Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 199: Como un Esclavo, Como un Rey (Parte 3)

 

 

Las torres de Orcrox aparecieron en la distancia.

El elfo no identificado habló, «Crockta.»

Era raro que él hablara primero. Crockta lo miró fijamente.

«Tengo una pregunta.»

«Pregúntame.»

El elfo se detuvo. El grupo de Crockta dejó de caminar. En ese momento, el grupo sintió que este elfo se iría pronto. Era un sentimiento desconocido. Esta sería probablemente la última pregunta del elfo.

«¿A qué se parece esto?»




El elfo levantó la mano y sucedió algo extraño. El denso árbol sobre ellos comenzó a inclinarse. Las ramas de los árboles descendieron lentamente hacia ellos en un gesto cortés, como si los árboles fueran criaturas vivientes. Las bocas del grupo de Crockta se abrieron.

«Crockta. ¿Qué piensas de esto?»

Un gorrión en la rama se movió hacia el dedo del elfo. Los árboles y el gorrión se movieron hacia él.

«Eso…» Crockta lo miró. Era solo un simple gorrión. «Un gorrión.»

«Así es. Un gorrión.» El elfo levantó la mano. El gorrión salió volando. Sin embargo, no se fue volando y aterrizó sobre el hombro del elfo. “Parece y suena como un gorrión. Tal vez tenga un pico amarillo. Lo importante es que al menos no es un cuervo.”

«Así es. Ciertamente no es un cuervo.»

«Entonces…» El elfo miró fijamente a Crockta. «Si todo el mundo llama cuervo a este pájaro, ¿Qué harás?»

Crockta parecía confundido porque no entendía la pregunta: «¿Qué significa eso…?»

“Este pájaro claramente no es un cuervo. No parece uno. Pero todo el mundo llama cuervo a este pájaro. Todos en el mundo lo dicen menos tú.»

El gorrión aterrizó una vez más en el dedo del elfo. El gorrión volvió la cabeza y miró a Crockta. Este elfo no tenía una mentalidad maliciosa. Crockta podía sentirlo. De lo contrario, este pajarito no podría estar en manos del elfo con la cara tranquila.

El elfo continuó hablando, “El mundo entero, excepto tú, lo llama cuervo. Si dices que se trata de un gorrión en lugar de un cuervo, todos se alejarán de ti. Tal vez se burlen de ti por ser ciego o te llamen mentiroso. No importa cómo grites, nadie te escuchará. Serás etiquetado como un maníaco.»




«Ah…»

«Crockta. ¿Seguirás llamando gorrión a este pájaro? ¿O te darás la vuelta y dirás que es un cuervo?»

Crockta sonrió. Era una pregunta fácil.

«Bueno, si todo el mundo está llamando cuervo a un gorrión… es un gran problema.»

«Ya veo…»

«Pero eso es todo.» Crockta tocó el mango de su gran espada. «A menos que un gorrión me diga que es un cuervo, llamaré gorrión a un gorrión.»

“……”

«Si la gente le pintara las plumas de negro y llamara cuervo a un gorrión, haré todo lo posible para detenerlos y decir que es un gorrión.»

Crockta miró a Tiyo, Anor y a Zankus. Ellos se encogieron de hombros. Crockta le sonrió al elfo.

«Un gorrión es un gorrión.»

El elfo negó con la cabeza, “Entonces estarás solo. Nadie querrá estar contigo. Más bien, te convertirás en un ser extraño.»

Era una voz suave. Crockta se echó a reír. Su risa resonó por el bosque silencioso.

«Eres un esclavo vestido como un rey.»

«¡……!»

Los ojos del elfo se agrandaron. Nadie lo había llamado nunca esclavo. Era todo lo contrario. Tenía un poder que nadie podía entender, vestía ropa hermosa y era elegante. Ahora bien, este orco lo había llamado esclavo.

«Te pones ropa muy bonita. Pero en lugar de tus propias creencias, piensas en el entorno y en otras personas. Es la mentalidad de un esclavo. Si te da miedo, puedes llamar cuervo al gorrión, como todo el mundo. Si dicen que algo verde es rojo, son rojos. La noche se convertirá en día y la tierra se llamará mar. Si te entregas, todo fluirá sin problemas.»

«Yo…»

«Sin embargo, si quieres ser el dueño de tu propia mente, presta atención a esto.»

Crockta extendió su mano. El gorrión miró fijamente a Crockta y saltó hacia sus dedos. Crockta acunó suavemente al gorrión.

«Incluso si el mundo me está señalando de ridículo, diré que este pájaro es solo un gorrión.»

El elfo miró a Crockta, cuyos ojos estaban llenos de convicción y una integridad inquebrantable.

«Ya veo.» Las arrugas del rostro del elfo desaparecieron mientras su rostro angustiado se suavizaba gradualmente. Mostró una sonrisa débil pero hermosa. Declaró: «Me vestí como un rey pero pensé como un esclavo.»

«Sí.»

«Ahora que lo sé, debería vestirme como un rey y actuar como un rey.»

«Sí.»

«Gracias por hacérmelo saber.»

El elfo miró a Crockta. Luego miró a Zankus, Tiyo y Anor. Abrió los brazos. Entonces el bosque cambió.

«¡……!»




Se abrió un camino recto hacia Orcrox. Los árboles sacudieron sus cuerpos y retorcieron sus raíces, dando paso a Crockta. Era una vista increíble.

«Tú…» Anor habló de repente. Había una expresión de comprensión en su rostro. El elfo se acercó a Anor. Entonces una rama cayó sobre sus cabezas. Cuando el elfo movió su mano, la rama tocó la mejilla de Anor, como si fuera una extensión de la mano del elfo.

“Te ha costado mucho venir aquí. Niño.» El elfo miró a cada miembro del grupo uno por uno. “Te vi y traté de obtener una respuesta. Una respuesta que no pude encontrar. Sin embargo, no es que no supiera la respuesta. De hecho, estuve ignorando la respuesta todo el tiempo.»

Miró a Crockta. «Como un esclavo.»

Crockta sonrió. «Ahora pareces un rey.»

«Gracias.» El elfo dio un paso atrás. Era hora de irse. «Vine aquí como esclavo vestido como un rey, y me iré como un rey.»

Su cuerpo se volvió borroso. La vegetación del bosque se inclinó hacia él. El viento se inclinó ante él. Los árboles se inclinaron y lo adoraron.

«Espero verte de nuevo. El chico del norte quería darte las gracias. Crockta.»

Entonces el elfo susurró. No hubo sonido. Su susurro no fue hacia ellos. Los ojos de Anor se agrandaron. Crockta, Zankus y Tiyo no lo escucharon. Todos los elfos del mundo escucharon el susurro.

***

 

 

«El árbol del mundo de los elfos se ha retirado de la guerra.»

«¿Qué?»




“No sé por qué. Los elfos han comenzado a irse.»

«¿Que esta pasando?»

“Los que vinieron por su propia voluntad todavía se quedan, pero los elfos que vinieron debido al mensaje divino están regresando a casa. Más de la mitad de los elfos se han ido.»

“……”

Adandator frunció el ceño antes de empezar a reír. «Que interesante.»

Aklan suspiró. Los elfos escucharon el susurro del árbol del mundo.

‘Los orcos no están conspirando con el dios gris y no son malvados. Crockta es un héroe.’

Sin embargo, los otros dioses eran diferentes. Otro mensaje divino llegó, animando a los seguidores a creer en ellos. Incluso culparon al árbol del mundo por su mal juicio. Este no era el comportamiento de los dioses que conocía. Se parecía notablemente al comportamiento de un humano.

«Arnin no saldrá bien.»

«Supongo que sí.»

Llegaron a la ciudad de los elfos, Arnin. Después de recibir esta noticia, es poco probable que Arnin brinde apoyo.




«Probemos una vez.»

Pero el resultado era el esperado. No, era peor que eso.

Aklan se sentó en la oficina del alcalde Ennis y volvió a sentir un estado de ánimo extraño.

«¿Ves este chaleco?»




«Sí.»

“Un orco solía usarlo, también conocido como el primer capitán del Equipo de Rescate de las Llanuras, que es un hito y el orgullo de Arnin. Creó el equipo de rescate.»

No había necesidad de preguntar quién era.

«Crockta.»

«Así es. Él era un ciudadano honorario de Arnin y reveló a los asesinos y al alcalde que usó una máscara falsa para burlarse de los ciudadanos.»

La historia de Crockta se contó en los libros de texto de las escuelas de Arnin. Era un ciudadano honorario que represento a Arnin.

«Sobre todo, el árbol del mundo está impidiendo que los elfos participen.»

“……”

“De nada servirá proponer la agenda al Congreso.”

«Entiendo. Gracias.»

Podrían arrojarles huevos, como en Chesswood.

“No sé cómo resultó así la situación con los dioses, pero te lo diré como una persona que conoció a Crockta, no como alcalde. Crockta no es un orco.»

“……”

“Ni siquiera sabía quién era entonces. Era solo un oficial de las llanuras. Sin embargo, ayudó a los humanos y a los elfos con los triters en las llanuras. A pesar de ser un orco, es una luz en la oscuridad.»

«Luz…»

“Ilumina los alrededores. No sería alcalde si no fuera por él. Los viajeros seguirían perdiendo la vida. Morirían a causa de los triters y esa chica malvada.»

Aklan asintió. «Entiendo.»

“Puedes quedarte un día para reclutar voluntarios. Pero, por favor, piensa en lo que dije.»

«Sí.»

Se fue sin ningún resultado. Arnin era una ciudad hermosa. Aklan se dirigía al campamento de la expedición cuando de repente se detuvo en la plaza de Arnin. Allí había un monumento. Era un monumento en honor al día en que Elsanad, Elwina e Ilya, los demonios de Arnin, fueron expulsados. Tenía escrito sobre el ciudadano honorario Crockta, que llegó como viajero pero se fue como el héroe de Arnin.

«¡Soy un ciudadano honorario!»

«¡Soy el mejor ciudadano!»

“¡Acabas de tirar basura al suelo! ¡Te acusaré!»

Los niños jugaban, haciéndose pasar por ciudadanos honorarios. Aklan miró al cielo y murmuró: «No entiendo.»

Sacudió la cabeza y regresó al campamento de la expedición. La expedición estaba acampando a las afueras de Arnin.

“No hubo resultado. Lo siento.»

«Era esperado.»




«Gracias por el arduo trabajo.»

Regresó sin nada, pero Adandator y los líderes de la expedición asintieron porque ya se lo esperaban. Ahora no tenían grandes expectativas hacia los elfos. Algunos elfos se ofrecieron como voluntarios, pero no hubo muchos debido al árbol del mundo.

«¿Qué tal pasar por Quantes?»

«Los gnomos no creen en los dioses…»

“Vamos a intentarlo. De todos modos, los elfos se han ido, así que tenemos que completar los números. Quantes está de camino a Orcrox.»

«Está bien.»

Aklan guardó silencio durante la reunión de líderes.

***

 

 

Al día siguiente, se dirigieron hacia Quantes. Poco antes de dejar Arnin, pudieron ver al famoso Equipo de Rescate de las Llanuras y a los triters.

En medio de la llanura había una roca.

«¿Eso?»

Aklan se detuvo. Las letras estaban grabadas en la roca.

 

[Un guerrero no ataca a personas desarmadas.]

 

Era una roca escrita por Crockta. Aklan nunca lo había conocido antes, pero no pudo evitar sentirse familiarizado con Crockta. Sabía que Crockta era un gran guerrero.

«¿Qué estás haciendo? Vayamos rápido.»

La gente gritó detrás de Aklan.

«Ah, lo siento.»

Aklan llevaba las riendas. La marcha continuó. Aklan se volvió y miró la roca con los ojos entrecerrados, pero ya no podía verla debido al ejército. Aklan miró a Adandator a su lado. Vio a los líderes, nobles y numerosas fuerzas de expedición. Sus rostros estaban rígidos. Podría ser porque Orcrox se estaba acercando.




Aklan cerró los ojos. No podía detenerse aquí. Ya habían llegado tan lejos. Ya no importaba qué tipo de persona era Crockta. Todos los dioses lo llamaron villano. Era suficiente. La gente se había reunido aquí para el exterminio de Crockta y los orcos. Estaban rebosantes de fuerza de voluntad.

La decisión no la tomó él, sino la enorme multitud. Borró a Maillard, Chesswood y Arnin de su cabeza. La vacante se llenó con el mensaje divino, el ejército de expedición y el odio de la multitud al azar.

Aklan abrió los ojos. Fue un breve momento de preocupación. Volvió a ser Aklan, un piadoso guerrero del dios de la guerra.

«Dios de la guerra… Por favor, bendice nuestro camino.»

Los caballos, que empezaron a correr la carrera, no podían parar.

5 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios