Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 200: La Cueva del Dragón y el Tigre

 

 

(Nota del traductor en ingles: el titulo se refiere a un lugar muy peligroso, metafóricamente)

Al acercarse a la entrada de Orcrox, vieron a dos orcos con cotas de malla que se erguían como estatuas de piedra. Sus espadas brillaban bajo el sol. Los guardias vieron a Crockta y se rieron. Se reían, pero debido a los colmillos y al aspecto atroz, sus rostros parecían malvados.




«Oye. ¿Estás vivo?»

No habían cambiado. Crockta se paró frente a ellos. Ya no era un aprendiz de guerrero. Regresó a Orcrox como un gran guerrero.

«En ese momento, no parecía probable…»

«El guerrero que sacudió el continente ha regresado a Orcrox.»

Los guardias se rieron y Crockta se rió con ellos.




«Estás vivo.»

«Por supuesto. No soy más débil que tú.»

Crockta chocó los puños con los dos guardias. No era suficiente para Crockta, así que los abrazó. Los guardias orcos se echaron a reír.

«¡Crockta ha estado haciendo grandes cosas!»

“Fue genial escucharlo.”

«Que embarazoso.»

Crockta recordó cuando llegó aquí por primera vez. En ese momento, realmente no sabía nada. Pensó que eran solo NPCs bien formados. Pero no era eso. Los orcos y los orcos de Orcrox vivían en el mundo de Elder Lord, así como todos los guerreros que murieron ese día.




Grom, Kim Hyunchul que ahora estaba en la cárcel, Lenox, Gulda y todos los orcos que conoció pasaron por su mente.

«De todos modos, me alegro de verte de nuevo.»

Los guardias se rieron con sus brazos alrededor del hombro de Crockta. Luego miraron a Zankus.




«¿Ese no es Zankus?»

«Ha pasado un tiempo.»

No había orcos que no conocieran a Zankus, el cazador que derribo al sol. Los guardias chocaron los puños con Zankus.

«No han cambiado.» Zankus explicó al grupo de Crockta. “Estos guardias han estado protegiendo este lugar más tiempo que Lenox. Estaban parados aquí cuando llegué por primera vez.»

«¿De verdad?»

Eran veteranos muy viejos.

Crockta presentó a Tiyo y a Anor. «Son mis colegas.»

“He escuchado la historia. Amigos muy valientes.»

Tiyo asintió.




«¡Juju, mi reputación se ha extendido dot!»

Tiyo era varias veces más pequeño que un orco, pero era el epítome de un hombre. Tiyo imitó a los orcos con los golpes de puño, antes de entrar en Orcrox. Hubo un gran revuelo en Orcrox tan pronto como apareció el grupo de Crockta.

Los orcos que pasaban por allí los vieron y abrieron la boca, «¡Crockta y Zankus están juntos!»

“Es un honor conocerlos. ¡Estoy vivo!»

«¡Bienvenidos de nuevo!»

Crockta llegó por primera vez a Orcrox como un estúpido recién llegado. Ahora se convirtió en un gran guerrero al que la gente respetaba.

«Se siente como en casa.»

Crockta se dirigió hacia el campo de entrenamiento donde estaba Hoyt. A medida que se acercaba, podía oír a los orcos. Recordó los viejos tiempos cuando corría por el campo de entrenamiento bajo el mando de Lenox.

«¡Primer golpe! ¡El primero! ¡Concéntrate cada vez que haces swing! ¡Empúñala como si fuera tu vida!»

«¡Uwaaaaah!»

“¿Es ese pésimo swing lo mejor que puedes hacer? ¿Lo es? ¡Burochwi!»

«¡Nooooooooo!»

“¡Entonces balancéalo de nuevo! ¡No tengas miedo de morir!»

«Bul’tarrrrrrrrrr──────!»

Era una voz familiar. Hoyt, que estaba parado en medio del campo de entrenamiento, gritó como Lenox. Crockta respiró hondo y gritó.

«¡¿Estás vivo, Hoyt?!»

Todos se detuvieron por un momento cuando el grupo de Crockta apareció en el campamento. Los orcos estaban entrenando, balanceando sus armas en el aire y construyendo fuerza a través de flexiones.

Hoyt, el instructor de Orcrox, se limitó a reír. «Regresaste.»

«Sí.»

Era Hoyt. Fue la primera vez desde la batalla en la que murió Lenox.

«Estás vivo. Bul’tar!»

«¡Bul’tar!»

Crockta y Hoyt chocaron los puños y se abrazaron. Era un encuentro de dos grandes guerreros.

«¿Ese es Crockta?»

«Al igual que los rumores, tiene un rostro feroz y una gran espada amenazante.»

¡Incluso los orcos sintieron miedo ante su aparición! Además, su gran espada representativa era mucho más grande que los rumores. Los orcos asintieron al ver a Crockta.

«De hecho, el guerrero que luchó contra el norte y el imperio.»

Después de que Crockta terminó su saludo con Hoyt, Zankus también extendió su puño. Estaban familiarizados el uno con el otro.




«Deja de correr y pasa por Orcrox más a menudo.» Hoyt lo regañó.

«Kulkul, un cazador no se calma.»

Luego fue el turno de Tiyo y Anor. Hoyt dio la bienvenida a los compañeros de Crockta.

‘Balas Mágicas Berserker’ Tiyo y el ‘Gobernante de la Muerte’ Anor ya eran famosos como compañeros de Crockta.

«No nos vimos en mucho tiempo, así que tomemos una copa…»

«Bien. ¡Vamos rápido!»

«Pero no quiero que estos chicos se relajen.»

Hoyt miró a su alrededor. Este era el campo de entrenamiento de los orcos. Un lugar donde eran creados los hombres. No fue menos duro que Lenox. Hoyt escaneó el área como si estuviera incómodo.

Crockta siguió adelante, «Déjamelo a mí.»

«¿A ti?»

«Una vez fui uno de ellos, así que conozco muy bien sus pensamientos.»

Todos los orcos se enfocaron en él mientras Crockta colocaba la gran espada en su hombro. Era Crockta el ‘Conquistador del Norte’ y la ‘Deficiencia del Imperio’. Ya era una leyenda. Innumerables orcos que querían ser como él acudieron en masa a esa área. Además, no solo estaban los orcos allí.

«Ese Crockta…»

«Increíble…»

Hubo muchos usuarios que se convirtieron en orcos gracias a Crockta. Desde la transmisión legendaria de la lucha de Crockta contra el imperio, la afluencia de usuarios de orcos aumentó enormemente. Aquellos que seleccionaron la clase guerrera estaban presentes en el campo de entrenamiento. Los fanáticos de Crockta vinieron de buena gana al campo de entrenamiento donde nadie quería entrenar antes.

Crockta desechó sus expectativas.

«¡Tus ojos están nublados!»

Crockta gritó en voz alta. La repentina perorata hizo que todos los ojos se quedaran en blanco.

«¡Los ojos de los débiles!»

Crockta sonrió mientras miraba a Hoyt. Hubo un tiempo en el que empuñaba la espada como esta gente. Crockta miró a cada uno de ellos.

“¿Puedes ser un guerrero con ojos tan débiles? ¡Es mejor sacar esos ojos podridos!»

Los orcos en entrenamiento miraron a Crockta con una cara llena de quejas. Su orgullo como orco se vio afectado.

«¿Hay algún problema? ¡Entonces hagamos una apuesta! Si ganan la apuesta, ¡no habrá más entrenamiento por hoy! ¡Pueden ir al pub a tomar una cerveza y el Instructor Hoyt los perdonará!» Crockta gritó.

Los orcos estaban conmocionados. Era una oportunidad para tomarse un día libre del duro entrenamiento y beber una cerveza fría.

«¡Pero, Si pierden, tendrán que dormir aquí! ¡Entregarán hasta que salga el sol de mañana!»

«¿Entrenamiento nocturno?»

«Así es.»

«¡Ugh..!»

¡Una apuesta dura!

«Entonces, ¿Cuál es la apuesta?»

Crockta sonrió. Dejó la gran espada en el suelo. Crockta levantó una mano hacia los orcos e hizo un gesto.

«Vengan a mí todos a la vez. Hagan lo que sea necesario. Ganarán si me caigo al suelo una vez.»




«¡Eso…!»

Al final, era una pelea. Los orcos se miraron unos a otros. Podían ganar basándose en números, pero el oponente era Crockta. No había posibilidad de ganar, incluso con tanta gente.

“¿No pueden hacerlo? ¡Todos ustedes son cobardes!»

«¡……!»

“¡Estoy parado solo sin un arma! ¡Mírense ahora!» Crockta avanzó y señaló al orco más cercano. “¡Llevando una espada!¡Llevando un hacha! ¡Están actuando así a pesar de sostener un martillo! No son orcos. ¡Humanos! ¡Elfos! ¡Ni siquiera son enanos!»

«¡No nos insultes!»

«¿Insulto? ¿Se sienten insultados?» Crockta sonrió. «Entonces vengan.»

«¡……!»

El orco más cercano resopló. Su hacha tembló antes de apuntar hacia Crockta. Como se esperaba de alguien que entrenó con Hoyt, fue un gran golpe a pesar de que él era un aprendiz.

«Bul’tarrrrrrrrrrrrrrrr!»

Sin embargo, el oponente era Crockta. El hacha no lo alcanzó. En cambio, el puño de Crockta golpeó su abdomen.

«¡Keheok!»




Este fue solo el comienzo. Todos los orcos en el campo de entrenamiento corrieron hacia Crockta. Una enorme nube de polvo se levantó cuando una gran cantidad de orcos corrieron hacia una sola persona, ocultando su apariencia.

«Hace calor.» Hoyt murmuró mientras observaba la escena.

«¡Jeje, recuerdo cuando luché contra 17 personas en Quantes dot!»

«Eso son más como 40 o 50  mas que 17…»

Hubo golpes y gemidos por todo el lugar. Los orcos volaron por el aire. Luego, después de un tiempo, Crockta se quedó solo. Levantó el puño y declaró: “Les falta. Muy deficiente. ¡Insuficiente!»

Pero ya no había orcos que pudieran desafiarlo. Ellos gimieron mientras se agarraban las heridas de dolor.

«¿Es difícil? ¿Doloroso? ¡A nadie le importa! ¡Entrena! ¡Levántate y balancea tu arma!» Crockta pateó a los orcos para apresurarlos a levantarse del suelo. Los orcos se pusieron de pie después de las patadas de Crockta. «¡Pónganse de pie!»

«¡Keok, tan doloroso…!»

“¡La formación es práctica! ¿Dejarán de luchar debido al dolor cuando se enfrenten a enemigos en el campo de batalla? ¡Levántate! ¡Todo es duro! ¡A nadie le importa!»

«¡Ugh!»

“Iré a tomarme una cerveza bien fría con el Instructor Hoyt. ¡Sigan entrenando! ¡Kujajajaja!»

Los orcos temblaron ante la feroz apariencia de Crockta.

«¡Ese es el verdadero Conquistador del Norte!»

«Me alegro de que Hoyt sea el instructor…»

Zankus negó con la cabeza y dijo: «Si ese tipo fuera el instructor, sería un maestro demoníaco incomparable en comparación con Lenox y Hoyt.»

«Así es.»

Crockta terminó de organizar los campos de entrenamiento y regresó a Hoyt con una expresión inocente.

“Ahora está resuelto. ¡Kulkulkul!»

“……”

De todos modos, gracias al trabajo de Crockta, Hoyt pudo dejar su puesto con la mente relajada. Crockta se detuvo de repente antes de que estuviera a punto de dejar el campo de entrenamiento. Había un palo en un rincón del campo de entrenamiento.

Todos los orcos sabían de qué se trataba. El palo donde había estado el casco de Lenox. Después de su muerte, el casco de acero siempre había estado vigilando el campo de entrenamiento.

«Hoyt. Debería volver a poner el casco.»

«No. Deberías seguir usándolo.»

Inmediatamente antes de la batalla contra el imperio, había recibido el casco de Lenox de manos de Simba y Kumarak. Crockta había seguido llevando el casco de Lenox.

«Hay más trabajo por hacer en el futuro.» Crockta asintió.

La expedición militar estaba a punto de llegar. En ese momento, el casco de Lenox volvería a cubrir la cabeza de Crockta.

«¿Dónde está Kumarak?»

“Salió a dar un paseo con Simba, y volverán pronto. No sólo eso, Anya, Wallachwi y otros orcos prometedores han venido.»

«¿Orcos prometedores?»

Zankus dijo con una sonrisa: “Los he conocido. Serán tus competidores. Todavía son inmaduros, pero estoy deseando que lleguen.»

Los orcos como Zankus ya habían construido sus logros y se volvieron legendarios, pero habría una nueva generación como Crockta.

«Tiyo y Anor, ustedes también son sus objetivos, así que prepárense.»

Anor se sobresaltó por la sorpresa. «¿Y-yo?»

«Hay tiradores y nigromantes de alto nivel que quieren demostrar que son mejores que ustedes.»

Tiyo se echó a reír. “¡Estúpidos bastardos dot! ¡No podrán pensar en una cosa tan descarada después de probar al General dot!¡Quiero verlo!»

«Kulkul, eres un amigo gnomo muy animado.»

Charlaron mientras entraban al pub.

Los ojos de Crockta se volvieron distantes. En este lugar conoció a Gulda y le pidió consejo sobre cómo capacitarse para ser guerrero. El alegre guerrero Gulda que reía y hablaba mucho. Incluso cuando estaba a punto de morir en la mazmorra, no perdió su sentido del humor mientras reía.

En ese momento.

«¡Kujaljaljaljaljal!»

De repente, Crockta escuchó una risa familiar. Dudó de sus ojos. Había un guerrero orco parecido a Gulda, que tenía la misma risa.

«Ese es Gurokchwi, el hijo de Gulda.»

«¡El hijo de Gulda…!»

Crockta sonrió. Su aparición pareció despertar a Crockta. Era un guerrero orco. Los guerreros orcos no miraban al pasado. Disfrutaría de este momento, como el hijo de Gulda.

«¡Bebamos!»

Empezaron a beber cerveza con los orcos. Pronto aparecieron otros.

«¿Qué? ¿El Crockta de esa época se ha vuelto tan grande? Te has convertido en un tipo bastante grande.»

“¡Todos están reunidos! ¡Bebiendo cerveza sin mí! ¡Una bebida! Grrung!»

«¡Kuaang!»

En poco tiempo, se reunieron Anya, Kumarak, Simba y otros orcos en Orcrox.

«Beberé una cerveza también… kujul… jul!»

Wallachwi apareció frente a ellos y sonrió mientras bebía una cerveza. Cualquiera que viera esta vista dudaría de sus ojos. Aquí, en un pub de Orcrox, hubo una reunión de los alabados como leyendas.

5 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios