Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Capítulo 6: La Fábrica Comenzó a Funcionar

Parte 2

 

 

El incidente había sido resuelto sin problemas. Halkara era inocente, así que ella fue liberada de inmediato.

«M-Me salvó…eso fue tan escalofriante…»




Tan pronto como ella vio mi rostro, ella comenzó a llorar. Ella había estado resistiéndolo por si misma durante un largo tiempo, tiene que haber estado realmente nerviosa.

Le di unas palmaditas a los hombros de Halkara y luego la abracé.

«No necesitas seguir preocupándote. El malo se ha ido.»

«Muchas gracias, Maestra-sama…»

Detrás de mí, el resto de nuestros miembros de la familia estaban mirando a Halkara preocupadas.




«¿Ya ves, Halkara? No fui solo yo. Todas trabajamos juntas para ayudarte.»

Esta vez, todas habían hecho su parte. Shalsha había contactado a académicos, mientras que Laika ayudó a reunir a todos al transformarse en dragón. Rosalie había poseído a los jueces auxiliares y expuesto los actos del gobernador y Falfa había ido a visitar a Halkara y darle ánimos.




La victoria realmente había sido producto del juego en equipo de la familia.

«Muchas gracias a todas, en serio. He aprendido lo dura que puede ser la sociedad…»

No estoy segura de que eso sea lo que exactamente significa esa expresión.

 Esta vez, Halkara abrazó a Laika.

Normalmente, Laika no era adepta al contacto físico, pero aparentemente, este era un caso especial y ella la abrazó con resignación.

«La maldad ha sido castigada. Nadie vendrá tras de ti ahora, Halkara.»

«¡Las amo a todas! La familia realmente es importante, ¿verdad»

Ella también abrazó a Falfa y Shalsha, una en cada brazo.

«¡Halkara Onee-san, hiciste un gran trabajo!»

«¡Gracias Falfa! ¡Esos panqueques que trajiste estuvieron deliciosos!»

«Me alegra que pudiéramos volver a verte sin ningún incidente.»

«¡Gracias a ti también por tu ayuda, Shalsha!»

Sí, muy bien. Un tiempo familiar sin interrupciones. Había sido duro, pero ahora que todo había terminado, se podría llamar a esto una oportunidad perfecta para probar nuestra unidad.

A continuación sentí otra presencia.

«Halkara Aneki…eso tiene que haber sido realmente duro.» Un desconocido anciano se paró ahí.

¿Quién es ese? Él se ve como si fuera de un rango bastante alto, pero… Oh, supongo que él es uno de los jueces auxiliares.

 ¿Pero que era ese asunto de Halkara Aneki? ¡Ah!… Así que eso es lo que era.

«¿Umm…? ¿Y quién vendría siendo usted señor?» Halkara miró sin expresión alguna.

Rosalie seguía poseyendo al anciano. Esa era la única explicación posible.

«¡Estoy tan feliz de que estés a salvo! ¡Es simplemente genial!»

Aun en el cuerpo del anciano, Rosalie fue a abrazar a Halkara.

«¡Argh! ¡Espera un minuto, por favor! ¡Si un hombre me va abrazar, necesito prepararme emocionalmente! Aaah, hueles…bastante singular, y anciano…»

Eso era debido a que el cuerpo seguía perteneciendo al juez auxiliar.

«¡Rosalie, espera, espera! ¡Todavía no estás afuera! ¡Ese es el cuerpo de alguien más!»

Rápidamente, intenté detenerla, pero Rosalie estaba demasiado emocionada como para escuchar.

A decir verdad, ella bien podría haberse puesto a llorar más rápidamente que Halkara; sus ojos estaban húmedos.

La chica parecía ser bastante compasiva…

«Estoy tan feliz de que te salváramos…te causé hace poco un montón de problemas y estaban tan preocupada, realmente preocupada… ¡Estoy tan feliz!»

«¡Ouch, Ouch! ¡Tus bigotes me están raspando! ¡Eso duele! ¡¿Qué es esto, un nuevo tipo de ataque mental?!»

Es cierto, el tener algún desconocido anciano encima de ti y aferrándose a ti sería traumatizante sin importar de que género fueras. Incluso si fuera un hombre, no querría eso.

«¿Huh? Que extraño…me estoy comenzando a sentir rara.»

«Umm, ¿Rosalie, que pasa?»

«Bueno… el abrazar a Halkara Aneki de esta forma está haciendo que mi cuerpo se caliente. Me estoy sintiendo realmente excitada, si tuviera que explicarlo totalmente. Es casi como si no fuera mi cuerpo.»

Eso se debe a que no lo es.

«¿Será amor? No, ambas somos mujeres; eso no puede ser…Aunque me gustaría aferrarme a ti por horas.»

«¡Eso se debe a que ese es un cuerpo masculino! ¡Esos son instintos masculinos! ¡¿Podrías por favor simplemente alejarte de mí?!»

«¿Masculino? Oh, sigo dentro del juez… ¡Lo siento tanto, Halkara Aneki!»

Luego de eso, Rosalie logró salir al verter agua del pozo sobre su cabeza. Halkara siguió sosteniendo sus mejillas por un tiempo.

«Ugh…esa sensación de raspado es una pesadilla. Bajo una tortura como esa, creo que confesaría cosas que nunca he cometido…»

«Halkara Aneki, lo siento tanto. ¡Dame un golpe más tarde!»

Siempre exigente con respecto a las relaciones con diferencia de posición, Rosalie estaba inclinándose como loca disculpándose.

«Bueno, por una parte eres una fantasma, así que no puedo golpearte, e incluso si pudiera, no lo haría. Tú también hiciste una gran contribución a esto, Rosalie.»

Si los jueces auxiliares hubieran estado en el engaño, todo lo que teníamos que hacer era obligarlos a estar en nuestro equipo. Es por lo cual que recibimos algo de ayuda de Rosalie.

«Está bien, despidámonos de una buena vez de este juzgado, ¿les parece? Nos iremos a casa juntas.»

Habíamos venido todo el camino hasta Vitamei, la capital provincial, para el juicio.

«Sí, vamos. La cama en esa prisión estaba dura…»

Mientras recordaba el terrible ambiente, Halkara se veía alicaída.

«De todas formas, todavía necesitas dar las gracias una vez más.»

«¿A quién?»

«En una palabra, a todos.»

Cuando dejamos el juzgado, una gran cantidad de aldeanos y gente del pueblo quienes habían llegado corriendo para el evento de hoy, estaban reunidos en las afueras de este.

Algunas personas incluso habían desplegado pedazos de telas con cosas como HALKARA-SAN ES INOCENTE y EL GOBERNADOR ES UN CORRUPTO escritos en ellas.

«Los miembros de nuestra familia no fueron los únicos aliados. Hubo muchas más personas que creyeron en nosotras.»

«Oh…ahora bien esa es una imagen para emocionarse…»

Halkara parecía haber recuperado su energía mientras contemplaba a sus simpatizantes.

Luego, la multitud habló al unísono.

«¡Halkara-san, cumpliste tu tiempo como una verdadera profesional!»

«…En verdad soy inocente, ¿está bien? ¡Por favor no lo malentiendan!»

***

 

 

 

En parte debido a que el gobernador provincial había sido depuesto, el incidente de Halkara se volvió un tema bastante popular.

Por supuesto, cuando fuimos a la aldea de Flatta, las personas me hacían señas para ofrecerme condolencias (Eso tiene que haber sido terrible para usted). Aparentemente, las personas también le hablaron una y otra vez a Halkara en Nascúte. Bueno, ese era el lugar en sí de la fábrica, así que probablemente era de esperarse.

Adicionalmente, las personas parecían estar compartiendo el incidente a través de toda la provincia.

No había ido a confirmarlo, pero Shalsha tenía conexiones con toda clase de académicos. Si ella decía que estaba sucediendo, probablemente lo estaba.

Habría sido tenebroso si esto llevaba nuevamente a alguien a echarle el ojo a «La Bruja de las Tierras Altas,» pero yo no había usado fuerza bruta para resolver el asunto. No había sido tan malo como podría haber sido.

Si hubiera recuperado a Halkara por la fuerza, esto podría haberse transformado en una verdadera guerra… Lo que hacía terrorífica a esta familia era que probablemente habríamos ganado de todas formas.

«Shalsha también se benefició. Había profesores con los que había estado esperando contactarme durante un tiempo, pero mantuve mi distancia debido a que estaba avergonzada. Así que también les envié cartas y ahora tenemos una conexión.»

«¡Qué te parece! ¡Shalsha, eso es maravilloso!»

Realmente no se mostraba en su rostro, pero como su madre, podía darme cuenta que ella estaba feliz.

«Gracias a eso, tendré la oportunidad de que lean mi disertación.»

«¿Tu disertación?»

Shalsha puso sobre la mesa un manojo de alrededor de treinta hojas.

La hoja en la parte superior tenía las palabras Teoría de la Cultura Slime- Shalsha Aizawa escrita en ella.

Ese «Aizawa» estaba ahí porque mi apellido solía ser Aizawa. Sin embargo, desde que vine a este mundo, casi nadie me llamaba de otra forma más que «La Gran Bruja de las Tierras Altas» o «Azusa-sama,» así que casi nunca había sido llamada de esta forma.

«He explicado la significancia histórica y cultural de los slimes, punto por punto.»

«Eso es increíble… Shalsha, ¿has estado haciendo algo como esto? Imagínate. Tú no solo lees libros, también los creas…»

No tenía idea si acaso el contenido era exacto o no, pero se veía como una disertación legitima.

«Está basada en las últimas investigaciones y creo que resultó bastante bien.»

«Wow. A propósito, ¿cuántas personas están investigando a los slimes?»

«Desde el ángulo de la historia cultural, hay dos personas en el reino, incluyéndome.»

«¡Ese campo está demasiado especializado!»

No parecía traer demasiado dinero y dado que no se podía hacer un negocio de ello, quizás las personas que se involucraban en ello eran pocas.

«Por ahora, la idea de juntar a los investigadores de slimes de cada campo y celebrar una confirmación académica slime está ganando impulso. De celebrarse, será un gran paso en la historia de la investigación slime. Shalsha también tiene grandes esperanzas en ello.»

«Ya veo…entonces buena suerte.»

Las personas solían investigar toda clase de cosas en Japón y esto también era cierto para este mundo.

Puede que termine asistiendo a una conferencia académica como esa como una de las acompañantes de Shalsha.

«Ahora bien, Shalsha, voy a ir a hacer un poco de comida hoy. ¿Podrías venir a ayudarme?»

Ya casi era tiempo para almorzar, así que probablemente era tiempo para cocinar.

«¿Ayudar?»

«Sí, han pasado dos semanas desde que Halkara salió de la cárcel y creo que es hora de que tengamos una comida especial para reconocer que ella ha pasado a través de mucho.»

A pesar de que solo habían sido unos cuantos días, Halkara había sido arrancada de esta casa y probablemente había sufrido en el proceso. Quería apresurarme y volver a pintar la experiencia con buenos recuerdos.

«Esa es una idea esplendida. A Shalsha realmente le gustaría ayudarte con eso.»

«Bien. Creo que te pediré cortar los vegetales.»

Luego de haber estado haciendo algunos preparativos, la invitada que llamé llegó.

«Estoy aquí.»

Beelzebub estaba aquí con una gran caja a sus espaldas.

«¿Qué hay en esa caja?»

«Paré en Nascúte primero y compré una caja de Nutri-Alcohol.»

«¡Eres como una niña con la cartera de un adulto! ¡Mira que adicta!»

«Esto me durará por un tiempo. Aunque voy a regresar a comprar más en unos tres días aproximadamente. Me alegra que la fábrica haya pasado a la producción en masa.»

Con fanáticos tan entusiastas de su lado, la fábrica probablemente nunca iría a la quiebra.

«Fue admirable de tu parte el llamar a la amante más grande de Nutri- Alcohol entre todos los demonios. Si también me hubieras invocado cuando Halkara fue arrestada, en un abrir y cerrar de ojos le habría arrancado extremidad por extremidad a ese malvado gobernador.»

«Es por eso que no lo hice.»

Habría sido un problema aún mayor si hubiéramos exagerado y las personas hubieran comenzado a pensar, los demonios dan miedo y la bruja que se junta con ellos también da miedo. Para empeorar las cosas, Beelzebub era una fanática del Nutri-Alcohol, así que realmente dudaba que ella pudiera perdonar a alguien que falsificara cargos criminales y detuviera la fábrica.

«Dado que esta es una ocasión especial. Haré un platillo demoniaco para ti. Primero, voy a cocinar al vapor estas papas y las aplastaré.»

Los preparativos para la cena celebratoria estaban procediendo sin ningún problema.

Laika y Falfa también se nos unieron luego de comenzar y Rosalie tomó un cuchillo y cortó los vegetales. Había un montón de platillos de estofados y cacerolas esta vez. Habíamos guisado todo.

«Este platillo que estoy haciendo es comida hogareña demoniaca. Se llama Cacerola del Infierno

No había nada hogareño sobre ese nombre y sonaba picante.

«Incluye algunos ingredientes bastante calientes, así que entumecerá tu lengua.»

«¡¿Qué?! ¡¿Entonces en verdad es picante?!»

«El comer esto te calentará de inmediato y es bueno para tu salud. Aunque al otro día tendrás diarrea.»

No hagas cosas como esa en las casas de otras personas.

 Mientras Beelzebub ponía los ingredientes que ella había traído dentro de la olla, lentamente su interior se fue volviendo más y más rojo.

Si nadie se come esto, las cosas se pondrán bastante incomodas, así que desearía que ella hubiera hecho algo más ortodoxo.

 Aunque tenía mis dudas, el tiempo pasó y entonces…

«Azusa-sama, es tiempo de ir a recogerla, así que me iré ahora.» Era tiempo para que Laika fuera a recoger a Halkara.

«Sí, por favor hazlo. ¡La comida está lista!»

Ahora todo lo que quedaba era que nuestra elfa residente experimentará la conmovedora visión de toda esta comida.




Sin embargo…

Aunque esperamos un largo tiempo, Halkara no regresó.

La comida lentamente se enfrió. La habíamos recalentado, así que eso no era un problema.

«Oye, Azusa. Tú no crees que ella ha sido arrestada de nuevo, ¿verdad?» Beelzebub me preguntó.

«No podría. Ni siquiera Halkara podría… bueno, ella es Halkara, así que no puedo jurar que eso no podría pasar.»

Después de todo, «problemas» y «Halkara» iban de la mano.

Yo esperaba que ella no hubiera terminado con un gran incidente entre sus manos.

«A decir verdad, el gobernador de tu provincia fue despedido. ¿Qué tal es el nuevo? Si él era amigo del anterior, él podría intentar hacer un ejemplo de ti.»

Yo tenía muy poco interés en la política y ni siquiera había pensado en el nuevo gobernador.

«Su predecesor fue lo suficientemente imprudente como para acusar de un crimen a una amiga de la Bruja de las Tierras Altas; él no sabía lo escalofriante que puedes ser. Este puede que también cometa el mismo error.»

«¡¿Qué puedo hacer?! ¡¿Qué pasaría si Halkara fue asesinada o algo?!»

«Me encantaría decir que lo estás pensando demasiado, pero…»

La agradable atmósfera rápidamente se estaba convirtiendo en pesimismo.




«¡Mami, cálmate! Laika fue tras ella. Si algo sucede, ella regresará.»

Las palabras de Falfa me tranquilizaron un poco.

«Tienes razón…vamos a esperar a Laika. Ahora mismo, es todo lo que podemos hacer.»

Habiendo dicho eso, sin la invitada de honor, ni siquiera teníamos ganas de conversar despreocupadamente.

El ambiente general era tan pesado como el plomo.

Finalmente, dos horas habían pasado desde el tiempo en que Halkara normalmente regresaba a casa.

«Aaah…Halkara está atrasada, huh.»

Falfa había comenzado a bostezar. ¿Qué deberíamos hacer? Le ha dado sueño…

«Umm, ¿por qué no comemos las que sí estamos aquí? Después de todo, hay suficiente comida.»




«Shalsha esperará.»

Mi seria hija menor no estuvo de acuerdo.

«Yo quiero que Halkara coma su porción de mi cacerola del infierno, así que yo también esperaré.»

¿Si ella se llenaba con eso, no estaba garantizado que le daría diarrea…?

«No hay problema, entre más esperemos, más el picante se mezclará con los ingredientes y se pondrá mejor. Es el tipo de plato que es más sabroso al día siguiente.»

Halkara…incluso si regresas a casa, el mismo infierno te estará esperando.

Luego fueron tres horas las que pasaron.

«Zzzz… snkk…»

Falfa cayó dormida.

No había forma de evitarlo, así que envolví una frazada a su alrededor.

Había considerado llevarla a su cuarto dejándola en la cama, pero si hacía que se retrasara para la fiesta y no era capaz de participar, Falfa se entristecería. Así que decidí despertarla cuando Halkara llegara a casa.

«Hmm, no sé sobre esto… ¿Quieres que vaya a echarle una mirada?» Rosalie preguntó.

«Pero los fantasmas no pueden viajar a través de este espacio a grandes velocidades, ¿o sí? No sería bueno si ustedes no se encontraran en el camino.»

«Yo iré a mejorar la cacerola del infierno. A decir verdad, quizás ahora debería llamarla la cacerola de la perdición; dicen que esa es aun más picante.»




Con respecto a esto último, Beelzebub se dirigió a la cocina. Me rindo. Anda, hazlo tan infernal como quieras.

 De todas formas, ella realmente estaba demasiado atrasada. Si realmente no regresaba luego de una hora, probablemente deberíamos al menos ir a asegurarnos de que estaba a salvo. Yo no creía que podría perder alguna batalla si Laika estaba ahí, pero no tenía prueba alguna de que seres horribles no existían en el mundo.

Justo cuando estaba pensando eso…

Creí haber escuchado el batir de las alas de un dragón. Apresuradamente, salí afuera.

¡Era Halkara, montado a la dragona Laika!

«He llegado tarde…lo siento…»

Temblando, Halkara se bajó del lomo de Laika.

«¿Qué diablos pasó? Te ves exhausta.»

«Se acuerdan que tenemos un nuevo gobernador provincial, ¿correcto?» Esperen, ¿acaso él había tomado represalias de alguna forma?

«Bueno, al nuevo gobernador le gusta tanto el Nutri-Alcohol como los otros productos y cuando los llevó al Reino, aparentemente a Su Majestad también le gustaron, así que…recibimos una orden formal de la Corona.»

«¡¿De la Corona?!»

«Y luego la reunión se alargó… dado que fue una solicitud de un gobierno nacional realmente no podíamos decirles que vinieran mañana, así que… terminamos trabajando un montón de horas extras.»

«Si hubiera sabido que nos íbamos a demorar tanto, habría regresado temporalmente a la casa, pero no sabía lo tarde que terminaría. Me disculpo, juzgué mal la situación.»

Laika, quien nuevamente estaba en su forma humana, inclinó su cabeza. No había sido en lo más mínimo su culpa, así que no estaba preocupada a causa de eso.

«Oh. Bueno, entonces. Básicamente, este fue un buen problema a tener.» No debería haberme preocupado.

«Honestamente, estoy completamente muerta. No necesito cenar esta noche, me gustaría irme de inmediato a la cama.»

«No, no podemos tener eso.»

Llevé a Halkara al lugar de la fiesta.

Toda la comida había sido puesta ordenadamente.

«¿Hmm? ¿Qué es esto?»

«Has pasado por mucho, así que decidimos celebrar una fiesta en apreciación tuya. Es bastante más tarde lo que habíamos planeado, pero…»

«¡Maestra-sama! ¡Muchas gracias!»

Halkara me abrazó con fuerzas. Me estaba acostumbrando a ello, pero ese pecho suyo realmente era impresionantemente resistente. Era una de esas cosas a la que los hombres tendían a gustar. A decir verdad, podía también hacer bastante felices a algunas mujeres. En mi secundaria de solo chicas, varias de mis compañeras simplemente aparecerían para apretarte los pechos.

«Oye, ¿qué copa usas?»

«¿A qué se refiere con copa

Ya veo: Aquí no hay una unidad de medida para el busto. Aunque, incluso sin una, era inmediatamente obvio que los suyos eran grandes.

Mientras estaba hablando con Halkara, Falfa despertó.

«¿Huh? ¿Halkara Onee-san, llegaste?»

«¡Estamos todas aquí! Está bien, con el fin de felicitar a Halkara por sobrevivir el problema y rezar por el continuo crecimiento de su negocio, ¡Vamos a celebrar!»

Les pasamos vasos a todas.

«¡Magnífico trabajo, Halkara! ¡Sigue así!»

Los ojos de Halkara se estaban humedeciendo ligeramente.

Su rostro era hermoso y maduro y ella parecía ser ligeramente diferente del personaje humorístico que había conocido.

«Gracias a todas ustedes, seré capaz de lograrlo como presidenta. Real y honestamente…muchas gracias…»

«¡Vamos, come! ¡Eres la presidenta, así que te perdonaran si viajas como una mañana y llegas tarde!»

«¡Está bien! ¡Me lo comeré todo! ¡Acabamos de terminar un gran proyecto, así que esto se siente un tanto como una fiesta de termino!»

Justo en ese momento, una olla hirviendo furiosamente llegó.

«Llevé el picor al nivel diez,» Beelzebub dijo ominosamente.

«Umm… ¿Beelzebub? ¿Qué podría ser este plato?»

«Es una cacerola del infierno, cocina hogareña demoniaca. Cómela— Insisto. Es mi regalo como una fanática del Nutri-Alcohol.»

Beelzebub vertió la cacerola de color rojo intenso en un plato.

«¿Pero no es picante?»

«No te preocupes, no es »

Esa no era una palabra que debería aparecer en conexión a la comida. Nerviosa, Halkara la probó.

«Oh, en verdad no es tan— ¡Aaah! ¡va en aumento! ¡Me golpeó algo horrible!»

«Todavía queda un montón. Tú dijiste que te comerías todo y yo quedé tan complacida al »

«¡Espera! ¡Me vi atrapada en el momento! ¡Yo no sabía que esto estaba aquí!»

«Es imposible que estés diciendo que no quieres comerte mi comida, ¿verdad?»

Oh. Ya sé dónde esto está yendo y no me gusta.

 «Estoy llena y creo que es hora de terminar por hoy…» Dije.

«Yo también,» Laika añadió.

«Soy un fantasma, así que no puedo comer. Qué lástima.»

«Falfa tiene sueño, así que no puedo comer mucho…»

«A Shalsha se le enseñó que es mejor evitar comer directamente antes de dormir.»




«¡Todas ustedes están intentando escaparse de forma casual, ¿verdad?! ¡S- Sálvenme!»

Al día siguiente, a Halkara le dolía tanto el estómago que éste le impidió ir a la fábrica.

De todas formas, cuando se estaba lleno de cosas, era importante descansar de forma apropiada y lograr que tu cuerpo regrese a estar en condiciones para trabajar. A propósito, debido a esa comida picante, Halkara bebió una cantidad de licor increíblemente grande y no tuvo nada de resaca. En general, probablemente había sido bueno para su salud.

«Haaah. Quizás haga un brebaje que ayude cuando estés comiendo cosas picantes…»

Halkara bebió una mezcla medicinal casera de hongos y hierbas, para luego suspirar.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios