Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 6

Capítulo Especial 1: La Lucha del Niño Héroe

Parte 2

 

 

“Hooola, Héroe. ¿Cómo te va?”

Cuando vuelvo de mi rutina casi diaria de caza de monstruos, me encuentro con una cara familiar.

Es Aurel, la chica de mi edad con los modales inusuales.

Aparentemente, ella es del Imperio y se está quedando en este pueblo debido a unas circunstancias complicadas.

“Estoy bien.”

“Tengo una recompensa para ti después de ese trabajo tan duro.”

Aurel me da una fruta.

Mirando a mi alrededor veo a hombres comiendo esa misma fruta.

Ella debe haberlas traído como refrescos para todas las personas del Imperio trabajando en la muralla.

“Gracias.”

Sin querer que su amabilidad se desperdiciara, acepto la fruta y le doy un bocado.

“Parece haber mucha fruta en este pueblo”, le comenté, pensando en la frecuencia con la que la fruta suele incluirse en las comidas de aquí.

“Sí. Supongo que como había una cosa llamada Bestia Divina a la que le gustaban, comenzaron a cultivar más, ¿verdad? Y resulta que es el tiempo de cosecha para algunas de ellas ahora o lo que sea.”

Casi escupo la fruta de mi boca.

Esa “Bestia Divina” debe ser la Pesadilla.

A ese monstruo aterrador… ¿le gustaba la fruta?

Es un poco difícil de imaginar.

“Pero la gente de este pueblo realmente adoraba a la Pesadilla.

Sé esto, porque la gente del pueblo a veces me acusa de matar a su Bestia Divina y me lanzan piedras.

Mirándolos, empiezo a preguntarme quién es el verdadero villano.

La Pesadilla que vi era realmente el tipo de cosa que aparece en los sueños inquietantes, casi demasiado aterradora como para ser real.

Pero para la gente de este pueblo, era una Bestia Divina a la que adoraban.

“¡Sir Héroe! ¡Ahí está!”

Mientras recuerdo a la Pesadilla, una voz alcanza mis oídos.

Pertenece al hombre con el uniforme de soldado de la Palabra de Dios, corriendo hacia mí mientras grita.




“¿Qué está haciendo? ¿No le dijeron que hoy era la ceremonia de partida?” El soldado frunció el ceño.

Hoy, los soldados de Ohts y la Palabra de Dios reunidos en este pueblo tienen una ceremonia antes de avanzar al siguiente pueblo.

Me dijeron que debería participar. Sin embargo…

“Pensé que ya os había dado mi respuesta. No participaré, y tampoco avanzaré al siguiente pueblo.”

“Por favor no diga tales cosas. Es bastante preocupante.”

El hombre realmente parece inquieto.

Más específicamente, su expresión es la de un adulto perplejo por un niño insensato.

Pero ya me he decidido.

No participaré en esta guerra más.

No puedo parar la guerra, pero sin duda puedo negarme a brindar mi apoyo.




Quiero quedarme en este pueblo y ayudarles a reconstruir.

No voy a hacer simplemente lo que me digan los adultos nunca más.

Voy a actuar según mis propias decisiones y haré lo que crea que es correcto.

“Me voy a quedar en esta ciudad, no me importa lo que nadie diga. Por favor, transmita este mensaje.”

“Eso no es aceptable.”

Dado que vino a buscarme, supongo que este soldado tiene un puesto decente. Pero ahora mismo, su expresión es de pura angustia.

Casi me siento un poco mal, pero no tengo la intención de cambiar de opinión.

Justo cuando estoy a punto de abrir la boca para reiterar mi decisión, escucho un rugido lejano.

Reconociéndolo como el sonido de la gente gritando, empiezo a correr hacia el origen de inmediato.

Cuando llego, me doy cuenta de que he llegado a la ceremonia de partida a la que me negaba rotundamente a asistir.

Llena de soldados, el lugar es un caos total.

“¡¿Qué ha pasado aquí?!”

“¡¿Sir Héroe?!” El soldado con el que hablé se vuelve hacia mí en pánico, escupiendo por todas partes mientras grita como un loco. “¡Es la Pesadilla! ¡Un enjambre de Pesadillas nos está atacando!”

Tan pronto como escucho la palabra Pesadilla, mi cuerpo se estremece involuntariamente.

¿Pero a qué se refiere con “enjambre”?

La respuesta pronto aparece ante mis ojos.

“No puede ser…”

Mientras miro con horror, un enjambre de arañas blancas viene cargando por la puerta.

“¡Cerrad las puertas!”

Los gritos resuenan a través del caos.

Aterrorizados por las innumerables arañas que se acercaban a los muros, los soldados saben su función y entran en acción.

Inmediatamente, cierran las puertas que estaban abiertas para la ceremonia de partida.

Al mismo tiempo, otros soldados suben a la cima de las murallas del pueblo y se preparan a atacar a las arañas que se aproximan.

Intento seguirlos, pero alguien me agarra del hombro.

“¡Sir Héroe, por favor corra!”




Dándome la vuelta, veo a Sir Tiva, el caballero del Imperio que a menudo está con Aurel.

“Es demasiado peligroso estar aquí. Refúgiese en algún lugar del pueblo.”

“¡Yo también lucharé!”

El agarre de Tiva en mi hombro me indica que no tengo otra opción, pero me niego de todos modos.

“No.” Tiva niega con su cabeza. “Sigue siendo joven. Demasiado joven para morir aquí.”

La presión en mi hombro crece.




En sus ojos, veo una determinación sombría.

Solo así, lo veo sin duda: Este hombre estuvo en el campo de batalla aquel día, también.

Él sabe de primera mano lo aterradora que es la Pesadilla.

Y a causa de eso, él también sabe que no tenemos esperanza de ganar esto.

“¡Aun así, tengo que pelear!”

No puedo huir ahora.




No sé cómo o por qué, pero sé que necesito detener al enjambre de arañas que se aproxima.




Estas no son como la Pesadilla que protegía este pueblo.

Por alguna razón, puedo sentir sin ningún atisbo de duda que intentan causar calamidades a este pueblo y a toda su gente.

Me sacudo la mano de Tiva y subo la muralla.

Mirando hacia abajo, veo que el enjambre de arañas ya se está acercando al muro.

Los soldados están atacando con magia, flechas y más cosas, pero con poco efecto.

Simplemente hay demasiadas de ellas. Si una araña cae, otra toma su lugar.

¿Cuántas arañas hay?

Me parece que unas diez mil, probablemente muchas más.

Hasta donde me alcanza la vista, el terreno está cubierto de arañas.

La horrible visión me llena de miedo.

Pero detrás de mí hay gente de este pueblo y esa chica con la extraña forma de hablar.

¡No puedo huir ahora!

Uso Magia de Luz Sagrada, la magia que aprendí cuando me convertí en el héroe.

El puñado de arañas golpeadas por el ataque cae, pero la marea que las sigue sencillamente pisotea sus cadáveres.

Sigo usando el hechizo, pero no lo suficientemente rápido.

Hay demasiadas.

Las arañas en la vanguardia del enjambre enseguida alcanzan el muro.

“¡¿Eh?!”

Y entonces, sin disminuir la velocidad, simplemente empiezan a trepar.

“¡G…gaaaah!”

Los soldados tratan de contraatacar en pánico mientras las arañas se acercan.

Los monstruos en esta área nunca pudieron trepar las paredes. Pero estas arañas están acelerando por él sin ningún problema.

¡Es como si el muro ni siquiera estuviera ahí!




“¡Abajo! ¡Bajad ya!” gritó un hombre que parecía ser el general.

Pero para entonces, las primeras arañas ya han alcanzado la cima de la muralla, y se lanzan a por nosotros como un tsunami.

¡Una se levanta justo frente a mí, dejando al descubierto sus colmillos!

Rápidamente saco mi espada e intento bloquear el ataque, pero mi cuerpo es demasiado ligero como para parar la carga de la araña, y caigo hacia atrás.

“¡Agh…!”

Salgo despedido de la muralla. Y golpeo el suelo.

Me las arreglo para levantarme a pesar del dolor y veo a soldados luchando contra las arañas que ya han cruzado la muralla.

Los soldados sostienen sus escudos hacia delante y tratan de empujar hacia atrás a las arañas, pero más y más arañas siguen viniendo, empujando hacia delante.

Un hilo se dispara contra uno de los escudos, arrastrando al soldado también hacia el enjambre de arañas.

“¡Aaaarghh! ¡Ayudadme!”

El soldado grita mientras desaparece entre la interminable ola de arañas.

La misma escena se desarrolla por toda la muralla.

De verdad, es como sacado de una pesadilla.

Pero no tengo tiempo para quedarme parado, porque las arañas también se están acercando a mí.

“¡Aaaaah!”

Todo lo que puedo hacer es blandir mi espada y tratar de defenderme de ellas.

 




 

 

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 6 Capítulo Especial 1 Parte 2 Novela Ligera

JULIUS ZAGAN ANALEIT: El segundo príncipe del Reino de Analeit, recibió el título de Héroe a una edad muy temprana. El hermano mayor de Shun, una reencarnación. Su madre murió dando a luz a Shun, a quien el bondadoso Julius se esfuerza por proteger como su familia y como el regalo de despedida para su madre. Aunque él aún es joven, constantemente trata de actuar según lo que él siente que debería hacer como héroe, como príncipe y como hermano mayor. Debido a su bondad y fuerte sentido del deber, llega a dudar si lo que hizo en la batalla entre Sariella y Ohts estuvo bien. Como resultado, decide actuar en base sólo a lo que él mismo cree que es correcto, y no en lo que los demás quieran que él haga.

4.9 19 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
12 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios