Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 4

Interludio 2: El Perro de Caza de Dios

 

 

Una hermosa joven observa el siempre cambiante paisaje fuera del carruaje con una expresión llena de melancolía.

Sentada directamente frente a mí, Sophia Keren es tan bella que incluso una compañera como yo podría verse tentada a quedarse mirándola fijamente.




Aunque todavía es bastante joven, algo en su atrayente rostro la hace parecer más madura.

Ella es literalmente una femme fatale, y también tiene el aspecto adecuado para ello.

Es difícil creer que tengamos la misma edad.

Sin embargo, lo que la mayoría de gente no sabe es que ella en realidad puede ser muy infantil.

Su personalidad en increíblemente egoísta, hasta el punto de que todo lo que hace es solo por y para su propia diversión.




Quizá ella heredó este rasgo del Maestro.

Incluso ahora, aunque se ve dramática mientras mira ansiosamente por la ventana, estoy segura de que todo en lo que está pensando es en lo aburrida que está.

Sophia es egoísta y despreocupada y nunca piensa las cosas.

Sin embargo, ella también es increíblemente poderosa.

En una palabra, creo que solo puede ser descrita como un peligro.

Como si leyera mis pensamientos, Sophia se da la vuelta para mirarme.

“¿Qué sucede?”, respondo uniformemente.

“Estoy aburrida.”




Supongo que ella no estaba leyendo mis sentimientos, entonces.

Aun así, ¿qué espera que yo haga respecto a su aburrimiento?




“Sólo sé paciente, por favor.”

“Ugh. Si hubiera sabido que tomaría tanto tiempo, podría haber ido corriendo allí por mi cuenta.”

“Siéntete libre de hacerlo ahora, si lo deseas.”

Su cara se tuerce en una mueca obvia ante mi breve comentario.

Qué infantil.

La idea de que correr sería más rápido que el carruaje ya es de por sí infantil, también. Increíble.

Actualmente, estamos viajando con la vanguardia del ejército del Príncipe Hugo.

Aunque somos esencialmente invitados de honor, seguimos siendo comandantes, avanzando junto con las tropas.

¿Por qué demonios sugeriría que correr sería más rápido? Debemos mantener el ritmo del resto del ejército.

Sí, estoy segura de que ella podría moverse más rápido por su cuenta.

Pero incluso si llegaba allí más temprano, simplemente se quedaría parada esperando para que el resto del ejército la alcanzara, así que seguiría estando aburrida.

¿Es que ni siquiera se da cuenta de eso?

“Hmm. Realmente me odias, ¿no es así?”

“Por supuesto que sí.”

¿Por qué hacer una pregunta tan obvia?

Su cara se vuelve más malhumorada antes mi respuesta.

El hecho de que su personalidad infantil le impida reconocer la posición en la que estoy sólo me frustra más.

Aunque supongo que todavía podría estar haciendo un mejor trabajo controlando mis propias emociones.

Hago mi mejor esfuerzo para evitar que las cosas se reflejen en mi cara, pero no puedo controlar mis amargos pensamientos.

Debo ser diligente.

¿Quizá sea esa la razón por la cual el Maestro me puso a cargo de supervisarla?

No, dudo que incluso nuestro maestro tomara una decisión importante como esta por una razón tan trivial.

“Por favor haz un esfuerzo en ser más seria. Esto no es un juego, te das cuenta.”

“Lo séééé. Pero cuando estoy aburrida, estoy aburrida.”

Por lo que ella realmente no se da cuenta de ello, entonces.

“Bueno, deber guardarte esas quejas para ti. ¿Cómo te crees que se sienten los valientes soldados que están marchando fuera?”

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 4 Interludio 2 Novela Ligera

 

Mientras que nosotras vamos montadas en carruaje, los soldados que viajan con nosotras van a pie.

Algunos cabalgan sobre bestias de montura, pero la mayoría de los soldados son de infantería, llevan armadura pesada y portan sus armas mientras caminan.

Si escucharan una queja tan insignificante de alguien con el privilegio de viajar en carruaje, seguramente se fomentaría el resentimiento.

“Además, Sir Wald está trabajando duro incluso mientras hablamos. No podemos perder tiempo con tonterías.”

Nuestro camarada y amigo mutuo Sir Wald está apostado al lado del Príncipe Hugo.

Su papel es vigilar al príncipe en caso de que intente algo que vaya en contra de nuestros planes.

“Oh, él sólo está tratando de enmendar su pequeño error como puede, eso es todo. Es adorable lo mucho que se está esforzando, ¿no crees?”

“Por favor nunca le digas eso a la cara.”

Wald está profundamente preocupado por esa situación.

El “error” en cuestión es que fue quemado por el aliento del wyrm cuando el héroe y sus aliados escaparon.

Por supuesto, teníamos la intención de dejarlos ir desde el principio, así que ese no es el problema. Sin embargo, dado que él fue el único de nosotros que resultó herido, parece haberse tomado el incidente como un fracaso personal.

Más aún puesto que sucedió frente a la persona de la que está enamorado, sin duda.

Personalmente, la forma en que se arrastra como un perro fiel por hacer cualquier cosa que pueda mejorar su valor a ojos de ella, no importa cuán problemática sea la tarea, sólo me hace pensar peor de él.

Y a juzgar por su comentario en este momento, no parece que la opinión de ella sobre él haya mejorado o empeorado nada.

¿Acaso ella lo ve con posible interés romántico?




Como no tengo ninguna experiencia romántica, no podría decirlo de cualquier manera.

“Pero ese wyrm es una reencarnación, también. No hay que avergonzarse por perder esa pelea, si me preguntas.”




El wyrm blanco que interrumpió nuestra batalla con el héroe y sus compatriotas.

Según el Maestro, esa criatura es una reencarnación, también.

Sophia afirmó esto cuando los vimos en persona, por lo que no tengo ninguna duda.

“Aun así, debe haber sido frustrante para él. Y seguramente no quería parecer un incompetente frente al objeto de su afecto, así que trata de ser más considerada. A parte, a ti no te gustaría perder con una reencarnación, ¿verdad?”

Ciertamente, las reencarnaciones tienen el potencial para hacerse muy poderosas.

La prueba de eso está sentada justo delante de mí.

Sophia es una reencarnación también, después de todo.

No obstante, uno no puede simplemente usar eso como una excusa por perder.

“Sí, supongo que no.”

La propia Sophia odia perder, por lo que ni intenta quitarme la razón.

“¿crees que podrías haber ganado si hubieras luchado contra el héroe en ese momento?”, pregunta de repente.

Es un cambio de tema algo brusco, aunque no del todo inesperado.

Sin embargo, hubiera preferido evitarlo.

“Supongo que probablemente habría perdido. Todo lo que hice fue frenarlo desde la distancia. Si hubiésemos tenido que luchar en una batalla de uno contra uno, mis posibilidades de ganar habrían sido escasas.”

Cuando luchamos contra el héroe, lancé mi chakram contra él desde la distancia.

En ese momento, llevaba una mujer inconsciente en un brazo y estaba rodeado de soldados, pero aun así logró evitar mis ataques.

No estaba tratando de matarlo seriamente, por supuesto, pero aun así demo elogiar su habilidad para defenderse en esa situación.

Si tuviera que luchar contra él de frente, sin ninguna de dichas condiciones, tan sólo puedo asumir que las probabilidades estarían en mi contra.

Aunque no iría tan lejos como para decir que no tendría ninguna posibilidad.

“Eh. ¿Así que admites que habrías perdido?”

Sophia sonríe desagradablemente.

Es por esto que la desprecio.




“Uno debe siempre ser preciso al analizar la fuerza de un oponente. Sería imprudente subestimar su fuerza o sobrestimar la propia.”




“No te molesta, ¿entonces?”

“¿Es eso tan malo?”

Sí, lo admito.

Sí me molesta que el héroe sea más fuerte que yo.

Sin embargo, el hecho de que esta mujer tenga que señalarlo es mucho más irritante.

“No, yo no dije eso. Quiero decir, a nadie le gusta perder, realmente.”




Sus labios brillantes se curvan en una sonrisa mientras continúa.

“Sólo quería ver esa mirada molesta en tu cara.”

“Tú también me odias, ¿no?”

“Por supuesto.”

De verdad, qué persona más frustrante es.

4.7 23 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
27 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios