Hige wo Soru. Soshite Joshi Kōsei wo Hirou (NL)

Volumen 1

Capítulo 12: Sala

 

 

—Bueno, ya me voy.

—Sí, que te vaya bien.




Levantando ligeramente la mano, miré a Yoshida-san desde la entrada marcharse para ir a trabajar.

Una vez que salió y cerré la puerta de pronto toda la habitación se sintió más tranquila.

—Bueno —murmuré y regresé desde la puerta de la sala.

Primero coloqué en el fregadero los trastes que utilizamos en el desayuno y que estaban sobre la mesa. Lavar los platos después del desayuno. Era lo primero que hacía después de que Yoshida-san se fuera a trabajar. Siento que cuando el agua toca mis manos los pensamientos se vuelven más claros y la soledad se mitiga con el ruido de los platos.

Lavé los platos rápidamente y con un trapo quité toda el agua ya que no había espacio para dejar que se secaran. Pasaron 10 minutos mientras lo hacía. La estación de tren más cercana estaba a 10 minutos caminando desde aquí. Así que Yoshida-san ya debería haber tomado el tren. Cuando pensé eso, rápidamente me pareció gracioso.




—Creo que no hace ninguna diferencia si ya subió al tren o no.

No importaba lo que dijera, porque no había nadie escuchándome por lo que nadie me contestaría. Mis monólogos aumentaron considerablemente durante el tiempo que Yoshida-san no estaba en casa. Y en cada monologo aumentaba la soledad. Lo que me recuerda que Yoshida-san a menudo habla consigo mismo. Aunque eso seguro es inconscientemente. Algunas veces intentar decir con la boca las cosas que están en tu mente es interesante.

—Ah…

Mientras devolvía los platos secos a la alacena dije esto en voz alta. Y luego agregué:

—Otra vez volví a pensar en Yoshida-san —murmuré y dejé escapar un suspiro.

Hasta ahora había vagado por las casas de algunos hombres. Naturalmente si conoces a 10 personas cada una tendrá alguna peculiaridad, ya que no hay dos personas exactamente iguales. Sin embargo, desde que había estado rentando una habitación hasta ahora todos los hombres tenían algunos puntos en común.

Uno de esos puntos era que “Por mi propio bien” me dejarían quedarme en sus casas o algo así.

Creo que eso era extremadamente normal. Pero una persona amable que no buscara su propio beneficio e hiciera las cosas incondicionalmente no lo era, sin duda no lo era. Hasta ahora todos los hombres “me tocaban”. Era natural porque lo estaba usando como moneda de cambio para que me dejaran quedarme en sus casas.

En lugar de pensar que estaban llevando una bomba social a sus casas se sentían satisfechos con mi estatus de “chica de preparatoria”. De verdad pensé que eso era extremadamente normal. Mejor dicho, Yoshida-san en realidad es verdaderamente extraño. De verdad creo que él es una persona extraña.

Cuando Yoshida-san dijo: “No me interesan las mocosas”, pensé que lo decía en un tono como “Eso digo ahora, pero se resolverá algunos días después”. Sin embargo, ese no fue el caso en absoluto. Sino que me dio un sermón serio, me puso a hacer la comida y las tareas domésticas apropiadamente siendo unas condiciones nada excesivas para permitirme quedar en su casa.

No lo entendía. ¿Qué beneficio podría tener al permitir quedarme aquí?

Las tareas domésticas no necesitan ser realizadas especialmente por mí. No, “no se hacen o no se pueden hacer sin mí”, ¿es eso correcto? De hecho, hasta ahora él había vivido solo. A juzgar por las apariencias, no se hacía su propia comida, pero si lo intentara con su habilidad creo que no tendría problemas.

El querer que una “chica de preparatoria” que se le apareció de repente solo para las “tareas domésticas” era incomprensible. Soy una “chica de preparatoria” joven y llena de energía. Además, puede que no esté bien que lo diga yo misma, pero creo que soy bien parecida. No es que me esté alabando a mí misma, sino que lo creo objetivamente. Sin importar lo mucho que no le gusten las mujeres jóvenes, que no se sintiera atraído es un tanto improbable.

—Aunque fuera un poco… él debió haber tenido ese sentimiento, ¿no es verdad?

Cuando lo dije en voz alta se volvió extrañamente en un sentimiento brumoso. Yoshida-san es amable. Eso lo comprendí porque, aunque no le pareció del todo correcto, hemos vivido juntos algunos días. Tuve mucha suerte, esa es la realidad. Pero no puede ser solo por ese acuerdo. Hasta ahora, invariablemente Yoshida-san no ha hecho ninguna “petición”, y ese asunto me tiene extrañamente ansiosa.




—Me pregunto por qué.




No lo entendía. Hasta ahora todo lo que había sentido era ansiedad. Era extraño que durante el tiempo del día que Yoshida-san no estaba me sintiera sola. Hasta ahora en todas las casas en las que había estado, cuando el propietario no estaba tenía una gran paz mental. No tenía que cumplir sus expectativas, era mi tiempo libre.

Pero ahora era diferente.

Cuando Yoshida-san no estaba en casa sentía que el tiempo se me hacía extremadamente largo. Las tareas domésticas terminaban pronto. Leí despacio los mangas y los libros que compró Yoshida- san, pero aun así los terminé de leer algunos días después. Me puse de buen humor mientras leía uno de los libros, no tanto por el contenido, sino porque Yoshida-san lo había comprado para mí. Hasta ahora había recibido regalos varias veces, como collares, ropa interior, incluso cosas más caras que mangas y libros.

Pero estaba contenta porque fue Yoshida-san quien me los regaló. Ni yo misma sabía qué era lo que estaba pasando. Durante el tiempo que paso con Yoshida-san, en verdad me siento aliviada. Y después de sentirme aliviada me siento fascinada. Me pregunto: ¿por qué me he puesto en un ambiente tan feliz?, ¿qué beneficio obtenía de mi Yoshida-san? Todavía no lo entendía.

Vivo todos los días con esta extraña sensación de ansiedad. Pensé que sería más “divertido” cuanto más rápido me diera su mano. Sería mejor si me necesitara de una manera fácil de entender. Además, yo también pensé que era algo bueno que Yoshida-san me tocara. No sé por qué pienso eso, pero eso era poco razonable.




Yoshida-san no me ve como un objetivo. No es como si se estuviese resistiendo. De verdad, no se siente ni la más mínima intención de hacerme algo.

—Eh…

Todo esto era la primera vez que me ocurría. Desde que vine aquí estoy desconcertada. Estoy ansiosa por sentirme aliviada. Estoy ansiosa pero mi corazón se siente cálido. Mis propias emociones no tienen nada que ver con las emociones de otras personas, siempre he estado más apegada a la realidad que a los sentimientos. Mientras limpiaba la superficie de la mesa con un trapo, suspiré.




—¿Hasta cuándo podré quedarme aquí? —murmuré para mí misma y me senté en la sala.




Yoshida-san al igual que los otros hombres hasta ahora, ¿me echará cuando las circunstancias empeoren? Por ejemplo… ¿si se consigue una novia? Tan pronto como lo pensé, mi corazón se comenzó a atormentar por la sensación.

—Es bastante amable, ¿no es verdad?

Mejor dicho, la razón por la que no tiene novia ahora, ¿no es posible verlo desde el punto de vista de una mujer? Gotou-san al parecer lo rechazó y él se ha visto arrastrado por la tristeza, sin embargo, hace poco salió a beber con una compañera del trabajo, eso quiere decir que hay mujeres a su alrededor. Al pensarlo bien se están aprovechando de su corazón roto para acercarse, y si es así, no tiene ninguna gracia. Y si Yoshida-san comienza una relación con una mujer, definitivamente yo no seguiré aquí.

He sido testigo de cómo una pareja de estudiantes de preparatoria, se invitan a la casa del otro a jugar. Para una pareja de adultos, sería natural que uno invite al otro a su casa. Eso dudo que le suceda a un hombre viviendo solo. Si eso sucede, ¿cómo habría espacio para mí? Mientras viva separado de su novia y este bajo el mismo techo con una estudiante desconocida de preparatoria, esta situación deja de ser una situación normal.

—Jajaja si se tratara de una novia es de esperarse que no haya más remedio que irme.

Dejé escapar una risa seca. Los pensamientos negativos se encadenaron, estaba pensando demasiado las cosas.

—Suponiendo…

Suponiendo que Yoshida-san se consiga una novia, ¿tendrá relaciones sexuales con ella? En el momento en que lo pensé sentí escalofríos por todo el cuerpo.

—La ropa que estoy lavando, no gira…

Me levanté y me dirigí a la lavadora. Sin embargo, justo unos segundos atrás un delirio cruzó por mi mente que causó que sintiera que algo apretaba fuertemente mis órganos internos. Yoshida-san abrazando a una mujer desconocida. Al imaginarme la escena, no sé por qué, tuve un sentimiento muy desagradable. Aunque eso no debería preocuparme de alguna manera.

Es normal que un hombre amable y humano como Yoshida-san pueda tener una novia, y también es normal que alguien busque una persona así para ser un amante. Pero aun así imaginarme esa escena no fue nada agradable.

—Ah…

Antes de finalmente llegar a la lavadora, me sentí hundida emocionalmente en el pasillo.

—¿Qué es esto?

Realmente es muy amargo el tiempo que estoy sola en casa de Yoshida-san. Porque hasta ahora solo me he abrumado en un torbellino ocasionado por los pensamientos negativos y la soledad.

—Yoshida-san… vuelve rápido por favor.

Salió de mi boca el nombre de la persona que se acababa de ir, como si lo buscara.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios