Hige wo Soru. Soshite Joshi Kōsei wo Hirou (NL)

Volumen 1

Capítulo 1: Sopa de Miso

 

 

Un delicioso aroma cosquilleaba mis fosas nasales.

—¿Hm…?




Abrí los ojos lentamente. Ya estaba bastante brillante afuera. No solo eso, a juzgar por la gran cantidad de luz que fluía desde el sur, parecía ya haber pasado las horas de la mañana.

—¿Qué hora es…?

Parpadeé repetidamente para aclarar mi vista borrosa y miré el reloj en mi brazo izquierdo, que me había dejado puesto la noche anterior.

—Oh, rayos, ya son las 2 en punto… —Arrugando mis cejas, me levanté de la cama.

No recuerdo a qué hora llegué a casa, pero, a juzgar por mi ropa, debí estar demasiado cansado para cambiarme antes de irme a dormir. Afortunadamente es un día de descanso. Si hubiera dormido tanto en un día de trabajo, no habría sido motivo de risa…

De todos modos, ¿qué es ese olor tan delicioso?

 Giré mis ojos hacia la fuente de ese olor para investigar. En mi visión apareció una chica de preparatoria. Fue demasiado repentino. Mi mente se congeló. La chica de preparatoria en cuestión me miró por un breve momento, antes de agitar una mano.

—Buenos días.

—¡¿Quién demonios eres?! —salí de la cama y grité. La chica me miró fijamente por un momento y parpadeó varias veces.

—Incluso si preguntas eso… no soy más que una chica de preparatoria.

—¿Qué está haciendo una JK en mi casa? La chica de instituto forzó una sonrisa.

—Tuve el visto bueno para quedarme, así que me quedé.

—¿Y quién dijo que podías quedarte?

—Tú lo dijiste, viejo.

—No estoy viejo.

Esta vez, ella dejó escapar una risa inapropiada.

—Por supuesto que eres viejo. Eso es hilarante.

—No, no lo es. De todos modos, ¿qué es ese olor? ¿Qué estás haciendo?




La chica de preparatoria que estaba en la cocina de la habitación se hizo a un lado, revelando la olla humeante en la estufa detrás de ella. Abrí la tapa y encontré sopa de miso cocinándose.




—… Sopa de miso.

—Yo la hice.

—No vayas a hacer sopa de miso en la casa de otras personas. Escuchando lo que dije, la chica dejó escapar un largo suspiro.

—¿Qué? ¿Por qué estás suspirando?

—¿No me dijiste que hiciera esto, viejo?

—No estoy viejo.

Encogiéndose de hombros con molestia, la chica respondió en un tono un tanto exigente.

—¿Entonces cómo se supone que te llame?

—Llámame como quieras, solo sal de aquí.

¿Cómo puede ser tan descarada cuando está en la casa de otra persona? Sin mencionar, ¿por qué diablos está haciendo sopa de miso sin mi permiso?

—¿No recuerdas nada? Estuve en un apuro ayer por la noche bajo la farola cuando me llamaste, viejo.

—Como dije, no estoy… Espera, ¿farola?, ¿ayer por la noche?

***

 

 

Dicho esto, los recuerdos de ayer parecían salir a la superficie. Recuerdo la larga caminata mientras vomitaba. Después de eso, bajo la farola cerca de mi casa estaba…

—Ah, bragas negras, ¿verdad?

—¿Eh? ¿Qué pasa con esa forma de recordar? Eso sonó un poco asqueroso con solo decirlo.

—Eras la JK sentada con los brazos alrededor de sus rodillas, ¿verdad?

—Sí.

Mis recuerdos volvían gradualmente a mí. Bebí con Hashimoto sin tener en cuenta lo que vino después. Entonces, encontré a esta chica camino a casa. Después de eso… ¿Qué diablos pasó después de eso? Realmente no recuerdo nada después de llevar a esta chica de preparatoria a casa. Podía sentir un sudor frío formándose en mi espalda.

—… No te asalté ni nada, ¿verdad?

En respuesta, la chica de preparatoria se limitó a mirar en mi dirección con una expresión un tanto esculpida. Sin respuesta. Podía sentir el sudor brotando desde mi cuerpo. No sería erróneo decir que ayer fue el momento de mi vida en el que estuve más embriagado. Estaba en absoluta desesperación. No sería tan extraño si algo sucediera.

—… Oye, dime algo, ¿quieres?

Cuando el sudor frío comenzó a gotear, la chica de repente dio un «Pfft» y estalló con una carcajada.

—Ah, jaja, no, no, por supuesto que no.

—¡Qué diablos fue esa pausa entonces! ¡Casi me cago en los pantalones!




—Solo quería molestarte un poco, jeje.

—Con sus hombros temblando de risa, la chica de preparatoria continuó—: Sabes, tenía la intención de dejarte hacer lo que quisieras a cambio de un lugar donde quedarme, pero fuiste tú quien dijo «No tengo interés en las mocosas», ¿entiendes?

—Mierda, ¿En serio? Bien hecho, yo de ayer.

Si hubiera seguido la corriente y hubiera puesto mis manos sobre esta chica de preparatoria, el yo de hace 24 horas se habría convertido en carne picada. A pesar de lo borracho que estaba, parece que logré mantener un cierto nivel de prudencia.

—Es por eso por lo que te pregunté: «¿Hay algo que quieras?» —tras decir eso, ella salió con un «Pfft» y estalló con una risa inapropiada de nuevo—.




Y luego dijiste: «Quiero que me hagas sopa de miso todos los días», ¿sabes?

—¿No es lo mismo que proponer?

Estoy absolutamente seguro. No importa lo borracho que estuviera, nunca diría eso. A juzgar por la risa cómica de la chica de preparatoria, parece que fui burlado.

—Oye, viejo.

—Ya te dije que no estoy viejo.

—¿Cuál es tu nombre?

—… Yoshida.

La chica de preparatoria soltó un audible «Hmm…».




—Yoshida-san… Mm, eso es algo apropiado.




—¿Qué quieres decir con eso?

—Tu cara tiene un sentimiento muy “Yoshida-san”, es lo que quiero decir.

¿Un sentimiento muy “Yoshida-san”? Esa es la primera vez que escucho algo así. ¿Es un sentido exclusivo de las chicas de preparatoria? Sin embargo, para ser honesto, realmente no tengo ganas de estar de acuerdo con eso.

—¿No vas a pedir el mío?

—No estoy realmente interesado.

—Ehh~, pregúntame, ¿no?

He estado completamente atrapado en el ritmo de esta chica. Sin embargo, para ser justos, es un poco cansador seguir llamándola «chica de preparatoria» incluso en mi mente. Supongo que está bien preguntarle su nombre.

—Está bien, entonces, ¿cuál es?

Al oír eso, la chica de preparatoria asintió con satisfacción y reveló su nombre.

—Me llamo Sayu.

—Sayu.

—En kanji, ese sería el «Sa» de «Bishamon»1y el «Yu» de «Yasashii».

—Esta es la primera vez que escucho que alguien usa a Bishamon para describir un kanji.

Sayu reveló una sonrisa inocente. Usando un cucharón, recogió la sopa de miso de la olla y llenó un cuenco que había tomado de algún lugar sin preguntar.

—Oye, ¿cuánto tiempo planeas mantener esto?

—Hmm…

Al escuchar eso, ella presionó el tazón de sopa de miso en sus manos a mi dirección.

—Bueno, solo come por ahora. Podemos hablar después de eso.




—¿Por qué eres tú la que tiene el control aquí?

Casi al mismo tiempo que respondí, mi estómago emitió un fuerte gruñido. Ahora que lo pienso, vomité todo lo que comí anoche. También dormí hasta pasado el mediodía, por lo que mi estómago está completamente vacío. Al escuchar los ecos de mi estómago, los labios de Sayu se curvaron a sabiendas.

—¿No vas a comer?

—… Bien.

Recibí a regañadientes el tazón de Sayu. Como era de esperar, no me atreví a decir «voy a comer, así que sal de aquí».

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios