Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 8

O3: El Ogro Perseguido

Parte 2

 

 

Pero a pesar de mis mejores esfuerzos, todos mis preparativos se vinieron abajo fácilmente.

Estos nuevos atacantes deben haber usado algún tipo de magia, un ataque de área que destruyó todas mis espadas mina terrestre y destrozó la tierra circundante.




Se deslizaron más allá de las espadas de barrera eléctrica que instalé para ralentizarlos con el sucio truco del teletransporte, tuvieron el valor de anularlas moviendo el propio suelo.

Y luego está ese viejo caballero que me atacó. Él era incluso más fuerte que el caballero de la batalla anterior.

Su rostro bajo el casco estaba claramente plagado de arrugas, sin embargo, la fuerza y la destreza de su habilidad con la espada no mostró signos de haberse oxidado con la edad.

Fue una buena decisión practicar con mis espadas tras la batalla anterior contra aquellos aventureros.

De otro modo, probablemente habría sido cortado en pedazos.




El hombre era un maestro del manejo de la espada.

Y claramente, él había sido un veterano en incontables batallas.

En términos de fuerza bruta, Divinidad de Batalla me dio ventaja.

Pero tenía suficiente experiencia y talento para compensar eso con facilidad.

No pude bajar la guardia ni un segundo, pero tampoco podía concentrarme únicamente en el viejo caballero.

Debido a que el mago que teletransportó al caballero frente a mí me estaba atacando a distancia.

Los dos ancianos me tenían inmovilizado, y cuando un hechizo hizo una brecha en mi cabeza, supe que estaba a un paso de la muerte.

Pero la suerte estuvo de mi parte: una espada que lancé sin mucha traza logró golpear a uno de los soldados y matarlo, y más afortunadamente, eso causó que subiera de nivel y me recuperara por completo, lo cual fue la única cosa que salvó mi vida.

Fue un golpe de suerte entre un millón.

Si algo hubiera salido mínimamente diferente…

Sólo pensarlo me hace estremecer.

La única razón por la que sigo vivo es porque tuve un golpe de suerte.

Y esa es la única razón por la que fui capaz de escapar, también.

Mi visión estaba empañada en rojo, mi consciencia se desvanecía.

Pero de alguna manera me las arreglé para aferrarme a mis sentidos y superarlo.

Si hubiera perdido el control, tengo el presentimiento de que nunca habría podido recuperarlo.




Mi cordura pende de un hilo.

Tuve que reunir todas las razones por las que debía abandonar y huir, o habría cedido a mi furia violenta y me habría perdido en una insensata masacre.

En esa situación, estoy seguro de que podría haber vencido al viejo caballero y al viejo mago.




No obstante, esa victoria sólo conduciría a mi propia destrucción.

Está bien.

Estoy bien.

Todavía puedo pensar racionalmente como ahora.

Aún no he perdido la cabeza…

“¡Hff! ¡Hff!”

Se hace más difícil el respirar, así que dejo de correr.

Como he estado corriendo a toda velocidad, estoy completamente sin aliento y agotado.

Pero probablemente ya me haya alejado mucho.

He recorrido una distancia significativa, por lo que dudo que mis atacantes hayan podido seguirme hasta aquí.

Justo cuando doy un suspiro de alivio, un rayo de luz me roza la mejilla.

***

 

 

“¡¿?!”

Un pequeño hilo de gotas de sangre mana del pequeño corte que cruza mi mejilla.

Antes de que pueda sentir cualquier dolor, me giro hacia el origen del rayo.

Ahí, veo al mismo mago anciano que me disparó en la cabeza con magia antes.

“¡Qu…ah!”

Me quedo en shock por sólo un momento, hasta que me doy cuenta de cómo ha llegado hasta aquí.

Es cierto.

Ese viejo mago puede usar ese sucio truco que debería ir contra las reglas: ¡teletransporte!

No importa cuánto corra, él puede ignorar la distancia y simplemente usar Teletransporte para alcanzarme.

Mientras me quedo parado, estupefacto, el viejo mago me mira y levanta su varita.

“¡Aaaargh!”

Incapaz de reprimir el escalofrío que me recorrió la espalda, bramé mientras empezaba a correr.

En lugar de la ira habitual que amenaza con incendiar mi cuerpo, esta vez siento un verdadero terror que casi me deja congelado en el sitio.

Racionalmente, sé que huir a pie no tiene sentido contra un mago que puede teletransportarse, pero mi miedo domina toda razón.

Incapaz de organizar mis pensamientos, permito que mis instintos tomen el control y echo a correr.

Forzando a mis piernas exhaustas a que se sigan moviendo, con la respiración completamente irregular, sigo adelante.

Ufff… ufff… Mientras trago el aire frío, el dolor se apodera de mi pecho.

Me duelen los costados, y apenas puedo mantenerme en pie.

Pero, aun así, sigo corriendo.

Otro rayo de luz me dispara por detrás.

Este golpea el suelo a algo de distancia, casi dándome.

Al recordar el golpe que perforó mi cabeza antes, siento que me pesan los pies.

Pero si dejo de moverme ahora, sería el fin, así que me obligo a continuar con las últimas reservas de mis fuerzas.




 

<El dominio ha alcanzado el nivel requerido. Habilidad [Resistencia al Miedo LV3] se ha convertido en [Resistencia al Miedo LV4].>

<El dominio ha alcanzado el nivel requerido. Habilidad [Resistencia a la Herejía LV5] se ha convertido en [Resistencia a la Herejía LV6].>

 

Escucho una voz en mi cabeza, pero no tengo tiempo de parar a pensar en lo que eso significa.

5 12 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
14 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios