Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 5

Capítulo 5: Maquinaciones en Marcha

Parte 2

 

 

Así que aquí estamos, ¡Reportando en vivo y en directo desde el campo de batalla!

¡Humanos, humanos, humanos hasta donde alcanza la vista!




¡Si tuviera que ponerlo en palabras, diría que me recuerda a cierta Comi-lo-que-sea que tiene lugar en Japón cada verano e invierno!

Como nota al margen, ¡no he pisado ese campo de batalla en particular en ningún momento!

Esto puede que sorprenda a algunos espectadores, pero ¡¿de verdad te crees que sería capaz de soportar a tal cantidad de personas?!

¡Seguro que me sentiría tan abrumada que me desmayaría!

De hecho, ¡siento que podría perder el conocimiento ahora mismo!




¡Ese es mi informe de hoy!

… ¿Puedo desmayarme ya?

Quiero decir, en serio.

Los soldados empezaron a moverse, así que me escabullí para comprobar las cosas y ¡bam! Miles y miles de personas por todas partes.

Todos están tintineando con su armadura completa y equipamiento.

De un vistazo, es difícil decir exactamente cuántas personas hay, pero ambos bandos parecen ser decenas de miles.




¿No parece eso mucho?

Activo la Detección de la Catedrática Sabiduría y obtengo un número más preciso.

En el bando de Sariella, cuarenta y dos mil.

En el bando de la Alianza de Ohts, cincuenta y tres mil.

Ok, lo capto.

Aproximadamente la mitad de tamaño de la batalla de Sekigahara, entonces. (N.T. La batalla de Sekigahara fue una batalla decisiva en la historia de Japón que tuvo lugar el 21 de octubre del año 1600)

¡Demasiaaaaaaados!

¡¿Esto es real?!

¿Esta es la guerra para la que me usasteis como detonante?

Porque me parece una batalla decisiva de todo o nada.

Uf, esto me está dando dolor de tripa.

Asumiendo que las arañas puedan tener dolor de tripa, en todo caso.

Caramba.

Esta batalla es mucho más grande de lo que me imaginaba.

Esperaba más una pequeña escaramuza de adolescentes, pero mira lo que tuve en su lugar.

Demasiado como para aparecer en el campo de batalla y aventurarme a luchar. Si hago eso aquí, va a hacer que las cosas se pongan muy raras, realmente rápido.

¿Qué voy a hacer?




Sin mencionar que con tanta gente alrededor, podría desmayarme en serio.

¿Tal vez aún me pueda ir a casa?

Pero justo cuando empiezo a considerar esa opción seriamente, ambos ejércitos empiezan a avanzar.

Incluso desde muy lejos, los gritos de batalla enviaron un escalofrío a través de mi cuerpo.

Ci-cielos.

He luchado contra todo tipo de monstruos en el Gran Laberinto de Elroe, pero jamás había visto una guerra tan enorme entre humanos antes.




Basándome solo en las estadísticas, estas personas son muy inferiores a mí, pero con esa enorme cantidad, su fuerza no sería nada despreciable.

Los ejércitos chocan.

Si me quedo sin hacer nada mientras trato de tomar una decisión, Sariella va a perder.

La diferencia en números es demasiado grande.

No sé como son todas las estadísticas de las tropas, pero si me baso únicamente en el tamaño de los ejércitos, Sariella está en clara desventaja.

Y el lugar donde están luchando es una llanura abierta.

Los ejércitos no tienen ninguna formación elegante. Simplemente están cargando el uno contra el otro.

Por lo que puedo decir, Sariella no tiene ninguna forma de compensar lo que les falta en números.

Sus ataques mágicos desde la parte trasera están indudablemente iluminando el campo de batalla, pero la escala no parece la suficiente como para perturbar demasiado a la Alianza de Ohts.

A este ritmo, Sariella va a ser derrotada.

Hmmm.

Si Sariella pierde aquí, siento como que va a ser una gran molestia para mí.

El país de Ohts, sin ninguna duda, no va a dejarme en paz.

Después de todo, echaron la culpa de toda la guerra a mi existencia, así que no estaría bien visto por su parte si no hicieran nada al respecto después.

No sé cómo se acercarían a mí exactamente, pero dudo que vaya a ser adorada como lo he sido hasta ahora.

Sí, eso va a ser un problema.

Y la manera más fácil de evitar el problema es hacer seguro que Sariella gane esta guerra.

Está bien. No hay tiempo que perder.

¡Vamos a ello! ¡Woooo!




¡Una mujer debe tener agallas! ¡No tiene sentido preocuparse de lo que otras personas piensen!

Literalmente salto a la acción, poniéndome en el aire sobre donde los ejércitos están enfrentándose.

Algunos de ellos se dan cuenta de mi presencia y miran hacia arriba, pero sólo tengo que ignorarlos. ¡Ignóralos!




En serio, si presto demasiada atención a esto, ¡se acabó!

¡Lo más probable es porque me desmayaría!

Lanzo magia contra las fuerzas de la Alianza de Ohts.

Mi ataque de amplio alcance de Magia Oscura se estrella contra su ejército, diezmando sus fuerzas de un solo golpe.

Oh.

¿A cuántos mató eso? ¿Cerca de tres mil?

Así como así, hay un gran hueco en las fuerzas de Ohts donde solía haber gente.

Puff. El campo de batalla se queda parado.

Todos comienzan a mirarme.

… ¿La he liado?

¿Quizás fui un poco demasiado lejos?




Un silencio incómodo se adueña dolorosamente del área.

El campo de batalla está en completo silencio, sin incluir un sonido que solo yo puedo escuchar: el sonido de mí misma subiendo de nivel una y otra vez.

Los humanos realmente otorgan toneladas de experiencia.

Ese único ataque parece haberme subido bastante de nivel.

Mientras sudo internamente, preguntándome qué hacer a continuación, un ruido finalmente rompe el silencio.

Uno de los soldados de la Alianza de Ohts comienza a huir.

Tan pronto como uno comienza a huir, otros rápidamente lo siguen de cerca.

Todos los soldados se apresuran a escapar lo más rápido posible.

Los soldados de Sariella vuelven en sí ante eso.

En pánico, comienzan a perseguir a los soldados de Ohts que huyen.

Se produce el caos.

Algunos de ellos aguantan, ya que parecen tener un buen comandante. Sin embargo, el rumbo de la batalla parece haberse vuelto completamente a favor de Sariella.

… ¡Justo como planeaba!

Sep, vamos con eso.

Mi único y devastador ataque destruyó el espíritu de lucha de la Alianza de Ohts, liderando a Sariella a la victoria.

¡Así es exactamente como me imaginaba que esto iba a ir!

Así que dicho esto, creo que me voy a ir yendo.

Ser el centro de atención como ahora incluso por un instante más no va a ser nada bueno por mi salud mental.

Teniendo en cuenta cuánto ha cambiado la situación, dudo que Ohts vaya a sacar un contraataque de debajo de la manga.

Me retiraré temprano y esperaré el retorno triunfante de los soldados de Sariella.

Con esto en mente, empiezo a activar Teletransporte.

Pero entonces, justo cuando estoy a punto de utilizarlo, noto que algo se teletransporta antes frente a mí.

Algo se acerca.

Ahora realmente estoy sudando, de una forma diferente a antes.

Esta sensación en particular es demasiado familiar.

Es la persona que conocí en el Estrato Medio del gran Laberinto de Elroe, justo después de que venciera al dragón de fuego.

El hombre oscuro de negro.

¿Por qué vendría en un momento como este?

Pero mi premonición resulta ser incorrecta.

De la peor manera posible.

“Siento interrumpir tu diversión.”

La chica que aparece frente a mí habla en un tono casual.

“Voy a tener que pedirte que te mueras ahora, ¿vale?”




Con una gran sonrisa, me sentencia a muerte.

Las alarmas en mi cabeza suenan al máximo volumen.

Por supuesto que lo hacen.

Porque la persona frente a mí es aquella que me ha estado persiguiendo todo este tiempo.

El Señor Demonio, Ariel.

5 24 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
43 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios