The Death Mage Who Doesn’t Want a Fourth Time (NL)

Volumen 1

Capítulo 2: Gentil Venganza

Parte 8

 

 

Aunque Rudy había viajado solo y sin una escolta, los bandidos que habían acechado en los alrededores del territorio habían sido eliminados por Vandalieu, así que mientras no terminaran apareciendo goblins durante el resto de su viaje, terminaría completandolo a salvo.

Rudy llegó por la mañana a su pueblo, había estado ahogando sus temores con el licor que los bandidos habían estado bebiendo, y aceptó de vuelta sus pertenencias que habían sido recuperadas por Vandalieu de los bandidos. Además, había atado a los tres caballos que habían estado amarrados al carruaje del grupo de bandidos, cuando Vandalieu se los dio diciéndole, ‘No seré capaz de utilizar caballos vivos’.




Rudy había logrado conseguir de manera inesperada tres caballos, por lo que aprovechó la oportunidad para comprar un carruaje y expandir su negocio, pero esta era una historia que no tenía nada que ver con Vandalieu.

Vandalieu, por otro lado, pasó el resto de la noche reemplazando los huesos que habían perdido sus no-muertos, con los huesos que había guardado como repuesto. Luego, pasó la primera mitad de la mañana jugando con el pájaro óseo que había logrado promocionarse, convirtiéndose en un ‘Ave Fantasmal’, ahora el pájaro óseo tenía alas espirituales que le permitían volar. Después, pasó la segunda mitad enterrando los cuerpos de los bandidos, cuando por fin se durmió profundamente ya era casi el mediodía.

La despedida de Rudy fue una gran sorpresa para los no-muertos. 

Pero para Vandalieu, Rudy era sólo otra persona más, por lo que su encuentro no le pareció muy importante.

Cuando Vandalieu se despertó, almorzó usando las sobras de los bandidos. 

Su menú consistió en carne asada con sal, pan y queso. Verduras secas en lugar de ensalada y sopa de pescado seco. Su postre estuvo conformado por frutas que consiguió en el bosque.

“Los bandidos sí que tienen una buena dieta…”

Mientras comía, Vandalieu estaba ligeramente deprimido por un hecho del que no quería darse cuenta.

Gracias a la eliminación de los bandidos y la comida que obtuvo de ellos, su situación alimenticia había mejorado significativamente,  ya que dejó de comer carne maloliente y dura de los mapaches y zorros. Sin embargo, la cocina preparada con utensilios malditos, no iba tan bien.

Las herramientas malditas, eran monstruos que habían sido poseídos por espíritus malignos y habían comenzado a moverse por su cuenta, sin embargo, carecían de la fuerza y la destreza necesarias para su actual trabajo. Por esta razón, se volvieron monstruos muy inadecuados para cocinar. 

Cuando Vandalieu vio que este era el caso, entonces ‘¿Por qué no usó al hombre óseo para cocinar?’ No lo hizo porque los espíritus que habitaban en el interior del hombre óseo no eran humanos, sino espíritus de insectos, ratas y otros animales pequeños, que no tenían el concepto de lo que era cocinar. Si Vandalieu les hubiera pedido ‘Corten las verduras’, ellos habrían blandido su espada contra las verduras tan fuerte como hubieran podido, y terminarían cortando incluso la tabla de cortar. 

Para ellos, aprender a usar una espada o un arco era más que suficiente para su crecimiento.

Y en cuanto al propio Vandalieu…

“…¡No! ¡Sólo tienes un año y ni siquiera debes pensar en cocinar! ¡¿Qué harás si te terminas quemando?!…”

“Pero mamá, creo que comer directamente carne seca y pan duro es malo para el estómago de un niño de un año. Aunque tenga una mandíbula varias veces más fuerte que la de un niño normal”.

“…¡No, no lo harás! ¿Y si te quemas?…”

“…… me enfriaré con agua y [Absorción de Calor]”

La magia del atributo muerte era todo lo opuesto del atributo vida, por lo que no era buena para ninguna forma de recuperación. Pero aunque no le fuera posible curar, si lo podía hacer de una manera muy sutil.

“Mi magia puede curar lesiones fatales y enfermedades graves, pero no puede curar lesiones menores que no afecten mi vida”.

Si la quemadura consistiera en una quemadura de cuerpo completo, Vandalieu podía curarla, pero si sólo era lo suficiente como para que la piel de su mano sólo se volviera roja, sería difícil con sus habilidades actuales. 

“…¡Entonces no!…”

“Está bien”.

Tal vez Darcia había sido muy consciente antes de morir de que debía tener cuidado de no quemar a su hijo cuando era pequeño. Por lo que, ahora que se había convertido en un espíritu después de su muerte, ese sentimiento protector se había salido un poco fuera de control.

Sin embargo, la negativa de Darcia no estaba equivocada, ya que las extremidades de Vandalieu, que sólo acababa de cumplir un año de edad, eran muy cortas, y no sería seguro que pudiera lidiar con las lesiones inesperadas que le pudiera causar la cocina. 

Como resultado, la leña era ahora frotada por un golem de madera con su propio cuerpo para crear fuego, el agua era puesta a hervir, y los no-muertos se encargaban de colocar en ella trozos de pan y carne, de este modo el guisado se había convertido en un alimento constante para Vandalieu.

Pero el guisado tenía un sabor… Bueno, se puede decir que estaba mejor que la carne de mapaches y zorros.

“Esto está bien por ahora. Cuando crezca y gane mucho dinero, contrataré un buen cocinero y comeré comida deliciosa todos los días. Por ahora, veamos cuales han sido mis cosechas…”

Primero, revisó las armas de los bandidos. Cuando eliminó a los grupos de bandidos anteriores, todos utilizaban hachas hechas a mano y cuchillos atados a palos de madera, palos simples, arcos y flechas, y otras armas de baja calidad. Pero como se esperaba del último grupo de bandidos del territorio, todos tenían buenas armas.

Las armas eran de hierro ordinario, pero el metal no había sido correctamente fundido y vertido en un molde, lo que si estaban, eran debidamente templadas por un artesano. Algunas de las espadas estaban rotas o habían sido dobladas por los monos óseos, pero muchas aún estaban intactas ya que sus dueños habían muerto al recibir un golpe fatal, sin tener oportunidad para oponer resistencia.

Lo mismo ocurría con las armaduras de cuero que llevaban los bandidos de este grupo, las cuales eran mucho mejores que la armaduras de los grupos anteriores, que sólo habían sido reparadas y remendadas.

(Estoy seguro de que incluso debieron atacar el carruaje de un comerciante de armas.)

El resto de los tesoros estaban en un carruaje tirado por caballos. Todas las pertenencias que eran de Rudy, le fueron devueltas, pero aun así, una cantidad considerable de bienes continuaba envuelta dentro de este carruaje de tres caballos.

Primero que todo, en el carruaje habían unas cincuenta mil lunas. En segundo lugar, habían algunos artículos de los que Vandalieu no sabía su valor exacto. Había una pila de telas de colores finos, y dos barriles de vino que parecían de una buena calidad. También logró encontrar azúcar, un artículo que era un lujo, ya que no se producía en la nación del escudo Mirg.




Con estas armas que tenían de repuesto los bandidos, además de la comida, e incluyendo el propio carruaje, todo junto valdría más de doscientas mil lunas. Era una gran cantidad de dinero, pero al mismo tiempo no parecía un gran tesoro. Alcanzar esa cantidad podría ser considerada toda una hazaña, teniendo en cuenta que Evbejia era el único pueblo que podían saquear los bandidos.

En este caso, en lugar de alabar la destreza de los bandidos, se debería culpar a los guardias por su ineptitud.

“Bueno, excepto por la comida, todo lo demás no significa mucho”.

Como de costumbre, quedaría en duda si tendría la oportunidad de gastar el dinero, las telas sólo servirían para sus esfuerzos de crearse ropa, y la situación actual de Vandalieu que no podía hacer un uso completo de todos estos artículos continuaría igual.

Sin embargo, las armas y armaduras podían ser utilizadas por el hombre óseo, y si Vandalieu desarmaba un poco las armaduras, podría utilizarlas como armaduras para proteger los huesos de los monos óseos y el oso óseo.

Por otro lado, no importaba cuántos tesoros hubiera encontrado, su medio de transporte seguía siendo un problema. Todos los caballos le habían sido entregados a Rudy, así que sólo le quedó la parte trasera del carruaje. Incluso si pretendía hacer que el oso óseo tirara del carruaje, algunas modificaciones tendrían que hacérsele.




Pero Vandalieu tuvo otra idea.

“Bien, ¿A quién debería darle la oportunidad?”

Mientras Vandalieu miraba los espíritus a su alrededor, murmuró esas palabras. Hasta que el espíritu de un hombre delgado y de mediana edad, cuya apariencia espiritual era inusual para alguien que debía pertenecer al grupo de bandidos recién asesinado, avanzó. 

“…Por favor, dale una oportunidad a este Sam. ¡Fui un cuidador de caballos y cochero de un noble durante mi vida! ¡Soy el mejor en lo que se refiere al manejo y cuidado de un carruaje!…”

Para Vandalieu fue una suerte que el espíritu de este hombre llamado Sam, que parecía haberse dedicado al cuidado de carruajes durante su vida, siguiera intacto. Además, al ver que a su cuerpo espiritual no se le había suministrado ningún poder mágico durante el tiempo que llevaba en ese estado, demostraba que poseía un buen poder mental.




En cierto modo, el espíritu de Sam podría haber sido la mejor cosecha de esta incursión.

“…¡El joven amo Vandalieu me ha vengado a mí y a mis hijas! ¡Estos bastardos las asesinaron después de haberlas utilizado como juguetes, y sólo se han mantenido conmigo gracias a su rencor! ¡Por tu favor, mis hijas y yo te serviremos por el resto de nuestra existencia!…”

Tal vez los dos espíritus detrás de Sam pertenecían a sus hijas, porque al oírlo, inclinaron sus cabezas. Para Vandalieu era difícil distinguir sus formas femeninas, porque ambas eran espíritus de color negro, y los contornos de sus cuerpos apenas eran reconocibles como figuras femeninas.

Tal vez se excedieron cuando les arrebataron las telas y el resto de su mercancía, o quizá este grupo de bandidos no tenía contactos con esclavistas. Cualquiera de estos dos motivos, habría sido la razón por la que Sam y sus hijas fueron asesinados.

Vandalieu miró fijamente al grupo de bandidos y se estremeció, porque probablemente había dado con la respuesta correcta.

“Entonces contaré contigo, Sam”.

Decidió no utilizar los espíritus de los bandidos y dejar entrar solamente el espíritu de Sam en el carruaje.

‘Levántate’

Cuando Vandalieu dio la orden vertió su poder mágico en el carruaje, justo después comenzó a hacer crujidos ruidosos.

’Avanza’

Al decir su siguiente orden, pudo ver como las ruedas del carruaje comenzaron a girar lentamente, aunque el carruaje en sí no tuviera ningún caballo vivo tirando de él. Confirmando eso, Vandalieu asintió lleno de satisfacción.

La transformación del carruaje al integrarse con el espíritu de Sam fue un éxito. Ahora tenía las piernas que necesitaba para poder moverse.

(Bien, volvamos al bosque para que pases por encima de algunos goblins y puedas subir tus niveles.)

Dos días más tarde, después de escuchar a Rudy hablar de los bandidos, los guardias del pueblo Maggio decidieron hacer una redada en el escondite de los bandidos, pero todo lo que pudieron encontrar fue un pequeño cementerio, donde los cuerpos de los bandidos habían sido enterrados juntos, y a algunas bestias y goblins desenterrándolos y devorándolos.

Encontraron rastros de las huellas creadas por un carruaje que abandonaba la zona, pero pensaron que debieron haber sido dejadas por algunos de los bandidos sobrevivientes, y no realizaron ninguna investigación adicional.

Al capitán de los guardias le había llamado la atención el hecho de que no hubiera huellas de cascos de caballo tirando del carruaje, pero no lo consideró lo suficientemente importante como para colocarlo en su informe.

***

 

 




El cuasi barón Bestero había estado de buen humor durante el año pasado.

Después de atrapar y ejecutar a aquella bruja, varios tipos de cosas buenas continuaron ocurriendo. Era cierto que un sumo sacerdote había prohibido el ingreso al bosque durante dos meses, y que un trío de cazadores había desaparecido, pero esas cosas para él eran temas triviales.

Aunque nunca encontraron el cuerpo del dhampiro, el Rey Mirg le concedió una medalla como reconocimiento en su ayuda para subyugarlo. Como resultado, los señores de los territorios circundantes también habían venido a visitarlo, eliminando el apodo burlón que le habían puesto de ‘el señor del campo que sólo sabe cómo hacer vino’.

Y en este nuevo año, el vino que había producido y las uvas que se utilizaban como su ingrediente habían resultado muy buenos, por otro lado el deterioro de la seguridad en los caminos gracias a los bandidos, y que había sido un dolor de cabeza para él en los últimos años, había desaparecido desde el principio del verano.

Sintió cierta insatisfacción cuando se enteró que no había sido obra de algún aventurero, y de que mucho menos hubiera sido la obra de algún caballero que vigilaba los caminos, ya que el problema que concernía a los bandidos era algo serio, pero si al final todo terminó con una disputa entre los grupos de bandidos, era buen motivo para alegrarse.

Por último, estaba su ascenso a Barón.

Aunque todavía no lo habían ascendido oficialmente, le había llegado la noticia extraoficial de que pronto recibiría un llamado, ordenándole que se dirigiera a la capital imperial del Imperio Armid.




Esta era la baronía que había sido anhelada por su bisabuelo. Él sería el primer Barón Bestero, algo que sólo él pudo conseguir.

El cuasi barón Bestero estaba convencido de eso, por lo que ahora pasaba su tiempo bebiendo comodamente, y no le hubiera importado si en estos momentos la bebida en su copa hubiera sido vinagre en lugar de vino. Así de alegre se encontraba.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios