Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: Las Chicas Llegaron

Parte 1

 

 

Mi paz se había visto amenazada durante varios días luego de mi primer encuentro con Laika, pero ahora las aguas se habían vuelto a calmar.

En otras palabras, me había acostumbrado a compartir mi hogar.




Había bastantes cuartos en la casa, así que las dos teníamos algo de tiempo y espacio para nosotras mismas. También nos turnábamos para cocinar, limpiar y comprar, lo que hacia las cosas más fáciles para las dos.

Debido a que éramos maestra y aprendiz, nuestra relación no era entre iguales, pero para vivir juntas, era ideal.

Hace mucho tiempo, cuando vivía en Japón, compartir cuartos había sido bastante popular.

Si incluías a los amigos de amigos, había conocido a varias personas con compañeros de cuarto.

Aunque al final, siempre terminaba escuchando sobre lo difícil que era.




El principal problema era lo agotador de vivir con alguien cuyos valores eran demasiado diferentes a los propios. La sensación de distancia también era difícil.

Escuché acerca de alguien con un compañero de cuarto que le enviaba correos y mensajes de Line por cualquier cosa pequeña y cuando los mensajes fueron ignorados durante un breve periodo, el compañero de cuarto le dio una paliza y se marchó.

La vida junto a alguien carente de sentido común o decencia pública puede ser difícil también.

Es difícil cuando tu compañero de cuarto siempre se salta la limpieza el día que es su turno. Incluso si hacer las tareas de alguien más no es tan malo, preguntarse por qué lo estás haciendo deja una pesada carga psicológica.

Escuché muchos otros relatos de problemas, así que durante un largo tiempo—más de trescientos años, al menos—creí que tener mi propio lugar no podría ser vencido.

Pero si tu compañero de cuarto es considerado, las cosas resultarán. Podía darme cuenta, al vivir con Laika.

Ella además decía cosas como «Hay tanto de lo que puedo aprender de usted, Azusa-sama.» Prácticamente a diario, así que supongo que el arreglo merecía la pena.

Lo que en verdad estaba haciendo por Laika era una incógnita, pero los aprendices sobresalientes tienen una habilidad para encontrar los puntos positivos de sus maestros sin ayuda alguna.




Como si fuera poco, ella me salvó un poco.

No había confirmado esto directamente, pero al parecer por lo menos, las noticias de que la Bruja de las Tierras Altas había derrotado a un dragón se habían esparcido a lo largo de Nanterre. A su vez se estaba esparciendo la historia de que el dragón se había convertido en mi aprendiz.

Había pensado que eso podría provocar una gran alza en los intentos de unirse a mi dōjō, pero por lo visto, tuvo el efecto contrario.




Los aventureros que ya sabían que no eran rivales para un dragón habían decidido ni siquiera intentarlo.

Gracias a eso, estaba disfrutando una vida bastante pacífica.

En los días cuando Laika hacia la limpieza, podía usar ese tiempo para relajarme o leer grimorios.

Me recordaba a ciertos momentos de mi vida pasada.

Para ser exacta, me recordaba el estar acostada en mi cuarto leyendo manga y revistas mientras mi madre limpiaba.

Sí, ese tiempo de pereza cuando incluso los esclavos corporativos eran liberados de su servidumbre; regresando a casa.

Ahora que tenía una compañera de cuarto, esas maravillosas palabras—o algo similar a ellas— ¡Se convirtieron casi en una realidad diaria!

Ya que he vivido sola por tanto tiempo, había olvidado este placer.

Bueno, las cosas realmente no pueden ponerse mejor que esto. ¡Larga vida a compartir cuartos!

Por supuesto, en los días cuando era mi turno. Limpiaba, no podía aprovecharme solo porque era la maestra.

De hecho, estaba bastante consciente de que no era lo suficientemente grande e importante como para hacer eso.

Quería que Laika también experimentara lo que significaba dejar que tu mamá hiciera todo cuando viajabas a casa.

De cualquier forma, a pesar de la relevación pública que era de nivel 99, estaba logrando mantener mi idílica vida.

Desearía que esta paz durara para siempre…

 Oh. Eso fue invitar a la desgracia, ¿verdad? Uno de esos pensamientos que simplemente no deberías pensar.

Bam-bam, bam-bam. Alguien golpeó la puerta.

¿Quién podría ser? Esta casa no suele recibir visitas. 




«¿Debería responder?»

«No, tu sigue limpiando, Laika. Yo atenderé.» Cerré mi grimorio y me dirigí hacia la entrada.

Cuando abrí la puerta, la persona de pie ahí era una chica de cabello azul. Ella parecía tener cerca de diez años.

Incluso en este mundo, no recordaba ver muchas personas con cabello azul. Su expresión era alegre y sus ojos brillaban mientras estaban fijos en mí.

Por lo menos, no parecía estar perdida.

«Hola. ¿Necesitas algo?»

Ya que la visitante no había sido un aventurero a punto de decir «¡Lucha conmigo!» mi expresión se suavizó.

Las tierras altas de por aquí eran pacíficas, y los niños probablemente jugarían a veces en las cercanías.

«¡Finalmente puedo verte! ¡Estoy tan feliz!»

¿Qué es esto? ¿Ahora también soy popular con los niños?

 «¡Estoy tan feliz de conocerte, mami!»

Slime Taoshite 300-nen Vol 1 Capítulo 4 Parte 1 Novela Ligera

 

Me volví piedra.

Solo para que lo sepan, no significa que alguien me atacó con un hechizo de petrificación. Era una forma de hablar.

¿Mami? ¿Esta niña acaso dijo mami?

 «Umm…yo no soy tu mami, cielo. Estoy bastante segura que estás buscando a alguien más.»

«¿Huh? No, eso no puede ser. Tú eres la mami de Falfa, mami. Falfa está segura.»

Una chica que acabo de conocer me está diciendo que soy su madre.

Es algo bueno que ella no lo hubiera dicho en la aldea. Eso seguramente habría iniciado rumores innecesarios. No solo eso, pero siendo la aldea como era, esos rumores se habrían esparcido rápidamente.

Que conste que, en mis trescientos años en este mundo. Nunca he tenido una verdadera relación romántica.

Había una buena razón.

Yo era una bruja inmortal, e incluso si me enamorara de alguien, éste envejecería y moriría sin mí.

Ya era lo suficientemente duro ver a los aldeanos morir. Un novio hubiera sido demasiado doloroso.




Por esa razón, me había conscientemente alejado del romance.

Definitivamente no se debía a que no fuera popular ni nada como eso. En serio.

Por si fuera poco, las únicas personas con las que tenía contacto eran los aldeanos.

En cuanto a lo que ellos respecta, yo era una bruja que había estado ahí desde antes que hubieran nacido, como si fuera una deidad guardiana de la aldea. Ellos podrían sentir asombro y respeto por mí, pero amor romántico probablemente no parecía como una opción.

…Y así, ese tipo de amor nunca había sido parte de mi vida. Naturalmente, no tenía hijos.

«¿Tú nombre es Falfa?»

«Uh-huh. Falfa.»

«Falfa, Mami es como llamas a la señora que te dio a luz y crió. Tú no llamas a otras mujeres Mami

Ella probablemente solo había definido la palabra mami de forma diferente al resto del mundo.

«Eso no es cierto. Tú me hiciste, mami.»

Bueno, esto es extraño…

 Es imposible que haya olvidado haber dado a luz. 

«Azusa-sama, ¿quién podría ser?»

Aparentemente de la opinión que me estaba tomando demasiado tiempo para lidiar con esto, Laika había dejado de limpiar y llegó.

«Soy Falfa. Vine a ver a mami.»

«¡Azusa-sama! ¡¿Tiene una hija?!»

«No, no la tengo. Esta chica está equivocada.»

«Falfa no está equivocada.»

«Azusa-sama, ¿es posible que sea una madrastra?»

Esto se había vuelto tan complicado que me estaba confundiendo.

Me había preparado para aventureros intentando vencerme, pero esta prueba era demasiado nueva.

«Incluso sé que te llaman la Bruja de las Tierras Altas. Mi hermana menor lo buscó.»

«¡¿Tienes una hermana menor?!»

Así que ahora soy la madre de al menos dos niñas. ¿Qué está pasando aquí? 

«Y verás, mami. Mi hermana menor está intentando matarte, así que pensé que debería hacértelo saber y es por eso que estoy aquí.»

«¡¿Ella planea matarme?!»

Y ahora de pronto estamos en una película de suspenso… 

«No quiero que mueras, mami. Es por eso que vine antes que ella, para advertirte.»

La expresión de Falfa se había endurecido. Ella no parecía estar bromeando y de todas formas no parecía ser lo suficientemente madura para hacer una broma de este tipo

«Azusa-sama, por ahora invitemos adentro a la niña y escuchemos lo que tenga que decir.»

Laika tenía razón. Esto era demasiado espeluznante.

«Falfa, te daré algunos dulces. Entra.»

«¡Seguro! ¡Falfa quiere dulces!»

«A cambio, ¿podrías explicarme más sobre lo que acabas de decirme?»

«¡Uh-huh! ¡Uh-huh!»

Falfa asintió enérgicamente.

¿Acaso ella se parecía a mí cuando niña, solo un poco…?Nop, en verdad no. 

Había horneado galletas hace dos días atrás, así que hice que Laika las trajera.

Mientras esperábamos, la chica y yo continuamos nuestra conversación en la sala de estar.

«¿Cuál es el nombre de tu hermana menor, Falfa?»

«Shalsha.»

«¿Y Shalsha también es mi hija?»

«Mm-hmm, correcto.»

Me sentía como si estuviera interrogando a un testigo. De todas formas, mi vida estaba en juego, así que…

Esto es lo que sabía hasta ahora:

Tenía otra hija llamada Shalsha y ella me tenía de objetivo.

En otras palabras, casi nada. Necesitaba obtener más información de ella.

«¿Sabes por qué Shalsha está detrás de mí?»

«Creo que es porque está resentida contigo, mami. Apuesto que está enojada debido a que la mataste.»

Esto es extraño.

 Mi relajada vida de fantasía había tomado un brusco giro en dirección a la ciencia ficción.

Tenía hija que no recordaba haber dado a luz y por si fuera poco, una de ellas estaba intentando vengarse de mí por haberla matado.

¿Acaso si quiera había una lógica explicación para este extraño giro en los acontecimientos?

Justo en ese momento, Laika entró trayendo un plato con galletas. Falfa gritó: «¡Sí! ¡Galletas!» y comenzó a comerlas de manera inocente.

«Podía escucharlas a ambas desde aquí. De cualquier forma, necesitaremos protegerla de esta tipa Shalsha, ¿verdad?»

Descubrir quien realmente era el enemigo vendría más adelante.

«Falfa, ¿sabes cómo ella atacará?»

«Shalsha pasó un largo, laaaaargo tiempo entrenando con el hechizo Aniquilar el Mal.»

Aniquilar el Mal era un hechizo que ejercía un gran poder sobre una raza en específico y solo contra esa raza.

Por ejemplo, uno podía negar los ataques de humanos, orcos o elfos e infligir daño sobre ellos.

Las personas que adquieren tal magia usualmente terminan siendo asesinos expertos en una raza en específico conocidos con apodos como «Asesino de Cíclopes» o «Asesino de Espectros.»

Mientras se concentrara de forma más específica, más poderoso sería el efecto de Aniquilar el Mal y mientras más se expandiera, más débil sería. Por ejemplo, un hechizo como Aniquilar el Mal (Criaturas Vivientes) no haría casi nada. No es que hubiera alguien que intentaría aprender eso.

«¿Un hechizo de Aniquilar el Mal, hmm? Dicen que incluso los hechiceros de nivel alto deben pasar décadas intentándolo antes de que valga la pena.»

Sabía lo que Laika quería decir. Es por eso que las personas se volvían asesinos expertos de una raza en específico.

El hechizo tomaba tanto tiempo adquirir que no era una habilidad deseada.

 Por esa razón si Shalsha solo había vivido tanto como la aparente edad de su hermana mayor sugería, su Aniquilar el Mal probablemente estaría limitado en poder…pero tanto Laika como yo habíamos estado vivas por siglos, así que no podía contar con eso. 

«¿Qué edad tiene Shalsha?»

«Umm, ¿quizás cincuenta?»

Falfa inclinó su cabeza hacia el lado mientras hablaba. Quizás ella no parecía muy confiada en su respuesta.

De todas formas, a partir de eso, podía suponerlo. El enemigo era inmortal o algo como eso.

En ese caso, existía el riesgo que ella fuera una hechicera de la que tendría que cuidarme.

Pero, ¿qué iteración de Aniquilar el Mal funcionaría contra mí? ¿Aniquilar el Mal (Humano) o podría ser Aniquilar el Mal (Inmortal)?

«Apuesto que Shalsha estará aquí pronto. Ten cuidado, mami.» 

Falfa estaba comiendo una galleta mientras hablaba, de inmediato después de eso, sucedió.

 *Retumbar* *Retumbar* *Retumbar*… Los vidrios de las ventanas temblaron.

 ¡Tenía un mal presentimiento acerca de lo que fuera que estuviera afuera!

«Voy a ir a ver afuera.»

 Inquietándome, dejé la casa. Laika y Falfa me siguieron.

De pie bastante lejos en las tierras altas estaba una pequeña niña que se parecía bastante a Falfa.

 Aunque, su cabello era de color verde claro y flotaba ligeramente.

 «Shalsha finalmente te encontró, Bruja de las Tierras Altas…» la chica habló con una voz retumbante.

 «¡Shalsha! ¡No te metas con mami!»

Al llamar Falfa a esta chica por el nombre la identificó de forma positiva como Shalsha.

«Silencio, hermana. Voy a vengar mi muerte.»

Sip, ella estaba hablando como si hubiera sido asesinada.

«¿Es Shalsha, verdad? No creo que fuera posible que te haya asesinado. ¿De qué se trata esto?»

Shalsha resopló. «Oye, ¿cuántos slimes crees que has matado?»

¿Huh? ¿Por qué estamos hablando ahora sobre slimes?

 «Mi hermana y yo nacimos de las almas reunidas de los slimes masacrados. ¡Somos espíritus slime!»

«¡Espíritus slime!»

Podría entender espíritus de fuego o espíritus de agua, ¡¿Pero siquiera existen los espíritus slime?!




«Correcto. Tú destruiste un número astronómico de slimes en esta área y sus minúsculas almas se juntaron hasta que crearon espíritus slimes, seres sin precedente— ¡Mi hermana y yo!»

Shalsha sonaba amargada.

«Como resultado, la ira de las incontables vidas que robaste reside a su vez en Shalsha. He venido a equilibrar la escala.»

Había asumido que era imposible que los slimes se vengaran, pero aparentemente, me había equivocado.

Había creado un enemigo…

«Está bien, lucha conmigo. Te mataré y te ofreceré a las almas de los slimes para asegurar su descanso.»

«¿Asegurar su descanso? ¿Pero no que esas almas se juntaron y se convirtieron en ti?»

Era como si hubieran sido recicladas (¿?) de cierta forma…

«¡Cállate, cállate! Ven a mí.»

Ella se veía más disgustada que furiosa, pero definitivamente tenía planeado seguir adelante con esto.

«Azusa-sama, ¿por qué no la golpea con un torbellino y ve qué sucede?» Laika sugirió.

«Bueno, ella es un espíritu. Dudo que tenga que preocuparme acerca de matarla…tienes razón, quizás haré eso.»

Levanté una mano en frente mío.




A continuación desaté una tormenta sobre Shalsha. Sin embargo—

«Desaparecer, torbellino.»

—Ante la orden de la chica, el ataque efectivamente desapareció.

«Verás, he entrenado por muchos, muchos años y obtuve el hechizo Aniquilar el Mal (Bruja de las Tierras Altas). Eso significa que nunca perderé contra ti.»

«¡¿T…T…Tú qué?!»

Yaya veo… Mientras más reducido el rango de Aniquilar el Mal, más poderoso sería. Si el hechizo estuviera limitado específicamente a mí, sería una fuerza de la que tener cuidado.

Pero ¿siquiera era posible aprender un hechizo enfocado en alguien que acababas de conocer?

«Como espíritus slime, las dos entendimos porque habíamos nacido. Por esa razón, mi hermana Shalsha investigó lugares donde muchos slimes hubieran sido asesinados, te rastreó y luego reunió cabellos sueltos y otros materiales que necesitaba para Aniquilar el Mal.» Me dijo Falfa.

Así que era la misma premisa que poner cabello al interior de una muñeca para maldecir a alguien…

«Quería conocerte antes, mami. Pero Shalsha dijo que no debíamos conocer a nuestro enemigo…aunque, cuando su hechizo de Aniquilar el Mal estuvo completo, no pude simplemente dejar las cosas de esta forma, así que vine»

«¡Eres una niña tan buena, Falfa!»

«Bueno, tú eres mi mami, mami.»

Era complicado, pero ellas habían nacido producto de mí, así que probablemente podrían decir que era su madre.

¿Era este el resultado de mi anormal concentración en matar slimes?

«A propósito, Falfa, ¿no me odias?»

«Soy una espíritu nacida de la unión de las almas de slimes, pero quiero ser amiga contigo, mami, ya que pude nacer.»

Ella estaba así de cerca de gatillar mis instintos maternales. Que niña tan increíblemente buena…

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios