Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (NW)

Volumen 14

Capítulo 152: Un Día en la Fortaleza Flotante

 

 

Dos días han pasado.

Zanoba despertó y ha estado alegremente inspeccionando las piezas de arte de todo el castillo.

Publicidad M-AR

No parece que la descarga eléctrica le haya dejado ningún tipo de secuela.

Gracias a dios. Si se quedaba inconsciente con su vida pendiendo de un hilo, no sé cómo iba a encarar a Ginger.

Ha habido algunos cambios en Cliff.

Después del evento, Cliff y Kishirika hablaron de algo.

No sé de qué hablaron, pero él fue recompensado.

Publicidad Y-M2

La recompensa de Kishirika.

En otras palabras, un ojo demoníaco.

El ojo demoníaco que Cliff recibió es el Ojo de Identificación.

Mientras sea algo que la propia Kishirika conozca, el ojo le permitirá saber qué es cualquier cosa que tenga delante.

A partir de ahora, incluso si una situación similar fuese a suceder, él puede manejarlo por su cuenta.

Pero actualmente, Cliff está haciendo lo posible para dominarlo, puesto que ahora mismo, está esforzándose por aprender a controlar su ojo místico.

Un ojo que todo lo que ve va acompañado de nombre y descripción.

Un mundo cubierto de palabras.

Incluso ahora no puede caminar sin Elinalise guiándolo.

Pero él va a aprender a controlarlo con el tiempo, después de todo, Cliff es un genio.

Hasta entonces, él debería usar un parche para ojo.

***

 

 

Por otro lado, la enfermedad de Nanahoshi.

Trajimos el té.

Un poco después de beber el brebaje, Nanahoshi comienza a sentir los efectos.

Entonces Nanahoshi con la ayuda de Yuruzu se dirigió a la enfermería… Para proteger su honor, voy a omitir el resto. En resumen, mejoró.

«¿Cómo te encuentras ahora?”

Nanahoshi sigue postrada en la cama.

Su piel ha mejorado, pero todavía luce cansada. Se ve claramente frágil.

Ella probablemente todavía necesita al menos un mes de descanso.

«Mucho mejor ahora.»

Parece que ella está de buen humor.

No luce estresada por su trabajo como lo hace usualmente, pero luciendo más bien somnolienta, como si acabase de despertarse

Además, tiene unos enormes remolinos en el pelo de haber estado durmiendo.

Puede que lleve un ritmo de vida poco saludable… pero veo que se sigue peinando a diario…

«Por lo que hiciste, gracias.»

Mushoku Tensei Volumen 14 Capítulo 152 Novela Web

 

Con el té de Sokasu caliente en la mano, se inclina hacia mí.

Que raro es verla tan formal.

«Pasar por tal peligro para mi medicina. Tú… me salvaste.»

El oírla tan amable me hace sentir bastante incómodo.

No, ella probablemente se sienta frágil después de que su cuerpo se debilitó tanto.

«No te preocupes por eso.»

«Siempre has estado cuidando de mí … Incluso después de que te dije cosas terribles … Usted me ayudó sin una queja. No sé cómo pueda pagártelo.»

Nanahoshi se ve tan apenada.

Es la primera vez que veo a Nanahoshi actuando como una chica integra y modosita.

¿El poder de Yuzuru de la Expiación logró cambiar su personalidad hasta este punto?

«Ahora que lo pienso. Ludeus-san es mayor que yo, sin embargo, he sido tan descortés…”

«Mi edad en el otro mundo no importa, en este mundo solo tengo 18 años.»

«¿Qué edad tenías originalmente?»

«Treinta… No, olvídelo. La diferencia de edad no es importante. Por favor, deje a un lado los honoríficos, como hasta ahora.»

«Okay.»

Nanahoshi toma un sorbo de té de Sokasu, bebiéndolo lentamente.

Parece que beberlo también funciona.

«Por lo que he oído, tu enfermedad …»

«No se puede curar, probablemente.»

El síndrome de Drenado de Nanahoshi no tiene cura.

El té de Sokasu puede eliminar temporalmente la magia de dentro, pero si se deja como está, la magia se volverá a acumular.

Debido a que ella no es de este mundo, no hay una solución permanente.

Pero siempre y cuando beba regularmente el té de Sokasu, ella debería estar bien, probablemente.

Incluso un poco de magia puede crear complicaciones.

Quién sabe cuánto tiempo pase antes de que ella contraiga otra extraña enfermedad.

Y la próxima vez, si se trata de alguna enfermedad de tiempos inmemoriales, entonces, incluso Kishirika puede que no sepa de ella.

Para vivir en este mundo, tienes que ponerte en contacto con la magia.

En el aire, en los alimentos, la magia está en todas partes.

«Nanahoshi. Debes volver. No puedes morir en este mundo.»

«…. Sí».

«Voy a hacer todo lo posible para ayudar, hasta que encuentres un camino».

«Pero yo…»

Publicidad M-M4

«No se preocupe por la recompensa. Si alguna vez tienes problemas, por favor venga a hablar conmigo, no importa qué.»

«…»

Oyendo eso, Nanahoshi se puso a sollozar hasta que finalmente se echó a llorar.

Bajo su llanto silencioso, un Gracias se puede escuchar.

Pacientemente, espero a que Nanahoshi termine.

Después de un rato, con la nariz tapada y los ojos hinchados, Nanahoshi dijo.

«Pero, si vuelvo…»

«Lo harás tan pronto como sea posible …»

«No, no voy a ser capaz de devolverte el favor una vez que regrese …»

Ah, así que ella quiere devolverme el favor antes de esa fecha.

Ella está sorprendentemente seria.

«No te compliques por los detalles. Además, no es como si nunca hubiese obtenido nada de ti.»

«Lo que quiero decir es, una recompensa por ayudar en mi investigación.»

«Entonces, qué tal esto, ¿le importaría si le consulto problemas menores de vez en cuando?»

“¿Qué clase de pequeños problemas?»

«Como por ejemplo ¿Qué tipo de cosas las chicas de su edad quieren? Llevo una vida de casado con Sylphy y hasta tuvimos un niño, pero no sé muy bien lo que una chica de su edad piensa. Si es usted, ya que tienes mas o menos la misma edad, ¿tal vez me echarías una mano? «

«… ¿Cómo piensa Sylphy?»

Nanahoshi pone una mano en la barbilla, concentrándose sobre un punto de su manta.

Pensándolo seriamente.

Diligentemente.

«No se preocupe por ello ahora. Sólo que si algún día, cuando tengamos una pelea, por favor, acepte su responsabilidad y ayúdeme con ello.»

«… Entiendo.» («… Got it.» No se si poner algo como “Lo capto” o algo por el estilo )

Nanahoshi asiente seriamente.

Similares en edad, pero en última instancia es una persona de otro mundo, y probablemente no sepa nada acerca de la vida conyugal.

Por supuesto, yo tampoco sé cómo piensa la gente de mi edad.

«Pues bien, eso lo resuelve. Sigues estando frágil, así que cuídate.»

«Okay. Gracias.»

Salgo de la habitación.

Si nos quedamos demasiado tiempo juntos, Sylphy se pondrá celosa de nuevo.

Aunque Sylphy celosa también es adorable.

Publicidad M-M2

Deseo que Sylphy pueda aceptar mi amor sin preocupaciones.

Publicidad M-M2

Pero sólo con pensarlo no es suficiente para conseguirlo.

***

 

 

Recorrí el pasillo observando que un precioso atardecer se podía ver por las ventanas del mismo.

Observo lo que hay debajo de la ventana y encuentro un patio precioso.

Parece que en todos los mundos, los atardeceres son cautivadores… Pero es que… aunque no me gusten demasiado las alturas, ver semejante escena con el sol perdiéndose entre las nubes mientras tiñe el patio con su jardín de tonos anaranjados y rojizos… Dan ganas de quedarte de pie simplemente observándolo.

Y con eso en mente, me dirigí hacia el patio.

En él me encontré flores nunca vistas decorando este perfecto y detallado jardín, dibujando una escena de ensueño con el sol poniéndose a lo lejos y ocultándose tímidamente entre las nubes.

… Si le enseñara a Sylphy esta estampa y aprovechara para susurrarle palabras bonitas… ¿cómo reaccionará?

¿Agachará la cabeza ruborizada hasta la punta de sus orejas y apretará mi mano con fuerza? Tendré que esforzarme en controlarme como haga algo tan adorable… Pero decidido… cuando se mejore la traeré.

Me gustaría traer también a Roxy… aunque conociéndola, es posible que ni le cambie la impresión y me diga No hace falta que me digas esas cosas o algo por el estilo.

¿Que a qué se refiere con no hace falta? A que mientras esté libre, con pedirle que me acompañe a la cama, lo aceptará. Y es que realmente, solo en la intimidad se deja llevar…

No me parece mal, pero me gustaría hacer más cosas propias de pareja con Roxy, a parte de Sexy Time; como por ejemplo, ver juntos el atardecer, que diga ¡Es precioso! y yo le responda ¡Tú sí que eres preciosa! y ver como se ruboriza…

Fuuh…

No pudo venir… es imposible que lo vea.

«¿Oh?»

Paseando mientras pensaba en todo esto, pude ver algo en el extremo del jardín.

Se trataba de una mesa blanca, con 5 personas a su alrededor, 3 de ellas sentadas.

«Y entonces, Shishou usó su magia… rayos púrpuras salieron disparados de su mano derecha y al impactar en Atofe la quemaron por completo y la dejaron totalmente paralizada.»

«Oh, así que lo débil del estado de Atofe fue debido a su magia.»

«El nivel de la magia de Ludeus-sama es verdaderamente sorprendente.»

Las personas que se encontraban sentadas en la mesa eran Zanoba, Ariel y hasta Pelagius; mientras charlaban amistosamente con el atardecer de fondo. Por su parte, había otras 2 personas de pie que no estaban participando en la conversación; Luke, que se encontraba a espaldas de Ariel, y Sylvaril que hacía lo mismo con Pelagius.

Todos se encontraban escuchando la historia que Zanoba les estaba contando.

«Hasta Elinalise y yo nos quedamos aturdidos. A parte de Shishou, dudo mucho que nadie en el mundo sea capaz de utilizar ese tipo de magia.»

«Por tu descripción diría que es el hechizo Relámpago… porque para detener a Atofe, es necesario como mínimo un hechizo de esa potencia.»

«¿Y qué ocurrió después? ¿Cómo continuó el combate?»

«Bueno, lo cierto es que perdí el conocimiento en esa situación… ¡Oh! Estás de suerte, puedes preguntárselo a él mismo.»

Zanoba me vio a mitad de frase y dirigió la conversación hacia mí; por lo que no me quedó más remedio que saludar, ahora que todos se habían percatado de mi presencia.

Hice una pequeña reverencia y me acerqué.

«Perdonad, os vi tomando el té y no quise molestar.»

«¡No te preocupes, Shishou! Pelagius-sama quería escuchar lo ocurrido con Atofe y me dediqué a contarles lo sucedido.»

«Ya veo.»

Observé de reojo a Pelagius y le vi muchísimo más alegre que en todas nuestras audiencias hasta ahora.

«Por lo que he escuchado, Ludeus, fue tu magia la que consiguió debilitar a Atofe hasta semejante punto.»

«No es para tanto, de no ser porque Zanoba la mantuvo inmóvil habría esquivado mi ataque y evitado la mayor parte del daño.»

«Ya veo… Fufu… Me encanta rememorar su expresión en aquel entonces.»

Pelagius mostró una sonrisa retorcida llena de maldad.

Guau, no esperaba que odiara tanto a Atofe… Pero bueno, lo que importa es que está de buen humor.

«Veo que estás contento por lo sucedido.»

«Era de esperar, esa mujer ha conseguido aguar varios de mis planes en más de una ocasión. Jamás me imaginé que de lo sucedido obtendría una oportunidad para vengarme.»

«¿Vengarte?»

«Ciertamente, aunque es una rivalidad de antaño…»

Se refiere a un evento originado hace 400 años, cuando Pelagius, siendo un joven aventurero del lado de los humanos durante la guerra, tuvo que enfrentarse contra el ejercito de Atofe cuando ambos compartían las primeras líneas en sus distintas fuerzas.

No obstante, el poder de Pelagius todavía no había crecido lo suficiente, y por lo tanto, jamás tuvo oportunidad de vencer a Atofe, sino que incluso en alguna ocasión, su vida estuvo en grave peligro.

En todas esas ocasiones, fue solo gracias a que el Dios Dragón Úlpen y el Dios Nórdico Karlmann I fueron en su ayuda, que consiguió sobrevivir, algo que para Pelagius se convirtió en un recuerdo amargo, y por el que juró vengarse de Atofe.

Pero Karlmann I, Dios del estilo Nórdico Celestial, y Atofe, la Reina Demonio Inmortal, acabaron casándose; y en su lecho de muerte, Karlmann I les prohibió a ambos pelear hasta la muerte entre ellos.

Y tras eso, Pelagius nunca tuvo motivo u oportunidad que le llevaran al continente demoníaco, por lo que acabó tomándolo como un caso perdido. Hasta que de casualidad, una oportunidad inesperada para darle su merecido se le presentó en bandeja de plata; lo que le ha convertido en un hombre MUY feliz.

«Te doy las gracias por tus actos. Buen trabajo.»

«¿Pero acaso lo ocurrido no le hizo romper su promesa al Dios Nórdico Karlmann?»

«Karlmann nos prohibió matarnos entre nosotros; lo que pasó el otro día fue una simple reprimenda física. No cuenta, seguramente.»

Le ha dado una paliza a un oponente indefenso… menudo abusón… aunque bueno, tiene sus motivos.

«Mi opinión de ti fue errónea. En otras palabras, creo que mereces una recompensa.»

«Una recompensa… no es necesaria.»

No es que necesite algo en este momento… Así que no hace falta.

No tengo deseos de volverme más fuerte.

«Ya veo, aunque dime, cuando Nanahoshi se recupere, ¿qué te parecería que te diera clase personalmente sobre magia de Invocación?»

«… ¿No podré volver a mi casa hasta dentro de 10 años?»

«Mis métodos son distintos a los de Atofe.»

Publicidad M-M3

Si puedo volver… entonces no tengo motivos para negarme; principalmente porque siento curiosidad por la magia de Invocación y la de Teletransporte.

Aunque algo como lo de Atofe podría volver a ocurrir, por lo que, quizás me vendría bien pedirle que también me entrene para el combate. Porque aunque no me guste pelear, teniendo en cuenta en el mundo que vivo, es mejor aprender algunos truquillos para aumentar mis posibilidades de supervivencia.

Seguramente mi habilidad actual sea suficiente para proteger a mi familia, pero tras lo ocurrido con Atofe… me es imposible no pensar que estoy un tanto verde.

Porque claro… jamás me imaginé que tener que luchar en una situación así… y no me gustaría dejarlo estar hasta que sea demasiado tarde y se repita una situación tan peliaguda.

«En ese caso, Pelagius-sama. ¿Podría pedirle que me entrenara en técnicas de combate junto con las clases de magia de Invocación?»

«¿Jah? ¿Acaso la pelea con Atofe te ha inspirado para ello? ¿O acaso has desarrollado codicia al verla?»

Oh, parece que le ha molestado mi petición… Metí la pata.

«No es eso, sino que me gustaría aprender formas de evitar o salir de situaciones peliagudas como la que hemos vivido.»

«… En ese caso, te concederé una herramienta mágica que te permita ponerte en contacto conmigo. ¡Sylvaril!»

Pelagius giró y le guiñó un ojo a Sylvaril, y esta le hizo entrega en el acto de una flauta con el símbolo de una torre con un dragón enrollado en ella.

«Úsalo en una situación en la que me necesites, y cuando ClearNight del Trueno te escuche, Arumanfi irá en tu búsqueda.»

Acepté la flauta y la guardé con mis cosas.

Por como ha ido la conversación, entiendo que si alguna vez estuviera en apuros… si tocara esta flauta, él vendrá en mi ayuda. Eso me vale, la verdad.

Publicidad M-M1

«El sol se ocultó.»

Antes de que nos diéramos cuenta, el sol había terminado de ponerse y se había de noche.

Lo extraño es que no había oscurecido como tal, puesto tanto la mesa como las flores a nuestro alrededor emitían un suave brillo pálido que iluminaba el patio lo suficiente.

«Esta mesa está fabricada con piedra Lumen. No os preocupéis y acompañadme en esta velada.»

Escuchándole decir esto, yo también me senté con ellos.

***

 

 

«La artesanía de los mineros del carbón alcanzó el máximo nivel poco antes de la 2ª guerra entre Humanos y Demonios.»

«Sí, es una lástima que su territorio fuera destruido entonces, de no ser por ello, es posible que hubieran creado obras maravillosas.»

La conversación de Pelagius es agradable e interesante, siendo no solo una fuente de conocimiento, sino un amante del arte, sumándole además su pasión por la creatividad en sí misma.

«Pero los artesanos mineros del carbón no han desaparecido por completo; sigue siendo una raza poseedora de manos expertas. Estoy seguro de que tarde o temprano volverá a oírse hablar de genios artesanos entre sus filas que fabrique obras de arte.»

«Dime una cosa, ¿no es cierto que hasta tú estás recibiendo orientación para convertirte a ti mismo en un artesano?»

«Así es, mi gran Shishou posee un conocimiento extenso en la fabricación de esculturas. Estoy seguro de que si transmitiera ese conocimiento a aprendices, la fabricación de estas obras de arte alcanzará nuevos hitos en este ámbito.»

«He de decir, habiendo visto las figuras que Ludeus fabricó, que ciertamente son interesantes. Su capacidad para representar la esencia de los humanos en esa rama del arte es ciertamente asombroso.»

Tanto Zanoba como Pelagius están discutiendo animadamente sobre el tema; y debido a que mi conocimiento no llega al nivel de ninguno de ellos, no tengo oportunidad de participar ni seguirles.

No obstante, escucharles hablar sigue siendo agradable y entretenido.

«Mi habilidad no es tan especial.»

«No seas modesto.»

«Así es, Sylphy me ha hablado de tus innumerables talentos, Ludeus-sama.»

En esta fiesta del té, hay una participante adicional a parte de Zanoba, Pelagius y yo.

La pobre ha intentado unirse a la conversación intentando sacar sus puntos de vista, pero no tuvo oportunidad de participar activamente.

Al igual que yo, es incapaz de seguir esta conversación tan detallada y profunda sobre el arte, y no puede unirse fácilmente a la misma.

«Con cosas que no solo eres habilidoso con la magia, sino que además, Ludeus-sama es todo un caballero.»

Publicidad Y-M3

«Agradezco enormemente sus palabras, Ariel-sama.»

La persona que no es capaz de unirse a la conversación por más que lo intente es Ariel Anemoi Asura.

Escuchando sus cumplidos, no puedo más que sonreír de forma forzada al ver como una vez más intenta unirse a la conversación, pero sin conseguirlo realmente.

El motivo de este bloqueo es que sobre esculturas y figuras, lo único que puede aportar son halagos y palabras ajenas que hubiera escuchado sobre el tema. Nada más.

Se nota que quiere por todos los medios obtener el apoyo de Pelagius, aunque no sabe bien cómo ganárselo… pero está claro que no va por buen camino… Aunque todavía tiene tiempo por delante.

«Hablando del tema, Pelagius-sama… estábamos sopesando la posibilidad de poner esta figura en el mercado y quería escuchar su experta opinión al respecto.»

Zanoba sacó de improviso el tema de las figuras y al mismo tiempo colocó una caja que había visto con anterioridad de debajo de la mesa para ponerla frente a Pelagius.

«Oh…»

Pelagius está claramente animado al ver la caja expectante; pero en cuanto Zanoba la abre, la sonrisa en su rostro desaparece y se convierte en una mueca de desagrado.

«¿Una estatuilla de un Supard?»

«Se nota que posee buen ojo Pelagius-sama, para discernir de inmediato de qué se trata.»

«…»

Zanoba había sacado de la caja una de las figuras de Ruijerd que había hecho Julie. Esta en concreto tenía una pose muy dinámica y detallada.

No obstante, Pelagius se mostraba claramente disgustado.

«Sabiendo que odio a las razas demoníacas, ¿de verdad quieres escuchar mi opinión?»

«¡Ah! No, lo que quiero decir es-«

Pelagius resopló al ver la figura con desgana y casi escupió sus palabras

«Vender una figura así…. lo prohíbo.»

Así que no hubo suerte… Aunque claro, el odio que siente Pelagius por las razas demoníacas es alto.

Puede que sea capaz de perdonar hasta cierto punto a algunos de ellos, pero en general, sus prejuicios vienen de muchos años atrás. Es algo que Zanoba debía haber sabido… ¿qué esperaba si no?

«Pero Pelagius-sama, hasta tú le debes, a la persona usada como modelo para esta figura, un enorme favor.»

«¿Un favor?»

Pelagius parece molesto por las palabras de Zanoba, pero casi de inmediato, sus ojos se abrieron por completo.

«Un segundo… esta figura… ¿Es de Ruijerd Supardia?»

«Así es. ¿No dijiste, Pelagius-sama, que durante la última batalla contra Laplace, la persona que te ayudó en gran medida fue el mismo Ruijerd?»

Zanoba ha llevado la conversación de una forma claramente planeada.

No lo sabía, pero Zanoba sabía que esto pasaría y aun así fue el que comenzó está conversación… pero porque lo tenía todo pensado. ¡Bien hecho, Zanoba!

«Claramente comprendo el odio que siente por las razas demoníacas, Pelagius-sama. Pero si un ejemplo como este de la técnica de Shishou se extiende por el vasto mundo, causará que el arte se expanda en un torbellino cuyo resultado bien podría ser un mundo lleno de arte y escultura. ¿No sería algo increíble de ver?»

«Oh.»

Pelagius no parece saber cómo responder.

Parece que necesita un empujón… ¿debería añadir algo?

«Por mucho que se odie y tema a la raza Supard, pero lo cierto es que sin la ayuda de Ruijerd, es posible que yo no estuviera hoy aquí.»

«Pelagius-sama. El propio Ruijerd se lamenta de los crímenes que cometió.»

«¿Se lamenta?»

Esas palabras parecieron llamar la atención de Pelagius.

Debo añadir algo… ¿pero qué…?

«Así es… Se lamenta de haberse dejado engañar por Laplace.»

«¿Laplace…?»

El rostro de Pelagius reaccionó a ese nombre.

Espero no estar equivocándome…

«En efecto. Hace años, Laplace le entregó una maldita lanza con la que acabó controlándolo y con la que pisó y ensució el honor de los Supard; esa misma lanza le llevó incluso a matar con sus manos a su propia familia… Todavía se lamenta por ese evento y por ello, odia a Laplace por lo que le hizo.»

«…»

«Hasta este día, ha estado recorriendo el mundo solo para limpiar el honor de los Supard, y la venta de estas figuras fue concebida con la única intención de ayudarle en su empresa, debido a lo mucho que le debo… Por eso, si Pelagius-sama en efecto piensa que le debe algo a Ruijerd, como forma de devolver esa deuda, ¿podría permitir esto?»

Tras escucharme, Pelagius se cruzó de brazos, cerró sus ojos y frunció el ceño pensativo.

Pasados unos largos segundos, su única respuesta fue una frase.

«El honor de los Supard y eso que dices, no me termina de convencer… pero un favor debe ser recompensado…»

«Oh, entonces..»

«… Haced lo que queráis.»

Está claro que Pelagius sigue estando en contra, pero al menos con esto, hemos conseguido que Arumanfi no venga a destrozarlo todo cuando pongamos las figuras a la venta.

Vamos… por poder, hasta podemos decir que tenemos el apoyo de Pelagius si alguien se quejara… sobre todo teniendo en cuenta que es alguien archiconocido por todo el mundo y que su nombre posee una fuerza adicional.

De verás, Zanoba, muy bien hecho.

Zanoba había llevado la conversación a su terreno de una forma magistral.

Zanoba lleva un tiempo que solo consigue hacer hazañas maravillosas… demasiado grandes como para que yo intente siquiera imitarle.

«¡Muchas gracias por su consideración!»

Zanoba inclina la cabeza diciendo estas palabras.

Con esto, hemos dado un gran paso en nuestro plan de mercado para la figura…… Pero… ¿a dónde se habrá ido Ruijerd?

«Shishou, puedo pedirte un favor, ¿por qué no le muestras a Pelagius-sama tu técnica?»

«¿Te refieres a que haga una figura?»

«Sí, enséñale tu especialidad, las figuras que creas de la nada.»

Publicidad G-M1




Pelagius me observa atentamente, y cuando nuestras miradas se cruzan, asiente.

«¿Ves? Está interesado en verte hacerlas con magia.»

De acuerdo… así que hora de demostrar cómo hago figuras…

Lo pongo de esa forma, pero básicamente hago lo mismo que de costumbre, simplemente crear la forma básica con magia de Tierra y poco a poco ir limando las asperezas y dándole forma a los detalles.

Aunque bueno, como quiero asegurarme de que sale bien sin estar demasiado tenso, haré una figura sencilla tipo Nendoroid. (NT: NENDOROID, figuras tipo japonesas, hechas como especialidad por una empresa concreta, que realiza imitaciones en formato chibi-cabezones de los personajes de series populares de un tamaño aproximado de 10 cm de alto).

Hago una figura de una calidad media, a modo de prueba y le añado al rostro una máscara con el dibujo de un pájaro para conseguir realizar una pequeña figura de Sylvaril.

«Es… ¿Sylvaril? ¡Qué habilidad!»

Pelagius me observa atentamente mientras continúo produciendo la figura. Tan atentamente que no pierde detalle de mis manos.

¿Será que puede ver el maná? Aunque puede, que aun sin ver el maná sea capaz de comprender el proceso… Después de todo, sigue siendo toda una leyenda.

«Así que la magia de Tierra podía usarse de este modo, menuda sorpresa.»

«¡Si tuviera alguna petición, podemos hacerla para usted, Pelagius-sama!»

«¿De veras? En ese caso, aceptaré tu ofrecimiento, si consiguieras realizar una obra destacable, me gustaría unirla a mi colección.»

¡Un cliente!

Ahora que BadiGadi ha desaparecido, debemos de asegurarnos una entrada de dinero.

«En ese caso-«

Ariel finalmente consiguió tener un tema para unirse a la conversación.

«En el reino de Asura hay grandes artesanos que podrían ofrecerle una escultura.»

Comenzó a hablar y explicar el talento y habilidad que poseen los escultores de Asura; llegando incluso a decir que si consiguiera llegar al trono, las ofrendas que le harían a Pelagius.

Pelagius se mostró molesto por la conversación y soltó las palabras con desdén.

«¿Las esculturas en Asura solo se fabrican para saciar la vanidad de sus nobles? Menuda pérdida de tiempo.»

«… ¿Eh?»

Ariel se quedó sin palabras, no obstante Pelagius no tenía intención de detenerse ahí.

«Una vez te conviertas en reina en Asura, ¿no tendrás cosas más importantes que hacer que mandar hacer esculturas para mí?»

«E-Esto…»

Y no la dejó recomponerse.

«¿O acaso planeas vivir una vida de lujo gracias al sudor de tus ciudadanos?»

«… No, por supuesto que no, lo lamento muchísimo. Por favor, olvide el ofrecimiento.»

Ariel dolida por el rechazo, decide retirarse.

Se levanta y se despide con una reverencia, sin el carisma al que tan acostumbrado estoy.

Pero sea como fuera, Pelagius ha sido demasiado duro con ella en esta ocasión… ¿acaso la odia? ¿Era necesario ser tan duro con ella?

«Aguarda, Ariel Anemoi Asura.»

Pelagius detiene a Ariel mientras se disponía a marcharse, al tiempo que la observa de forma imperiosa.

«Para ti, ¿Qué representa un Rey? ¿Que significa para ti el trono?»

«Un rey es… Conocimiento, aunque escuchando el apoyo de sus ministros… el Rey debe ser una fuente de conocimiento-«

«Te equivocas.»

Pelagius interrumpe a Ariel negando con su cabeza.

«El hombre que conocí era el verdadero Rey de Asura, pero no era ese hombre del que hablas.»

«¿Un rey de Asura que conocías, Pelagius-sama?»

«En efecto. Aquel que coronaron rey después de la campaña de Laplace; mi camarada, Gaunis Free-An Asura.»

He leído personalmente un poco sobre Gaunis.

Después de la campaña de Laplace, se convirtió en el único superviviente de la familia real de Asura, y se convirtió en un gran rey que supo organizar el destartalado reino de Asura tras la guerra. Lo que llevó a que hace 400 años, Asura se coronara como el único reino del continente central.

Fue la única razón por la que apenas hubo problemas internos entre los supervivientes tras la guerra.

«Gaunis-sama fue un gran rey. No puedo ni soñar con imitarle.»

Las palabras de Ariel hicieron que Pelagius negara con su cabeza.

«No era para nada grande. Ese tipo era un cobarde que odiaba luchar, y siempre huía de los conflictos. Era un mal estudiante y tampoco poseía el menor talento para el combate, y a menudo se escapaba para vagar por la ciudad y emborracharse y comerse con los ojos a las hijas de los distintos posaderos…».

«Era ese tipo de persona, y lo cierto es que jamás poseyó ambición alguna para subir al trono; y aun así, poseía el aspecto más importante y necesaria para ser rey. Solo por eso, le respeto y considero un verdadero Rey.»

«¿El aspecto más importante y necesario…?»

«Si eres capaz de decirme cuál es ese aspecto, te ayudaré.»

Ah… comprendo… la ha puesto a prueba.

Pelagius quiere comprobar si Ariel merece su apoyo.

«El aspecto más importante… para ser Rey…»

Ariel se sujeta la barbilla con su mano pensativa de pie en el extremo de la mesa, seguramente rememorando lo que conoce del Rey Gaunis.

Pero según Pelagius… Kaunis era claramente digno de que le llamen Baka-Dono…¿? ¿como a Oda Nobunaga? (NT: ODA NOBUNAGA, Señor feudal japonés, famoso por su creatividad en las estrategias y su alteración de los privilegios de los Shogun durante la época Sengoku. De joven, se referían a él como Baka-dono debido a su actitud excéntrica y su falta de juicio en determinadas situaciones; aunque se rumorea que fue para que sus hermanos en las luchas por suceder a su padre no le vieran como un rival).

«Ludeus, dime, ¿cuál crees tú que es la respuesta?»

Mientras andaba perdido en mis pensamientos, Pelagius dirigió la conversación hacia mí.

«Esto… no soy miembro de la realeza, por lo que no sabría decirlo.»

«No te preocupes, tan solo di lo que creas correcto.»

Por mucho que me preguntes a mí…

Pero un Rey… ¿qué es un Rey exactamente? En las novelas de fantasía, ¿qué representan los reyes? Grandes hombres, cabeza de un país; algo así como el primer ministro de Japón…

La verdad es que de joven no me interesó demasiado la política… como mucho las reacciones que leía en Internet sobre los distintos políticos. Así que básicamente… no tengo ni idea.

«… Alguien… ¿que usa su propia fuerza por el bien de su país y su gente?»

«Jah…»

Pelagius suspiró, seguramente por mi respuesta tan genérica.

«Ariel, hasta él fue capaz de dar una mejor respuesta que tú.»

«… Pero preocuparte del pueblo no es suficiente para ser Rey.»

«Cierto es. El necio de Gaunis no se preocupaba únicamente de su propio pueblo, pero el pueblo igualmente le concedió el poder a ese hombre, y solo gracias a eso Asura fue apaciguada.»

«¿Entonces la gente es el aspecto? ¿Acaso para ser Rey no hace falta que este posea ninguna cualidad?»

«¿Eso crees? ¿Crees que un país que pone como Rey a un imbécil es un buen país?»

«…»

Ariel se quedó sin palabras mostrándose apenada y lamentándose quizás de su respuesta.

Pero exactamente, ¿qué es lo que Pelagius quiere que Ariel diga?

La verdad es que no lo sé… aunque claro, tampoco pasa nada por no saberlo, ya que yo no tengo la intención de convertirme en rey..

Publicidad M-AB

Aunque lo mismo Pelagius solo quiere conocer la personalidad y determinación de Ariel y por eso le está haciendo preguntas sin respuesta…

Pero vaya… ¿qué se necesita para ser Rey? ¿Con qué propósito pregunta esto? ¿Qué quiere descubrir?

«Piénsalo con calma, Ariel Anemoi Asura… Bueno, se hizo tarde, es hora de regresar.»

Y con estas palabras, Pelagius le dio fin a la fiesta del té.

Pude ver como la hundida Ariel se iba con Luke acompañándola a su espalda sin saber qué decirle… era una escena bastante impactante.

4.8 45 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
15 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios