Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 6

V3: El Hombre Tras la Desgracia

Parte 4

 

 

“¿Está segura de que fue sabio revelarse como Señor Demonio?”

Merazophis habla por primera vez desde que regresamos a nuestra habitación en la posada.

“Sí, está bieeen. Que él lo sepa no va a cambiar nada. Es como la religión de la Palabra de Dios atacando a la religión de la Diosa. Nada de lo que haga nadie evitará que eso suceda tarde o temprano.”

¿Entonces, eso significa que la guerra es inevitable?

“¿Qué hay de ti? ¿Seguro que no querías darle una pequeña lección?”

“Como ya dije antes, si la joven señorita no desea hablar, entonces yo no tengo nada que decir, tampoco.”

Merazophis me acuesta en la cama mientras responde.

“Deberías haberle regañado sin preocuparte por mí.”




Mi voz a través de Telepatía está un poco malhumorada.

Yo me quedé callada sólo por que pensé que Merazophis hablaría por los dos.

Aun así, al final, quizás las cosas eran un poco mejor así.

No creo que nada de lo que dijo Merazophis hubiera llegado a ese viejo. O incluso si lo hubiera hecho, seguramente no hubiera alterado su curso de acción.

Las palabras de Ariel lo confirmaron, pero aún más convincente era la poderosa determinación que sentimos del propio pontífice.

Al final, las acciones de Merazophis probablemente fueron las mejores, aunque eso no me hacía sentir mejor.

Pase lo que pase a partir de ahora, estoy segura de que nada eliminará por completo nuestra ira y dolor.

Incluso si matamos al pontífice y destruimos toda la religión de la Palabra de Dios, eso seguiría sin cambiar.

Esto era lo mejor.

Pero así es como me siento al respecto.

“Merazophis… De ahora en adelante, me gustaría que confiaras en tus propios sentimientos en lugar de sólo priorizar los míos.”

Anteriormente, Merazophis se abstuvo en mi nombre. Es posible que se sienta diferente, en el fondo.

No puedo soportar verlo reprimir sus sentimientos sólo para protegerme.

Siempre acaba haciéndome sentir responsable y culpable.

“No quiero que trates de ser un títere sin emociones por mí. No tienes que ponerme primero. Confía en tus propios sentimientos y actúa en base a ellos.”

Merazophis se pone rígido, viéndose desconcertado por mis palabras.

Dudo por un momento, entonces me obligo a continuar.

“Merazophis, si tú… si tú prefirieras dejarme, está bien. Puede ir a tomar venganza, o olvidarte de todo y empezar una nueva vida. No quiero forzarte a que estés pegado a mí.”

“Joven señorita…”

Por supuesto, la verdad es que yo no quería que me dejara.

Merazophis es el único testigo de todo lo que he vivido hasta ahora.

No, quizás no necesito hacer que suene tan complicado.

No hay ninguna razón práctica detrás de estos sentimientos.

Sólo quiero que Merazophis se quede conmigo.

Pero no quiero robarle su futuro por mis propios deseos egoístas.

Ya le he arrebatado su humanidad.

He visto de primera mano lo mucho que le preocupa y sufre al convertirse en vampiro.

Parece haberse recuperado de eso ahora, pero no quiero que pierda nada más por mi culpa.

Si Merazophis quiere irse, no puedo detenerlo.

Si eso realmente pasa, estoy segura de que querré llorar y evitar que se vaya.

Y si lo hago, estoy segura de que Merazophis cederá y se quedará conmigo por obligación.

Pero eso es exactamente por lo que tengo que mantener mis emociones escondidas.

Si se da cuenta de mis sentimientos en lo más mínimo, estoy segura de que no será capaz de dejarme.

“Joven señorita. ¿No… no me necesita?”

Después de haber hecho de tripas corazón y sacar el tema, Merazophis me mira como un cachorrito abandonado.

¿No debería ser al revés?

“Eso es ridículo. Por supuesto que sí.”

Respondí inmediatamente.

Por supuesto.

Necesito que Merazophis esté conmigo.

Pero mencioné esto solo porque no quería que él se sintiera como que no tenía otra opción que quedarse.

¿Entonces por qué me mira así?

Confundida, no sé qué hacer desde aquí.

“Joven señorita, el único significado de mi vida es servirla. No tengo ningún deseo de apartarme de su lado.”

Merazophis se arrodilla junto a la cama.




“Así que por favor, si lo desea, concédame el permiso de estar a su lado.”

Extiende su mano hacia mí, y la agarro instintivamente.

Mientras lo hago, es como si sus sentimientos me fueran transmitidos a través del tacto, y por razones que apenas entiendo, me encuentro aferrada a él.

Cuando Merazophis me abraza suavemente en contestación, sigo mis instintos y muerdo su cuello.

“¡Ah!”

El cuerpo de Merazophis se estremece, pero no se resiste.

El sabor de su sangre me llena la boca y me invade una profunda sensación de satisfacción, alegría y alivio.

Al mismo tiempo, estoy abrumada por el deseo de llorar, y las lágrimas empiezan a derramarse por mis mejillas.

“Mmph… Buaaah…”

Continúo bebiendo la sangre de Merazophis mientras lloro.

Merazophis simplemente se queda quieto, permitiéndome hacer lo que quiera, sosteniéndome todo el tiempo.

Hoy más temprano, conocimos al pontífice de la Palabra de Dios y aprendimos todo tipo de cosas que todavía no tienen sentido, pero ahora mismo, ya no me importa.




Mientras Merazophis permanezca conmigo, estaremos bien.

Ahora lo sé.

Esta persona es mía.

No importa lo que digan, incluso si el propio Merazophis se cansa de mí, jamás lo dejaré ir.

Sigo bebiendo su sangre hasta que todo el llanto se agota y finalmente me duermo, todavía acunada en sus brazos.

4.9 28 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
29 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios