Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: Las Chicas Llegaron

Parte 2

 

 

Sin embargo, este no era el momento para eso. Poco a poco, Shalsha se estaba acercando.

«Que extraño. Mi hermana y yo nacimos al mismo tiempo, así que ¿por qué nuestras personalidades son tan diferentes? No puedo perdonar a la Bruja de las Tierras Altas.»




Esa siniestra atmósfera se estaba esparciendo.

«Para ser honesta, Aniquilar el Mal (Bruja de las Tierras Altas) es un hechizo extremadamente único y la cantidad de maná que consume es vasto. Incluso si invierto cincuenta años de maná, durará solo unas cuantas horas. Y todo por este día…»

¡Mira que terrible consumo! 

«¡Tuvo que haber habido una forma más normal en la que vivieras! ¿Realmente solo te sentaste y esperaste todo este tiempo sin tomar tu venganza?»

«Cuando nací hace cincuenta años atrás, tú ya eras una de las brujas más poderosas en existencia. Podía darme cuenta en base a lo rápido que exterminabas a los slimes. Es por eso que decidí desarrollar un hechizo exclusivo y acumular maná.»




Ella claramente había vertido su pasión en la cosa equivocada.

«Usa cualquier hechizo que desees. ¡Todos y cada uno de ellos se volverán inútiles!»

Esta vez, intenté golpearla con fuego.

«¡Llamas rojas, llamas azules, llamas negras! ¡Sirvan como mi fuerza!»

Fuego surgió, brillante y de color carmesí, golpeando a Shalsha con un inmisericorde estallido.

…Pero ella estaba totalmente indemne. El infierno parecía deshacerse antes de alcanzarle.

«¿Ahora vez el poder de Aniquilar el Mal (Bruja de las Tierras Altas)?»

Shalsha no me parecía que fuera del tipo expresiva, pero ahora estaba mostrando una valiente sonrisa.

«Esto es malo…»

Si ninguno de mis ataques tenía efecto alguno, no tenía forma de pelear. En ese caso— ¿Era correr mi única opción?

Cuando algo te está hiriendo, sal de ahí.

En mi vida pasada, mi trabajo me había matado debido a que no escapé de mi servidumbre corporativa.

Esta vez, ¡iba a huir!




Tenía un hechizo de levitación.

Había escuchado que este hechizo solo duraría unas cuantas horas, así que si lograba mantenerme corriendo hasta entonces, ¡podría manejarlo!

Me elevé en el aire.

Sin embargo, cuando me encontraba diez metros sobre el piso—

«Oh hechizo, desaparece,» Shalsha murmuró y caí al suelo con un ruido sordo.

Mis pies palpitaron.

«Eso no fue seguro…si no fuera una bruja de nivel 99, podría haberme quebrado algo.»

«No te dejaré huir. Voy a matarte al igual que todos los slimes que mataste.»

Shalsha lentamente se estaba acercando.

¿Era este…era momento de pagar las consecuencias?

Incluso si era de nivel 99, ¿cómo podría ganar cuando mi oponente era como un arma definitiva diseñada para derrotarme? Además, ya había vivido por tres siglos.

«Falfa, cielo. Me alegra haberte conocido antes del final.» Falfa estaba cerca y la abracé con fuerzas.

Abrazando a mi hija antes de mi inminente muerte—conmovedor, ¿no lo creen?

«¡Mami! ¡No digas cosas así! ¡Ayuda a Falfa a pensar en una forma de salir de esto!» Falfa estaba gritando.

Lo siento. Parece que no hay nada más que yo pueda hacer.

 «¡Azusa-sama! ¡Déjeme esto a mí!» Laika también estaba desesperada.

«Gracias, Laika. Estoy orgullosa de tenerte como mi aprendiz. También, tus omelettes eran deliciosos.»

«¡Todo está bien! ¡Podemos ganar!»

«¡Detente…! ¡No hay forma que podamos vencerla! ¡Vas a hacerte daño, Laika!»

«Es tal como ella dice. Solo planeo matar a la Bruja de las Tierras Altas. No planeo ir detrás de nadie más, así que apresúrate y huye.»

Recordé una película de terror que había visto hace mucho tiempo atrás. Un asesino parecido a una maquina acercándose lentamente. Igual que ahora…

De todas formas, de verdad se estaba tomando su tiempo. Ella no estaba intentando terminar estar pelea de un solo golpe.

«Mi hermana menor corre lento,» Falfa sugirió.

«¿Eso no significa que podríamos huir si corremos…?» Laika parecía haber escuchado.

Ella se había transformado de una chica a dragón y se había plantado ante Shalsha en confrontación.

«¡No te permitiré tomar ni un solo paso más allá de este punto!»

«Fuera de mi camino, dragón.» La voz de Shalsha era fría.

«¡Me niego! ¡Tengo un deber de proteger a mi maestra!»

«¡No! ¡Laika, eso es peligroso!»

Laika giró ligeramente su cabeza hacía mí y sonrió:

«Todo está bien, Azusa-sama ¡La alcanzaré de inmediato, así que por favor huya!»

«¡Eso es como garantizar tu muerte!»

¡Te estoy diciendo que no te atrevas a ir ahí! ¡Yo sé que en verdad no me alcanzarás!

 «Verá, mi hermana mayor se casará el próximo mes. Debo asistir a su boda.»

«¡¿Por qué estás haciendo esto peor?!»

«¡Yo la protegeré, Azusa-sama! ¡Comete esto! ¡Patada de Dragón!» El pie de Laika atacó a Shalsha.

No había esperanza…yo sabía cómo seguiría. Su objetivo ganaría con un contraataque.

Pero nunca llegó.

«Uu…ow…duele…» Shalsha cayó.

¿Huh? Esto no era lo que estaba esperando.

 Laika estaba observando cautelosamente a su oponente.

«Azusa-sama, ella está inconsciente. Gané.»

«¡¿Huh?! ¡¿Puedes ganar con un giro como ese?!» Ella había arruinado el cliché.

«Mi hermana, Shalsha está sobre-especializada en magia que podría matarte, mami. Así que supongo que ella es realmente débil contra todo lo demás.»

Falfa dijo la verdad.

Ah, Laika es un dragón, así que el hechizo de Shalsha no debe haberla afectado.

Ahora que el asunto había concluido, reflexioné: «Shalsha es una niña…un poco torpe…»

***

 

 

Luego del ataque de Laika que había noqueado a Shalsha, mi crisis había terminado por el momento.

No podíamos simplemente dejarla en el piso, así que la puse en la cama de uno de los cuartos vacíos de mi casa.

Habíamos amoblado los cuartos para visitas con camas para momentos como éste.

Una hora más tarde, Shalsha despertó. «Uuuh…uuuh… ¿Dónde estoy?»

«¡Oh, Shalsha despertó!»

Falfa corrió hacia ella.

«Oh, hermana… ¡Agh! ¡La Bruja de las Tierras Altas está aquí!» Laika y yo también estábamos en el cuarto.

«Laika te derrotó y colapsaste, así que te pusimos en la cama.»

«Tú piedad injustificada será tu condena. Tengo el hechizo Aniquilar el Mal (Bruja de las Tierras Altas) y— ¿Huh? Mi poder…»

«Consumiste todo tu maná, así que serás capaz de usar eso hasta después de varias décadas.»

El rostro de Shalsha palideció. Ella debió de darse cuenta que no podía activar su hechizo.

Habíamos escuchado eso de su hermana Falfa y nos habíamos asegurado.

Después de todo, si ella hubiera sido capaz de usarlo por otra hora, habríamos tenido problemas.

«N-No… ¿Cuál fue el punto de mi vida hasta ahora?»

«Realmente no puedo decirte. Eso es lo que pasa cuando vives una trágica vida de venganza. Honestamente, yo diría que tienes suerte que estoy viva.»

«¿Q…Qué quieres decir?»

«Si muriera, tu vida realmente no habría tenido sentido. Siempre y cuando esté aquí, puedes trabajar en tu revancha.»

Pensé que ese comentario optimista podría haber sido un poco exagerado, pero Shalsha lo tomó bastante en serio.

«Podrías ponerlo de esa forma…»

«Sí, ¿ves?»

Aparentemente, logré persuadirla.

Shalsha miró su brazo. Tenía hierbas medicinales envueltas en una cataplasma.

«¡Mami sabe un montón sobre medicinas!»

«Sabes, te hiciste daño peleando con Laika. Deberías sanar el doble de rápido de esta forma…aunque no sé mucho sobre la recuperación de los espíritus slime.»

«Bruja de las Tierras Altas, ¿irías tan lejos…?»

«Trabajar con hierbas medicinales es mi trabajo como bruja. Si estás herida, te trataré.»

«P-Pero, ¿puede que haya algo para ti en ello, Bruja?» La niña ciertamente hacia un montón de preguntas.

«Bueno, ¿soy tu madre o no? De ser así, no puedo dejarte en ese estado.»

A decir verdad, si cualquier niño colapsara, lo ayudaría incluso si no fuera su madre. Vamos a ignorar su verdadera edad en este caso.

Aunque, en este momento, debería probablemente admitir que lo estaba haciendo debido a que era su madre.

Por alguna razón, los ojos de Shalsha estaban llenos de lágrimas.

«T-Tú podrías argumentar que eres mi madre, pero…A-Aun así, eres la enemiga de los slimes, y…»

Falfa sacudió la mano de Shalsha.

«Shalsha, deja de fingir, ¿está bien?»

«Hermana…»

«Slimes y humanos pelean; así es como es. Incluso ahora, los slimes están siendo asesinados a través de todo el mundo. Que mami desaparezca no cambiará eso.»

Cierto. A una escala global, el número de slimes que erradiqué probablemente sería infinitesimal.

«No importa eso. Pensemos en una forma de vivir felices, eso es más divertido, ¿no?»

Shalsha asintió en respuesta.

A pesar de su comportamiento infantil, Falfa estaba actuando como una verdadera hermana mayor.

«Azusa-sama, pareciera como si este asunto estuviera concluido.»

Habiendo observado todo el asunto de principio a fin, Laika parecía aliviada.

«Tienes razón. Realmente no estaba segura de como las cosas resultarían esta vez, pero…»

«¡Oh! Azusa-sama, si los partimos en cuatro, creo que mis omelettes y otras comidas serían del tamaño perfecto para un apetito normal.»

Sus palabras claramente sugerían que las cuatro cenáramos juntas.

«Pero, Laika. Un cuarto no sería suficiente para ti…»

«H-Haré uno extra para mí.»

Está bien, aceptaré esas buenas intenciones. Me acerqué a mis hijas.

«Todavía tenemos cuartos vacíos, así que si gustan, pueden vivir aquí. De hecho, vengan y múdense aquí.»

Dónde y cómo estas dos habían estado viviendo era un misterio, pero podría preguntar por eso más tarde.

«¡Seguro! ¡Falfa quiere vivir contigo mami!» La hermana mayor no sería un problema.

Ahora, ¿qué sucede con la menor?

Shalsha parecía estar con sentimientos encontrados, pero…

«Bruja de las Tierras Altas…»

«Nada de llamarme Bruja de las Tierras Altas, encuentra algo más familiar.»

Luego de un momento, Shalsha apartó sus ojos y dijo—

«…M-Mamá.» Ella sonaba como si estuviera atravesando su fase rebelde.

«A Shalsha…tampoco le molestaría vivir contigo.»

«Está bien, está decidido. ¡¿Por qué no tenemos una fiesta hoy?!»

Cuando quieres profundizar una relación, las fiestas son un buen punto de partida.

Esto no sería nada parecido a las fiestas para beber, a las que de mala gana asistí hace años.

«Quizás haga un pastel.»

«¡Yaaaaay! ¡Amo los pasteles!» Falfa vitoreó.

«En ese caso, volveré a hacer un omelette.»

«¡Yaaaay! ¡También amo los omelettes!» No tomaba mucho hacer feliz a esta chica.

Por otro lado, Shalsha se veía de mal humor, pero… «Mamá…ayudaré con la cocina.» Dijo sin sonreír.

«Sí, gracias. Creo que te tomaré la palabra en eso.»

Honestamente, no me sentía en lo más mínimo culpable en matar slimes.

Además, si llevabas esa lógica al extremo, no serías capaz de matar a ninguna criatura viviente.

Los humanos comen criaturas vivas en su mayoría, así que si deseabas evitar tomar vidas, tendrías que morir.

Sin embargo, era probablemente cierto que mi asesinato de slimes había llevado al nacimiento de estas chicas. En ese caso, podría ser capaz de traer paz a las almas de los fallecidos al actuar como su madre.

Además, simplemente pensé que las niñas necesitaban una.

Ellas probablemente lograrían arreglárselas por si solas, pero sería mejor para ellas tener un lugar que llamar hogar.

Había pasado unos relajados trescientos años como una bruja en otro mundo.

Había matado slime tras slime y había adquirido mellizas como resultado. Cuando has vivido mucho, toda clase de cosas te suceden ¿verdad…?

Una existencia despreocupada con una gran familia podría ser bueno a su manera.

«A propósito, ¿los espíritus slime consumen comida normal?»

«No necesitamos comer, pero podemos.» Shalsha respondió, todavía mirando hacia abajo.

Estábamos gradualmente comenzando a comunicarnos.

«Oh…»

La expresión de Laika decía que había notado un problema. Ella le habló a Falfa, sonando arrepentida.

«Umm… ¿Está bien si mato slimes, en el futuro?»

«¡Seguro! ¡Es parte de la ley de la naturaleza!»

«No te preocupes por ello.»

Ambas hermanas dieron su visto bueno, así que parecía que Laika podría continuar con su entrenamiento.

Luego de eso, sacamos la comida y les hice toda clase de preguntas sobre ellas mismas a mis hijas.

A pesar de que las estaba llamando mis hijas, había tanto que no sabía de ellas. Si iba a entenderlas, debía preguntar.

Primero, ¿dónde habían vivido?

«En una cabaña en el bosque.»

Shalsha respondió: «Mi hermana mayor y yo nacimos en los bosques, así que vivimos en un pequeño espacio que nadie estaba ocupado.»

«¿Y luego fuimos a un pueblo cercano? El director de un orfanato nos dio dinero y lo usamos para comprar ropa, zapatos y cosas.»

«Dado que éramos lo suficientemente fuertes para trabajar como aventureras, hicimos eso para ganar dinero.»

«Vivimos durante un mes con una moneda de oro, ¿verdad?»

Una humilde pero honesta vida, parecía ser.

A continuación, ¿exactamente que es un espíritu slime?

«Podemos estirar nuestro cabello como si fueran tentáculos. Mi cabello es de color verde claro debido a sus propiedades similares a un slime.»

«El mío es azul y el de mi hermana menor es verde debido a que somos espíritus.»

«Fuera de eso no tenemos realmente otros rasgos distintivos. Aunque, como espíritus, no parecemos tener periodo de vida natural.»

«Uh-huh. Solo nos quedaríamos así.»

Conseguí una idea general de lo que exactamente eran.

«A propósito. ¿qué clase de trabajo hicieron cuando fueron aventureras?»

Ellas no me parecían ser muy fuertes. ¿Habían sido aventureras hechas y derechas y derrotado monstruos?

«Nosotras aniquilábamos slimes malvados.»

¿Cómo dices? 

«Verás, hay dos tipos de slimes, buenos y malos.»

¿Significa que los slimes están sujetos a la dicotomía del bien y mal? 

«Nosotras matamos a los malos y los vendíamos a doscientas monedas de oro cada uno.»

¡Igual que yo!

«No matábamos ningún slime bueno, por supuesto. Por lo que a Shalsha respecta, no había problema.»

Ya veo. Aparentemente, no puedes luchar contra la herencia de tu sangre. 

Aunque, estas chicas estaban hechas de slimes, así que definitivamente no estábamos relacionadas por la sangre.

Y así me di cuenta que había aprendido lo esencial. Descubriría el resto en el transcurso de nuestros días juntas.

«Está bien, tenemos unas cuantas reglas de la casa. ¡Asegúrense de seguirlas ustedes dos!»

«¡Está bieeeeeen!»

En lugar de hablar fuerte, Shalsha simplemente asintió.

«Primero, cuando sea su turno de hacer las tareas, háganlas de forma apropiada. Quiero decir cosas como limpiar y trabajar en el campo.»

«¡Está bieeeeeen!»

Al igual que antes, Shalsha simplemente asintió.

Se hubiera sentido extraño el inventar tu apodo o algo para la entusiasta Falfa y no para Shalsha, así que decidí simplemente llamar a mis hijas por sus nombres.

«Vamos a definir más tarde la carta de tareas. Fuera de eso… ¿Hay algo más?»

Nunca había tenido hijos antes, así que realmente no sabía.

«Oh, cierto. Si no han ido nunca a la escuela, ¿quieren que les enseñe?¿Saben cómo escribir?»

«Mi hermana mayor se colaba en la casa del erudito del pueblo para leer ensayos matemáticos y cosas. Los dos realmente se llevaron bien después de eso.»

Me disculpo por tratarlas como niñas.

 «Mi hermana, Shalsha es realmente buena en historia, teología y geometría.»

Puede que yo sea quien sea educada aquí…

 A este ritmo mi dignidad como madre no duraría. Tenía que hacer algo o mis hijas comenzarían a subestimarme.

Está bien, dejémoslas que vean a las personas respetándome. 

«Hay una aldea llamada Flatta cerca. Se las mostraré mañana, les debo un montón, así que asegúrense de comportarse bien, ustedes dos.»

Esta vez, las dos asintieron.

***

 

 

 

Laika, mis dos hijas y yo caminamos hacia la Aldea de Flatta.

En el camino, los slimes volvieron a bloquear nuestro camino, así que los aparté.

Aunque a mí nivel actual, eso era suficiente para deshacerme de ellos.

«Umm, solo para estar segura, ¿realmente está bien matar a estos tipos…?»

Para estar segura, lo consulté con mis hijas.

«Seguro, nunca me ha importado y mi hermana menor ya parece acostumbrada.»

«Sí…mamá.»

Estaba aliviada de tener permiso.

Dado que ahora eramos una familia de cuatro personas, necesitábamos obtener más piedras mágicas y dinero que antes.

«Los slimes de aquí son malvados.»

«¡Sí, yo también lo pienso! ¡Deshacerse de los malos slimes y purificar el mundo!»

Con esas proclamaciones, mis hijas por si mismas asesinaron algunos slimes.

«Así que… ¿Pueden darse cuenta si son malvados? ¿Qué es lo que buscan?»

«Si lo ves, lo entenderás.»

Con eso, Shalsha de pronto se sumergió en un matorral.

Pude escuchar algo de pelea dentro de los arbustos y luego ella regresó con un slime en las manos.

«Lo noté acechando ahí.»

Aparentemente, ella tenía habilidades de experto para atrapar slimes. No esperaba menos de un espíritu slime.

«Mira. Como regla, los slimes de Nanterre tienen un color más oscuro, pero este es bastante pálido.»

«Nunca había escuchado de esa diferencia antes.»

Nunca antes habría prestado atención al color de los slimes.

«Son pálidos debido a que están contaminados por sus corazones malvados, así que es mejor exterminarlos.»

«¿N-No me digas…? Eso es bastante informativo…»

«Los slimes tienen un agujero. Ese es su punto débil, golpéalos ahí y morirán instantáneamente.»

«¿Un agujero? Pero los slimes no tienen nada parecido.» Falfa pinchó ligeramente al que Shalsha estaba sosteniendo.

«¡Este slime ya está muerto!»

La criatura dejó de existir en un parpadeo.

«¿Ves?»

Tengo la sensación de que precisamente al ser antiguos slimes es que ellas no muestran piedad alguna a los de su clase.

«Eso es increíble. Debo aprender como matar slimes de esa forma…»

«Laika, eres libre de sentirte impresionada, pero no tiene nada de malo el simplemente encargarse de ellos de la manera normal, ¿está bien?»

No es como si obtendrás más puntos de experiencias por el estilo.

Mientras hablábamos, llegamos a Flatta.

El objetivo de hoy era la presentación pública de mis hijas.

Solo para que sepan, efectivamente planeaba decirle a la gente que eran espíritus slime.

Las dos parecían tener unos cuantos poderes únicos y pensé que sería lo mejor dejar que las personas lo supieran de antemano.

Sin embargo, las cosas seguían complicándose.

La primera vez fue cuando íbamos pasando frente la verdulería en la entrada de la aldea.

«¡Oh, mami hay toda clase de frutas en venta!» Falfa dijo alegremente. La señora que atendía la tienda la escuchó.




«¡¿Qué?! ¡¿Gran Bruja, tiene hijas?! ¡No solo eso, pero…! ¡¿Son mellizas?!»

Mm-hmm, esa es aproximadamente la reacción que estaba esperando… 

«Sí, las dos son mis hijas. Aunque, ellas nacieron de una forma ligeramente inusual.»

Le expliqué que ellas eran espíritus slime. También quería disipar el rumor de que tenía marido antes de que comenzara.

Caminé a través de la aldea, presentando mis hijas a todos.

«¡Vaya, vaya! Que adorables niñas.»

«¿Tienen unos diez años más o menos?»

A decir verdad, probablemente tengan cincuenta, pero eso probablemente confundiría aún más a las personas.

De todas formas, mantenerme callada sobre ello tampoco hubiera sido bueno, así que expliqué.

Al principio, las personas se vieron sorprendidas, pero parecían convencerse ellos mismos.

«Si la Gran Bruja tiene trescientos años, no es tan extraño que sus hijas tengan cincuenta.»

Dado que caminé con Falfa y Shalsha a través de la aldea, ahora eran caras familiares. Los aldeanos ya las estaban llamando por sus nombres y saludándolas.

Aunque la mayoría tenía problemas para diferenciarlas.

La de cabello azul era la hermana mayor, Falfa y la de cabello verde claro era la menor, Shalsha.

A propósito, mientras le presentaba a los aldeanos a ellas, también hice lo opuesto.

Les estaba enseñando a mis hijas sobre la aldea. Dado que íbamos a vivir juntas, este sería el territorio del hogar de nuestra familia.

«Esa es la panadería. Luego está la tienda de ropa. Ellos también tratan con ropa de segunda mano. Recuérdenlas para que así no se pierdan cuando anden en sus mandados.»

«¡Está bien mami! ¡Ya las he memorizado realmente bien!»

«Está bien entonces, ¿cuántas de las tiendas en la calle principal puedes nombrar?»

«Partiendo desde la puerta del sur de la aldea, está Noelis el zapatero y luego la tienda de Productos Lácteos Meitz en la sexta cuadra. En la quinta cuadra, hay un edificio abandonado que era un almacén hasta que cerró hace ocho años, luego la Compañía de Comercio Kant, la cual vende semillas de vegetales y herramientas de cultivo. El dueño de la tienda se luxó la espalda el otro día.»

«¡Sabes demasiado!»

¿Así que la tienda que vende queso, leche y demás cosas se llama La Tienda de Productos Lácteos Meitz hmm? En trescientos años, nunca me molesté en notar su nombre oficial. Creo que los aldeanos probablemente se confundirían si alguien les preguntara donde está La Tienda de Productos Lácteos Meitz.

«¿Los memorizaste, Shalsha?»

«…Uh-huh.»

Shalsha parecía ser generalmente reservada y todavía podía sentir una ligera distancia entre nosotras.

Ella había venido a atacarme y dado que no habíamos hecho nada como madre e hija antes de esto, de cierta forma, era inevitable.

Supongo que simplemente nos acercaremos con el paso del tiempo.

 Yo también era una total principiante en cuanto a maternidad. Hubiera sido extraño si de pronto me hubiera vuelto perfecta en ello.

«En ese caso, Shalsha, ¿podrías tú también decirme cuanto has aprendido de la aldea?»

«Ese camino ligeramente ancho es una antigua carretera y si miras con atención, puedes ver rastros de su pasado como un camino estatal. Por ahí están las ruinas de un control fronterizo del periodo de un Antiguo Reino.»

«Yo no te dije ni una sola acerca de nada de eso.»

¿Qué es ella, una anfitriona de un show de viajes?

 En cualquier caso, aprendí que las dos eran extremadamente brillantes.

Los espíritus son seres especiales ¿verdad? Luego de cincuenta años, supongo que ya no son simples e inocentes.

«Ellas ciertamente son sus hijas, Azusa-sama. Ambas son listas.»

Laika las elogió pero yo creía que ya hace rato habían dejado atrás el ser «Listas.»

Justo en ese momento, escuché un gruñido. Era el estómago de Laika.

«L-Lo siento…he caminado más de lo usual hoy, así que…» Frustrada, Laika se sonrojó.




¿Acaso los dragones como regla eran educados o era solo la personalidad de Laika? Quizás ambos.

«Está bien, bueno ese fue el final del tour. ¿Por qué no vamos a comer ahora?»

«¡Yaaay!»

«Me gustaría eso.”»

Era bueno verlas tan emocionadas ante la idea, igual que niñas normales.

Luego de eso, las cuatro comimos juntas en el Águila Inteligente.

«Mami, ¿también tengo que comerme el apio?»

«Mamá, realmente no me gusta el apio…»

Sus actitudes me aliviaron un poco. Oh, ahora suenan como verdaderas niñas.

 «Bueno, si se lo comen, después pueden pedir el pastel de Chifón.» Ellas parecían divididas pero se zambulleron y engulleron el apio.




«Muy bien, no deben ser mañosas.»

Un plato de sopa, sin embargo seguía manteniendo su apio. Era el de Laika.

«Verá, en mi tribu, existe la regla de que no debemos comerlo. Podemos comer otras hierbas medicinales, incluso si están amargas, pero…»

«Laika, si es verdad, no me molesta pero, no le mientas a tu maestra, ¿está bien?»

La presioné gentilmente.

«¡E-Estoy terriblemente apenada! ¡Lo comeré!»

Así que era una mentira.

Laika entrecerró sus ojos y puso el apio en su boca.

«¡Oh, eres muy buena!»

Falfa le dio unas palmaditas a Laika en el espacio entre sus cuernos. Era como si hubiera recogido a una tercera hija.




Solté una risita a mi pesar.

Siempre había disfrutado salir a comer, pero esta probablemente había sido la salida más divertida hasta ahora.

Por lo menos, era cuatro veces más divertida que estar sola.

«¿Me pregunto porque el apio sabe así…?»

Laika tenía un «Ugh» escrito en su rostro, así que yo me terminé el resto por ella.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios