Hige wo Soru. Soshite Joshi Kōsei wo Hirou (NL)

Volumen 1

Capítulo 11: Sonrisa

 

 

—Una carcasa con un diseño lindo sería mejor después de todo, ¿verdad?

—No tiene sentido preguntarme.




Hoy es un día de descanso. Había arrastrado a Hashimoto para ir a comprar un teléfono móvil. Usando mi identificación, compré un Smartphone y me inscribí en un plan con un alto límite de datos. Ahora, estaba atormentando mi cerebro, tratando de decidir qué estuche de teléfono le compraría.

—¿Tal vez le gustaría una brillante?

—Bueno, eso es algo difícil de imaginar… quiero decir, ella no tiene ninguna otra ropa para salir que no sea su uniforme. Tampoco tengo realmente ninguna idea sobre sus intereses.

Ante mi respuesta, Hashimoto dejó escapar una sonrisa irónica.

—A pesar de que eres su compañero de casa, parece que no sabes mucho sobre ella.




—Quiero decir, no es como si fuera normal que hiciera todo lo posible por preguntarle sobre sus opciones de moda.

—¿En serio?

Normalmente ella llevaba el mismo juego de sudadera gris en casa. El teléfono que ella había usado antes estaba sumergido en algún lugar en los mares de Chiba, por lo que tampoco podría usarlo como referencia.

—En serio, si te molesta tanto, ¿por qué no le preguntaste directamente?

—Porque si le pregunto eso, ella simplemente me rogaría que no le compre un teléfono en absoluto.

Pensé que sería mejor comprarle el teléfono sin su conocimiento y dárselo después de comprarlo. No tenía sentido mostrarse en contra hacia algo que ya había sido comprado, después de todo. Como ya se había pagado, usarlo era objetivamente la mejor opción. Mirándome de reojo, Hashimoto dejó escapar una risa burlona.

—¿Qué pasa ahora?

—No es nada. Estaba pensando que Sayu-chan parece haberte gustado bastante, Yoshida.

—¿Jah…?

Mientras fruncía el ceño, Hashimoto continuó examinando las innumerables fundas de teléfono que colgaban del estante de exhibición pegadas a lo largo de la pared.

—Quiero decir, si nuestro propósito aquí era simplemente comprar un teléfono, entonces el diseño de la funda no debería importar para nada, ¿verdad?

—Pero estamos hablando de una chica de preparatoria. Por supuesto que le importará el diseño de la funda.

—Eso es exactamente de lo que estoy hablando. Básicamente… —Hashimoto soltó un resoplido cuando se echó a reír, luego continuó de una manera lenta y serena—: Quieres hacerla feliz, ¿verdad?

Me quedé sin palabras. No, eso no era lo que estaba tratando de hacer en lo más mínimo. No fue eso, pero por alguna razón no pude encontrar las palabras correctas para replicar en contra de lo que dijo Hashimoto. Quizás había una parte de mí en lo profundo que realmente quería hacer eso.

—Bueno, si quieres ir a lo seguro, solo elige blanco o negro.

—Eso parece demasiado infalible, ¿no?

—Creo que es importante que sea infalible.

Mientras  decía  eso,  eché  un  buen  vistazo  a  la  funda  blanca.  No  sentí  ninguna  disonancia imaginando a Sayu llevando un teléfono con un estuche blanco.

—Vamos con el blanco entonces.

Tomé una carcasa blanca para la pantalla y la llevé al cajero. Después de revisar la funda y alejarme unos pasos del mostrador de caja, mi mirada se encontró con la de Hashimoto.

—Oye, Yoshida.

Mientras lo miraba, Hashimoto continuó:

—Creo que realmente deberías considerar la forma en que te relacionarás con Sayu de aquí en adelante.

—El tono de su voz contenía la calidez de una preocupación sincera, a la vez como la frialdad de una severa advertencia—.

Será problemático si ella se vincula emocionalmente contigo o, yendo un paso más lejos, se enamore de ti.

—… Bueno, tienes un punto.

Mientras asentía para decir que estaba de acuerdo, salimos de la tienda lado a lado.

—Sin mencionar que también existe la posibilidad de que te enamores de ella, ¿no es así?

—Demonios, no. Cualquier otra persona que no sea una onee-san de pechos grandes es un movimiento difícil para mí.

—Pero eso es solo tu preferencia sexual, ¿no es así? —preguntó Hashimoto con una risita—.

Amo mucho a mi esposa, pero no siempre me excito con ella.

—¿A qué diablos quieres llegar? —dije con una sonrisa forzada. Hashimoto continuó con indiferencia.

—Lo que estoy diciendo es que el amor y las preferencias sexuales son dos cosas diferentes. Será mejor que tengas cuidado.

—No, pero en serio, no tengo ningún interés en ninguna otra persona que no sea una onee-san.

—Si así es como es, entonces supongo que estarás bien. Hashimoto rio y agilizó su paso. Agilicé mi ritmo para igualarlo.

—Perdón por arrastrarte a esto. Vamos a comer algo, yo invito.

—Está bien, entonces me gustaría ir a un lugar donde haya ramen. No hay más que comidas saludables y equilibradas en casa, después de todo.

—Qué manera humilde de presumir. Muy bien, entonces vayamos a buscar ramen.

Mientras asentía con una sonrisa torpe, Hashimoto comentó “es más una queja”, con una sonrisa en su rostro.

***

 

 

—Aquí, tómalo.

Tiré la bolsa de papel sin previo aviso, a lo cual Sayu lo atrapó en pánico.

—Wow… ¿Q-qué es esto?

—Ábrelo.

Sayu sacó nerviosamente el contenido de la bolsa de papel. Sus ojos se agrandaron cuando encontró una pequeña caja dentro.

—Eh, esto es—

—Un teléfono.

—¡¿De dónde sacaste esto?!

—Lo compré.

Sayu miró de un lado a otro entre el teléfono y yo, antes de inclinar su cabeza con desconcierto.

—¿Lo vas a usar?

—No necesitas hacerte la tonta. Obviamente es para ti.

—¡¿Por qué?!

—¡Sería problemático si no pudiera contactarte!

Sayu miró la bolsa de papel con una emoción indescriptible.

—… ¿No fue caro?




—No te preocupes por eso. Gano bastante.

—… ¿Realmente está bien que lo tenga?

—Es por eso que lo compré.

Al oírme decir eso, Sayu asintió con la cabeza con firmeza y dejó escapar una leve sonrisa.

—Honestamente, me sorprendió un poco lo de antes. Es raro que vayas de compras en un día de descanso, así que pensé que algo raro estaba pasando.

—Sayu se rascó torpemente la cabeza y dejó que su mirada vagara por la habitación—.

Pero ahora que lo veo. Era para mí…

Al decir eso, ella mostró su habitual sonrisa “alegre”.

—Yoshida-san ¿Podría ser que en realidad te gusto mucho?

—No te adelantes en sacar conclusiones. Es solo para comunicarnos, ¿entendido?

—Bueno, supongo que sí.

Sayu asintió mientras arrancaba ruidosamente el sello de la caja.

—Wow, también es el modelo más nuevo.

—¿De verdad? Solo compré este modelo porque sonaba bastante impresionante.

—Qué diablos, eso es gracioso —ella se rio. Entonces, me miró a los ojos

—. Muchas gracias, Yoshida-san.

—Sí, sí.

Sintiéndome un poco avergonzado, aparté mi mirada de ella. Para ser franco, me hizo feliz que ella estuviera satisfecha con lo que compré.

—Oh, también hay una funda para el teléfono.

Al notar una segunda caja en la bolsa, Sayu la sacó rápidamente.

—¡Es blanco!

—¿Te gusta?

Sayu asintió vigorosamente con la cabeza en respuesta.

—Me encanta el blanco.

—Ya veo, es bueno escuchar eso.

—Tu sentido de la moda no es tan malo, Yoshida-san.

Mientras decía eso, con matices de condescendencia ligeramente misteriosos, Sayu sacó la carcasa y lo puso rápidamente en el nuevo Smartphone.

—¡Ta-da!

—Bien por ti.

—Gracias de nuevo.

Sayu sonrió inocentemente mientras presionaba el botón de encendido del teléfono. Así es como debería ser. Los niños no deberían tener que contenerse por el bien de los adultos. Ella no debería de tener que mostrar moderación hacia lo que se le ha dado. Solo un simple “gracias” es suficiente para satisfacerme.

A decir verdad, es como si yo fuera su tutor. No, en realidad, lo que estoy haciendo en este momento no es diferente de ser su tutor.

Sin embargo, para ser honesto, no estoy seguro de cómo sentirme con respecto a tener sentimientos similares a los de los padres por una chica de preparatoria de la cual no sé nada.

Sin embargo… Lo que Hashimoto dijo esta tarde me vino a la mente. “Sin mencionar que también existe la posibilidad de que te enamores de ella, ¿no es así?” Cuanto más lo pensaba, más estúpido sonaba. Era absolutamente inconcebible que esos sentimientos brotaran. Para mí, antes de que ella fuera una “mujer”, era una “niña”.

—Ah, Yoshida-san.

—¿Qué pasa?

—Intercambiemos ID.

Ella vino a mi lado y me mostró la pantalla de su teléfono. Me encontré con el menú principal de una aplicación de mensajería moderna y familiar. Parece que lo había descargado inmediatamente después de encenderlo.

—Es impresionante que hayas descubierto cómo descargarlo tan rápido.

—Jeje, soy una chica de preparatoria después de todo.

La adaptabilidad de las personas más jóvenes es realmente un espectáculo para la vista. Cada vez que cambiaba de teléfono, sufría todo tipo de cosas, ya que no podía averiguar cómo acceder a sus funciones cuando lo necesitaba. Ejecuté la misma aplicación de mensajería y le mostré a Sayu mi ID. Recientemente he estado usando aplicaciones de mensajería como estas para contactar a mis superiores en el trabajo. Sin embargo, de vez en cuando recibía un mensaje importante a través de una aplicación de mensajería, a la que francamente me gustaría recomendarles que utilicen el correo de la empresa para mensajes tan importantes.

—¡Bien, te he añadido!

Sayu anunció con una alegre sonrisa. Mirando mi pantalla, vi el nombre de la cuenta “its_sayu” en la columna de “amigos”.




—Oye, ¿no deberías pensar un poco más en el nombre de tu cuenta?

—Lo dice quien puso “Yoshida-man” en su nombre de ID. ¿Qué diablos significa el “man” de todos modos?

—Tch, decidí ese nombre por un capricho.

Hashimoto había declarado que “es un dolor ponerse en contacto contigo a través de correos, así que descarga esto” y me obligó a crear una cuenta, después de lo cual decidí un nombre adecuado sin pensarlo mucho. Sayu sonrió en respuesta. Luego presionó el teléfono contra su pecho y le dio un fuerte abrazo.

—Jeje.

Sayu me miró mientras ella soltaba una risita.

—¿Qué es tan gracioso? Es un poco espeluznante.




—Mira, mira.

Sayu lanzó la pantalla hacia mi cara. “Yoshida-man” era la única cuenta que figuraba en la columna de «Amigos».

—Es porque eres mi único amigo, Yoshida-san.

—Estás hablando de la aplicación, ¿verdad?

Mientras continuaba riendo, ella entrecerró sus ojos y dijo:




—Para tu uso exclusivo.

Su voz hizo cosquillas en la superficie de mis tímpanos. Había algo extrañamente hechizante en su sonrisa. Sintiendo un escalofrío correr por mi espalda acompañado por la piel de gallina, aparté la mirada de ella.

—C-cuando comiences tu trabajo a medio tiempo, tendrás que agregar algunos más, ¿no?

—Oh, sí, eso es cierto.

Sayu volvió a su habitual aspecto de indiferencia, que pronto fue seguida con una sonrisa completa.

—Bueno, supongo que podremos contactarnos libremente de ahora en adelante.

—Supongo que sí.

—Asegúrate de decirme si vas a volver tarde, ¿de acuerdo?

—De acuerdo.




Sayu tarareó felizmente mientras caminaba de regreso a la sala de estar. Dejándose caer sobre la cama, comenzó a tocar su nuevo Smartphone. Con un breve suspiro, me dirigí hacia el lavabo del baño. Después de enjuagarme las manos con jabón, me salpiqué agua en la cara.

¿Qué diablos fue eso? Esa extraña sonrisa erótica… Ese tono de voz que hizo que mi mente saltara un instante.

Ella es solo una niña, sin embargo, tenía una extraña intensidad que me hizo querer apretar mi corazón y causó que comenzara a sudar frío. Estaba acostumbrado a ver las sonrisas relajadas de Sayu. Más bien, pensé, solo un poco, que tal sonrisa era adorable. Sin embargo, la sonrisa que mostró hoy era diferente de la que había mostrado hasta ahora, podía sentir un “motivo” detrás de ella. Salpiqué mi cara con agua otra vez y solté un largo suspiro.

—Simplemente no entiendo a las chicas de preparatoria…

A pesar de mi murmullo, el recuerdo de la sonrisa hechizante de la niña continuó dando vueltas sin parar por mi mente.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios