo te fuiste de Hokkaido?

—¿Hace medio año, supongo?

—¿No has ido a casa por medio año?

Este era el centro de Tokio, demasiado lejos para una estudiante de preparatoria de Hokkaido.

—¿Se lo contaste a tus padres?

—No.

—Entonces apúrate y vete a casa, idiota… —Después de eso, me detuve.

Sayu, que había estado actuando bastante frívola hasta ahora, tenía una expresión más bien sombría. Su mirada parecía asentarse en algún lugar lejano.

—Está bien, probablemente estén mejor sin mí.

—¿Cómo sabes eso?

—Solamente lo sé —mientras respondía, podía notar un lío de soledad y resignación surgir en su mirada. Sentí una sensación de picazón en mi pecho—.

Estoy sin nada de dinero, ¿ves? Así que tengo que hacer lo que pueda para quedarme en la casa de otra persona. Es por eso por lo que yo…

—¿Qué quieres decir con «lo que pueda»?

—…

Sayu dudó en continuar. Podía sentir mi estómago encrespado en ira, que no estaba dirigido a nadie en particular.

—Por quién diablos me tomas, ¿eh? —solté esas palabras.

—No sé sobre los idiotas que has conocido hasta ahora, pero no tengo ni un poco de interés en tu cuerpo.

—Entonces…

—No quieres ir a casa, no quieres ir a la escuela. ¿Para qué vives entonces? —Al oír lo que dije, sus cejas se arrugaron en angustia.

—Es por eso que encontraré a alguien que me permita quedarme…

—¿Qué planeas hacer si te echo?

—De alguna manera e-encontraré a otra persona.

—»De alguna manera», ¿qué quieres decir con de alguna manera?

—Eso es…

Tomando mis palabras, Sayu parecía haber llegado a un punto muerto cuando sus propias palabras se detuvieron. No creo que haya ningún proceso de pensamiento normal que haga que uno llegue a la conclusión de seducir a hombres simples y desconocidos. No, en este punto, es imposible para mí decir lo que realmente es «normal». Un sentimiento que no podía diferenciar en ira o tristeza giraba dentro de mi pecho. Para sacudir este sentimiento, declaré resueltamente.




—Entonces trabaja.

—¿¿Trabajar??

—Me escuchaste. Eres una chica que abandonó la escuela, ¿verdad? Todos viven trabajando y ganando su salario.

—Pe-pero… —murmuró Sayu. Luego, con una voz suave que era inimaginable desde su actitud despreocupada momentos antes, dijo—: Lo que puedo ganar de un trabajo a tiempo parcial no es suficiente para pagar el alquiler.




Bueno, ella tiene razón en ese punto. De todos modos, no hay un lugar que le permita quedarse por unos meses hasta que pueda pagar, pero tampoco es que ella pueda vivir en las calles.

—Entonces puedes quedarte aquí mientras trabajas en eso.

—¿Eh?

—Dije que te puedes quedar aquí.

Escuchando lo que dije, Sayu parpadeó repetidamente sus ojos con incredulidad.

—Pe-pero no te he dado nada, Yoshida-san.

—No me des tantas tonterías. No quiero nada de lo que tienes.

—Hice una mueca y continué—: “¡No tengo dinero! ¡No tengo donde quedarme! ¡Entonces seduzcamos a un hombre!”, es lo que has estado pensando, ¿verdad? Escucha, voy a darle algo de sentido común a ese cerebro tuyo, ¿me escuchas?

—¿Por qué sigues llamándome estúpida…?

—¡Es porque eres estúpida, estúpida! Solo eres una chica mimada sin un sentido de valor.

Sayu tragó saliva mientras asimilaba lo que dije. Mirando de frente, ella realmente es linda. ¿Por qué ese pensamiento daba vueltas y vueltas en mi mente? ¿Es porque nunca tuve una juventud adecuada? ¿Porque nunca me enamoré correctamente?

—No tienes donde quedarte, ¿verdad?

—Mm.

—Entonces puedes quedarte aquí.

—… Mm.

—Bien. En primer lugar, puedes hacer todas las tareas de la casa. Ese será tu trabajo por ahora. Al oír eso, los ojos de Sayu parecieron estallar de sorpresa.

—Oye, estaba pensando que podría conseguir un trabajo a tiempo parcial.

—Puedes hacer eso en el futuro. Por ahora, el ajuste de los ritmos de nuestras vidas entre sí es lo primero. Dejarte correr de forma desenfrenada será preocupante.

La boca de Sayu se abrió y cerró unas cuantas veces, mientras trataba de decir algo. Después de esperar un rato de esta manera, finalmente dijo:

—¿Entonces está bien que me quede para siempre?

—Para siempre es algo exagerado. Puedes quedarte hasta que hayas tenido suficiente de ser una fugitiva.

—… ¿Entonces quieres decir que puedo quedarme hasta entonces?

No estaba seguro de cómo responder a eso. Basándome en nuestros últimos minutos de conversación, pude ver que esta chica se había echado a perder. Ella sedujo a los hombres y vivió en sus casas, vagando de un lugar a otro. Aunque puede haber sido incluso más difícil que eso, debe haber un camino más sano que ella podría haber tomado. Para ser utilizada en actos lujuriosos por hombres que ni siquiera le gustaban. Personalmente, creo que eso es mucho, mucho más difícil que el mero trabajo físico, pero tal vez esos sentimientos se hayan cansado después de todo este tiempo. Si le digo que «puedes quedarte todo el tiempo que quieras», ¿no terminará ella por varios años? Escogiendo mis palabras con cuidado, finalmente respondí:

—Por lo menos, te dejaré en paz hasta que se arregle esa naturaleza arruinada. Sayu, algo desconcertada, asintió dócilmente con la cabeza.

—E-Está bien…

Exhalé ruidosamente y me senté. Ha pasado tiempo desde que me enfadé tanto. Para ser honesto, no tengo derecho a dar sermones a otros. Tomé el tazón de sopa de miso sobre la mesa y tomé otro sorbo.

—Rayos, ya está fría.

A pesar de que está fría, la sopa de miso que Sayu hizo todavía es bastante sabrosa.

—Ah, es cierto.

—Levanté la cabeza y miré en dirección a Sayu.

—¿Q-Qué? —respondió ella mientras evitaba mi mirada. Su actitud dominante hace un tiempo se había disipado por completo. La señalé con un dedo y declaré.

—La próxima vez que trates de seducirme, te echaré.

—N-No lo intentaré más…

Así comenzó la extraña convivencia de un hombre asalariado de 26 años y una chica de preparatoria. Pensando en ello, mis pensamientos sobre lo difícil que sería vivir junto con una «chica de preparatoria» habían sido demasiado ingenuos.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios